Economía, Educación, Experiencias, Innovación, Medio Ambiente, Participación

¿Qué aprendizajes nos trae el movimiento Slow Food Jóvenes?

Movimiento de jóvenes a nivel mundial que vuelven a conectar con la tierra desde la diversidad en la puesta en valor de los recursos locales a través de la agricultura.

Ser joven en el mundo rural, en una época donde el desarraigo entre sociedad y mundo natural cada vez están más acentuado y donde la velocidad y la comodidad está por encima de la sostenibilidad y el equilibrio, es muy complicado. Desde pequeño escuchas expresiones como “estudia para que no tengas que quedarte en el pueblo” “el campo es muy sacrificado” “en el campo no hay un mes de vacaciones”. Evidentemente son expresiones que no ayudan a que lo jóvenes quieran quedarse en los pueblos y quieran intentar nuevas iniciativas en sus pueblos. Los que vivimos en el mundo rural y trabajamos en el mundo rural, tenemos claro que “el campo” ya no es lo que fue para nuestros antepasados. Los jóvenes vemos oportunidades en el mundo rural donde tecnología, innovación, ilusión y ganas de volver a conectar con la tierra hace que el mundo rural vuelva a tener una oportunidad.

En el post de hoy martes 4 de Octubre, me gustaría mostraros una iniciativa a nivel global que pretende precisamente conectar a los jóvenes de todo el mundo con la tierra desde un punto de vista sostenible e innovador. Concretamente me refiero al movimiento Slow Food Jóvenes dentro de la Red Joven Ibérica. Cada dos años esté red de jóvenes a nivel mundial hacen un encuentro llamado Terra Madre donde se crean redes de conexión de jóvenes del medio rural y jóvenes del medio urbano concienciados de la importancia de conectar con la tierra y sus alimentos desde un punto de vista sostenible. Su misión es hacer ver a sus entornos cercanos la importancia de una alimentación sana y la relación entre personas y medio natural desde el equilibrio y no desde el despilfarro y el agotamiento de los recursos naturales.

La importancia del movimiento slow food en el mundo

El movimiento #slowfoodjovenes a nivel global trabaja desde una serie de valores de conexión con la madre naturaleza, partiendo que desde esa relación hace que todo vuelva al equilibrio, equilibrio natural, social y económico. Investigando y leyendo sobre este movimiento global he extraído aprendizajes que podríamos hacer desde nuestro día a día con nuestro entorno cercano. Estos aprendizajes son:

  • Afianzar la comunicación intergeneracional. Nuestros mayores siempre se han relacionado con el entorno natural desde un punto de vista más sostenible y equilibrado, hablemos con ellos y recopilemos toda esa sabiduría para trasmitírsela a generaciones futuras.
  • Promover Guardianes de Semillas. Desde slow food cada vez están más concienciados de la importancia de preservar semillas originales como fuente de conservación de alimentos sanos y no manipulados genéticamente. Por ello la figura de los Guardianes de semillas es una figura fundamental para la preservación y conservación de especies alimenticias de cara al futuro.
  • Fomentar el Producto Local. Cada vez la sociedad y el consumidor valora que el producto sea lo más cerca posible de su ubicación además de conocer su origen. Fomentar el producto local de pequeños agricultores que cultivan en ecológico y de “km 0” es una de los retos de la industria alimentaria de nuestro tiempo, el consumidor cada vez valora más este tipo de productos. Sin duda “La nevera” es el reflejo de lo que consumimos, tenemos que intentar cambiar la forma de hacer la compra apostando por el producto local por encima del producto de grandes superficies.
  • Gestionar las sobras de alimentos. Fomentar una cocina que aprovecha los restos de comidas de otras elaboraciones es una de las obsesiones del movimiento. Nuestros antepasados no tiraban nada y todo servía como base para otros platos. Se pretende fomentar esa cocina basada en el decrecimiento como aprovechamiento para reducir los desechos de nuestro día a día.
  • Sensibilización alimentaria a edades temprana. Cualquier espacio es bueno para disfrutar de la comida explicando y educando el valor de los alimentos desde un punto de vista divertido. Los comedores locales deben transmitir el disfrute de la comida apostando por comida ecológica, sin duda, será un hábito que le acompañará durante todo su vida y que marcará su salud.

Movimientos como slow food jóvenes y como otros que apuestan por el equilibrio entre ser humano y medio natural surgen de una nueva sociedad que cada vez es más consciente de lo insostenible del sistema y que si seguimos relacionándonos de está forma con el medio natural inevitablemente este equilibrio se romperá. Debemos ser conscientes y entender que para poder sobrevivir debemos cambiar nuestro hábitos de consumo y nuestra forma de interactuar con el medio.

[Tweet “Antes no se tiraba nada, no había nada que tirar. #SlowFoodJovenes #desdelorural”]

Enlace de Interés: El bosque habitado – Programa de Rne- Radio 3 – Revolución slow food y la red joven ibérica

¿Te interesa lo ecológico y el decrecimiento? ¡Pulsa Aquí!

RuralAcademy

Foto Destacada: Kaboompics.com

Deja un comentario