Desarrollo Personal, Emprender

Debemos redefinir el sentido de éxito empresarial

Para muchas personas son los bienes materiales los que definen su éxito, pero sólo trabajar con pasión en una causa es el verdadero éxito. ¿Qué es para ti el éxito?

Les hablo con sinceridad, después que en 2013 Alma Natura se certificara como la primera empresa BCorp en España, he pensado mucho en que es éxito empresarial y es mi responsabilidad transmitirlo a las generaciones futuras, sólo así conseguiremos un mejor futuro para nuestros hijos/as. El ritmo frenético de los negocios que sólo buscan cifras económicas sin pararse a pensar que ocurre dos calles más allá, la incesante publicidad sin ética que busca nuevos consumidores, la deforestación de las principales zonas verdes del planeta está convirtiendo nuestro planeta azul en un lugar donde el cambio climático está haciendo estragos. Y ahora, ya no sólo son confabulaciones políticas ni intereses de una u otra parte. Nuestro planeta finito depende del trato que le demos en la actualidad y para ello “el éxito” de las personas que lo habitan juega un papel fundamental.

Dibujo_Blurble_D

Dibujo_Blurble_D

Redefinir el concepto de éxito

Comencemos desde el principio, ¿Qué es para ti el éxito? Con una simple búsqueda por internet, observo como consultoras empresariales hablan de “éxito como el objetivo de cualquier empresa. Bien sea de un autónomo, una pequeña empresa o una grandísima multinacional, el objetivo es común: conseguir un negocio solvente, que crezca día a día, ampliando su facturación anual, ampliando la plantilla y en definitiva, ganando más dinero”. ¿Donde está el compromiso? ¿El negocio limpio y el impacto que generamos como empresa en la sociedad y el medio ambiente?

También leo en el diccionario: “Exitoso: Persona con un historial de logros, en lo particular en lo referente al dinero, la fama o el poder.” Observo como en ninguna de las definiciones anteriores se hace referencia a la integridad, vivir con un propósito noble, ser feliz sin importar logros, etc. Lo que importa es sobresalir individualmente, acumular cosas, tener fama y poder, cueste lo que cueste, profesionalmente estamos sometidos a los atropellos de la juntas directivas con el fin de seguir gozando del alto cargo que tenemos, o como políticos, si queremos llegar lejos, nos vemos sometidos a las pretensiones mezquinas de cierto tipo de dirigentes; o como empresarios para lograr negocios importantes corrompemos a otros sin el menor recato o cargo de conciencia.

Me revelo contra este tipo de éxito superficial y absurdo que sólo llena hogares de objetos y de clases particulares a sus hijos/as, por que sus padres no tienen tiempo de pensar en familia. Sólo tiempo de que la cantidad de dinero acumulado sea más grande y abrumadora. Comparar tu vida con la de los vecinos en base a las posesiones es el primer síntoma para pararnos y pensar si es realmente esto lo que queremos. Creo firmemente en una vida con propósito auténtico que me haga vibrar el alma las veinticuatro horas del día. Un propósito que sustente mi vida desde un nivel superior y donde el dinero que cobro cada mes para vivir sea una consecuencia y no el objetivo por el que vivo y trabajo. [Os recomiendo la lectura de mi post: Necesitamos amar lo que hacemos].

Dibujo_Hani_M

Dibujo_Hani_M

Como un bicho raro

Así me miraron en aquel cumpleaños cuando exponía mi forma de pensar al respecto de lo que cuento en este post, junto a otras personas que me decían: ¿Trabajar por un propósito? ¿Cómo que no trabajas sólo por dinero? ¿A caso se trabaja por otra cosa que no sea el dinero?

Sinceramente no me considero un bicho raro, simplemente he construido una realidad con mi forma de sentir la vida y con la responsabilidad de que el mundo debe cambiar con el aporte de todos/as. Transformar el mundo es una responsabilidad que desde nuestro circulo de influencia debemos ejercer, sólo así conseguiremos un mundo más humano.

No necesito tanto para vivir, sinceramente, es una autentica locura ver como los que más dinero poseen se encuentran insatisfechos buscando más. La frustración y la falta de alma en la vida de algunas personas les lleva a acometer actos por el codiciado “éxito”. En su afamado libro “El éxito que perdura” de Jerry Porras expresa sobre el éxito: “las personas auténticamente exitosas trabajan con cada onza de su energía y perseverancia, con el alma y el corazón, durante su vida entera. Se enamoran de una idea que los apasiona durante años y años, se crean algo que los seduce continuamente, los obsesiona con cada detalle y los absorbe hasta el punto de no darse cuenta del paso de las horas. Es algo que estarían dispuestos a hacer gratuitamente”. Y eso tiene que ver mucho con el trabajo que hacemos como emprendedores sociales del que tan orgulloso estamos.

Muchas gracias por leerme, para terminar me gustaría dejar una pregunta reflexión: ¿Se te ha ocurrido pensar que a lo que la sociedad llama éxito es el mismo generador de sufrimiento e infelicidad cuando no logramos dicha noción de éxito?

¡Subscríbete por email y recibe más info sobre desarrollo rural!

Deja un comentario