Desarrollo Rural, Sociedad

Voluntariado ecológico para reactivar las zonas rurales

Colaborar en proyectos de voluntariado en los pueblos como impulso para la mejora de zonas rurales.

Para nosotros, el voluntariado y la colaboración con el entorno es clave por dos razones. En primer lugar porque no hay nada mejor que apoyar al pueblo y sus habitantes de una forma altruista y, en segundo lugar, porque supone una implicación y compromiso por nuestra parte con lo que nos rodea, haciéndonos más conscientes de nuestra posición en la comunidad y nuestro poder de cambio para mejorarla.

Durante este año, en AlmaNatura hemos puesto en marcha nuestro Programa de Voluntariado Corporativo, con el objetivo de aumentar nuestra participación altruista en la comarca, a través de acciones planteadas desde los intereses personales de cada una de las personas que formamos esta empresa. Como ya explicamos hace unos meses, son un conjunto de actividades promovidas y apoyadas por AlmaNatura que tiene como finalidad la involucración y participación libre de sus empleados y grupos de interés (clientes, proveedores, trabajadores y medio ambiente) a través de la dedicación de su tiempo, capacidades y talento a causas, proyectos y organizaciones. Entre las que destacamos acciones como “Un ratito para mi”, dirigido a las mujeres del pueblo y que han tenido un gran éxito en todas las sesiones realizadas hasta la fecha; la jornada de voluntariado ambiental, donde recogimos más de 20 sacos de basuras de diferentes zonas de Arroyomolinos de León; y el mentorizaje a personas emprendedoras de la zona, ayudándoles a lanzar sus ideas de negocio con una base mucho más sólida.

La acción voluntaria es una labor necesaria en nuestra sociedad, pues no sólo aporta ayuda a aquellas personas o entornos que lo necesiten, sino que además acerca a un estado de realización personal a quien lo ejerce. A pesar de ser una acción altruista, de la que no se espera recibir nada a cambio, la satisfacción y el aprendizaje que se obtiene en la labor voluntaria, es el mejor pago que se puede recibir por el trabajo realizado.

Existen un gran número de posibilidades para poder hacer un voluntariado, pues desde muchas entidades públicas o privadas se ofertan muchos programas diferentes para comenzar en el mundo del voluntariado. Desde los “campos de trabajo” que lleva ofertando el Instituto Andaluz de la Juventud desde hace décadas (ahora llamados Campos de Voluntariado Juvenil), donde se pueden desarrollar acciones voluntarias en arqueología, medio ambiente, acción social o patrimonio histórico, artístico y cultural; hasta el voluntariado tecnológico, a través del cual se puede ayudar a personas mayores a manejarse mejor con las nuevas tecnología, las opciones son casi infinitas.

WWOOF: Voluntariado en granjas ecológicas

Dentro de este amplio abanico de posibilidades, es de destacar una que resulta especialmente interesante, pues une el voluntariado, con la ecología y la agricultura, siendo esta última una de las patas principales que mantiene aún en pie el entorno rural.

WWOOF (World Wide Opportunities on Organic Farms) es una plataforma a nivel mundial que conecta personas voluntarias interesadas con granjas y productoras ecológicas para realizar labores de voluntariado en las mismas. Así, a través de la plataforma WWOOF, se pretende promover la vivencia de experiencias en granjas ecológicas, facilitando a la persona voluntaria aprendizaje sobre agricultura y desarrollo sostenible, y a las granjas receptoras el apoyo humano en el trabajo del día a día que el campo requiere.

WWOOF se fundó 1971 en el Reino Unido y es una de las primeras organizaciones de voluntariado ecológico. Hoy día es ya una federación a nivel mundial que recoge granjas y personas voluntarias de más de 132 paises, convirtiéndose así en una comunidad global que promociona la agricultura y prácticas ecológicas ofreciendo la oportunidad a personas voluntarias (a las que llaman “wwoofers”) de vivir y aprender en granjas y entornos ecológicos.

¿Cómo funciona WWOOF?

A través de la plataforma web de la entidad, la persona voluntaria interesada podrá ver todas las granjas adscritas al movimiento, y seleccionar según los criterios que desee en qué lugar le gustaría llevar a cabo su trabajo voluntario.

Las personas voluntarias, ayudarán durante medio día en las granjas que les acogen, recibiendo así una formación práctica sobre el trabajo y la gestión en una granja ecológica. A cambio, la granja receptora otorga alojamiento y comida a la persona voluntaria, sin existir ningún tipo de intercambio económico entre ambas partes. El programa está abierto a cualquier persona mayor de edad, y no tiene por qué tener una experiencia previa en agricultura.

En España ya existe un listado de más de 280 granjas adscritas al movimiento, que se pueden encontrar por prácticamente todo el país, y están siempre abiertas a recibir más granjas o iniciativas ecológicas de desarrollo rural sostenible que quieran participar en el programa. Hay cabida para cualquier tipo de granja o iniciativa, existiendo ya en la plataforma huertas, apicultura, bioconstrucción, trabajo y cuidado de animales, producción y elaboración de alimentos ecológicos, etc.

 

Iniciativas como la del movimiento WWOOF, y el voluntariado en general, pueden aportar un gran valor al medio rural. En primer lugar, porque ayudan a reactivar pequeñas granjas y explotaciones que, de otro modo, no podrían sobrevivir. Además, se consigue poner el entorno rural en el punto de mira del movimiento voluntario, especialmente entre las personas jóvenes, que suelen ser quienes más desconectan de los pueblos; e incluso promueve la apertura a los demás del entorno rural, dejando entrar constantemente a personas nuevas que aprenden del medio y aportan al medio sus conocimientos, potenciándose mutuamente.

¡Subscríbete por email y recibe más info sobre desarrollo rural!

Comentarios

Nuria dice:

Buenas tardes .Me encantaría formar parte de este proyecto tan interesante. Me fascina la vida natural y la agricultura. Quiero saber cómo inscribirme. Gracias . Un saludo

Deja un comentario