Desarrollo Rural, Economía, Participación, Sociedad

5 Ideas para mantener activo el pueblo durante todo el año

Aprovechar los meses de verano para mostrar otras acciones interesantes y así conseguir que los visitantes vuelvan más veces a lo largo del año.

Llega Septiembre, y con él, el final de las vacaciones. Todo el mundo regresa a sus lugares de trabajo en la ciudad y los pueblos se quedan solos a la espera de una nueva festividad para volver a recobrar vida. Durante el mes de Agosto, un mes ruidoso y con mucho movimiento, entre semanas culturales y las fiestas patronales han sido días intensos de actividades culturales, todo para que los vecinos del pueblo y “los veraneantes” pasen unas vacaciones inolvidables y vayan a la ciudad contando las maravillas de su pueblo.

El pueblo, durante esta época estival, hace un gran esfuerzo tanto desde el punto de vista económico como desde el punto de vista organizativo. Un aumento de la población de casi un 50% supone tener en cuenta muchos aspectos como por ejemplo la recogida de basura, suministros en tiendas, bares o panaderías, sin duda es un reto el que asumen las entidades locales y los negocios locales para que todo el mundo se lleve una buena imagen.

Toro_de_Fuego

Foto: Salvador Soto – Huerta Rabona

Normalmente el pueblo de acogida suele ser el pueblo de tus abuelos, de tus padres o incluso de tus amigos que te invitan a pasar las fiestas patrimoniales porque eres de esos pocos en los que toda tu familia nació en la ciudad. Existe un vínculo emocional con el lugar, con la plaza donde siempre jugaste de pequeño, con la casa de tus abuelos o tus padres, un vínculo tan fuerte que a pesar de pasar tan solo 15 días al año en el pueblo eres de los que te sientes de pueblo y además lo llevas bien en alto allá donde vas.

[Tweet “Pasar 15 días al año en el pueblo de tus padres o abuelos y sentirte de pueblo #desdelorural”]

Me atrevo a decir que está descripción es la realidad de muchos pueblos españoles, que durante los meses de verano ven como sus hijos o vecinos vuelven al pueblo y como si fuese un espejismo todo comienza a funcionar, en los bares hay gente, en la panadería hacen mucho más pan que el resto del año e incluso se generan empleos en el sector servicios para poder responder a la demanda de los negocios locales. Esto ocurre por que hay población pero a medida que “los veraneantes” vuelven a la ciudad poco a poco el pueblo comienza de nuevo a vaciarse y todo lo que era ruido y algarabía se convierte en silencio y tranquilidad hasta el próximo verano.

¿Qué podemos hacer para mantener una mayor actividad a lo largo del año?

A continuación identificamos algunas ideas que pueden ayudar a minimizar esa estacionabilidad y aumentar la actividad durante el año.

  • Fraccionar el presupuesto a lo largo del año por parte de los Ayuntamientos. Es evidente que cuando más actividades se desarrollan es el periodo vacacional, aún así debemos pensar en 12 meses al año y no en 15 días. Además en esos 15 días de gastos en actividades de todo tipo, hay que verlo como una inversión, debemos pensar en como rentabilizar ese esfuerzo económico que hacen Ayuntamientos y Asociaciones locales, debemos aprovechar la oportunidad para generar oportunidades para el resto del año y que merezca la pena hacer ese esfuerzo económico y organizativo.
  • Implicar a “los veraneantes”. Aprovechar el vínculo emocional para que se sientan como uno más del pueblo e implicarlos en acciones que se desarrollen en otras épocas del año. La implicación puede ser a través de asociaciones locales o estableciendo colaboraciones con entidades locales. Encontrar la oportunidad de que repitan a lo largo del año y se impliquen en la vida cultural, deportiva o social del pueblo es una buena forma de rentabilizar todo el esfuerzo del verano.
  • Planificar acciones a largo plazo. Como pueblo y como entidad local debemos aprovechar la oportunidad para mostrar, a los que nos visitan estos días, todo lo que pueden vivir el resto del año en el pueblo. Tenemos una gran oportunidad de montar un gran escaparate y de ahí generar nuevas visitas a lo largo del año. Para mostrar esas acciones es fundamental que durante el periodo vacacional el punto de información turística este abierto y muestre una oferta anual de actividades que pueda mostrar a todos los visitantes. Además en ese espacio podemos crear una exposición donde se muestren las actividades desarrolladas en el año con imágenes llamativas y testimonios de las experiencias vividas.
  • Recoger correos electrónicos y crear un boletín de noticias. Mantener el vínculo con el pueblo y que conozcan las posibilidades de otras acciones a lo largo del año es fácil, tan solo hay que aprovechar en puntos claves como por ejemplo Punto de información o portería de la piscina municipal para hacer una recogida de mails informando cual es el objetivo y siempre con una buena atención al visitante. Esta recogida de mails multiplicará las opciones de participación en actividades a lo largo del año.
  • Potenciar la diferenciación del municipio. Los visitantes quieren sentir que están viviendo experiencias auténticas y singulares, experiencias que solo podrán vivir si vienen a este pequeño pueblo. Para poder conseguir esa singularidad y diferenciación debe estar implicada toda la comunidad local, administraciones, negocios locales,  asociaciones culturales y la población en general, es fundamental que todos desde su sector de participación potencien la diferenciación y singularidad del municipio.

Estás 5 acciones o iniciativas me llevan a una reflexión importante a tener en cuenta, si durante el mes de verano las actividades tienen unos estándares de calidad y una organización ejemplar debemos mantener el listón en las actividades culturales, ambientales y sociales a lo largo del año, una mala organización tirará por la borda todo el trabajo desarrollado durante el verano.

Por último, los que vivimos en el pueblo debemos sentirnos privilegiados de vivir en el pueblo, debemos sentirnos privilegiados de vivir en casas de 200 m2, debemos sentirnos privilegiados de comer tomates que saben a tomate y debemos sentirnos privilegiados de respirar y pasear por lugares donde no hay contaminación. Solo si nosotros las personas de pueblos, nos sentimos orgullosos de ser de pueblo y de vivir en el pueblo conseguiremos que otros quieran volver al pueblo y quieran recuperar una calidad de vida que han perdido por vivir en la ciudad. Ser de pueblo y sentirse orgulloso de ello es lo que hará que el mundo rural y nuestros pueblos no desaparezcan.

¿Te interesa el desarrollo rural? ¡Pulsa Aquí!

 

RuralAcademy

 

Fotografía Destacada: pexel.com

Deja un comentario