Desarrollo Rural

¿Podemos aplicar el término gentrificación al mundo rural?

En este post conoceremos ejemplos a nivel mundial de procesos de gentrificación urbana. Pero, ¿Existe la gentrificación rural?

Por Félix Álvarez,

El término consiste en un proceso de transformación de un espacio urbanizado que se encuentra en estado de deterioro o que está en proceso de decaer a partir de la reconstrucción o la rehabilitación edificatoria con mayores alturas que las preexistentes. Esto provoca un aumento de los alquileres o del coste habitacional en estos espacios urbanizados, llevando a que los residentes que tradicionalmente habitan el lugar lo abandonen situándose en lugares más periféricos. Esto es lo que produce que este “nuevo” espacio vaya a ser ocupado por clases sociales con mayor capacidad económica que les permita aportar estos nuevos costes. Este proceso, tiene una gran y especial relevancia, durante los últimos años en los países capitalistas y principalmente en ciudades con importante potencial turístico y relevancia económica, aunque a menor escala también se está dejando notar en las zonas rurales. En ocasiones también puede ser utilizado para analizar esta situación respecto a usos comerciales o de servicios. Por ejemplo, la construcción de centros comerciales o tiendas pertenecientes a grandes cadenas sustituyendo a los pequeños negocios.

La palabra inglesa gentrificación deriva del sustantivo gentry que se refiere a la alta burguesía, pequeña aristocracia, familia bien o gente de bien. El término gentrificación fue utilizado por primera vez por la socióloga Ruth Glass en el año 1964 cuando se dedicó a estudiar los cambios sociales que se presentaban en Londres en relación al resto del territorio.

Ejemplos de gentrificación en el mundo

A continuación podemos ver casos concretos donde ya es un hecho. En Madrid sucede, ha sucedido o puede suceder en barrios como Malasaña, Lavapiés, Chueca, Tetuán. Y genera fervientes seguidores y muchas críticas. Un barrio poblado por gente atractiva, llenos de una agitada vida social y cultural, tiendas modernas, calles seguras, bares de diseño y muchos gin tonic, todo esto donde antes había un lugar abandonado y gris. Es el mismo caso que la zona Alameda – Feria en Sevilla, donde también está teniendo un caso parecido en barrios como Triana y asociados más a la recuperación de la zona hortofrutícola del arrabal. Otros ejemplos los tenemos en el barrio de Dalston el viejo “nuevo barrio de moda” de Londres que en 2009, la revista Vogue lo elevó a la categoría de ‘zona más cool de Londres’ y, desde entonces, hordas de modernos establecimientos se colocan a lo largo y ancho de sus tiendas orgánicas, los precios suben cada vez más junto a nuevos locales comerciales. Curiosos son los ejemplos de convivencia en el distrito chino de Milán y los cambios en Brooklyn para comprobar que una ciudad es siempre un espacio en constante mutación donde operan dinámicas de poder, haya o no un desplazamiento directo de la población. Otro caso llamativo, lo estamos viendo en Buenos Aires, donde con estrategias distintas por parte del gobierno local está transformando zonas como el Abasto, Palermo o Puerto Madero, a partir de la reestructuración económica neoliberal.

Gentrificación en el medio rural

En cuanto a las zonas rurales el proceso es similar aunque no está tan extendido como en las grandes y medianas urbes. Por lo tanto podemos decir que existe una gentrificación rural. En general la relación que más se analiza de gentrificación en el mundo rural va ligada al turismo residencial y su relación con la vulnerabilidad. Numerosos habitantes de nuestros pueblos se quejan de que el precio de las viviendas ha subido en los últimos años y que el acceso a ellas es para personas de fuera de la población. En nuestro post de junio del pasado año podéis ver estrategias para habitar lo rural. Así el modelo de turismo residencial implementado en el mundo rural es un productor de vulnerabilidad que agrava las condiciones de vida de determinados grupos sociales y dificulta o impide las posibilidades de individuos y familias de conseguir mejoras en sus niveles de bienestar. No estamos diciendo con ello que el turismo residencial sea lo peor para las zonas rurales sino que existen ejemplos de cómo el turismo agresivo y no sostenible mal aplicado termina provocando más daños y perjuicios que beneficios. No vamos a enumerar una gran lista, pero a todos se nos está viniendo a la mente algunos pueblos a los que nos gustaba ir y que se han convertido en algo inalcanzable debido a la especulación y a la construcción sin control y como ha perdido parte de su identidad cultural o incluso ya es inexistente. Se me viene a la mente la famosa serie de televisión ambientada en el pueblo de Nerja y como cambio totalmente su fisonomía. Si tenéis interés en el proceso de gentrificación en el siguiente estudio de Jordi Gascón y Ernest Cañada (Coord) Turismo residencial y Gentrificación rural profundizareis en una muestra de casos del levante español, la zona del Delta do Parnaiba en Brasil, la Ribera de Chapala en México o Vilcambaba en Ecuador o la gentrificacion rural en Mexico donde se analiza la zona rural del estado de Morelos y la convivencia entre rurales y neorurales.

¡Subscríbete por email y recibe más info sobre desarrollo rural!

Deja un comentario