Empleo, Turismo

¿Pueden las Vías Verdes generar empleo rural?

El patrimonio abandonado, la naturaleza y el paisaje puede ayudarnos a través del cicloturismo a reactivar las zonas rurales.

Por Félix Álvarez,

Ayer, como habitualmente hago siempre que tengo un hueco, salí a pasear por los alrededores de casa. Ese ratito que siempre necesitamos para poner en marcha ideas y proyectos, o simplemente organizar nuestro día a día. Encinas, alcornoques, paredes de piedra, etc. y de pronto me encontré ante lo que en otro tiempo debió ser una elegante y a la par sencilla fuente abrevadero . Abandonada, bella en su decadencia y aspecto ruinoso, con restos de cal y algún que otro pigmento que coloreaba unos sencillos remates en forma piramidal, llena de zarzales que cortaban parte del camino, sus muros destrozados y cegada en parte por la vegetación y basuras pero el poder de la naturaleza y las últimas lluvias habían provocado un resurgimiento de vida en la antigua construcción. Se me vino a la mente el lugar limpio y con el tránsito habitual de personas y ganados que debió tener hasta hace relativamente poco tiempo ya que era el camino natural para llegar a la antigua estación de tren.

Una lluvia de ideas y vivencias me recorrió y me llevó a pensar en otros lugares que me han recomendado o he conocido por terceros o incluso algunos por los que he pasado ya que soy un apasionado del senderismo y que han convertido y transformado ese pequeño patrimonio local, a veces sencillo y pequeño como una fuente, horno de cal o camino vecinal entre dos localidades o en otros casos grandes puentes o estaciones abandonadas, que se han recuperado como punto turístico, creando empleo y activando turísticamente la localidad. Cualquier pueblo, por pequeño que sea tiene este potencial de caminos, veredas, senderos o incluso antiguas vías de ferrocarril en desuso por las que apenas pasa actualmente nadie a no ser que la zona este potencialmente activa para el turismo. Una vez en casa, y con internet a mano, me dio por investigar un poco y me quedé sorprendido por los datos:

  1. Actualmente existen 2.100 kilómetros operativos de Vías Verdes en España, de los que en Andalucía se localizan unos 23 itinerarios, que suman una longitud total cercana a los 500 km, lo que supone en torno al 22% del total.
  2. Además se sigue promoviendo, por parte de entidades públicas y privadas, el desarrollo de nuevas Vías Verdes sobre otros 6.000 kilómetros de ferrocarriles en desuso adicionales, de los cuales más de 1.000 km se localizan en Andalucía.
  3. Con el objetivo de reforzar la cooperación entre las diversas Vías Verdes andaluzas ya existentes y de promover la creación de otras nuevas, en julio de 2011 fue constituida la Asociación de Vías Verdes de Andalucía.
  4. La gran ventaja de las Vías Verdes es que garantizan la accesibilidad y la universalidad de usuarios, sin limitaciones de edad o capacidad física. Las personas con movilidad reducida (especialmente discapacitados, ancianos y niños) son los mayores beneficiarios de estas infraestructuras seguras, fáciles y accesibles.

A raíz de todo esto que estoy exponiendo llama la atención el auge del cicloturismo en España, ya que en los últimos años la gran puesta en marcha del concepto de ciudad sostenible ha llevado a grandes ciudades a invertir en la creación de carriles bici y fomentar el uso de las mismas como una vía de transporte urbano sostenible, ecológico, económico y beneficioso para la salud. Como ejemplo de claro tenemos la ciudad de Sevilla y sus más de ciento ochenta kilómetros de Carril Bici y además cuenta con una plataforma de alquiler de bicicletas municipal de transporte público (SEVICI) con más de 2500 bicicletas repartidas por la ciudad. Estas iniciativas pronto traspasan las fronteras del mundo urbano al mundo rural con la creación de diversas asociaciones locales que promueven el uso de las mismas, divulgando el deporte, la sostenibilidad, el turismo y la naturaleza.

¿Qué iniciativas de emprendimiento se podrían poner en marcha en estas vías verdes?

  • Puesta en valor de los caminos y senderos. Convirtiendo estas zonas abandonadas y en desuso en negocios de turismo activo y naturaleza relacionados con la organización de rutas en bicicleta (BTT, triatlón), venta/alquiler de bicicletas, turismo ecuestre, senderismo, visitas escolares, talleres…
  • Alojamiento y restauración : conversión de antiguos molinos, casas de labranza o construcciones agropecuarias en casas rurales, reformas de antiguas estaciones de ferrocarril como alojamientos, oficinas turísticas, restaurantes, actividades de educación ambiental o venta de productos locales.
  • Gestión de eventos : carreras populares, ciclistas, ecuestres… creación de empresas que prestan estos servicios, ofreciendo infraestructura a las administraciones locales. Encuentros contextualizadores de paisaje, patrimonio o medioambientales….
  • Negocios singulares y especializados: turismo ornitológico, micológico y especialmente en ecoturismo y el agroturismo.

Es el momento de crear nuevos modelos de negocio, revalorizando y poniendo en valor el rico patrimonio natural y paisajístico con el que cuentan las zonas rurales, aprovechando las vías verdes existentes y creando nuevas, así como su integración en el Plan Andaluz de la Bicicleta 2014-2020, que impulsará la movilidad no motorizada de los ciudadanos a través de estas infraestructuras ferroviarias en desuso.

Os dejo alguno enlaces para ampliar información.

¡Subscríbete por email y recibe más info sobre desarrollo rural!

Deja un comentario