Salud

Tomates Felices, inclusión laboral y salud mental

Un proyecto que genera una oportunidad laboral a personas con enfermedad mental aprovechando los recursos naturales que ofrecen nuestras zonas rurales.

En el post de esta semana, os presento uno de esos proyectos que surgen como una semilla en el desierto. Tomates Felices un proyecto de inclusión laboral y salud mental que surge en un pequeño pueblo, Arroyomolinos de León (Huelva) donde tenemos la sede de Alma Natura.

Cuando Sebas, promotor de Tomates Felices, llega a Alma Natura, con la posibilidad de generar un modelo de negocio que fusionaba huertas, empleo y enfermedad metal no lo podíamos creer. Si bien desde la Asociación FEAFES ya se estaban desarrollando acciones de voluntariado, Sebas quería desarrollar un modelo sostenible que generara riqueza para sus usuarios y su entorno. Desde ese momento el proyecto tuvo una primera fase de desarrollo en el 1º Encuentro de Coworking Rural de Andalucía desarrollado en Fuenteheridos (Huelva), allí se perfiló el modelo y posteriormente se desarrollaron sesiones de mentoring individualizado desde alma natura, donde se han ido organizando las distintas acciones de implantación.

Almanatura_tomates_felices (1)
Os dejo con las reflexiones de Sebas para que conozcáis más en profundidad el proyecto.

  • ¿Cómo surge Tomates Felices?

En el año 2012 se creó la Delegación de FEAFES Huelva en Arroyomolinos de León con el objetivo de mejorar la calidad de vida de familiares y personas con problemas de salud mental de la zona. Desde entonces se han ido implantando programas (escuelas de familia, grupos de ayuda mutua, talleres, …) que van encaminados a cumplir dicho objetivo. En el año 2015 surge desde la Delegación la idea de crear un Centro Especial de Empleo que integre a personas con problemas de salud mental de la zona y que les dé una oportunidad laboral, en un entorno favorable para su bienestar. Con esa base, y tras barajar diferentes modelos de negocio y sus posibilidades e inconvenientes, llegamos a la idea de “Tomates Felices”: cultivar una huerta, vender sus productos y realizar actividades relacionadas con la misma, es una opción que integra recursos del propio territorio, poniéndolos en valor. Además las principales actividades del proyecto se realizan al aire libre y tienen una componente de ejercicio físico moderado, actividades que favorecen la recuperación y la mejora del bienestar de las personas participantes a las que va dirigido este proyecto.

  • ¿Cuáles son vuestras perspectivas de futuro?

Aunque el objetivo a medio plazo es la creación de un Centro Especial de Empleo que pueda generar varios puestos de trabajo a personas con discapacidad, el fin último es el de mejorar el bienestar y la calidad de vida de éstas personas y de todas aquellas que de una forma u otra estén relacionadas con el proyecto. Este año hemos comenzado con una primera etapa de formación y aprendizaje, en la que se asentarán las bases de la futura actividad profesional. También estamos recuperando y adecuando la huerta “La Represa” para que nos sirva como punto de arranque para la producción hortícola. Para la próxima temporada, a partir de septiembre, nuestra intención es crecer un poco, incorporar una zona de invernadero para cultivar algunos productos durante el invierno. Para la temporada de verano de 2017 también estamos estudiando la posibilidad de cultivar alguna huerta más, para aumentar la producción y variedad de hortalizas.

Toamtes_Felices
  • ¿Qué servicios presta Tomates Felices a la comunidad?

Desde el punto de vista comercial tenemos dos servicios principales puestos en marcha actualmente: cultivo y venta de hortalizas y visitas agroturísticas a la huerta y el entorno. La venta de hortalizas se realizará principalmente como comercio de proximidad, aprovechando la implicación de empresas de la zona que pondrán a la venta nuestros productos directamente o los utilizarán en su negocio, como es el caso de los restaurantes.
La visita agroturística consiste una pequeña ruta de senderismo donde se conoce el entorno y la historia de nuestra localidad, así como el papel que históricamente ha tenido la huerta en la misma. Esta ruta finaliza en la huerta de La Represa, donde las personas visitantes conocerán el proyecto de primera mano, podrán realizar actividades típicas de la huerta (siembra, riego, recogida, …) y, según la temporada, podrán disfrutar de una degustación de nuestros productos in situ.
Desde el punto de vista de lo que ofrecemos a la comunidad podemos destacar la promoción y puesta en valor que hacemos del territorio en el que se desarrolla: Arroyomolinos de León y la Sierra de Aracena y Picos de Aroche. También somos generadores de actividad económica en una zona muy desfavorecida en este sentido, donde las tasas de desempleo son elevadas y las oportunidades laborales reducidas. También estamos realizando la recuperación de una huerta, desaprovechada los últimos años, y esta labor se puede extender a otras huertas si nuestro proyecto crece u otras personas inician proyectos parecidos inspirados en el nuestro.

