Desarrollo Rural, Sociedad

Jánovas, el pantano fantasma y el desahucio de un pueblo

Jordi Évole nos tiene preparada una intensa historia rural para el próximo domingo en Salvados. Jánovas, el pueblo al que obligaron a abandonar para la construcción de un pantano.

Esta misma tarde me ha llegado un tweet referente al próximo capítulo de Salvados el próximo domingo 1 de Noviembre dirigido por Jordi Évole en la Sexta. En ocasiones parece que todo se pone al alcance de la vista para sumar una gotita más cuando ves las injusticias que en ocasiones ocurren en tu entorno más cercano. Más cuando es en el ámbito rural, foco de nuestras intervenciones de desarrollo y por las que luchamos desde hace 18 años desde Alma Natura.

Si nuestro propósito es la fijación de población rural con este caso algún que otro número negativo nos sale en la triple cuenta de resultados (social, económica y ambiental). Y es que resulta que el pueblo de Jánovas fue desahuciado entero para hacer un pantano en los años 60. Jánovas se encuentra en Huesca cerca de Ainsa un turístico pueblo que tengo el gusto de conocer. Una zona preciosa rodeada de montañas en el Valle de Ara en el Pirineo Oscense.

Janovas

Foto de Susana Carbajales

Lo dramático del tema además de la injusticia de la poderosa hidroeléctrica y de que la Administración pública de ese momento lo permitió, es que finalmente el proyecto no se ejecuto pese a que las personas que allí vivian fueron expulsadas de sus casas el 19 de Enero de 1984. Llegando a prácticas poco ortodoxas como el derrumbe de las casas que se iban abandonando. Me abruma todo esto.

Historia del abandono

Y leo literalmente en Wikipedia: «El 14 de abril de 1951 se encargó a la empresa Iberduero (actualmente Iberdrola) un proyecto hidroeléctrico en el valle de Ara que como resultado inundaría los pueblos de Jánovas, Lavelilla y Lacort entre otros. Todas estas localidades y terrenos pasarían a formar parte de la propiedad de la Confederación Hidrográfica del Ebro, que destinaría parte de esa agua a la comarca de los Monegros.

A principio de 1960 aunque no habían aún comenzado las obras del pantano, comenzaba la expropiación de las tierras y casas de los habitantes del pueblo. La resistencia de algunos habitantes llevaría incluso al dinamitado de sus casas.

Ante la negativa del gobierno de Huesca de cerrar la escuela mientras hubiera escolares en 1966 el estado nacional dispuso retirar de la escuela por la fuerza a todos los profesores y escolares. La empresa con ayuda del gobierno continuó arando los campos, talando los frutales y olivos, destruyendo las acequias y finalmente cortando la luz y el agua. La mayoría de los habitantes decidieron finalmente marcharse principalmente a Zaragoza, Barcelona y Barbastro y para 1984 se desalojó el pueblo definitivamente.

Al no concretarse la obra, en 2001 se hizo un nuevo estudio sobre la viabilidad del pantano que dictaminó que su ejecución era económicamente inviable y el informe medioambiental con resultado negativo por lo que en 2005 se desestimó el proyecto. En 2008 la Confederación Hidrográfica del Ebro enviaba una solicitud de reversión a unos 115 afectados, y posteriormente se iniciaron estudios para la reconstrucción del pueblo».

Desarrollo Rural y Responsabilidad Social Corporativa

Lo reflexiono ahora como integrante de una pequeña comunidad rural, me parece realmente ilógico y lleno de irresponsabilidad la vida que han hecho pasar a un centenar de personas que tuvieron que marcharse de la localidad de Jánovas. En el pequeño video que adjunto se ofreció una premier para todos los antiguos lugareños que habitaban este lugar. Es sorprendente observar como la lucha ha pasado de padres a hijos y como aún hoy en 2015 el suceso sigue sin resolverse.

El arraigo a la tierra, el derecho a decidir donde vivir y la prepotencia de determinadas empresas y Administraciones me hace reflexionar profundamente de si a veces no estamos perdiendo el rumbo. ¿Todo puede hacerse por dinero? ¿Cualquier injusticia puede taparse con marketing administrativo y social? No lo creo. No les parece que podría haber sido una oportunidad única para que la empresa hidroeléctrica se pronunciara y aprovechara para paliar el daño producido.

Buscan sin parar consultoras de responsabilidad social corporativa que les lleven al podio de la filantropia y cuando tienen la solución en sus manos para humanizar el acontecimiento huyen pese a ponerles en bandeja un problema que aún hoy sufren las familias que fueron desahuciadas.

Janovas

El desarrollo rural exige de iniciativas público-privadas, acciones que permitan la dignidad de las personas que habitan los entornos rurales y que en ocasiones por falta de recursos se ven abocados al destierro y la incomunicación con una sociedad que se aglomera en macrociudades sin saber de la importancia del medio natural del que formamos parte. Convertir los pueblos en parques de atracciones turísticos no es la solución para el futuro de un planeta que cada vez más desconoce de donde viene las patatas y los huevos. Reconquistar estos espacios rurales es fundamental para la compensación de huella ecológica que consigue el mundo rural respecto al urbano.

Espero y deseo que programas como este de Salvados consigan sumar en positivo para la decencia de la vida en el pueblo, la reconquista humana de este espacio que nunca debimos haber perdido y para que las conversaciones se den en las plazas, los niños sigan jugando y los agricultores trabajando la tierra como hizo mi padre y mis abuelos.

¡Subscríbete por email y recibe más info sobre desarrollo rural!

Deja un comentario