Emprender, Formación, Sociedad

Descubre tu fórmula hacia el éxito

Éxito, ese destino tan ansiado y parece ser que tan poco alcanzable. No existe ninguna fórmula inmediata pero sí las pautas de un camino que puedes recorrer si te comprometes contigo.

¿Qué significa la palabra éxito?

Disfruto investigando la etimología de las palabras y en este caso, la palabra éxito deja al descubierto un ansiado enigma por resolver. El origen en el término latino fue exitus que es «salida» y se refiere al acto acertado de salir de una acción de forma sobresaliente. Aún teniendo claro lo que significa, carece de significado. ¿A qué me refiero con esto? Sabemos el contexto de la palabra pero desconocemos la fórmula para alcanzarla. Buscamos información, acudimos a libros o películas que nos ayuden a encontrar el secreto para llegar al éxito pero son muy pocos aquellos que han conseguido desvelarlo y llevarlo a la acción. El verdadero problema de la palabra éxito es ese mismo, que es sólo una palabra porque el significado depende la persona. Podríamos pasar semanas intentando de definir y dar significado al éxito pero sin duda sería una árdua tarea pues sería difícil llegar a un concepto general.

Construye tu fórmula hacia el éxito

Alicia le pregunta al conejo: «¿Dónde vas?» «¡No sé, pero tengo mucha prisa!»

Independientemente de nuestro desconocimiento sobre cómo conseguir el éxito y lo que pueda significar, se suman ingredientes como las prisas y las excusas que nos hacen perder nuestro foco de lo que necesitamos para sentirnos bien y lo que da sentido a nuestra vida. Si fuera tan fácil como contestar a la pregunta anterior ¿Qué es para mi el éxito? para tener claro cómo alcanzarlo, no estaría escribiendo estas líneas ni tu leyendo este post.

[Tweet «No existen fórmulas para alcanzar el éxito sino actitud hacia el éxito.»]

Tu fórmula hacia el éxito debe ser personal pues ya ves que no todos tenemos el mismo concepto de éxito. Para muchos puede ser tener dinero, otros dejar huella en esta sociedad o subir la cima de una montaña. Lo importante es saber que para alcanzarlo necesitamos una suma de actitudes que nos conducirán directamente hasta su resultado. Para empezar a construir tu propia fórmula hacia el éxito sólo tienes que coger lápiz y papel (así hacemos el esfuerzo de poner conciencia en el proceso) y escribe la siguiente fórmula:

E (éxito) = [ (X1 * X2) (X3 – X4)] X5/X6

(Cada X irá sustituida por la inicial de la respuesta de las siguientes preguntas. Ej: Si la respuesta es Salud pues sustituiremos una de las X por una S)

Nota1: Si te cuesta definir que sería para ti alcanzar el éxito piensa en la respuesta ¿Qué persona quiero ser? Te dará muchas pistas.

Nota2: Si la respuesta a las preguntas son más de una palabra, coge la inicial de aquella palabra que tenga más fuerza para ti.

Nota3: Cada una de esas X representa cada uno de los ingredientes actitudinales y acciones que debes tener en cuenta para poder labrar por ti mismo/a el camino hacia aquello que deseas conseguir y que defines con la palabra éxito.

Las siguientes iniciales de la fórmula de tu éxito dependerá de la respuesta de las siguientes cuestiones:

  • X1 = ¿Qué me gustaría conseguir en la vida? Ej: Ser coachterapeuta Referente.(R)
  • X2 = ¿Cuál es el motor que mueve tu vida? Ej: Ayudar a otras personas. (A)
  • X3 = ¿Qué valor personal te identifica? Ej: Constancia (C)
  • X4 = ¿Qué actitud tuya te impide convertir los sueños en acciones? Ej: Inseguridad (I)
  • X5/X6 = ¿Qué dos cosas prioritarias tengo que hacer para conseguir mi objetivo en la vida? Ej: Formación y Práctica (F/P)

 E (éxito) = [ (R * A) (C – I)] F/P

Esta fórmula no es más que un plan de acción, una referencia para marcarnos un camino a corto plazo para seguir nuestros pasos, siendo conscientes de los diferentes ingredientes o notas de músicas que tenemos que escuchar o poner remedio, para crear una sintonía acorde con nuestro sentido de éxito. No debemos de olvidar que la vida es dinámica, es decir que lo que puede que queramos hoy no se corresponda con lo que queremos mañana, por ello es importante plantarse delante de esta fórmula y preguntarse cada cierto tiempo ¿esto sigue teniendo sentido para mi hoy?. Tener presente esta fórmula, en tu diario, agenda, espejo de la habitación te servirá de guía y refuerzo para concentrar tu energía en la solución de los problemas y no desviarnos en la queja o la irresponsabilidad porque ahora, ya sabemos que llegar a nuestra meta depende de una fórmula personal que nos haga fluir entre el Bien ser, bien hacer, bien estar y bien tener.

La fórmula del éxito

image

Muchas son las personas que han hablado de la fórmula del éxito, una de ellas es Ricardo Ros, un psicoterapeuta que nos ofrece en su libro «La fórmula matemática del éxito» claves con lógica para conseguir aquello que para nosotros da sentido a la acción de «alcanzar el éxito». Si tienes alguna resistencia en crear tu propia fórmula, puedes tomar prestada esta. Conozcamos cada uno de los componetes de esta operación matemática:

I = Idea . Tener claro lo que quieres alcanzar. Si no lo tienes claro ponte a soñar pero recuerda que tiene que ser algo viable y alcanzable para ponerla en acción.

A = Acción ahora. Genera hoy una estrategia de acciones y tareas que te marquen los pasos hasta tu meta, éxito o idea.

P = Persistencia. Ante los primeros baches hay personas que piensan que no hay nada que hacer. Tienes dos opciones: lamentarte y echar la culpa a los demás o bien aprender de la experiencia y actuar con tesón, constancia y resistencia necesarios en el compromiso con la vida. Cuando no tienes un rumbo definido es fácil perder la persistencia pero la ausencia de ella, es la razón por la que unas personas se quedan en el intento y otras cruzan la línea de la meta.

F = Flexibilidad. El éxito está determinado por la flexibilidad, la posibilidad de cambiar, de hacer las cosas desde diferentes perspectivas utilizando para ello la creatividad. Esta nos ofrece varios caminos, todos ellos viables para conseguir nuestro objetivo. Aquellos que piensan que sólo es posible hacer las cosas de una sóla manera, están acortado sus posibilidades para obtener buenos resultados. Si algo no funciona, cámbialo pero no pierdas de vista dónde quieres llegar.

D = Diversión. Si para conseguir el éxito en cualquier ámbito de la vida necesitas realizar actividades que te hagan sentirte mal, ólvidalo y dedícate a otra cosa, cambia de objetivo. La diversión es la capacidad de transmitirte a ti y a las personas que te rodean, que tu proyecto merece la pena.

Hay veces que aunque tengamos la fórmula, los pasos y las habilidades, no accedemos al éxito por la siemple razón de la resistencia a no saber disfrutar del éxito y de la escasa valoración que se le da en esta sociedad a las personas exitosas. Esto es un camino personal para ti y para las personas que te valoran. Si te vale todo esto…

 ¿Estas preparado/a para alcanzar el éxito?

¿Eres emprendedor/a o persona inquieto/a? ¡Pulsa Aquí!

Deja un comentario