General

Por qué son importantes los espacios para mujeres en el entorno rural

Puede parecer contradictorio, pero quizás tengamos que recurrir a la segregación para alcanzar la igualdad.

Sin lugar a dudas, la segregación no es lo deseable, ni el objetivo. Entonces, ¿por qué cada vez surgen más espacios exclusivos para mujeres?

A pesar de que históricamente ha existido la necesidad de espacios no mixtos, la tendencia feminista ha sido la de luchar por acabar con la segregación, ya que sólo así podríamos decir que habríamos alcanzado la igualdad, pero lo cierto es que siguen existiendo, y cada vez con más fuerza, talleres, cursos o espacios exclusivos para mujeres.

Quizás la clave esté en matizar entre igualdad y equidad. En ser conscientes, de que para alcanzar la igualdad, tras siglos de desventaja, es necesario que tengamos un espacio para empoderarnos. No con el fin de superar, ni de ir en contra de nadie. No es una batalla. Se trata, simplemente, de romper con las limitaciones impuestas, con lo que “corresponde”.

La invisibilidad y la no remuneración del trabajo que tradicionalmente ha llevado a cabo la mujer en su rol de cuidadora (aún más acuciante en el entorno rural), la han relegado al ámbito reproductivo y doméstico, a la atención a la familia y asistencia del hogar. Estas tareas, tan necesarias y tan faltas de retribución económica (se calcula que el 75% del trabajo desarrollado en el mundo no está remunerado; en España, tres millones de mujeres), han resultado llevarnos a la condena de la dependencia. Es por esto, que el empoderamiento y la formación resultan imprescindibles para dar el salto al ámbito productivo, que es la puerta hacia la independencia.

Esto, que no debería resultar complicado ni complejo, también se está volviendo en contra de las propias mujeres, puesto que, a pesar de que cada vez son más las que acceden al mercado laboral, las tareas domésticas y familiares siguen siendo una carga para ellas según la distribución de roles que aún sigue vigente.

Aquí fichamos por la importancia del empoderamiento personal, y no sólo profesional. Y, por supuesto, como fichaje estrella tenemos a la educación. Educación para todas y todos porque, como ya hemos mencionado, esto no se trata de ver quien gana. Por un lado, defendemos la existencia de determinados espacios exclusivos para mujeres, no con el objetivo de marginar a los hombres, sino con el fin de fomentar la sororidad, la confianza, la complicidad, y aprovechar todo esto para abordar temas -experiencias personales- que nos lastran, como el maltrato o la discriminación, con el fin de poder superarlo y que no nos limite. Al mismo tiempo, abogamos por la importancia de encuentros entre hombres para reflexionar sobre las nuevas masculinidades y la deconstrucción de los estigmas patriarcales que también afectan a ellos.

Con todo esto, desde AlmaNatura, creemos que la capacitación en igualdad de género y empoderamiento de las mujeres es la base hacia una sociedad más justa, equitativa e igualitaria. Por ello, trabajamos en proyectos como GIRA Mujeres, destinado al empoderamiento personal y profesional de las mujeres. Fomentar la capacidad emprendedora de la mujer es uno de los objetivos de este programa, contemplando el emprendimiento no sólo como el comienzo de un negocio, sino como la capacidad de acometer un empeño, un deseo vehemente, o incluso una simple acción cotidiana, pero impregnada de decisión y seguridad.

Seguiremos trabajando y buscando aliados por la transformación individual y colectiva de las mujeres y hombres de nuestros pueblos a través de la concientización, el empoderamiento, la formación, el desarrollo de habilidades y la deconstrucción de las imposiciones patriarcales. Será genial cuando logremos tratarnos como personas, sin más, y los espacios no mixtos no den lugar a debate, sino, como mucho, a una pregunta en un examen de Historia.

¡Subscríbete por email y recibe más info sobre desarrollo rural!

Comentarios

encarnacion dice:

estoy cada vez mas interesada que mi vida se desarrolle en el campo. estuve trabajando ordeñando vacas en una granja en la provincia de Lugo durante cuatro años, explotación familiar ; tuve que marchar por circunstancias personales pero fueron los mejores años de mi vida. se lo que es el trabajo y la vida en el campo y a pesar de las dificultades que presenta, que también las tiene lo compensa la calidad, tranquilidad, relaciones con los vecinos… el cambio es brutal en el buen sentido.

Hola, Encarnación. Me alegro de que tengas claro lo que quieres. Estoy convencida de que con tu experiencia y tu convencimiento, volverás a la vida rural más pronto que tarde. Mil gracias por compartir tu experiencia. Un saludo.

Deja un comentario