Cultura, Eventos

Demasiado tarde, demasiado caro,… Excusas en la falta de participación cultural.

Por Juanjo Manzano; Las excusas existen para usarlas. Y desde luego desde hace algunos años se utilizan más que nuca....

Ensayos previos "Danza de la luz"

Por Juanjo Manzano;

Las excusas existen para usarlas. Y desde luego desde hace algunos años se utilizan más que nuca. La falta de participación en propuestas de todo tipo hace pensar que las inquietudes de jóvenes u otros colectivos ha cambiado o ¿Es que no se ofrecen propuestas interesantes? ¿Luchamos contra las excusas? ¿Ofrecemos horarios flexibles capaces de adaptarse a las características de nuestros colectivos? ¿Adecuamos los precios o es que lo ofrecemos todo gratis?

La preocupación de quien asistirá es como una gran lotería a la que muchos técnicos/as culturales de Administraciones públicas han desistido. Bien por las continuas interrupciones de su jefe/a político/a, bien por el cansancio acumulado después de ofrecer mil formulas sin obtener resultados.

A continuación plasmaré algunas de las ideas que nos han dado resultados en el trabajo que desarrollamos desde alma natura. La idea es sencilla: “Luchemos contra las excusas”:

1. Adelántate a los hechos. No permitas que la excusa de fechas malas por exámenes, fechas malas por fiestas, fechas malas por vacaciones, te gane la partida. Planifica con tiempo los programas de actividades teniendo en cuenta la opinión de los participantes. Por ejemplo en el caso de los jóvenes puedes utilizar redes sociales como Tuenti para testar propuestas e iniciativas culturales.

2. La falta de tiempo es acuciante sobre todo entre los colectivos más jóvenes, debemos buscar horarios que asombren a nuestros colectivos. Por ejemplo los lunes y martes son periodos de escasa actividad, aprovechemos estos huecos para proponer actividades de bajo coste pero que hagan de tirón para propuestas culturales de más envergadura durante los fines de semana.

3. Realmente, ¿Tienes algo que ofrecer?. Esta reflexión nos ha llevado a entender que en ocasiones las propuestas por mucho que nos ilusionen pueden ser humo. Por mucho que ofrezcamos tomate a un perro, este seguirá sin comerlo. Del mismo modo que por mucho que ofrezcamos teatro a determinados colectivos estos nunca asistirán, pues realmente no le interesan. Lo verdaderamente importante es ofrecer experiencias y vivencias que vinculen a nuestros participantes con las propuestas culturales que nos interesa. Debemos conectar con sus gustos y ser partes de su vida para una relación duradera.

Aunque obvias, muchas de estas propuestas no se respetan o se entienden a la ligera sin verdaderamente pararnos a reflexionar sobre la importancia de la participación. Del mismo modo que contar con actores profesionales es una baza importante para tener éxito, en el desarrollo de propuestas culturales debemos contar con profesionales que nos asesoren y busquen estrategias acertadas de participación ciudadana.

Deja un comentario