Desarrollo Rural, Economía

El equilibrio entre la esencia rural y las necesidades del mercado

Mantener la cultura y la tradición local es clave para no convertir el pueblo en un parque temático

Esta semana me gustaría reflexionar sobre el adjetivo «rural» . La palabra rural procede del latín rurālis, de rus, ruris, campo. Campo, medio natural que envuelve a todas las personas que viven en el medio rural.

En un mercado cada vez más feroz, el medio rural corre el peligro de perder su identidad con el fin de sobrevivir a la pérdida de población.

Todos los que vivimos en el medio rural sabemos que los pueblos y, sobre todo, las personas que lo habitan, deben evolucionar e innovar con el fin de ser atractivo y no caer en el olvido. Evolucionar e innovar sin perder la esencia del medio natural.

Hace unos días salió esta noticia en la prensa: «Cierran un gallinero por «molestar» a un hotel rural». Curiosa noticia que desvela los problemas de convivencia del medio rural con nuevas formas de vivir del mismo. Es evidente que tanto mercado como medio rural, deben convivir en armonía para conseguir generar oportunidades de negocio, y que estos nuevos establecimientos que buscan rentabilizar lo rural deben ser respetuosos y sostenibles con el entorno que nos rodea. El equilibrio es fundamental tanto en términos económicos, como sociales y ambientales.

Claves para conseguir equilibrio entre mercado y medio rural

A continuación desglosamos aquellas claves fundamentales para desarrollar nuevos modelos de negocio de una forma sostenible y que permita mantener la identidad cultural del medio rural.

  • Conocer el entorno natural. Grado de conservación, si pertenece a una figura de protección (Parque Natural, Reserva de la Biosfera…), especies protegidas del entorno, enclaves más visitados, etc. Todo ello para evitar generar impactos negativos a raíz de la implantación de algún negocio.
  • Conocer a las personas, sus costumbres y tradiciones. Conocer la realidad social del municipio ayuda a prevenir problemas de convivencia que afecten tanto al negocio como a la población.
  • Informar del tipo de negocio a implantar. Es clave que las personas que vivan en el municipio conozcan el tipo de negocio, sus objetivos, la importancia de implantar ese negocio para la localidad, etc. Toda esa información facilitará el entendimiento.
  • Promover espacios de convivencia. Espacios de compartir, espacios de conocer y, sobre todo, espacios en los que resolver posibles conflictos. La participación en estos espacios debe ser transversal (colectivos, entidades locales, particulares, centro educativos, Iglesia…) todos los estamentos de un municipio influyen, de algún modo, en la sostenibilidad de una empresa.
  • Colaborar en la preservación cultural. El negocio debe participar de una forma directa o indirecta en la conservación del entorno social, cultural y ambiental. Esta implicación facilita la integración en el día a día del pueblo.

Tener en cuenta estas claves, facilita la convivencia y, más aún, el desarrollo social y económico respetuoso. El medio rural debe quitarse complejos y comenzar a valorarse por sus diferencias, que son justamente sus mayores fortalezas, las cuales van a permitir tener un futuro sostenible. Cooperar con el mercado desde la igualdad, poniendo en valor aquellos aspectos de nuestro entorno que lo hacen diferente y único.

¡Subscríbete por email y recibe más info sobre desarrollo rural!

Comentarios

Bersy Rivero dice:

Me encanta todo lo que tenga que ver con el emprendimiento que incluya la naturaleza, siempre hay maneras de involucrar a los habitantes del pueblo para que tu negocio o empresa sea mas prospera,ademas ellos mismos pueden formar parte del atractivo ,tanto por sus tradiciones como por su forma de ser al momento de integrarse con la naturaleza.

Gracias

Buenas tardes Bersy: Muy interesante reflexión, estar en consonancia y en equilibrio con la naturaleza es clave para el desarrollo de empresas en el medio rural. Muchas gracias por comentar!!! Saludos.

Deja un comentario