Desarrollo Personal, Desarrollo Rural

Claves prácticas para empoderar a tu comunidad rural

Empoderar a las comunidades rurales es indispensable para generar nuevos modelos de desarrollo que ofrezcan garantía de sostenibilidad a nuestros municipios.

Cada vez más se habla de la importancia del empoderamiento social, de diseñar herramientas, proyectos y/o actividades que ofrezcan los recursos necesarios a colectivos como mujeres, personas desempleadas, jóvenes, mayores, etc. para que puedan tomar sus propias decisiones. Como dice mi compañero Juanjo Manzano, ofrecer la “caña antes que el pescado” para conseguir un desarrollo personal, social y económico de los territorios. Pero, ¿Para qué es necesario el empoderamiento social en los entornos rurales? Antes de reflexionar sobre esto, os dejo aquí la definición de empoderamiento social. Según el Diccionario de Acción Humanitaria y Cooperación para el Desarrollo, es:

“El proceso por el cual las personas fortalecen sus capacidades, confianza, visión y protagonismo como grupo social para impulsar cambios positivos en las situaciones que viven.”

Me da la sensación que durante mucho tiempo se ha relacionado la capacidad de empoderar a un territorio con la disponibilidad de los recursos económicos de las administraciones públicas para seguir invirtiendo. Es cierto, el dinero es importante para empoderar a una comunidad rural pero no lo es todo. Empoderar es un proceso, una construcción de identidad dinámica con una doble dimensión: individual y colectiva. Para abordar este proceso de empoderar a una comunidad y a sus individuos es necesario conocer los 4 niveles de poder (empoderar):

  • El “poder sobre”: El poder sólo existe en cantidad limitada. Es un poder que se ejerce sobre alguien con la intención de guiarla. Suscita resistencias y pasividad.
  • El “poder de”: Un poder que comprende la capacidad de tomar decisiones, solucionar problemas y de desarrollar una cierta creativad para que las personas puedan buscar recursos para superar retos individuales y colectivos.
  • El “poder con”: Hace referencia a la solidaridad, la capacidad de organizarse y defender un objetivo común. Es el poder colectivo de sentirse bajo una misma visión.
  • El “poder interior”: Es todo lo que tiene que ver con el autoconcepto personal. Autoestima, identidad y fuerza para ser capaz de influir en su vida y proponer cambios.

¿Qué tipo de empoderamiento crees que necesitas tú y tu comunidad? ¿Cuál tienes? ¿Por cuál quieres empezar?

Empoderar ¿Por qué? y ¿Para qué?

Hay dos palabras que nos pueden ayudar a entender el escenario inicial: Empowerment y Endullment. Os describo un poco la diferencia entre uno y otro.

  1. Empowerment es cuando las ciudadanía está satisfecha de su desempeño como actor principal de su desarrollo social y personal, está involucrada en la toma de decisiones, es consciente de los límites existentes, tiene la sensación que es dueña de su futuro y es responsable de su propio rendimiento.
  2. Endullment es cuando a las personas hay que decirles qué hacer, los límites de acción personal son muy cortos, se espera el feedback de una persona que tiene la visión global de una estrategia no compartida ni consensuada con la ciudadanía, las personas son cada vez más apáticas para participar en cualquier iniciativa.

Me atrevería a decir que empoderar hoy en día se ha convertido en una necesidad. Nos encontramos en un punto crucial, quizás de no retorno, donde los entornos rurales están sufriendo por momento la desilusión y el abandono de una forma de vida que nos representa a todos y que al igual que otros sectores, es pilar de nuestra economía y bienestar social y ambiental.

Antes dependíamos en gran manera de los recursos que llegaban a la zona pero ahora para poder devolver la dignidad a los pueblos, es necesario que la ciudadanía rural recupere su capacidad de luchar por el territorio, por hacer realidad los sueños de jóvenes y mayores que han decidido no renunciar  y ser protagonistas de su propia historia. Es necesario devolver ese poder, más que devolver, despertar la capacidad de no depender de aquellos que no conocen qué es vivir en lo rural y recuperar la ilusión de construir un nuevo paradigma para los territorios rurales.

¿Para qué? Para no tener que replicar estos modelos cada vez más extendidos en España de abandonar tu pueblo por una u otra razón.

Claves para empoderar a la comunidad rural

Como agentes de cambio y ciudadanos aquí comparto algunas de las claves que para mi son primordiales para empoderar a nuestras comunidad rural.

  • Educar: Es necesario un proceso de educación en participación social para la definición de un propósito conjunto donde todas las partes estén representadas.
  • Diagnosticar: Hacer balance de la situación actual del municipio detectando sus fortalezas y debilidades entre los ciudadanos.
  • Tomar conciencia: Ser consciente de la situación que tenemos que aprender a gestionar y detectar las necesidades de los diferentes colectivos.
  • Entender: Proporcionar información real de los recursos con los que cuenta el municipio para dar respuesta a las necesidades y debilidades de la comunidad.
  • Generar tareas concretas: Es necesario establecer tareas concretas, priorizar qué es más importante, por dónde queremos empezar y el tiempo establecido para cada uno de ellas. Empezar por muchas tareas a la vez puede generar frustración.
  • Medir los resultados: Párarse a medir que es lo que se ha conseguido es una garantía para seguir avanzando.
  • Conectar: A veces la propia comunidad tiene los conocimientos y capacidades suficientes para dar respuesta a las retos planteados. Es necesario conectar colectivos, entidades públicas y privadas para impulsar redes interdisciplinares que ofrezcan una visión más amplia de los problemas y así diseñar nuevas soluciones.
  • No generar falsas expectativas: A veces la ilusión puede jugarnos una mala pasada. Ser realistas sobre los resultados y ponernos retos al principio accesibles generan confianza y solidez a los actores implicados. La transperencia es uno de los valores transversales que debemos incorporar a nuestros grupos de trabajo para conseguir que quieran coger el poder de sus propios cambios.
  • Encuentros: Generar entornos de reflexión donde poder generar iniciativas dirigidas hacia el propósito comunitario.
  • Comunicación: Uno de los ingredientes claves para lograr el empoderamiento de la comunidad es comunicar los resultados y los diferentes pasos que se han dado y se van a dar. Es importante aprender a escuchar activamente para seguir sumando y entender que la crítica forma parte del proceso de crecimiento.
  • Reconocimiento: Celebrar los avances para generar confianza e ilusión en la comunidad es una herramienta base para consolidar la unión y el trabajo entre los colectivos.
  • Dar ejemplo: Como agente de cambio empieza por ti, siendo referente para muchas de las personas que han decidio formar parte de una comunidad activa para lograr de forma conjunta el propósito de ofrecer una nueva oportunidad al territorio.

“Cada vez que piensas que no puedes hacer algo, hay alguien que piensa que si puede” Robert Kiyosaki

¿Te interesa el desarrollo rural? ¡Pulsa Aquí!

RuralAcademy

Foto Destacada: pexels.com

Deja un comentario