Alma_Natura_tomates_felices
  • ¿Dónde reside la diferenciación con respecto a otros proyectos de inclusión social?

La primera diferencia la encontramos en el territorio. Una iniciativa de este tipo promovida desde el mundo rural contiene diversas características que lo hacen muy diferente de lo que se podría desarrollar en una ciudad. Por destacar alguna: la dispersión de la población en localidades de 500 a 1000 habitantes, con distancias entre ellas de 10 a 30 kilómetros, dificulta la participación de personas que podrían estar interesadas y que por dificultades económicas o logísticas no pueden asistir varios días a la semana a las actividades del proyecto. Otra característica, esta muy positiva, está relacionada con el modo de entender la vida que se suele tener en los pueblos: en una ciudad nuestro proyecto sería uno más, de los cientos que se desarrollan con fines parecidos, y con los que existiría cierta competencia para atraer recursos y público. En nuestro entorno todo esto es diferente. Tomates Felices no pasa desapercibido en nuestro pueblo y en los de alrededor, siempre hay un vecino o vecina que te para por la calle y te pregunta, te propone ideas o te ofrece su colaboración de cualquier forma. La solidaridad es un valor intrínseco en la convivencia de los pueblos y si vas a sembrar una huerta, alguien te ofrecerá plantas de lechuga, que echó muchas en el criadero y todas no las va a sembrar. Otra diferenciación la encontramos en el colectivo al que va dirigido. Aunque cada vez existen más recursos e iniciativas para las personas con problemas de salud mental, hay aún un salto cuantitativo importante respecto a otros colectivos de personas con discapacidad. A las personas con problemas de salud mental, quizás debido a la heterogeneidad del grupo y a las características propias de las enfermedades, no se les ofrecen oportunidades laborales de forma normalizada.

Tomates_felices
  • ¿Qué oportunidades genera un proyecto como Tomates Felices en las zonas rurales?

A medio plazo, la oportunidad de tener un puesto de trabajo a personas con un problema de salud mental, que actualmente no encuentran alternativas de ningún tipo para desarrollar su vida profesional en un entorno favorable para su bienestar. Desde ya, y lo comprobamos día a día, la oportunidad a personas que se sienten aisladas e incomprendidas en la sociedad local, a pertenecer a un grupo de iguales, en el que se plantean objetivos y se obtienen logros, en el que se comparten miedos, alegrías, dudas y aspiraciones. Se crean, jornada a jornada, unos lazos dentro del equipo, que le dan sentido y fuerza al propio proyecto.
De forma más amplia, también genera un referente para otras personas que quieran poner en marcha proyectos similares; tiene un impacto directo en la economía local, dinamizándola y facilitando nuevas posibilidades de negocio; da visibilidad a personas con problemas de salud mental a través de una actividad atractiva, desestigmatizando a la enfermedad y posibilitando que más personas den un paso adelante y se adhieran a la asociación y Tomates Felices.

  • ¿Qué hechas de menos en este nuevo camino que has iniciado?

Un apoyo institucional más firme y efectivo. Desde la administración local hasta otras administraciones y entidades públicas, que conocen el proyecto, lo valoran positivamente, pero siguen a la expectación de ver hasta dónde podremos llegar. Quizás no se dan cuenta que dentro de 5 o 10 meses ya no necesitaremos ese apoyo: o el proyecto se cae o puede seguir de forma autónoma por esas fechas.

Salud_Mental_Agroturismo
  • ¿Qué te aporta Tomates Felices en tú día a día que te hace seguir?

Esta es la más complicada de responder, porque en los últimos meses no ha habido mucho tiempo para la reflexión. Quizás la clave esté en que Tomates Felices ha conseguido aunar varias de mis inquietudes, es un proyecto con diversas vertientes: cultivo de la huerta, trabajo online, activismo social,… Cuando un trabajo estándar no consigue llenarte, es importante incorporar a tu vida otras actividades que te hagan sentirte satisfecho. Con Tomates Felices consigo todo esto en un conjunto de tareas que están siempre relacionadas entre sí y que todas suman para un mismo objetivo. “Eso y que estoy deseando comerme un buen tomate con sal de los que cultivemos en la huerta ;)”

Proyectos como Tomates Felices, en entornos rurales suman en pro de la fijación de la población, atrayendo oportunidades de forma directa e indirecta nada desdeñables en entornos donde se inician pocos proyectos de emprendimiento, innovación y desarrollo. Mientras ponen en venta sus productos puedes dejar tu email para que te llegue su Newsletter o colaborar con una microdonación.

¡Subscríbete por email y recibe más info sobre desarrollo rural!

Deja un comentario