Economía, Emprender

Reflexiones sobre empresa social y empresas de economía social

Ahora que que cada vez son más conocidas las empresas con propósito, reflexiono en voz alta: ¿Es lo mismo empresa social que empresas de economía social o solidaria?

Sinceramente no me quita el sueño esta pregunta pero existen amplios estudios desarrollados por expertos en la materia que nos hablan de las diferencias y encuentros entre los dos terminos. Uno de ellos es esta publicación de la Diputación Fortal de Bizkaia denominado «Economía Social, Empresa Social y Economía Solidaria: diferentes conceptos para un mismo debate».

Con motivo del curso que estamos recibiendo por parte del Instituto de Estudios Caja Sol en Tomarés (Sevilla) durante todos los viernes y sábados hasta el 20 de Junio de 2015, me viene a la mente esta y otras preguntas que reflexionamos durante la formación con compañeros del sector.

La economía social

Existen datos alentadores para pensar que la economía social es una fuerte corriente con datos contundentes que deberían hacer de salvavidas para paises como España que actualmente continuan con unas cifras de paro realmente alarmantes. Para mi la «economía social es aquella que se construye sobre principios de participación y se centra más en las personas que en el mercado». Una economía propia del emprendizaje con valores amparada por una de las primeras leyes de Economía Social de Europa, la Ley 5/2011 de 29 de Marzo. Aunque claro, una cosa es que contemos con una ley y otra es que la desarrollemos.

Además la Economía Social en España genera 1,2 millones de empleos lo que supone un 12% del PIB Español, lo que vienen a ser 150.000 millones de Euros. Una cifra nada despreciable que se acerca mucho a las cifras del turismo pero que muy lejos de este posee una excasa comunicación por parte de nuestros organismos, un ejemplo de ello es que la Economía Social posee una subsecretaría de estado y no un Ministerio/a al frente.

En resumidas cuentas la Economía Social ofrece primacía de las personas y del fin social sobre el capital. Un tema que las empresas B Corps tenemos bastante claro y que es nuestro foco y propósito con el fin de dar solución a la problemática hacer y hacer rentable el modelo como consecuencia.

Formas_juridicas_economia_social
 Empresa Social

Existen numerosos documentos en Internet que nos hablan de Empresa Social, nosotros mismos [AlmaNatura] nos vemos mejor enmarcados como Empresa Social y creedme que no fue nada fácil llegar hasta este concepto. Rescato algunas líneas de este documento «Qué es una empresa social?» escrito por Bruno Defelippe en la que nos cuenta: «La empresa social es una empresa rentable que genera una contribución extraordinaria a la sociedad o al medioambiente. La misma es un complemento a la empresa tradicional y no busca reemplazarla sino que coexistir. Existen varias definiciones complementarias que sirven para describir mejor el concepto pero vamos a enfocarnos en tres generaciones. Es importante aclarar que ninguna de las tres es “excluyente”, todas suman al progreso hacia una “Nueva Economía. La primera generación de empresas sociales son aquellas que lograron evolucionar al punto de contar con una triple línea de resultado que mide su impacto social, ambiental y económico y busca resultados positivos en las tres dimensiones. La segunda generación de empresas sociales son aquellas que hoy se llaman Empresas B. Las mismas son parte de una comunidad de más de 1.000 empresas certificadas por B-Lab (basada en EEUU) o Sistema B (basada en América Latina) a nivel regional y global. Estas empresas además de ser rentables y garantizar un impacto positivo en las líneas de lo social y ambiental (como las de triple línea de resultados) están innovando con modelos de negocios inclusivos. La tercera generación es la que fue conceptualizada por Muhammad Yunus, Premio Nobel de la Paz, pionero en la creación de empresas sociales y fundador del Grameen Bank (más conocido como el Banco de los Pobres). Su definición – “un negocio auto-sostenible sin pérdidas ni dividendos que aborda un objetivo social dentro de las normas del mercado actual”.

Para mi Empresa Social es aquella con capacidad para dar respuesta a las problemáticas sociales y/o ambientales haciendolo desde puntos de vistas inclusivos y donde la respuesta consigue satisfacer las necesidades del propósito a la vez que dividendos a los fundadores y trabajadores.

empresa_social
Reflexiones personales desde la empresa social

Lejos de identificar formas jurídicas que se adapten a las necesidades sociales imperantes, cosa que también tiene su importancia, desde la empresa social me veo más en el foco de dar respuesta a la importancia de los problemas y como el emprendedor social busca ofrecer una solución equilibrada y que genere impacto integral (tres propósitos: social, ambiental y económico). Pensar en la forma jurídica para buscar «ayudas fiscales» o «subvenciones» no deja de ser otra capa más a este modelo que por si sólo ya posee la fuerza suficiente en la sociedad y en el mercado.

No me preocupa si mi empresa es de economía social o no por la forma jurídica de constitución (sin restar la importancia que ello tiene), me preocupan mucho más:

  • Los principios de los cofundadores y la inteligecia que desarrollen en el negocio.
  • La relación de gobernanza con proveedores y trabajadores. Ni que decir tienen que los proveedores debieran ser también empresas de economía social y ética.
  • Los ¿Cómo? para resolver la cuestión social o ambiental que tenemos como foco. De nada sirve resolver problemas sociales /ambientales con ética si aplicamos soluciones sin ética.
  • Los resultados económicos que hagan que el modelo se sustente y continue en equilibrio por muchos años. O en todo caso desaparezca por que ya se resolvio el propósito, motivo de la creación del modelo.
  • Como entiende la sociedad el «modelo empresa social». Y para ello es importantísimo la comunicación que se ejerce desde las diferentes entidades que representan este tipo de economía.

Espero que mis reflexiones hayan aportado un poco de luz a un asunto que cada día toma más importancia en la agenda de la empresa y que debemos potenciar desde las entidades y asociaciones para que sea un movimiento real que ofrezca complementos a las lógicas de empresa tradicional. Y ahora, ¿Reflexionas en alto conmigo? Deja tus comentarios abajo. Gracias.

¿Te gustaría recibir más info sobre empresas sociales?

Comentarios

María Afonso Gutiérrez dice:

Interesante artículo
Gracias

Deja un comentario