Emprender, General, Medio Ambiente

La Economía Circular, el fin de la vida útil

Un nuevo paradigma económico que transforma los productos en residuos y estos de nuevo en productos, reduciendo así el consumo de recursos naturales.

«Invertimos mucho dinero y esfuerzos en extraer materiales del suelo para transformarlos en productos que luego tiramos.  Si seguimos extrayendo un recurso limitado para luego tirarlo, ¿qué pasará al final?» Ellen MacArthur

Economía circular = Un nuevo paradigma económico con el que los bienes se vuelven a usar y se reciclan en un círculo continuo que a su vez crean nuevos puestos de trabajo.

Comprar, consumir y tirar… esto es lo que nuestro sistema económico lineal nos ha enseñado durante todo este tiempo como resultado del bajo precio de los combustibles fósiles y otros materiales. Pero parece que esto va a tocar a su fin, no por moda sino por necesidad: los recursos naturales son cada vez más escasos, el rápido aumento de los niveles de CO2, la proliferación de los desechos nocivos,etc. nos dan las pistas para replantearnos otra manera de producir y consumir. ¿Nos adentramos en la Economía Circular?

De la Cuna a la Cuna

Si observamos detenidamente algún proceso natural como puede ser el crecimiento de una semilla, nos damos cuenta que la naturaleza no genera residuos, todo se reutiliza y se digiere para generar un nuevo abono que dará paso a otro nuevo ciclo biológico. En este concepto de economía, los residuos no deben de existir ya que pueden ser desmontados y reconvertidos en materia prima para el diseño de otro producto, es decir, los productos se devolverían al fabricante para su reparación, reutilización y refabricación y es lo que se le ha denominado el proceso «de la cuna a la cuna».

¿Entonces el reciclaje no es suficiente? El reciclaje es una gran medida que adoptamos para reducir los residuos pero no impide el consumo de los recursos limitados, es decir intentar extraer y tirar la menor cantidad posible de materia prima y residuos. La Economía Circular tiene como objetivo que los recursos se conviertan en productos, los productos en residuos y los residuos otra vez en recursos.

¿Qué propone entonces la Economía Circular?

  • Reducir en la base el uso de materiales y energía. Para ello se basa en la economía de la funcionalidad: no vender un producto sino un servicio o una función. Ej: Michelin no vende neumáticos para los camiones, sino que los alquila o vende kilómetros de neumáticos (por lo que le interesa que duren mucho).
  • Mayor durabilidad del producto. Esto incluye la reparación, la reutilización y el re-uso que no es más que lo que no se utilice, sea aprovechado por otra persona o reutilizado sus partes para crear un objeto nuevo (Upcycling = Descomponer el producto para poder crear otro de mayor calidad y valor como el caso de Ecoalf).
  • Reciclar: Cuando un producto llega a su final de vida útil después de muchos usos, se aprovecha al máximo todos sus materiales.

Economía Circular aplicada

Muchas ya son las empresas que están poniendo en marcha este tipo de procesos. Según el Director del Centro Tecnológico Frances : «Una empresa que utilice materias primas, cualquiera que sean, y que no integre en su estrategia la posible escasez de ciertos recursos se arriesga a la interrupción del suministro a medio plazo o a que su suministro adquiera un coste prohibitivo. Pero también debe interesarse porque la economía circular supone grandes oportunidades para actividades económicas que tendrán que cambiar o que están por inventar».

Aquí os dejo algunos ejemplos de empresas cuya base de producción se basa en este nuevo modelo sostenible de economía:

  • Freitag: Lonas reutilizadas en bolsos de mujer.
  • Apiup: Desmontan muebles antiguos para crear otros nuevos de diseño.
  • Taranná: Economía verde a través del Turismo.
  • Noem: Casas modulares de cero emisiones.
  • Compostadors: Compostadores realizadas con otros compostadores usados.

La importancia de la Complicidad Social

Según la Fundación de la Economía Circular cada año en Europa se utiliza un promedio de 16 toneladas de materiales por personas para mover nuestra economía, de las cuales 6 se convierten en residuos que terminan en vertederos sin ninguna vida útil. Esto plantea una nueva cadena de posibilidades alrededor del empleo verde y el desarrollo social y ambiental en nuestra sociedad.

Ellen MacArthur, una de las procursoras de este movimiento a nivel global, está generando campañas de sensibilización a nivel empresarial y escolar para explicar a otras personas los beneficios de esta economía que requiere una complicidad social para cambiar los procesos de producción que llevamos arrastrando desde la época industrial.

Un ejemplo de esta complicidad social en España es el caso del muncipio de Arroyo de la Luz, que ha apostado hasta el 2015 por un programa para agricultores, restaurantes y pequeños comercios para que trabajen con productos autóctonos y sistemas ecológicos, para ayudar a explorar nuevas tendencias gastronómicas de calidad para así diferenciarse de la propuesta comercial de marcas nacionales. Una de estas apuestas es el programa «El Arte de cocinar nuestros residuos».

Necesitamos una conciencia mucho más global y sistémica para generar una reducción de costes, residuos y una mayor posibilidad de empleos verdes para reducir las altas tasas de desempleo. Esto no sólo depende de nuestros directivos, políticos o empresas, podemos generar un movimiento hacia la economía circular de forma individual ¿Te apuntas a la Economía Circular?

“Ser sustentable no es sólo lavar las culpas ni sólo cuidar el medio ambiente, sino ser socialmente justo, responsable con el ambiente y, por lo tanto, también económicamente viable” Cecilia Goya de Riviello, directora general de Natura.

¿Te interesa el emprendimiento social y verde? ¡Pulsa Aquí!

 

Foto destacada de Skitterphoto.

Deja un comentario