Turismo

Situación de las actividades complementarias en el turismo rural

Por muchos años que pasen parece que hay alojamientos, sobre todo del llamado turismo rural, que no acaban de entender que los turistas acuden a sus instalaciones para ver que pueden hacer en la zona y por supuesto, después, tomarse una buena ducha y descansar en un mullido colchón.

Bicicleta de Montaña

Desde hace años hemos conocido infinidad de realidades dispuestas a cambiar esta tónica, ofertas de actividades complementarias que hagan de factor diferenciador con la competencia, programas a la carta de actividades personalizadas, etc. Propuestas que nunca llegan a fraguarse. ¿Desconocimiento del sector de turismo activo y actividades complementarias? ¿Miedo a que salgan del alojamiento y conozcan otras realidades que les paralicen los ingresos en el restaurante? ¿Falta de formación?

La situación es verdaderamente alarmante, más cuando el sector sufre la crisis que en estos momentos azota. La búsqueda de alternativas y actividades que “entretengan” al turista a veces incluso roza la ilegalidad: alojamientos que montan rutas que entran y salen del alojamiento y son guiadas por sus propios dueños/as, por supuesto, sin inscripción en la Consejería de Turismo, ni seguros de RC y accidentes o la titulación específica requerida. Actividades de paintball que se ofrecen como el que alquila una película en el video club, actividades acuáticas sin monitores homologados, piragüismo de alquiler eximiendo la responsabilidad, etc. Todas ellas actividades que complementan los servicios de alojamiento y que aunque muchas de ellas son gratuitas, no son actividades de calidad homologadas, información que por supuesto desconocen los turistas.

Flaco favor nos hacemos todos los emprendedores del sector turístico atendiendo así a nuestros visitantes. ¿Dónde se ha quedado la creación de una experiencia auténtica? ¿El participar los turistas de los significados de nuestras tradiciones? ¿Dónde se ha quedado la profesionalización del sector?

La necesidad de ofertar actividades que no recreen la autenticidad si no que sean auténticas, actividades complementarias originales e innovadoras que fidelicen a nuestros clientes se hace fundamental en este periodo en el que sólo los más fuertes continuarán en el mercado. Desde aquí animo a la responsabilidad empresarial a que cada cual ejerza el trabajo para el cual está habilitado para que el cliente sea el máximo beneficiario de la profesionalidad.

Comentarios

Aracena dice:

Es duro, hacer entender que el mejor aliado del alojamiento, sobre todo, en zonas rurales es la oferta complementaria, pero así es. Creo que hace falta diálogo entre ambos sectores y fijar líneas claras de colaboración empresarial.

Deja un comentario