Culturales, Desarrollo Rural

¿Cómo proteger el patrimonio cultural en el mundo rural?

Debemos educar, sensibilizar y difundir los Bienes de Interés Cultural (BIC) como seña de identidad de un pueblo.

Por Félix Álvarez,

Es curioso como últimamente están saliendo cada vez más noticias o denuncias a través de las redes sociales y los medios de comunicación sobre atentados contra el patrimonio. Recientemente veíamos como una mala intervención, porque no podemos llamarla restauración, ha dañado la maravillosa escultura tardogótica del San Jorge de la localidad de Estella (Navarra), casos como los el Ecce Homo de Borja, o si nos vamos a grandes obras arquitectónicas, la reconstrucción del Teatro Romano de Sagunto por citar algunos. En la mayoría de casos estas “intervenciones” por llamarlas de alguna manera se las etiqueta como intervenciones “populares”, “catetas” o en algunos artículos he llegado a leer “muestra del ruralismo o la incultura” utilizando peyorativamente estos términos que como vemos no son para nada ajenos al mundo urbano. ¿Qué podemos hacer para concienciarnos del patrimonio en el mundo rural? ¿Cómo podemos salvaguardar, proteger y difundir nuestro patrimonio cultural? Para contestar estas preguntas primero vamos a profundizar un poco en el concepto de patrimonio asociado a la imagen de Bien de Interés Cultural conforme recoge nuestra Ley de Patrimonio Histórico Español de 1985.

¿Qué es un BIC?

Es una figura jurídica de protección del patrimonio histórico español tanto mueble como inmueble. En la ley anteriormente referida se define así: “en el seno del Patrimonio Histórico Español, y al objeto de otorgar una mayor protección y tutela, adquiere un valor singular la categoría de Bienes de Interés Cultural, que se extiende a los muebles e inmuebles de aquel Patrimonio que, de forma más palmaria, requieran tal protección. Semejante categoría implica medidas asimismo singulares que la Ley establece según la naturaleza de los bienes sobre los cuales recae”, aunque tenemos diferente tipologías , hoy solo nos vamos a detener en los inmuebles que siguen la siguiente clasificación:

  1. Monumento Histórico: Obras arquitectónicas o de ingeniería, esculturas con interés histórico, artístico o científico que aporten relevancia social.
  2. Conjunto Histórico: Grupo de bienes inmuebles de carácter histórico que forman un conjunto de gran relevancia social, condicionado por una estructura física representativa de la evolución de una comunidad humana por ser testimonio de su cultura o constituir un valor de uso y disfrute para la comunidad.
  3. Jardines históricos: Espacios de elementos naturales elaborados por el ser humano con gran valor estético o botánico a veces completados con inmuebles.
  4. Sitios Históricos: Lugares o parajes naturales vinculados a acontecimientos históricos, tradiciones populares o de obra humana que tengan valor histórico, etnológico, paleontológico o antropológico.
  5. Zonas arqueológicas: Lugares naturales donde existe un bien mueble o inmueble susceptible de ser estudiado a partir del método arqueológico hayan sido o no extraídos y tanto si se encuentran en la superficie, en el subsuelo o bajo las aguas españolas.

Desde la Gestión del Patrimonio debemos centrarnos en educar para luego difundir, y decimos educar en primer lugar porque si no educamos no sabremos valorar y proteger nuestro patrimonio cultural, algo tan intangible e incuantificable a pesar de que en muchos casos se ha puesto precio a su abandono. Y la tarea fundamental que os quiero hacer llegar es que difundir el patrimonio cultural tiene un gran valor social y antropológico incalculable.

Difundir, utilizando el sentido amplio de la palabra, no es otra cosas de propagar o divulgar conocimientos, noticias, actitudes, costumbres y en nuestro caso no solo nos podemos quedar en eso sino que tenemos que educar, concienciar y explicar el concepto para que todo el mundo se sienta orgulloso del patrimonio histórico, natural, paisajístico o cultural del pueblo aunque la mayoría apenas sepa nada relativo a él o lo vea como un simple elemento de arraigo generacional. Por todo ello el patrimonio otorga prestigio e importancia aunque para algunos no deje de ser más que un estorbo.

¿Cómo podemos concienciar sobre la importancia del patrimonio cultural rural?

Os vamos a enumerar una serie de premisas que nos servirán para concienciar y salvaguardar nuestro patrimonio local tanto a los concienciados como a los no iniciados en este apasionante mundo:

  • Campaña de información en colegios y centros de adultos para acercar el patrimonio y otorgarles la oportunidad de que lo conozcan y sean ellos mismos los que identifiquen, valoren y difundan su propio patrimonio.
  • Programa de formación: No estaría mal un programa formativo de sensibilización para entidades públicas, políticos, funcionarios, trabajadores públicos y miembros de seguridad del estado en materia de patrimonio histórico para que a través de los conocimientos adquiridos sepan cómo gestionar una crisis, actos o atentados contra el patrimonio.
  • Internet se ha convertido en un elemento fundamental de nuestra vida diaria, y gracias a ello, muchos neorurales están volviendo a los pueblos y trabajando desde ellos. Lo más característico y singular es el carácter universal de la información, que llega a mucha gente y se está convirtiendo en el principal medio de difusión a través de sus numerosas herramientas, como pueden ser las redes sociales o un blog para hacer llegar nuestro mensaje en favor de la difusión y salvaguardia de nuestro patrimonio como elemento genuino y singular de la localidad.
  • Los medios de comunicación: No debemos renunciar a los medios tradicionales de difusión, como la radio, prensa o la televisión, ya que llega a un público determinado que no tiene acceso a internet o aun teniéndolo no lo utiliza.
  • Asociación patrimonial o cultural: En todos los municipios por pequeños que sean siempre existe alguien vinculado a este mundo que por su sensibilidad o trayectoria profesional es un defensor de los valores endógenos que hacen singular al lugar. No estaría mal crear una red de contactos con esta serie de personas y promover un movimiento ciudadano que englobe cultura y patrimonio histórico, artístico, natural y etnográfico.

En este enlace podrás consultar la base de datos del estado Español de los Bic. Espero que todo lo que os he contado os ayude a identificar, conocer, difundir y proteger nuestro patrimonio rural como seña de identidad de una población. “Si lo conocemos , lo valoramos y si lo valoramos lo protegeremos”.

¡Subscríbete por email y recibe más info sobre desarrollo rural!

Deja un comentario