General, Medio Ambiente, Participación, Sociedad

Huertos urbanos, transformación espacial e ideológica

Zonas verdes entre edificios, oasis de naturaleza que integra lo rural y lo urbano en términos espaciales, culturales e ideológicos: son los huertos urbanos.

“Siempre soñé con vivir toda la vida en mi pueblo, yendo a pasear todos los días a mi huerta para sembrar mis tomates y mis lechugas, pero he terminado en esta ciudad, rodeado de edificios, coches y contaminación y sin saber qué hacer cada día”…

Algo parecido tuvieron que pensar aquellas personas a las que se les ocurrió la idea de crear un huerto en mitad de la gran urbe, lo que siempre habían querido hacer, adaptado al entorno en el que se habían visto obligados a vivir. Esta visión integradora y, a la vez transformadora de la realidad que estamos acostumbrados a vivir, fue el germen del que surgieron estos proyectos de ‘huertos urbanos’ allá por la época de la revolución industrial, pero que ahora cobran más fuerza que nunca en muchas ciudades de España y de todo el mundo.
Esta idea surge de la nostalgia de personas que quieren retomar una actividad que tuvieron que dejar hace años o de otras que simplemente quieren iniciarse en las labores agrícolas como forma de estar en contacto con el medio natural.
Son proyectos que podemos considerar simples, visto desde fuera, pero que cuentan con unos ideales férreos, prácticos y positivos. Y es que hay gente que se ha dado cuenta de que en estos tiempos de globalización, contaminación y deslocalización es positivo volver a la tierra, a nuestras raíces, y a conseguir las cosas desde lo más bajo para poder llegar a lo más alto.
Nuestros antepasados se asentaron en el territorio gracias a la agricultura y ahora intentamos recomponer nuestros espacios integrando el cultivo de la tierra en nuestro día a día. Pero no sólo se trata de llevarlo a cabo en el medio rural, donde nunca se han llegado a perder estos ideales. El objetivo es trasladarlo al mundo urbano, a esas ciudades donde los más pequeños siguen creyendo que las lechugas se crían en las neveras de los supermercados o que los huevos ‘surgen’ de las cajas de cartón donde los empaquetan y donde también los mayores que se criaron en los pueblos ahora no se acostumbran al insípido sabor de esos tomates ‘de plástico’ que tienen que comprar en grandes superficies comerciales sin participar en su proceso de sembrado, crecimiento y recolección. No estoy hablando de volver a épocas pasadas o de retroceder en avances. Todo lo contrario: hemos de aprovechar los recursos de los que disponemos ahora para crear un paisaje humanizado y apostar por cuidar y aprovechar la tierra en el entorno urbano como ya lo hacen en el mundo rural.

Estos ‘huertos urbanos’ son espacios abiertos que están cumpliendo una gran variedad de funciones, entre ellas, las siguientes:
– Una función productiva, porque los usuarios de estos espacios consiguen productos para el autoconsumo, que es la primera razón de ser de los huertos.
– Una función ambiental relacionada con la recuperación de espacios inutilizados que contribuyen a conservar los valores ecológicos y a potenciar la agricultura ecológica.
– Una función social, a través de actividades educativas, terapéuticas o lúdicas que han ayudado a recuperar el interés social por estos espacios y a interrelacionar generaciones para compartir experiencias entre pequeños y mayores.

– A ellas se suma ahora una función económica, vista como la salida laboral que encuentran personas que han perdido su empleo y que ven en el cultivo de hortalizas y legumbres una contribución a mejorar su maltrecha economía familiar. Y como vemos en este video se disparan las solicitudes para explotar huertos urbanos entre jóvenes y parados.

En definitiva, los ‘huertos urbanos’ son una muy legítima opción que permite a sus usuarios comer mejor, ahorrar en alimentación, cuidar el medio ambiente, practicar una afición sana y al aire libre y estar en contacto con la naturaleza a la vez que se entablan relaciones sociales. Y muestra de ello es la multitud de proyectos volcados en esta idea que proliferan en muchas ciudades de España y fuera de nuestro país.
Por ejemplo, en Sevilla existen diferentes huertos urbanos, como los de Bellavista, San Jerónimo, Tamarguillo, Huerta del Rey Moro, Palmete, Torreblanca y Miraflores. Este último, el huerto urbano ubicado en el parque de Miraflores, es el proyecto pionero de los Huertos Urbanos de Sevilla y uno de los primeros a nivel europeo, ya que esta iniciativa, gestionada por el Programa Huerta Las Moreras, que lleva a cabo la Asociación Comité Pro-Parque Educativo Miraflores, lleva en marcha más de 20 años.

