Educación

Pedagogías alternativas para el mundo rural

Las zonas rurales como un escenario privilegiado donde poner en marcha proyectos de educación alternativa.

La educación tradicional tal y como la conocemos, parece que ha comenzado a cansar a las nuevas generaciones de padres y madres. Desde hace unos años, han comenzado a extenderse nuevas fórmulas educativas más centradas tanto en el niño o la niña, como en el medio que le rodea y la relación existente entre ambos elementos. Métodos de enseñanza como Waldorf, Montessori, o incluso las Comunidades de Aprendizaje (incluidas algunas dentro del sistema educativo), ayudan a educar a personas más proactivas, creativas, con mayor capacidad de trabajo en grupo, y demás habilidades adaptadas a las necesidades de la sociedad actual.

Este tipo de escuelas, que ya suman más de 800 en toda España, presentan un giro pedagógico con respecto a lo que se ha venido haciendo en la escuela tradicional. Son metodologías que van más allá del aula, que salen de las cuatro paredes del centro e implica a familia, comunidad y todo el entorno que les rodea.

¿En qué se basan estos modelos de educación alternativa?

  • Montessori: La pedagogía Montessori, fue puesta en marcha por primera vez por su creadora, María Montessori, una doctora italiana que dedicó su vida a la observación del comportamiento de los niños y niñas en el aula. Este método está basado en la estimulación del o la menor dentro de un entorno preparado en el que se le exponen materiales, herramientas e incluso experiencias, que podrá utilizar con total libertad. La base de este modelo educativo se centra en que el niño o la niña desarrollarán su propio método de aprendizaje experiencial, guiado por su curiosidad innata, llegando a alcanzar su potencial máximo a través de ello. El papel de la persona adulta (padres, madres y profesorado) es el de ofrecerles los estímulos necesarios para el desarrollo del niño o la niña, retirando los obstáculos que dificulten la experiencia y aportándoles un gran abanico de actividades y experiencias.
  • Waldorf: La pedagogía Waldorf fue ideada por el filósofo austríaco Rudolf Steiner, y busca el desarrollo del niño o la niña en un ambiente libre, cooperativo, muy apoyado en el arte y los trabajos manuales y sin exámenes que evalúen por igual las capacidades de niños y niñas diferentes. En las escuelas Waldorf, se busca fomentar el pensamiento creativo y analítico, acompañando al alumnado para que despliegue sus propias potencialidades y capacidades, mientras se les apoya en sus dificultades. Se busca el desarrollo completo de la persona, por ello se trabaja tanto en su conocimiento, como con la propia familia.
  • Comunidad de Aprendizaje: Quizá este modelo sea uno de los más conocidos, principalmente porque incluso algunos colegios públicos, son considerados comunidades de aprendizaje, adaptando nuevas formas de hacer las cosas a la escuela tradicional. Las primeras prácticas de este modelo, se implantaron en colegios de barrios donde la exclusión social está a la orden del día, y su éxito produjo que se fueran reproduciendo por todo el país. Una comunidad de aprendizaje, saca la escuela a la calle e invita a entrar a la comunidad a ella, a través de actividades de transformación social y educativa. La comunidad donde está inmersa el centro tiene un papel protagonista en la educación de los y las menores, haciendo hincapié en mejorar y fomentar las relaciones e interacciones entre alumnado, familias, profesorado, entidades sociales, y demás actores participantes en la comunidad; promoviendo también la participación de todos estos agentes en el funcionamiento del centro escolar.

Como vemos, estos modelos alternativos de educación, presentan unas características muy diferentes a la educación tradicional y, precisamente por eso, también sería interesante plantear nuevos escenarios donde llevarlas a cabo. Los pueblos y las zonas rurales, pueden convertirse en el marco perfecto donde ponerlos en marcha.

¿Por qué el entorno rural es un escenario privilegiado para implementar la educación alternativa?

  • Comunidades más pequeñas: Al encontrarnos en comunidades más pequeñas, la implicación del entorno va a ser mucho más fácil y en mayor medida. Tanto en las comunidades de aprendizaje, como en Montessori o Waldorf, la relación entre el profesorado, familias y entorno es muy importante, por eso un contexto con menos personas, necesariamente facilitará esta comunicación positiva, estando tanto una parte como la otra en permanente contacto.
  • Mayor contacto con la naturaleza: Al ser los modelos descritos tan libres y experienciales, el medio que les rodea pasa a ser un actor más en la educación de los y las menores. Un pueblo, donde todo lo que le rodee sea naturaleza, fomentará en los educandos una curiosidad por la misma que no hará más que mejorar su futuro. Niños y niñas que desde la infancia conocen y respetan el medio natural, serán los futuros adultos y adultas que se encargarán de cuidarlo y conservarlo como se merece.
  • Grupos de alumnado más reducidos: Cuando la masificación de las clases en las ciudades se convierten en un problema (con aulas de más de 30 personas), la calidad de la educación que están recibiendo va a ser siempre peor. Grupos reducidos, como se da en las zonas rurales, no sólo aumentará el tiempo de implicación que el profesorado pueda otorgar a cada alumno o alumna, sino que eso además hará aumentar la calidad de esa educación recibida. Esto indica además, que las innovaciones que presentan las pedagogías alternativas, podrán aplicarse mucho más cómodamente y de manera efectiva en grupos más reducidos.

Como podemos comprobar, los modelos educativos alternativos y las zonas rurales, presentan un perfecto tándem con el que poder educar a nuestros hijos e hijas. No sólo estaremos salvando pueblos de la despoblación al mantener colegios, sino que además estaremos apostando por una educación más adaptada a los nuevos tiempos, asegurando a los y las más pequeñas un futuro prometedor.

¡Subscríbete por email y recibe más info sobre desarrollo rural!

Deja un comentario