Economía, Emprender, Innovación

Empresa Social, ¿ONG o Empresa?

EL cambio de paradigma en las empresas está provocando una redefinición del sentido de éxito. Entonces, ¿Son también las ONGs empresas sociales? Juanjo Manzano nos lo cuenta en este post.

A menudo hay personas que me preguntan sobre si nuestro modelo (AlmaNatura) es una Asociación o una empresa. Y es verdad que nacimos como Asociación, pero mucho ha llovido desde entonces. La respuesta es fácil, AlmaNatura cuenta con lo mejor de una ONG y lo mejor de una empresa.

Ser una empresa social es lo que tiene, tener la capacidad de hibridar en la dirección que proponga un cambio de mentalidad a la vez que se ofrecen soluciones y modelos escalables y sostenibles. Para mi lo mejor de una ONG es su capacidad de dar respuestas a problemáticas concretas y de buscar soluciones efectivas a necesidades que no encuentran una solución en los servicios públicos. Las ONGs cuentan con una sensibilidad especial con los más vulnerables y las causas más justas pues es el sentido como tal de estas organizaciones.

Por otro lado, está el mundo de la empresa, con claroscuros pero donde lo mejor radica justamente en la flexibilidad e innovación que promueven. La capacidad de superar obstáculos y llegar donde difícilmente llegan Administraciones y ONGs es un ingrediente mayúsculo que les permite a muchas de ellas cumplir más de cien años de forma responsable.

Por tanto una empresa social es algo más que una empresa tradicional y algo más que una ONG. No mejor, aunque si posee una importante ventaja competitiva donde todos ganamos (sociedad – clientes – proveedores – trabajadores).

empresa_social

No es lo mismo empresa social que empresa tradicional

Efectivamente, la empresa social persigue el objetivo de dar una solución ambiental o social a una problemática concreta, por tanto, es capaz de dar respuestas tangibles del impacto generado y como consecuencia obtener una remuneración económica.

La empresa social existe con un propósito, cuya misión “no es vender pena”, ni victimizar a sus clientes/usuarios, si no que ofrece el máximo valor por sus servicios al mejor precio posible. La diferencia respecto a una empresa tradicional es que su foco no está en ofrecer máxima rentabilidad económica a su accionariado si no ofrecer el mayor impacto positivo gracias a su propósito de constitución. AlmaNatura, donde trabajo, es un ejemplo claro, se centra en la Fijación de Población Rural, reactivando zonas rurales de España.

Y es que está sutil-gran diferencia hace estragos positivos a la hora de gestionar una empresa, pues no es lo mismo mejorar la calidad de trabajo de tus colaboradores que escatimar cada dieta, uso de material o nómina. Centrarnos en lo importante como empresa social es justo hacer las cosas bien de una vez por todas.

marketing_social

Y esto, ¿No es marketing social?

Haber modificado las escrituras e incluido el propósito como tangible de constitución, no realizar repartos de dividendos e invertir en propósito cada excedente o tener nóminas muy cercanas entre un directivo y un gestor de proyectos es algo tangible fácil de demostrar. Esto no es marketing social, es una realidad compartida que gracias a la certificación B Corporation lo que decimos que hacemos es justo lo que hacemos en AlmaNatura.

Esto no sale de una estrategia de marketing, esto sale de las tripas de sus fundadores que ven como algunos empresarios/as cuentan en foros que en el mundo de los negocios sólo uno puede ser el ganador o que siguen invirtiendo en negocios turbios para conseguir una buena facturación. ¿Y si con las mejores prácticas empresariales consiguiéramos una buena facturación a la vez que resolvemos algunos de los grandes retos de nuestro tiempo? Llamadme loco, pero si somos capaces de conseguirlo, alguno/a se cambiará de carril y entonces habrá valido la pena todo este esfuerzo.

¿Te gustaría recibir más info sobre las empresas sociales? ¡Pulsa Aquí!

Foto Destacada: pexels.com
Dibujos interiores: Roy Petersen

Deja un comentario