Medio Ambiente, Participación

Design Thinking en el diseño de un Centro de Interpretación

Un espacio de dinamización medioambiental y turístico donde se fusiona la participación ciudadana y el conocimiento del entorno.

Cada vez que suena el teléfono en la oficina, es indicio de que termina o empieza una gran aventura. Esta vez la voz de Ike Botello, nuestro cliente y amigo de muchos años, nos ponía en la mesa un reto: rediseñar el interior de la Casita Azul, una antigua casa forestal que pasó a ser Centro de Interpretación de la Naturaleza. La Fundación de Estudios Marinos y el Área de Medioambiente del Ayuntamiento de Isla Cristina, buscaban actualizar los contenidos y darle un toque más actual a lo que allí dentro se contaba. Si algo tenemos claro en alma natura, es que cualquier proyecto que comencemos tiene que reunir tres ingredientes: que esté alineado con nuestro propósito, que sea sostenible la propuesta, y que se nos ilumine de ilusión la cara cuando hablemos de este nuevo trabajo. Este proyecto los reunía y sobre todo, bajo mi criterio, el tercero hacia mucho más presión. Así que en Mayo de 2014, comenzamos a darle forma a este proyecto. Aquí os cuento todos los detalles…

Metodología Design Thinking

Empoderar a la ciudadanía de Isla Cristina era difícil desde el punto de vista sólo del rediseño del interior, por lo que decidimos darle la vuelta a la tortilla. ¿Y si eran ellos los que decidían lo que querían encontrar en aquel espacio? Pues así lo hicimos, poniendo en práctica la metodología Design Thinking, nos pusimos manos a la obra mediante los siguientes pasos:

  1. Empatizar: Realizamos dos sesiones de cocreación con los colectivos más representativos [Centros Escolares, Cruz Roja, Asociaciones, Empresarios, Administración], nos entrevistamos con turistas, visitamos los recursos turísticos durante una semana, conocimos iniciativas empresariales y a personas inquietas que adoran su municipio. Nuestro objetivo era poder extraer toda la información relevante que tenía que estar representada en la Casita Azul,  impregnarnos de la esencia de Isla Cristina y por supuesto marcar las líneas de trabajo que dieran respuesta a las necesidades más relevantes entorno al turismo y al medio ambiente.
  2. Definir: Con toda esa información e impresiones de lo que no podía faltar en la exposición, establecimos las líneas de acción para la generación de ideas. Estaba claro que los isleños/as y los turistas, nos marcaban un camino muy claro que garantizaba un resultado positivo en esta experiencia. Si queríamos que el centro fuera representativo de todo lo que habíamos vivido, tendrían que ser ellos/as los que contaran su propia historia, los que montaran su espacio, pero sobre todo los que crearan un vínculo para llenar de acción lo que podría ser una exposición vacía de iniciativas. ¿Cómo lo podíamos hacer?
sesion_cocreacion
  1. Idear: Llegamos a la idea principal del diseño, plasmar lo que hace único a un destino: las personas. Se creó un grupo de trabajo de 14 isleños/as, más todas aquellas que han colaborado donando materiales, creando soportes, aportando ideas, etc.  Todos nos pusimos en acción, nosotros con el diseño junto a Signos, Ike dinamizando la recogida de materiales, Vanessa (fotógrafa) realizando de forma desinteresada las fotografías principales, al igual que otros fotógrafos que han donado sus joyas fotográficas para la ocasión.
  2. Prototipar: Realizamos un prototipo de lo que podía ser cada uno de los espacios de la Casita Azul. Casi todas las ideas de las reuniones de cocreación estaban representadas en esa presentación. El grupo de trabajo dió su visto bueno después alguna evaluación constructiva. Ahora empezaba la etapa más difícil, plasmar todas esas ideas. ¿Seríamos capaces?
  3. Diseño: El mes de Octubre completo y algo del mes de Noviembre, fueron los más duros. El diseño tenía que fusionar imagen y contenido. Después de muchos intentos dimos para nuestro gusto con la tecla, ciudadanos/as nos presentan de forma sencilla la historia y el presente de este municipio, nos acercan a curiosidades y nos hacen participar mediante una serie de actividades divertidas como aprender hacer nudos o encontrar camaleones. Luego los detalles de la decoración, gracias a todas esas personas que han cedido piezas y han construido otras.
  4. Dinamizar: ¡Por fin teníamos listo el interior! Lo que más nos preocupaba es que eso se quedara allí, sólo para momentos puntuales. Para ponerle solución a eso, nos volvimos a reunir con colectivos que podían dar uso al espacio para crear un Plan de Dinamización entorno a la Casita Azul durante seis meses. Acciones con escolares, reuniones, proyectos,… ¡Esto ya tiene otro color! Después del resultado y la inauguración, alma natura se despidió de Isla Cristina, no sin antes comprobar que nuestro objetivo de empoderar al ciudadano/a en este proyecto, se había conseguido.

participantes_playa_casita_azul

¿Cómo conseguir el éxito en un proyecto?

Cada plato tiene un toque distinto pero como dice mi madre, todos tienen la misma base. Durante mi experiencia en este proyecto y otros tanto en alma natura, hay algunos ingredientes que no pueden faltar:

  • ¿Cuál sería para ti y para el cliente el éxito de este proyecto?: Esta pregunta es muy importante para alinear posiciones y objetivos.
  • Cuidado con las expectativas: Es mejor simplificar las cosas que dejarnos llevar por fantasías inalcanzables.
  • Sólos, imposible: En un mundo de conexiones, las empresas deben ir ligadas a procesos participativos donde el cliente y usuario es parte importante en cualquier tipo de proceso.
  • Límites marcados: Los procesos participativos pueden ser interminables si no marcas un fin, no pierdas de vista los objetivos. 
  • Disfruta al máximo cada paso: ¡Esto es posible! Si no es así, no te alarmes, es mejor delegar en otro compañero/a.
¿Qué me llevo?
IMG_8268

Me llevo mayor confianza en mi instinto, la relación con el incansable Ike Botello, requeteconfirmación de los procesos participativos, la energía tan bonita que se ha generado entorno al espacio, mayor capacidad para seguir posicionando lejos a las personas tóxicas, el agradecimiento y el refuerzo constante de mi equipo, la palabra Simplificar, el aprendizaje y el contacto con personas con un sinfín de ideas que están lejos de las críticas y las quejas, la magia que hay entorno a la participación….

Espero que os haya gustado esta historia, mi historia durante estos meses en Isla Cristina. Si visitas la Casita Azul, no dejes de enviarme o compartir allí tus impresiones. ¡Este proyecto sigue vivo!

«Si no sabes a dónde vas, cualquier camino te llevará allí» Lewis Carrol

¡Subscríbete por email y recibe más info sobre desarrollo rural!

¿Más fotos? Disfruta de todo el proceso en imágenes de #PlayaCasitaAzul.

Comentarios

juan carlos bolivar dice:

Buen Día, me pueden compartir el email de concemacias, gracias

Hola Juan Carlos, si el email de Conce Macías es conce (arroba) almanatura (punto) com. Un placer tenerte por aquí. ;D

Deja un comentario