Desarrollo Rural, Economía, Educación, Medio Ambiente, Sociedad

Consume de forma inteligente

Vivir mejor con menos, sin necesitar tener en propiedad para disfrutar de todo lo que nos rodea, compartiendo y colaborando para que otros también lo disfruten de forma sostenible en el tiempo.

Soy de los que piensa que “se puede vivir mejor con menos”, que lo material te atrapa, te esclaviza y no te deja vivir la vida que siempre soñaste y todo por el echo de tener en propiedad. Por tener en propiedad somos capaces de arrasar parajes de incalculable valor, por tener en propiedad somos capaces de agotar las reservas de combustibles fósiles. Si te apetece aprender sobre como vivir mejor con menos, hay un libro muy bueno de Albert Cañigueral “Vivir mejor con menos” en el que podas descubrir las ventajas de la nueva economía colaborativa.

Aún así el ser humano sigue empeñado en destrozar, agotar y esquilmar todo aquello que le rodea, en las últimas décadas el ser humano ha comenzado a consumir más de lo que necesita para vivir, el consumo sin fin y el despilfarro de recursos naturales nos está llevando a cuotas insospechadas que ponen en riesgos la sostenibilidad del medio que nos rodea.

Algún día miraremos atrás al siglo XX y nos preguntaremos por qué poseíamos tantas cosas. Bryan Walsh.

Las causas no están únicamente en el consumo, sino también en las maneras de producción. Según un informe de la CE, “los ciudadanos de la UE constituyen menos del 10% de la población mundial, pero consumen el 50% de la producción de carne, el 25% de papel y el 15% de energía.” Sin duda cifras alarmantes. Más info en Dossier de CE: “Consumo y Producción sostenible”.

Fruto de está preocupación son muchas las asociaciones, colectivos y entidades las que ponen en marcha campañas de sensibilización y concienciación sobre el grave problema que corre nuestro planeta y como esto nos está afectando actualmente a través del cambio climático. Aún así, el ser humano sigue con su actividad insostenible de compras, de consumo de todo tipo de productos, sin importar de donde viene y si nos afecta a nuestra salud y a nuestro bolsillo.

Ser consciente es un primer paso para comenzar a consumir en nuestro día a día de una forma comedida e inteligente, inteligente para el planeta e inteligente para nuestro bolsillo.

Vivir en un pueblo y no tener una gran superficie con alimentos de todo el mundo, condiciona mis hábitos de consumo y me educa para hacer un consumo basado en lo local y de temporada por encima de modas o alimentos exóticos.

Consejos para un consumo inteligente

A continuación os enumero 10 consejos fundamentales para disminuir nuestra huella ecológica desde lo cotidiano y cercano.

  • Mira el etiquetado. Consumir productos de cercanía locales o productos de Km 0, hace que evitemos dentro de lo posible, impactos en el transporte de cercanías evitando contaminación innecesaria.
  • Consume producto de Temporada. Consumir alimentos como frutas y hortalizas fuera de temporada exige unas condiciones especiales de producción. Exige la creación de invernaderos que simulen condiciones climatológicas favorables para su producción y productos químicos que suponen un gran impacto ambiental. Los alimentos fuera de temporada son insostenibles y más caros por la demanda del mercado.
  • Evita la sobre explotación de recursos naturales. Conocer que especies están en peligro debido a sus condiciones especiales de reproducción y hacer un consumo responsable hará que no sobrexplotemos el recursos hasta su extinción. Es una buena forma de responsabilizarnos a través de nuestros hábitos de consumo.
  • Consume ecológico. Consumir ecológico desgraciadamente en un poco más caro que consumir el producto habitual del supermercado, aún así, siempre que sea posible consumir productos ecológico es invertir en salud para ti y tu familia, a largo plazo te alegraras. Intenta evitar transgénicos y aquellos alimentos producidos con productos químicos como si de un laboratorio se tratara. El aumento de consumo de productos ecológicos hará que a largo plazo baje su precio debido a la alta demanda.
  • Mira el envasado. Tradicionalmente los hortalizas, las naranjas, los plátanos, etc. se servían a granel, nada de envases sin sentido que lo único que sirven es para generar residuos innecesarios. Hay que volver a la compra a granel de productos y a las bolsas reutilizables para minimizar lo más posible nuestra huella ecológica en el consumo diario.

Cinco consejos más …

  • Controle el consumo de agua. Relacionarnos desde un punto de vista sostenible con un bien tan preciado es fundamental, ser inteligentes en el consumo de agua es ganar en calidad de vida por eso debemos evitar el despilfarro de agua en el día a día.
  • Uso del automóvil. Desplazar el coche con un solo ocupante es insostenible cuanto menos, en la actualidad son muchas las plataforma que facilitan el uso compartido del vehículo suponiendo hasta un ingreso extra que te ayuda a compartir gastos por poner tu coche. Ejemplo: blablacar, amovens, etc
  • Opte por electricidad ecológica. A lo largo de toda la geografía española se han creado empresas comercializadora de energía 100% verde que proviene de fuentes renovables, no supone un sobre coste y evitamos el consumo de energía no renovable y por lo tanto contaminantes.
  • Utilización de electrodomésticos. El etiquetado energético ya es obligatorio para los fabricantes y minoristas, además deben proporcionar a los consumidores información sobre el consumo de energía en el etiquetado de los electrodomésticos, como lavadoras o lavavajillas, por lo que ya no tenemos excusa, debemos comprar aquellos electrodomésticos que ahorren consumo y por tanto un gasto innecesario.
  • Viva una vacaciones ecológicas. Cada vez son más las alternativas de realizar viajes con menor impacto ambiental en desplazamientos y alojamientos más sostenibles, el mercado cada vez ofrece unas vacaciones en familia más sostenible, tan solo hay que estar abierto a las posibilidades.

Son muchas las acciones que podemos desarrollar para relacionarnos desde un consumo sostenible e inteligente para el bolsillo y para el planeta. Debemos aprender a relacionarnos con nuestros recursos desde el prisma de que son finitos y que nuestro día a día supone un esfuerzo energético para nuestro planeta. Si aprendemos a relacionarnos desde la sostenibilidad y encontramos en punto de equilibrio entre lo que necesitamos para vivir y lo que el planeta puede producir, podremos asegurar el futuro para las generaciones venideras, si por el contrario seguimos con este estilo de vida basado en el consumo sin control sin duda acabaremos con el planeta más pronto que tarde.

Aprender de nuestros antepasados como se relacionaban con el medio natural es sin duda una forma inteligente de aprender a ser sostenibles.

¿Te interesa estar informado sobre nuestro trabajo? ¡Pulsa Aquí!

RuralAcademy
Fotografía Destacada: pexel.com

Comentarios

LUIS ALBITRES ALVA dice:

me parece interesante e importante trabajar en una red de emprendedores rurales, trabajo muchos años en Peru en este tema en la region selva, tenemos mucho que aprender para enseñar

Buenas tardes Luis; nosotros también somos de una zona rural. Las zonas rurales sean de donde sean comparten una realidad tanto en fortalezas como en debilidades. Un placer contactar. Muchas gracias por pasarte por nuestro blog y comentar nuestras experiencias en el mundo rural. Saludos

Deja un comentario