Desarrollo Rural

Un pueblo no es un parque de atracciones

Queremos pueblos sostenibles, con valores y donde la actividad sociocultural sea para todos/as durante todo el año.

Ya está aquí septiembre y con el los pueblos quedan solos. Acabo de volver de la tienda, un pequeño supermercado que como su propio dueño me decía no hace mucho, más que un negocio somos un servicio público. Y es que hace un par de semanas el pueblo era todo un hervidero de personas que se reencontraban con sus seres queridos durante las fiestas estivales. Ahora en el pequeño supermercado sólo coincidí con una señora de 87 años, a la que la dependienta debe ayudar con los euros.

Septiembre ha llegado. Viene cargado de un tiempo más calmado mientras todos huyen a la ciudad, es normal, aquí no hay trabajo y un día tuvieron que emigrar para no volver. El pueblo parece que se ha convertido en un parque de atracciones, donde en temporada alta los pases se agotan y en temporada baja casi tienen que cerrar. Cada año se repite la misma historia, pero ¿Es viable mantener cerrados los pueblos durante el año para que sólo durante 15 días sean utilizados para el ocio y el descanso? ¿Tiene sentido lo que está ocurriendo? Yo diría que si (con ironía), porque si no los esfuerzos estarían puestos en que esto no siga pasando.

Los Ayuntamientos se ven obligados a satisfacer las demandas de los visitantes: piscina, actividades culturales, exposiciones, ampliación de horarios de servicios al ciudadano, etc. la excusa es fácil, hay más personas, y la demanda exige de más atención y esfuerzo por el consistorio. Desde mi perspectiva y bajo el propósito de ayudar a la fijación de población rural esto forma parte del método de miles de Ayuntamientos para que finalmente los pueblos acaben desapareciendo.

Ideas para dejar de convertir el pueblo en un parque de atracciones

Si no contamos con servicios a lo largo de todo el año, las pocas personas residentes acabaran abandonando. Y para ello debemos prestar atención a sus demandas. ¿Ampliamos la oferta cultural a lo largo del año ahorrando en el presupuesto de fiestas? ¿Y si contamos a los jóvenes que están a punto de ir a la Universidad las oportunidades que le brinda su pueblo para emprender? Tendrán otra puerta abierta cuando terminen su formación universitaria. ¿Y si trabajamos la concienciación del vecindario a que cuando consumen local ayudan a todo el pueblo?

Algunos concejales/as me dicen que es fácil cuando se mira desde la barrera, pero lo que es difícil realmente es no hacer nada de lo que cuento y pretender que el pueblo no siga perdiendo habitantes y servicios año tras año. Mirarse el ombligo, “aguantar” la legislatura y pensar que todo lo que se hace está bien hecho es el primer síntoma de que el municipio va a seguir la linea descendente.

Y es que un pueblo no es un parque temático, no es un lugar sólo de ocio, no hasta donde que yo conozco. Si bien es verdad que cada día veo más parques temáticos diseminados por toda la geografía española, pareciese que es la última oportunidad de que el pueblo siga vivo, aunque sólo sea por 15 días al año. Se conforman, nos conformamos. Ahora es septiembre, los Ayuntamientos relajan sus actividades socioculturales, el verano ha sido duro.

¿Que hacemos desde AlmaNatura?

Lo primero de todo, denunciar esta situación, no conformarnos con ser parte del atrezzo de este parque de atracciones y crear vida cuando no hay fiestas. Para ello a partir de octubre de 2017 vamos a comenzar con un proyecto piloto autogestionado y financiado con fondos propios para evaluar como un grupo de personas implicadas por la falta de actividad pueden devolver vida y oportunidades al municipio. El proyecto del que os hablo fue citado en el anterior post: “AlmaNatura, espacio de trabajo colaborativo” y sin tener la solución maestra al problema de la inactividad rural, vamos a testar con diferentes propuestas que ofrezcan soluciones en el corto-medio plazo.

Conclusiones

Con este post no he querido decir que no sean importantes las jornadas, fiestas y eventos culturales para la dinamización del municipio. El turismo y los visitantes forman parte del desarrollo socioeconómico anual de cada pueblo. Lo que no me parece justo es invertir grandes sumas de dinero durante 15 días mientras los 350 días restantes, los que realmente vivimos en el pueblo, sobrevivimos a duras penas con un servicio de internet de mala calidad y una importante disminución de servicios socioculturales. Dependemos de nuestro talento y esfuerzo por mantener los pueblos vivos y no sólo gracias a 15 días estacionales durante el año. Queda vida en los pueblos, personas que aman la poesía, el dibujo o el futbol. Tenemos derecho a una vida plena donde no haya que desplazarse 100 km para encontrar un producto cultural de calidad. Ser menos personas no implica prestar menos atención, al contrario, deberíamos tener una mejor calidad de todos los servicios públicos para que esta forma de vida perdure por años de forma sostenible. Al fin y al cabo somos ese reducto de valores, calidad en los alimentos y vida no consumista tan necesaria en los años que estamos viviendo.

¡Subscríbete por email y recibe más info sobre desarrollo rural!

Comentarios

Chus dice:

Me gusta mucho tu reflexión y sobre todo vuestra iniciativa como empresa de preservar el medio ambiente y “mimar” el medio rural. Los niñ@s, jóvenes, nuestros mayores….son la esencia de cada pueblo, cuidémoslos y hagamos que creen vínculos con su entorno. Gracias por contribuir a ello. Ánimo y a seguir creyendo en lo que hacéis.

Un placer Chus escuchar esas palabras y muy importante lo que apuntas de seguir creyendo en lo que hacemos. Pásate por aquí siempre que quieras. Saludos,

David Lamana villabona dice:

Enhorabuena por el trabajo que realizáis . Un saludo desde Talamantes(Zaragoza)

Talamantes, bonito rincón de Zaragoza. Gracias por dejar tu comentario. Saludos,

Dolores González dice:

Por fin alguien que comparte un pensamiento muy similar. El pueblo debe funcionar igual en todos los sentidos durante todo el año.

Así es Dolores y no gastar el presupuesto del año a 15 días. Los que vivimos en el tenemos derecho a una vida cultural digna. Gracias por tu comentario. Saludos!

Deja un comentario