Foto: Eva Montero

Otro de los huertos sevillanos que es el del parque de San Jerónimo, creados gracias a un proyecto de los vecinos del barrio para recuperar una escombrera de la zona y darle utilidad a ese terreno. En este caso, están gestionados por Ecologistas en Acción-Sevilla. En sus 18 años de andadura han llevado a cabo, además del desarrollo de los huertos de autoabastecimiento, otros programas paralelos como ‘huertos escolares’, para sensibilizar e introducir a los niños en la agricultura ecológica; el programa de ‘Red andaluza de semillas’, para el desarrollo, la recuperación y la investigación de variedades locales, y un programa de ‘ganadería periurbana’, con un gallinero de ponedoras y ganado caprino.

Organizadas en plataformas, asociaciones y colectivos, las personas que integran estos proyectos aprovechan tanto las herramientas físicas para trabajar la tierra, como las virtuales, éstas últimas para darse a conocer y seguir trabajando por lo que les une: una transformación del espacio en el que viven, para mejorarlo, y una transformación de las ideas preconcebidas por las de progreso, sostenibilidad, soberanía alimentaria, ecologismo, etc. que quieren transmitir a futuras generaciones.
En ello trabajan grupos como los de los huertos urbanos de Madrid, huertos urbanos de Barcelona, huertos urbanos de Málaga. Son algunos ejemplos de un proyecto claramente transformador que debe seguir creciendo cada día.

Ah! Y para terminar, si te apetece disfrutar en tu casa del mejor producto rural y ecológico de la Sierra de Huelva, no dejes de pasarte por nuestra Tienda de productos rurales socialmente responsables. ¡Muchas Gracias!

Comentarios

Sefi Suárez dice:

Buenas tardes, Reme Cordero:

Quisiera informarle de un hecho ocurrido en relación a una de las fotografías expuestas en este blog, cuya autoría es de Eva Montero.

Mi nombre es Sefi Suárez, y recientemente participé en un concurso por votos en Facebook para ganar unas macetas, en la página de Nortene. El concurso consistía en subir una fotografía de la propiedad de cada participante, en la que se mostrase su huerto urbano.

Debido a las quejas de varios de los participantes que me acusaron de haber descargado mi fotografía de internet y siendo esto mentira, tal como pude demostrar, indagando descubrí que los concursantes que me acusaron sí utilizaron fotografías ajenas a su propiedad y, entre ellas, lamento comunicarle que una de ellas aparece en este blog.

En los siguientes enlaces podrá comprender todo lo acontecido:
– Post de Nortene y mi respuesta: https://www.facebook.com/nortene/posts/483442498406476
– Participación de la concursante Maria Robles Bejar: https://apps.facebook.com/easypromos/voteme/92638/620672198

Si Eva Montero o usted desean comunicarse conmigo para más datos pueden hacerlo a través de mi perfil de Facebook (https://www.facebook.com/sefi.suarez.1) o en el correo electrónico: sefisuarez@outlook.com
En caso de que Nortene eliminase todas las pruebas de su Facebook yo misma podré volver a facilitárselas, ya que guardo copia de todo ello.

Le animo a que tome/tomen las medidas que consideren oportunas.

Saludos y muchas gracias por su atención.

No hay ningún problema. Hemos procedido a eliminar la foto. Gracias por informar. Saludos!

Sefi Suárez dice:

Creo que no me han entendido bien. Pueden reponer la fotografía, pues el delito no es de almanatura.com, que cita la procedencia de las fotografías, sino de Maria Robles Bejar, por utilización indebida de una fotografía de Eva Montero.

Ahora le hemos entendido! La fotografía ha sido repuesta sin problema alguno. Saludos y perdona por el malentendido! Gracias por pasarte por este blog!

Deja un comentario