Desarrollo Rural

Carreteras rurales: Una inversión indispensable

La generación de oportunidades es una razón de peso por las que se debe invertir más y mejor en la red de carreteras rurales.

Quienes vivimos y/o trabajamos en zonas rurales, solemos encontrarnos con mayor número de obstáculos en nuestro día a día que las personas que habitan en ciudades y lugares más urbanizados. Cuando además las inclemencias del tiempo se agravan y el viento, la lluvia y las tormentas hacen de las suyas, como ha estado sucediendo estas últimas semanas en toda España; nos encontramos con que nuestras rutinas, así como nuestra seguridad, se ven gravemente afectadas, y poco se hace por solventarlo y prevenirlo cuando gozamos del buen tiempo.

Cada mañana para llegar a la oficina, he de conducir por varias carreteras diferentes, al igual que cuando alguno de mis compañeros o compañeras tiene una reunión o alguna actividad en alguna capital o algún municipio cercano. Y no hay día que ese recorrido no suponga una aventura: camiones y autobuses más anchos que la propia carretera, vacas, cabras o cerdos cruzando la carretera… Pero nada comparado a cuando la lluvia, el viento y el hielo deciden actuar. Árboles cuyas ramas rotas han caído en mitad de la carretera, enormes charcos que se forman en los baches, pedruscos enormes y grandes cantidades de piedras pequeñas que caen de los taludes de la carretera, hierba mojada que llega hasta la carretera… Al fin y al cabo, infinidad de situaciones que provocan que la seguridad en las carreteras rurales se reduzca considerablemente.

Pero, ¿quién se responsabiliza del cuidado de la calzada? A poco que nos adentremos en el mundo de las vías de circulación en nuestro país nos daremos cuenta de la infinidad de nombres, tipos, características y administraciones que regulan cada carretera, tramo, vía o calle por la que pasamos en nuestro día a día. Complejidad que no hace más que afectar a los ciudadanos y ciudadanas que utilizan esos caminos, ya que las responsabilidades son difuminadas en un denso entramado de competencias y presupuestos de las administraciones implicadas.

La mayoría de recursos para el mantenimiento de las carreteras, son asignados según criterios de “urgencia”, siempre supeditados al número de habitantes o la actividad económica de las ciudades. Hay infinidad de casos de denuncias sobre el estado de las carreteras en las zonas rurales, como por ejemplo la iniciada hace un par de meses  en la carretera por la que cruzo todos los días, la carretera HU-8128, por su paso por la población serrana de Cañaveral de León, denuncia reclamada por su Ayuntamiento a la Diputación de Huelva.

Razones para invertir y mejorar la red viaria rural

Solucionar los problemas comentados y las razones que enumero a continuación, son sólo una pequeña parte de lo que supondría aumentar y hacer más eficiente la inversión de las carreteras rurales.

  • Crecimiento económico para el pueblo. Muchas veces ponemos el foco de la dificultad de acceso de las zonas rurales a las zonas urbanas debido a su lejanía y escasas infraestructuras o transporte público pero se nos olvida que el aislamiento también es un factor de depresión económica y social para aquellos municipios peor conectados. De hecho, en las zonas urbanas con mayor crecimiento económico suelen relacionarse con la inversión en infraestructuras, de ahí el rápido crecimiento de las ciudades dormitorio y conurbanas. Una mayor y mejor red de carreteras comarcal, permitirá la comunicación entre los municipios sin necesidad de desplazarse o mudarse a los de mayor tamaño.
  • Acceso a servicios. Como hemos indicado en la razón previa, la existencia de una red de carretera óptima mejorará el acceso de la población a servicios como hospitales, escuelas, servicio de correos, empresariales que no existan en cada localidad pero sí en las aledañas, mejorando incluso la asignación de recursos públicos.
  • Crecimiento de la población y su distribución. El mero hecho de poder permitirte permanecer en tu pueblo y trabajar en otro o incluso en la ciudad sería un factor determinante para la fijación de la población en su pueblo de origen o residencia habitual. La reducción de los tiempos de transporte mediante una buena infraestructura apoyaría el mantener los pueblos más pequeños vivos, pues sus habitantes estarían mejor comunicados con lo que le rodea.
  • Reducción la contaminación. El estado de una carretera no sólo afecta a la fluidez del tráfico, sino también al consumo que el coche realizará en el tramo en mal estado. El consumo se traduce en contaminación, llegando incluso a aumentar en 34% la emisión de gases por el simple hecho de conducir en una carretera en mal estado. Mejorar el estado de las vías no sólo ayudará a que el bolsillo de los y las habitantes de estos lugares se resienta menos, sino que además estaremos ayudando a evitar el efecto invernadero y cuidar el medio que nos rodea.
  • Evitar el aislamiento de la población. Recordaréis la gran nevada que el pasado diciembre dejó atrapados a cientos de personas en la AP-6, la autopista que une Madrid con La Coruña. Pues como es normal, las nevadas no sólo afectaron a esa autopista, sino también a decenas de carreteras de pueblos que quedaron aislados. Sin unas infraestructuras que permitan a los pueblos, salir de situaciones como esta, estaremos aislando a gran parte de la población, lo que llevará a estas personas a querer abandonar sus lugares de origen para sentirse más seguros y acogidos.

Como podemos comprobar, los problemas de la red viaria rural son numerosos y peligrosos para las personas. La solución de los mismos así como una mayor inversión en estas infraestructuras, no traerá más que oportunidades a los y las habitantes de las comarcas rurales, e incluso posibilitando su fijación en el entorno.

¡Suscríbete si quieres conocer más información sobre desarrollo rural!

Comentarios

Beli Casillas dice:

Estupendo artículo, en el que veo reflejado muchos pueblos y en especial el mío, Cortes de la Frontera en Málaga, donde la situación de las carreteras cada vez es más deprimente. Al hablar de ello, muchas veces he puesto en mi boca muchos de los puntos tocados en este artículo, me anima ver que no soy la única en plantear estas inquietudes.

Muchas gracias por leernos Beli, es un placer saber que nos leen desde tantos pueblos!
Como bien sabrás, nuestras inquietudes con los pueblos están íntimamente relacionadas con nuestro propósito de fijar a la población rural. Las carreteras, que son la única vía de comunicación entre pueblos, son un punto importante para el desarrollo de los mismos y para que sus habitantes se queden, por eso estamos totalmente de acuerdo contigo en que hay zonas donde la situación cada vez es peor. Necesitamos sin duda políticas que inviertan más en nuestras carreteras, pues muchas veces es el único camino al médico o al colegio que, al fin y al cabo, son igualmente derechos de los habitantes de lo rural.
No dudes que seguiremos escribiendo (y trabajando) para que la situación mejore!

Deja un comentario