Medio Ambiente, Participación, RSE, Sociedad

Que todos los días sean el Día del Medio Ambiente

El Día Mundial del Medio Ambiente se celebra hoy 5 de junio y viene haciendose así desde 1973. Pero, ¿Qué podemos hacer en nuestro día a día?

El Día Mundial del Medio Ambiente es uno de los principales vehículos que las Naciones Unidas utilizan para fomentar la sensibilización mundial sobre el medio ambiente y promover la atención y acción política al respecto. Los objetivos son darle una cara humana a los temas ambientales, motivar que las personas se conviertan en agentes activos del desarrollo sostenible y equitativo, promover el papel fundamental de las comunidades en el cambio de actitud hacia temas ambientales, y fomentar la cooperación, la cual garantizará que todas las naciones y personas disfruten de un futuro más prospero y seguro.
Aunque esta es la teoría que podemos encontrar en muchas webs del Gobierno, la última encuesta de la Comisión Europea indica que el medio ambiente constituye una preocupación personal importante para más del 90 % de los encuestados en cada uno de los Estados miembros realizada en 2011.

Los recursos naturales preocupan cada vez más

Recopilo a continuación como los ciudadanos/as cada vez más preocupados por el medio ambiente se lanzan a las calles para buscar una respuesta ante las miles de malas prácticas que se cometen a diario en nuestro mundo.

[Tweet «¿Qué podemos hacer en nuestro día a día por el Medio Ambiente?»]

1. Consumo responsable

  • Consume sólo lo que necesites
  • No hagas caso de las ofertas que sólo te inducen a consumir más
  • Debes ser crítico: infórmate de las consecuencias sociales y ecológicas de la generación de los productos que consumes habitualmente
  • Acude, siempre que puedas, a tiendas con productos de comercio justo o de productos ecológicos
  • No consumas “pezqueñines”. Infórmate de las tallas de pescado y compra sólo aquellos productos que cumplan la normativa. Para ello, puedes consultar este enlace.

2. Agua

  • Sustituye los baños por duchas
  • Cierra el grifo mientras te enjabonas, te cepillas los dientes, etc
  • Arregla las fugas de agua de cualquier tipo y utiliza sistemas de ahorro de agua en todos los grifos de la casa
  • No utilices el fregadero o el retrete como cubo de basura. Ten en cuenta que, además de gastar agua, estás vertiendo productos contaminantes
  • Utiliza productos de limpieza biodegradables o más naturales (por ejemplo, en vez de detergentes desengrasantes, utiliza los desengrasantes naturales, como el limón).

3. Energía

  • Apaga siempre las luces de las habitaciones en las que no te encuentres
  • Utiliza bombillas de bajo consumo
  • Intenta que tu casa esté bien aislada para protegerte tanto del frío como del calor
  • Evita el “consumo fantasma” de aparatos eléctricos: apaga siempre los electrodomésticos del todo, para que no se queden en la opción “Standby”
  • Utiliza los sistemas de calefacción y refrigeración adecuados a tu casa
  • No compres y utilices electrodomésticos que superan tus necesidades (ejemplos: frigoríficos demasiado grandes, etc.)

4. Transporte

  • Utiliza más la bicicleta para los trayectos cortos. También puedes ir paseando a las zonas que se encuentren cerca
  • No utilices el automóvil para trayectos cortos ya que la relación “consumo de combustible/espacio” recorrido es muy alta
  • Si no puedes evitar utilizar el coche, intenta compartir los viajes con otras personas que hagan el mismo recorrido, de esta manera se disminuye el número de vehículos en funcionamiento y por tanto las emisiones
  • Utiliza el transporte público siempre que puedas
  • Intenta no utilizar el avión para vuelos domésticos: genera una enorme cantidad de emisiones a la atmósfera y puedes utilizar otros medios, como el tren
  • Ten en cuenta la contaminación acústica que generas con tu vehículo.

5. Residuos

  • Ten presente siempre la “regla de las tres erres”: Reduce el volumen de residuos, Reutiliza los envases, etc., y Recicla todo aquello que no puedas reutilizar
  • Evita los alimentos envasados: compra alimentos a granel en las tiendas habituales, en vez de en bandejas
  • Evita las bolsas de plástico: utiliza siempre que puedas bolsas de tela
  • Optimiza al máximo el uso de papel: imprime siempre a dos caras, con bajos niveles de tinta (para facilitar el reciclado) y usa papel reciclado
  • Utiliza los puntos limpios de tu población: lleva pilas, electrodomésticos, productos químicos (disolventes, etc.), radiografías, aceites…

Seguro que ya conocías muchas de las propuestas que he resumido en este post con ayuda de estas guías de buenas prácticas sobre medio ambiente del Ayuntamiento de Siero. Pero seguro que conoces muchas más que me encantaría que compartieras con nuestros lectores en los comentarios. Cuidar el medio ambiente implica ser mejor persona y respetar la generosidad del universo, por lo que no podemos quedarnos quietos ante la pasividad y reactividad de los otros, cuidar el medio ambiente hoy será la única garantía de que nuestros hijos vivan una vida sana en el futuro. Y ahora haz algo para lograr el cambio real y recuerda no esperes a que sea el Día del Medio Ambiente para hacerlo.

Deja un comentario