Innovación, Sociedad

Comunidad de prácticas en las organizaciones

En este post @concemacias nos habla sobre grupos de personas que comparten una inquietud y que interactúan regularmente para aprender como hacerlo mejor.

“El ser humano es social por naturaleza” ya lo decía Aristóteles. En comparación con cualquier ser vivo del planeta, el ser humano es más social porque es el único animal que tiene palabra, que puede expresar sensaciones, pensamientos y emociones y que puede manifestar lo conveniente y lo perjudicial, lo justo y lo injusto porque solo él le da sentido a los valores y a la participación comunitaria.

¿Tanto nos necesitamos los unos a los otros? El sentido de relación con el grupo es tan natural y necesario como cualquier impulso por sobrevivir y cubrir las necesidades básicas de comer y beber. En menor o mayor medida, establecemos relaciones que nos conectan los unos con los otros formando estructuras sociales y redes que permiten la difusión de sentimientos además de ejercer una influencia determinante en nuestras elecciones, acciones, pensamientos, sentimientos y deseos.

“El cerebro evolucionó para permitirnos organizar las relaciones con los demás” Robin Dunbar.

¿Cómo nos organizamos? Consciente o inconscientemente nos asociamos a personas que se parecen a nosotros, que tienen intereses comunes o maneras muy parecidas de pensar, es lo que denominamos comunidad: comunidad de vecinos, amigos, empresa, etc. Hoy en día esta forma de organización ha adquirido cierta importancia porque en ella se produce la transmisión de conocimiento que puede significar una ventaja competitiva para las empresas.

En la nueva sociedad del conocimiento, el principal activo de las empresas lo constituyen el conocimiento de los empleados pero para que la empresa se pueda beneficiar de él en el futuro, debe de estar bien estructurada y debe de cumplir una serie de características que facilitarán la generación e implementación de ideas innovadoras, permitiendo la creación de estructuras en red donde fluyen la información y el conocimiento.

De aquí surge la comunidad de prácticas (CoPs): “Grupo de personas que comparten una inquietud, un problema o una pasión sobre algo que saben como hacer y que interactúan regularmente para aprender como hacerlo mejor”. (Definición extraída de Team Academy Euskadi)

Según Wenger, uno de los autores del libro “Cultivating Communities of Practice”, para que se pueda desarrollar una CoPs en la organización, es necesario que se compartan experiencias pero sobre todo el aprendizaje mutuo entre sus integrantes mediante la transmisión de conocimiento y la participación activa.

Lo fundamental de las CoPs es la práctica reiterativa de esta metodología de aprendizaje grupal para mejorar las capacidades de sus miembros y con ello sus resultados. Las CoPs aplicadas a la organización interna de las empresas, pueden tener las siguientes funciones:

  • Intercambiar información práctica basada en la experiencia de los miembros de la comunidad.
  • Retener el conocimiento de una forma viva, ofreciendo el valor añadido de la experiencia de las personas usuarias.
  • Mantener activa a la organización, ya que las comunidades se crean alrededor de temas que unen a sus miembros.
  • Permitir el consenso de acciones, intervenciones, distribución de tareas, etc. Ya que se discuten las ideas, se trabajan los problemas y se plantean  las soluciones.
  • Favorece la formación continua de las organizaciones.

¿Cómo crear las CoPs?

Para la constitución de una comunidad de prácticas, sólo hace falta un grupo de personas que conviertan sus saberes personales en valores colectivos que se traducen en prácticas. Para ello, el grupo de aprendizaje debe tener en cuenta una serie de premisas que facilitarán el aprendizaje individual y organizativo:

1.- Los miembros de las CoPs deben compartir valores, formas de hacer y comunicarse. En resumen, tienen que tener cosas en común para facilitar el entendimiento.
2.- Las comunidades no se pueden crear deben surgir mediante la ayuda de un facilitador, dinamizador o coach.
3.- Los miembros deben tener pasión por los asuntos que se plantean para así facilitar la comunicación y la participación y generar progreso en los conocimientos colectivos.
4.- Deben estar abiertos para ofrecer y aceptar información y conocimiento.
5.- Es necesario cambiar de pensamiento individual a sistémico donde todos están interconectados y el resultado final es lo que cuenta.
6.- Establecer un ritmo para la comunidad que permitan establecer relaciones duraderas entre sus miembros. La comunidad evolucionará y por ello en cada etapa habría que encontrar el ritmo adecuado ya que éste será el máximo indicador de su vitalidad.
7.- La dinámica de la comunidad necesita que cada uno de sus miembros desarrolle sus propios criterios para la propuesta de alternativas personalizadas y así facilitar la variedad de soluciones a los determinados problemas planteados.

Resumen:

La comunidad de prácticas es el marco adecuado donde se facilita el dialogo mediante el intercambio de experiencias y conocimientos compartido para reflexionar y favorece el aprendizaje colectivo. Para ello, la práctica entre los miembros de la comunidad resulta relevante ya que aprendemos mejor con aquello que conocemos y hemos experimentado.
Podemos tener cierta reticencias a estas comunidades de aprendizajes por el carácter informal y sobre todo por la dificultad de facilitar el encuentro de aquellas personas interesadas y apasionadas por el tema en cuestión pero las CoPs se presentan como un nuevo desafío que las nuevas organizaciones deben afrontar para la búsqueda de soluciones  innovadoras que impliquen a los miembros integrantes de su equipo.

Ahora te toca a ti dar el primer paso ¿cuál será la meta a plantear en tu comunidad de prácticas? ¿A quién elegirías para compartir y aprender de sus experiencias? Muchas son las preguntas que seguro que rondan en tu cabeza pero como bien hemos leído la mejor manera de aprender de ellas, es ponerla en práctica.

Comentarios

Nieves dice:

Me ha encantado. efectivamente “aprendemos mejor con aquello que conocemos y hemos experimentado”
Daniel Goleman, en su libro “Inteligencia Emocional en la Empresa” explicaba el origen químico de las “CORAZONADAS” a través de la llamada “amígdala extendida”.

Según Goleman, el cerebro almacena los distintos aspectos de una experiencia en zonas diferentes: el origen de un recuerdo se guarda en una zona, las imagenes en otra, el olor en otra… y la amigdala se encarga de alamcenar las EMOCIONES que evocan una experiencia. Por tanto es el contenedor de todo lo que sentimos y hemos sentido en nuestra experiencias pasadas. Además cuantas más experiencias tenemos más capacidad de decisión… En definitiva, cuando tenemos algún tipo de preferencia, tanto dentro como fuera de la empresa, el mensaje nos lo envía la AMIGDALA….

Así que alimentemos a nuestra AMÍGDALA!!!

http://www.youtube.com/watch?v=LTItzKrNX68

Gracias Conce!

Luna dice:

Pregunta: es posible darle “personería jurídica” a una Comunidad de Práctica? Somos un grupo de entidades trabajando juntas desde varios años pero nos están solicitando formalizar (legalizar) nuestra asociación para poder acceder a recursos dirigidos al desarrollo de nuestros proyectos. Pueden ayudarme con un documento modelo y/o con sugerencias sobre la manera de proceder? Mil gracias.

Depende de vuestra residencia y formas jurídicas de esas “entidades de trabajo”. En el caso de empresas se puede formalizar una Unión Temporal de Empresas. Más info: http://www.elblogsalmon.com/conceptos-de-economia/que-es-una-ute ¡Gracias por visitarnos! ;D

Deja un comentario