Desarrollo Personal, Sociedad

Cómo identificar las personas tóxicas

Conductas, características y vacunas contra las personas tóxicas. En el siguiente post os contamos como tener determinación, y evitar que puedan robarte a ti tu energía.

Estamos rodeados de personas tóxicas. Tú puedes ser una de esas personas que hace sentir mal al resto sin saber muy bien cómo. Yo puedo convertirme en una persona tóxica en un momento dado. Cualquiera puede serlo. Y lo malo es que cuanto más tiempo mantenemos conductas tóxicas, más difícil es dejar de tenerlas. Esto es una realidad.

Saber identificar las conductas tóxicas es lo más eficaz tanto si lo que quieres es aprender tú a dejar de intoxicar tu entorno, como si tu objetivo es identificar y protegerte de las personas con conductas tóxicas que te rodean a ti. Cualquiera de los dos objetivos es una gran noticia colectiva, porque si te pones en acción nos beneficiamos todos. ¡Gracias!

Qué es una persona tóxica

Vamos a empezar por definir qué es una persona con conducta tóxica. Y me voy a apoyar en mi hijo de 14 años que me lo definió perfecto hace poco hablándome de alguien que yo tenía que conocer: mamá, ten cuidado, porque te deja seca de energía cuando estás a su lado. Y exactamente eso consiguen las personas tóxicas. Te chupan la energía vital. Y no nos engañemos, no son tan malos ni dan tanto miedo si piensas que lo único que están intentando es sobrevivir, y no saben hacerlo de otra manera. Esa es mi opinión.

Hay dos formas de obtener la energía que necesitamos: una es generándola nosotros dentro de nosotros mismos y otra robándola fuera. Optar por robarla fuera es lo que hacen las personas tóxicas porque les resulta más fácil, sobre todo si lo que quieren evitar a toda costa es mirar dentro de ellos o enfrentarse a ellos mismos. Y esto es lo triste.

Sin embargo, lejos de sentir compasión, con las conductas tóxicas hay que tener determinación, y evitar que puedan robarte a ti tu energía. Así que para evitarlo nada mejor que conocerlas y apartarte.

Cinco conductas típicas tóxicas

  • La agresividad es una de las conductas estrella de las personas tóxicas. Y no tiene que ser contra ti, sólo con que seas testigo ya te está robando energía. Tenlo en cuenta. Son esas personas que todo lo arreglan con discusiones o con golpes. Hablan con demasiada vehemencia, y piden constantemente confirmación a sus opiniones, siempre tienen la razón. Suelen tolerar poco o nada, incluso en las situaciones más cotidianas de pedir la cuenta en un bar o resistir una cola en una tienda. Necesitan mucho reconocimiento. Se ceban especialmente con las personas que identifican como más débiles que ellos, y lo que esconden es una gran inseguridad y miedo.
  • El victimismo es otro traje que usan mucho las personas que deciden buscar la energía que necesitan fuera de sí mismos. Este tipo de personas tóxicas pueden llevar al nivel de arte la capacidad de conmover a los demás. Se nutren de suscitar pena o culpa. Su lenguaje está lleno de quejas y lamentaciones, a veces incluso cuando bromean. Se suele centrar en la previsión más negativa de las cosas, y usa muchas veces palabras como “todo”, “nada”, “nunca”, “siempre”. Buscan atención constante porque realmente están muertos de miedo también.
  • El servilismo es una versión perfeccionada del victimismo. De hecho encontrar las dos conductas asociadas es un aviso importante para huir en cuanto puedas, porque suelen ser personas que buscan que siempre les debas algo sobre todo emocionalmente, creando así otra fuente de lamentaciones. Más miedo.
  • El orgullo o la soberbia también huelen a toxinas conductuales. Y son muy peligrosas. Cuando la persona pierde su esencia, se inventa una identidad que suele reforzar buscando mucho reconocimiento en situaciones que provocan para ello. Son por ejemplo esas personas que hablan mucho de sí mismas, que hablan mucho de sí mismas, y que hablan mucho de sí mismas. No suelen escuchar tus problemas y cuando te apoyan es mucho de “boquilla”. Tampoco lo hacen conscientemente, y también esconden miedo a que se rompa ese enorme personaje que se ha puesto encima y que cada día le pide más y más energía.

Las conductas “vacuna”

La clave para obtener la energía dentro de ti mismo es bastante simple: la aceptación, eso sí, una aceptación completa en toda la esencia de la persona (corporal, mental y espiritual). Es el principio de todo. De hecho, las personas con conductas tóxicas tienen algo en común: no se aceptan.

Y las dos herramientas más poderosas para tener el motor interno a punto son también muy básicas pero tremendamente efectivas: dar las gracias y pedir perdón. La integridad que da ser consecuente (pensar y hacer lo mismo) y coherente (decir y hacer lo mismo) también ayuda.

Os dejo con un video que resume 8 conductas relacionadas con estas que acabo de compartir. No seas tóxico, y huye de esas conductas en tu vida.
¿Qué denominador común tienen tus conductas?

¿Te interesa el desarrollo personal? ¡Pulsa Aquí!

Foto Destacada: pexels.com

Deja un comentario