Desarrollo Rural, Participación

¿Cómo llenar tu agenda social en un pueblo con problemas de despoblación?

Crea planes en caso de “aburrimiento” en un pueblo con pocos habitantes.

En las oficinas de almanatura en Arroyomolinos de León, hay días que coincidimos todos los compañeros y además de estar trabajando, organizando y gestionando proyectos a nivel nacional y con trabajadores en muchos puntos del país reactivando la población rural, también compartimos ratos de ocio y disfrute, y como todos somos de buen comer, algunos desayunos con productos ecológicos de la zona que se convierten en amenas tertulias y debates. Hace apenas una semana analizábamos como nuestra compañera Mari Ángeles de Carmona (Sevilla) se había adaptado perfectamente a la localidad y estaba totalmente integrada en las múltiples actividades que organizan tanto organismos públicos como privados y como ella buscaba además algo más que hacer para mantener su tiempo de ocio pleno. En este post vamos a intentar aclarar a todos esos urbanitas que piensan que la vida en un pueblo es aburrida y ver algunos casos para sirvan de ejemplo a  esas personas que viven en pueblos y que siempre están con la negatividad del “aquí no hay nada” o “esto es muy aburrido” y como el simple cambio de actitud puede revitalizar la vida social de la localidad y al mismo tiempo mantenerte entretenido en las aficiones que te gustan.

La importancia de dedicarte tiempo a Ti

Está claro que lo primordial eres tú, por lo que el eje principal de tu tiempo de ocio es que sea gratificante y de disfrute, en el momento en que algo se convierta en impostado y empieces a tener desgana está claro que eso no es para ti. Ya lo decía mi compañero Isra en Qué hacer con tu tiempo libre cuando vives en un pueblo, aunque él lo temporaliza más en el periodo estival. “Muchos dicen que el verano es para descansar, desconectar, relajarse y olvidarse de todo y para ello es fundamental hacer cosas diferentes que te motiven y que te aporten diversión. Nadie quiere pasar un verano en el que no pasa nada interesante, de la piscina a casa y salir por la noches con los amigos y no hacer nada.”  

Encontrar cosas que hacer

Es importante que hagamos una pequeña lista con las cosas que por h o por b no solemos hacer pero que siempre tenemos deseos de hacer. Hacer cosas nuevas es una de las mejores formas de eliminar el aburrimiento. Hacer algo a lo que no estés acostumbrado es una mejor forma de eliminar el aburrimiento. Nada como poner un poco de riesgo para que el aburrimiento desaparezca, y riesgo en el mundo rural hay mucho. Seguro que en tu municipio hay talleres, clases de algo o múltiples actividades organizadas por el ayuntamiento o por asociaciones en las que están deseando que te sumes. Si te gusta la lectura ¿porque no creas un club de lectura? Si eres amante de la cocina tradicional ¿y si te unes con unos amigos y formamos un club gastronómico que recupere las recetas tradicionales del lugar o incluso las actualizemos? Podría poner muchos más ejemplos pero nada mejor que la imaginación y la creatividad para la reactivación. ¡Practiquémosla!

Usa tu creatividad

Las cosas que requieren que tu cerebro esté activo y atento ayudarán a eliminar el aburrimiento. Las ocupaciones creativas también pueden ayudarte a cultivar habilidades, aficiones o porque no incluso facilitarte un puesto de trabajo gracias a esa idea de hacer cestos con las varetas de los olivos por ejemplo y terminar convirtiéndote en un artesano del mismo. Pueden hacerte interesante dentro de tu comunidad y ayudarte a construir un círculo de otras personas creativas. En este post  puedes comprobar como José Navarro Pérez terminó regalando su colección a su pueblo y actualmente es un museo en Cortelazor (Huelva).

Aprovecha al máximo tu comunidad

El pesimismo es contraproducente; si no dejas de decirte que no hay nada que hacer, no te esforzarás por encontrar algo que valga la pena hacer. Por eso siempre desde almanatura nos repetimos mil veces la expresión “aporta valor” y con ello involúcrate con tu comunidad. Busca grupos sociales o deportivos. Incluso si no encajan perfectamente con tus intereses, podrías conocer a algunas personas que te agraden. Debes trabajar para desarrollar un grupo de amigos que puedan hacer tu vida más interesante. ¡El número es lo de menos! Imagina que sois un grupo de amigos que funda una asociación que empieza a inventariar el patrimonio perdido del municipio y consigue recuperar gracias a sus acciones un edificio clave para la comunidad. Se me viene a la mente el caso de Quintanilla, un pueblo de Burgos con nueve vecinos que no creo que esten aburridos con el proyecto que han puesto en marcha para salvar su identidad local y de paso salvaguardar su patrimonio.

Encuentra a tus aliados

Es bueno tener amigos pero también es bueno tener personas que compartan tus intereses y que puedan ayudarte a ti y al final repercutirá en la comunidad, favoreciendo una mejora para todos. Es importante que nos fijemos en esas personas que pueden tener la experiencia y los recursos para ayudar a hacer que tu comunidad sea más como quieres que sea. Os imagináis a ese vecino octogenario que cultiva los mejores tomates del municipio o la abuela que hace las mejores magdalenas. ¿Y  si nos convertimos en sus aprendices? ¿Creéis que pondrán resistencia a revelar sus secretos? Yo creo que no, estarán orgullosos de compartir su saber y esperanzados al comprobar cómo el futuro es posible.

¡Subscríbete por email y recibe más info sobre desarrollo rural!

Comentarios

Pepitofrillo dice:

Pues vivir en un pueblo puede ser muy aburrido si no tienes nada que hacer yo he sido nini en un pueblo de 900 habitantes y me he muerto como una puta ostra, he tenido depresiones y ganas de morirme asi que te digo yo que no es facil vivir en un pueblo sin nada que hacer, bueno si morirte del asco.

Responder a Pepitofrillo Cancelar respuesta