3 razones por las que invertir en el rural es invertir en medio ambiente

La inversión empresarial en el mundo rural es clave para la biodiversidad, la protección frente a eventos climáticos extremos y el cuidado del entorno. En este artículo te contamos por qué invertir en el rural.

Desde hace unos años ha quedado claro, si tu empresa no invierte en medio ambiente estás viviendo en el pasado.

Y es que, las inversiones en criterios ASG (ambientales, sociales y de buen gobierno) no paran de crecer. Según la organización Spainsif, en 2019 la inversión en activos con criterios de este tipo alcanzó los 285.454 millones de euros.

Pero podemos hablar de cifras o podemos hablar de realidades.

Y en AlmaNatura preferimos contarte una que nos toca muy de cerca: la inversión en el mundo rural y el impacto que esta genera no solo en el ámbito social, sino también en el ambiental.

El mundo rural, garantía de un medio ambiente protegido

Las inversiones en el rural cuidan y protegen el medio ambiente en el propio entorno natural, por tres razones:

  • El mundo rural es esencial para el mantenimiento de la biodiversidad

Según Greenpeace, en los últimos 40 años se han abandonado más de cuatro millones de hectáreas de tierras de cultivo y se han perdido más de dos millones de explotaciones ganaderas, lo que ha impactado negativamente en la biodiversidad.

Y es que, aunque España es el país europeo con mayor biodiversidad debido a la variedad de sus ecosistemas, también es cierto que estos no están debidamente protegidos. Según SEO BirdLife solo un 10% de los espacios de la Red Natura 2000 tenían planes de gestión en 2013.

Ante esta situación, el papel de la ganadería y la agricultura es clave.

Nuestro país acoge al menos 500 especies de plantas cultivadas y 174 razas ganaderas autóctonas. Pero, con la desaparición de la agricultura y la ganadería tradicional, el 42% de las variedades vegetales y el 66% de las razas ganaderas están ya en peligro de extinción.

De hecho, según la Federación de razas autóctonas españolas, especies como la vaca asturiana de los valles, la galiña de mos, la oveja ripollesa, el asno zamorano leonés o el caballo asturcón podrían desaparecer en los próximos años.

En los últimos 40 años se han abandonado más de cuatro millones de hectáreas de tierras de cultivo y se han perdido más de dos millones de explotaciones ganaderas, lo que ha impactado negativamente en la biodiversidad.

Si queremos mantener la biodiversidad que garantiza el equilibrio natural, nuestra seguridad alimentaria y nos protege de enfermedades, debemos invertir en el mundo rural. 

  • El mundo rural protege y vigila el entorno natural ante amenazas ambientales

La emergencia climática ya está provocando subidas de las temperaturas y episodios climáticos extremos como sequías o inundaciones.

En este contexto, la protección del entorno natural por la población rural actúa como custodia medioambiental, evitando problemas graves.

Por ejemplo, el de la desertización y erosión del terreno.

La protección del entorno natural por la población rural actúa como custodia medioambiental, evitando problemas graves derivados de la emergencia climática.

La existencia de cultivos permanentes de secano contribuye a evitar la erosión y las pequeñas explotaciones agrícolas controlan el desarrollo de vegetación espontánea y conservan los pastos y bosques, evitando la degradación de la tierra.

Otro de los asuntos que pueden prevenirse o mitigarse gracias al mundo rural es el de los incendios. España es uno de los países de la UE más afectado por los incendios forestales, un problema que se intensificará en los próximos años debido a las consecuencias del cambio climático.

La población rural y su modo de vida protege las cubiertas vegetales limpiando los montes de vegetación y matorral y actuando de vigía frente a estas amenazas.

  • El mundo rural mantiene oficios antiguos que conviven con la naturaleza sin explotarla

Los oficios rurales tradicionales han cuidado del entorno para garantizar su propia supervivencia: la agricultura ecológica tradicional o la ganadería extensiva son ejemplos de modos de trabajo que conviven con la naturaleza, aprovechando sus recursos sin explotarlos.

Si el medio rural se queda sin estos oficios corre el riesgo de convertirse en terreno abonado para grandes proyectos que sí pueden afectar al entorno como macro granjas intensivas, proyectos urbanísticos desmesurados o proyectos de energías renovables que carecen de una evaluación medioambiental estratégica

El mundo rural: clave para la biodiversidad, la protección frente a eventos climáticos extremos y el cuidado del entorno

Como ves, la inversión en el medio rural es de vital importancia para mantener nuestra biodiversidad, protegernos frente a eventos extremos derivados del cambio climático y cuidar nuestro entorno sin sobreexplotarlo.

Por eso te animamos a que, desde tu empresa, consideres invertir en el mundo rural como parte de tu estrategia ASG.

Si quieres que te ayudemos a dirigir tus inversiones al mundo rural, puedes contactar con nuestro equipo hoy mismo. ¡Hablemos!

Subscríbete por mail y recibe más info sobre desarrollo rural

Quiero suscribirme

Responder a Christian Matamala Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Muy de acuerdo y es una expresión viva de lo que me ha tocado ver en mis años de operador de Indap en Chile

    1. Hola Carolina. Muchas gracias por tu mensaje. Te animamos a visitar Holapueblo.com, aquí encontrarás información de uno de los proyectos en los que trabajamos en este momento y que tiene como propósito poner en contacto a personas interesadas en emprender en el medio rural con pueblos en búsqueda de nuevos pobladores.

También te puede interesar