Innovación, Medio Ambiente, Participación, Sociedad, Turismo

Consejos para dinamizar un Centro de Interpretación en la Naturaleza

Entendemos los Centros de interpretación como espacios vivos de participación ciudadana, como ejemplo la Casita Azul en Isla Cristina (Huelva).

Hoy he tenido el placer de asistir a la primera de las sesiones de cocreación para la puesta en marcha del proyecto #PlayaCasitaAzul en la localidad costera de Isla Cristina en Huelva. El proyecto solicitado por la Fundación Centro de Estudios Marinos con la colaboración del Área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Isla Cristina creará un espacio de dinamización medioambiental-turístico para el disfrute y el conocimiento de la ciudadanía local y los visitantes.

Se trata de una de esas iniciativas que te mueven por dentro y por fuera debido a la experiencia en el sector turístico que tiempo atrás hemos desarrollado en Alma Natura. También me recuerda a un post que escribimos en este blog a cerca de lo que «No es un Centro de Interpretación» y que seguro ayudará al lector en su trabajo.

La_Casita_Azul

Y por ir al grano y ofreceros algunos consejos que funcionen como punto de partida para dinamizar un Centro de Interpretación, parto de la base de que nuestras acciones deben sumar en pro de generar impactos positivos en el medio natural, la sociedad y la economía sustentable de la región.

5 consejos para dinamizar un Centro de Interpretación
  • El Centro no es el fin, es el camino.

Entender que la instalación debe ser un espacio vivo de encuentro para visitantes y lugareños es una de las primeras piezas de este puzzle. No se construyó el Centro para conseguir una ayuda, debemos enterrar la idea de entender que los proyectos sirven para financiar estructuras públicas. Los proyectos de este tipo se crean para ofrecer servicios que generen valor social e impacto medioambiental positivo.

El proyecto no se termina con la colocación de paneles en tres dimensiones o pantallas interactivas. Los Centros de Interpretación tan sólo son el camino para una participación social viva.

  • No liarnos con conceptos técnicos.

No escribimos para Licenciados en Medio Ambiente, señalizamos para personas que deciden gastar su tiempo de ocio en visitar nuestro Centro. Para ello las actividades que proponemos deben estar alineadas con los intereses de nuestros visitantes. ¿No sabes cuales son? ¿Has probado en preguntarles? En el proyecto del que hablaba al principio generaremos espacios de cocrecación donde trabajar necesidades por colectivos de la localidad antes de tomar ninguna decisión.

La escucha activa real del territorio donde se asienta debe ser eje de cualquier Centro de Interpretación que pretenda funcionar de forma sostenible. Para ello debemos utilizar una metodología ágil que favorezca el proceso.

  • Un Centro de Interpretación no es un museo.

Es mucho más que eso. ¿De que sirve exponer elementos de la naturaleza sin una explicación motivadora? ¿De que sirve admirar maquetas con las que no podemos interactuar?. Los elementos que están ahí colocados tienen un sentido, un porqué están ahí y la gente quiere saber eso. Hay que contar porqué está ahí esa imagen. Un centro de interpretación es el lugar que nos da las claves necesarias para, en un espacio relativamente corto de tiempo, hacernos con una idea de una región desde el punto de vista ambiental y cultural.

Mejor hacer comprender que mostrar. Mejor involucrar a los personas creadoras de ecosistema y cultura, que simplemente invitarles a la inauguración del Centro.

  • Comunicación y retorno útil de las inversiones.

Cada decisión que tomamos supone un resultado para los Centros de Interpretación, pero también las decisiones que no tomamos. Puesto que cuando dejamos de hacer algo estamos mostrando la falta de interés y esto también comunica. En comunicación no hacerlo o hacerlo a medias también es una forma de comunicar. Los Centros de Interpretación precisan estrategias de comunicación online adaptadas a la realidad imperante en el entorno digital.

El retorno debe ser medido a favor de ofrecer mejores servicios, y para ello, debemos establecer pautas de seguimiento en la comunicación realizada para una mejor captación y fidelización de visitantes al territorio.

  • Participación activa de la ciudadanía.

Los colectivos sociales son parte del engranaje de nuestro entorno, capaces de provocar cambios sociales y ambientales a corto medio plazo. ¿Por qué no ofrecerles un espacio en el propio Centro de Interpretación donde continuar generando esa importante transformación positiva que realizan? Para ello, la escucha activa y la comprensión de necesidades juegan papeles fundamentales.

Las personas debieran ser las protagonistas de nuestros Centros de Interpretación, sin ellas, la calidad se difumina. Humanicemos cada espacio expositivo para que no nos arrepintamos de tener que cerrar espacios reletos de objetos.

Proyecto Centro de Interpretación La Casita Azul

Para terminar os dejo con el plan de acción que desarrollaremos en el proyecto que presentaba al principio de este post. ¡Espero os sea útil! Hasta el próximo martes.

¡Subscríbete por email y recibe más info sobre desarrollo rural!

Deja un comentario