Sociedad

¿Los jóvenes no tienen remedio? o ¿Es la sociedad?

Hace ya tiempo que vengo escuchando la frase de: “Los niños de hoy no son como éramos nosotros, ya no tienen respeto por nada”. Entrada escrita por Daniel Bargalló.

Foto: Julien Harneis

En si misma, no dice mucho. Es lo que nos hemos hartado de escucharles a nuestros padres y abuelos cuando hablaban de nosotros/as. Pero lo que me llama la atención es que son amigos míos, de mi edad aproximadamente, los que ahora están con esta cantinela. Los que ahora se refieren a los niños y niñas de hoy en día como gente sin ninguna vergüenza, sin respeto por nadie, sin planes de futuro y sin interés por hacerlos. La visión está tan extendida que incluso hay un nuevo “reality” llamado generación NiNi que muestra a un grupo de adolescentes que son dejados a solas en una casa al estilo Gran Hermano. Una de las cosas buenas que aprendí estudiando humanidades es que había que desconfiar de las explicaciones fáciles y de los juicios rápidos. Tuve un profesor que no paraba de repetir que “las explicaciones simples para un problema complejo lo volvían aún más complejo” y me da en la nariz que esto está ocurriendo un poco con la visión que tenemos de los jóvenes hoy día.

Para empezar, los niños y niñas de hoy NUNCA serán como fuimos nosotros. Pero esto suele ocurrir con la gran mayoría de generaciones que se llevan entre si una media de diez años. Por eso le llaman SALTO GENERACIONAL. Un chaval que tenga 17 años ahora se lleva 10 años conmigo, y en 10 años las cosas cambian lo suficiente como para no tener los mismos hábitos y costumbres. Nosotros tuvimos nuestra adolescencia en los 80 y 90, ¿De verdad alguien cree que nuestros patrones de conducta fueron iguales que los adolescentes de los años 70? Imposible, los tiempos cambian y la gente que los vive también.

Por otro lado, hablar de respeto en general es también engañoso. El respeto puede ser medido en multitud de situaciones diferentes. Por empezar con algo, hablemos del colegio. Deberíamos quitarnos de la mente la frase (de nuestros padres): “En mis tiempos se respetaba a los profesores” y cambiarla por una más acertada: En mis tiempos se TEMÍA a los profesores. Es cierto que la sensación general es que no se respeta a los docentes como antaño, pero también deberíamos plantearnos la pregunta: ¿Se ha adaptado la docencia y los parámetros psicopedagógicos de esta a los nuevos tiempos? ¿O sencillamente se ha dejado llevar por los cambios y ha sobrevivido como ha podido? ¿En que fundamentos se basaba el respeto a un profesor en nuestros tiempos? Por que lo que yo recuerdo es que los profesores más respetados en mi colegio eran precisamente los más temidos, y no porque pegasen que eso ya no se hacía, sino porque te pegaban un grito más rápido que decir amén, porque tenían la habilidad suficiente para ponerte en ridículo delante de los demás y porque como te pusieran un castigo ya podías ponerte en cruz y peregrinar a Lourdes de rodillas que no te lo iban a quitar. ¿El respeto que obtenían esos profesores estaba basado en términos, por decirlo de alguna manera, “sanos”?

Otro topicazo: “La culpa es de los padres porque han abierto demasiado la mano y les dejan hacer lo que quieren”. Esta explicación es demasiado sencilla, busquemos más. Pongamos por caso a una familia cuyos progenitores (A, B, C, D, …da igual) tienen que trabajar para poder pagar la hipoteca a 30/40 años que tienen en el piso. Llegan a casa  a las nueve de la noche y entonces tienen que ponerse a ejercer de padres/tutores/educadores de su(s) hijo(s). Complicado ¿verdad? Las opciones son muy pocas, dejarlo con los abuelos y que lo eduque la tele o internet o directamente que lo eduque la tele o internet. (Afortunadamente hay excepciones a esto). En cualquier caso lo que falta no son ganas o aptitudes para educar, lo que falta es TIEMPO. Y la solución a este problema es mucho más compleja que “tener ganas de estar con tus hijos”. Hay que llegar a un pacto social, en el que la educación de los niños no quede relegada a segundos o terceros planos. Los cuarenta millones de españolitos, incluyendo políticos, empresarios, directivos de banca, sindicatos,… debemos comprender de una vez que la educación es LO MÁS IMPORTANTE que podemos darle a las nuevas generaciones. Mientras no seamos conscientes de esto y no apostemos decididamente por educar en valores, por trabajar el respeto no desde el miedo sino desde la consideración de que todos lo merecemos, por enseñar en igualdad desde primera hora… mientras no luchemos por hacerlo realidad será muy difícil esperar cambios sociales.

A modo de conclusión: En el programa de generación NiNi (si, vi un poquito, ¿vale?). Ponían a los adolescentes (aunque son mayores de edad, son adolescentes) en una casa con tabaco y alcohol y les habían dicho previamente que tendrían que levantarse temprano para ir a trabajar al día siguiente. Como era de esperar se pegaron la fiesta padre y se acostaron tardísimo. Pero lo mejor fue que cuando tuvieron que levantarse para ir a trabajar, el despertador sólo hizo un “bip”. Yo no lo hubiera escuchado y mucho menos me habría levantado con sólo eso. El resumen está claro: Es mucho más fácil echarle la culpa a los gustos y actitudes de una generación que intentar cambiar las cosas en profundidad. Buscamos confirmar la frase: ¿Ves? “Si es que los jóvenes de hoy son así”.

Lo que traducido significa: ¿Ves? Los jóvenes de hoy día no tiene remedio, no podemos hacer nada. Pero para los que creemos en los cambios esto no es más que una excusa.

Comentarios

[…] ¿Los jóvenes no tienen remedio? o ¿Es la sociedad? almanatura.wordpress.com/2010/02/01/%C2%BFlos-jovenes-no-tie…  por almanatura hace 3 segundos […]

esperanza dice:

No estoy deacuerdo del todo con el comentario, me explico: tengo 40 años y vivi la represión de niña, pero cuando fuí joven fuí a un instituto publico donde había hasta gente con pistolas y tenia fama en todo madrid, en el 93 y yo personalmente y muchos compañeros respetabamos 100% a los profesores buenisimos y luego alguno se pasaba, pero fue por un nocturno complicado en un sitio complicado y aun asi atendiamos la mayoria, y eran clases arduas, entonces, ellos no tienen estos temarios vandalicos de latin y estas cosas y ¿porque lo hacen? porque han recibido mas libertad, pero esto en muchos casos los desorienta no es cuestion de los padres, es un problema social, de falta de educación malas costumbres, bueno yo lo considero asi, porque la cultura es muy importante, y saber convivir también y entonces, llegan ahora chicas monisimas con su cochazo y sus novios y hemos tenido con las ultimas problemas porque no saben donde tienen la cabeza, hay dos que llevan 2 años sin estudiar sin trabajar y todo el día hablando de nosotros piso de abajo, no os creais que pobrecitos, no tienen toda la cara que pueden y antes no se podía esto es.

Absolutamente en desacuerdo

Daniel Bargalló dice:

¿En desacuerdo con que?

Deja un comentario