Hace unas semanas fui invitado por el Área de Desarrollo local de la Diputación Provincial de Huelva para impartir un curso sobre Comunicación online en las Administraciones Públicas. No fue sorpresa pues ya el año pasado pude impartir otro curso para Administraciones Públicas y redes sociales en el CEFO de Islantilla (Huelva). Por lo que entiendo que es un tema candente que cada día más se cuestiona desde las AAPP.

Las redes sociales han venido para quedarse, si lo sé, lo has escuchado en muchos sitios, pero a veces hay rincones en los que cuesta que finalmente se establezca como un nuevo paradigma de comunicación capaz de re-dimensionar el modelo tradicional de emisor-mensaje-receptor.

Y como en otros asuntos existen ejemplos de Administraciones locales sensibilizadas con este estado de la comunicación abierta y retroalimentada por todos los agentes que conformamos la sociedad. Ejemplos que nos ayudan a entender la importancia de que las Administraciones comiencen de una vez por todas a ofrecer vías de comunicación a los ciudadanos que ya están en la red.

Las razones, aunque muchas de ellas obvias, nos ayudan a entender los pasos y mecanismos que una Administración debe seguir para comenzar a comunicar-se en digital:

1. El peso de las cifras.

Con un grado de penetración entre los ciudadanos Españoles de un 70 % hay 2.500 millones de internautas en el mundo. En España Facebook posee 18 millones de usuarios, de los cuales 13 accede desde su móvil. Las nuevas generaciones han crecido junto a la tecnología y poco a poco configuran la sociedad del presente y futuro. Las Administraciones Públicas deben estar en la red para atender a los millones de usuarios conectados.

2. Mejora en los procesos de comunicación.

Como decía, la Redes Sociales no sólo están para quedarse si no que acabarán evolucionando en otros sistemas más completos de información y comunicación y por tanto no subir a este tren puede costar caro en el futuro
Mejorar los procesos de comunicación interna mediante wikis o redes sociales internas, generar conocimiento gracias a la implicación de los funcionarios, compartir contenido y hacer más transparente la información interna puede ser una de sus cualidades. Pero también externamente: comunicar sin intermediarios ni siglas, generación de nuevos públicos y el esperado efecto viral donde al compartir la información llegamos a otros públicos (transceptores: receptores y emisores de información).

3. Participación activa del ciudadano.

Lejos de ser un impedimento, los ciudadanos no siempre tienen que acercarse hasta las oficinas de la Admon., puesto que contar con canales de comunicación 2.0 les permiten conectar desde su casa o el móvil directamente con el Área de la cual necesita la información o el servicio. Un buen ejemplo es el servicio que ofrece el Ayuntamiento de Jun en España o el canal abierto del gobierno británico.

Cuando el ciudadano se siente escuchado participa más activamente en las decisiones que desde la Administración se hacen y esta es una característica fundamental para construir sociedades más libres y democráticas. La fuerza que tienen las redes sociales como promotoras de la información participativa y la transparencia, favorecen la implantación del gobierno abierto, es decir, el paso progresivo de la democracia representativa a la democracia participativa.

4. Escucha activa.

Cambiar el paradigma de la comunicación unidireccional donde uno era el que mandaba mensajes y otro el que los recibía es parte fundamental para entender la importancia de las redes sociales en las Administraciones Públicas. Ahora, los ciudadanos están dispuestos a decir lo que no le gusta, la tecnología se lo ha facilitado, y el resultado tal y como indico en el primer punto es imparable. Por tanto, cambiar de medio para seguir lanzando nuestro “discurso” es no haber entendido el modelo que proponen las redes sociales. Debemos estar en ellas para proponer, debatir, escuchar, compartir, opinar, etc. sólo así los resultados llegarán para no acabar jugando a lo mismo que nos ha traído hasta aquí.

5. Evaluación y reputación.

En estos momentos se hace crucial una regeneración de las Administraciones Públicas y para ello las Redes Sociales generan una importante credibilidad, reputación y confianza si hemos gestionado y desarrollado canales que de forma transparente y directa convivan con el ciudadano en su multiplataforma.
La gratuidad de las herramientas online y la fácil evaluación de resultados mediante herramientas de monitorización como SocialBro o TweetDeck te permiten en tiempo real saber la incidencia de nuestras campañas de comunicación y como estas afectan a los objetivos planteados.

A continuación os muestro una de las presentaciones trabajadas en el curso, denominada “Crisis y errores en la Comunicación de las Administraciones Públicas”.

Crisis y errores de comunicación en las administraciones públicas from Alma Natura

¿Se te ocurren otras razones para que la totalidad de la administración pase a la versión 2.0? Seguro que si.

"Comunicar bien la idea de un proyecto es clave para que consiga tener éxito. Se puede tener el mejor proyecto, pero si no se sabe transmitirlo ni comunicarlo, nadie acabará por comprarlo. Será una idea más que queda en el baúl del olvido". Son palabras de Agustín Rosa, fundador y presidente del Club Internacional de Oratoria (CIO). Una reflexión que todo emprendedor que tenga entre manos un proyecto que poner en marcha debe tener en cuenta.
Aunque pueda sonar un tanto radical, es una afirmación que ya he oído en múltiples ocasiones: “Si no te conocen, no existes”. Y es que en el mundo de los negocios el éxito de un buen producto o servicio, sea del tipo que sea, depende de una buena promoción.

Pero comunicar no se limita a dar a conocer tus servicios, sino también dirigir este mensaje y saberlo transmitir. Es fundamental que el artífice de una idea sepa transmitir su conocimiento, la viabilidad de su proyecto y, sobre todo, su capacidad de llevarlo a cabo.

Para empezar, habrá que saber hacer una buena presentación a la hora de vender el producto o servicio o de convencer a los inversores para que apuesten por la idea. Es lo que se conoce como “Elevator pitch”, un tipo de presentaciones destinadas a posibles inversores. "Se trata de un discurso breve pero bien estructurado que sirve para transmitir una idea de negocio en cualquier oportunidad que se presente y despertar el interés de quien está en posición de financiar nuestro proyecto". Así lo resume José Cadenas, responsable de startups de Augeo Consulting Group.
Pero no solo habrá que tenerlo en cuenta a la hora de presentarse antes inversores, sino ante todo público al que queramos hacerle llegar nuestra idea. Para ello, es fundamental seguir una serie de pasos como los que resumo en este pequeño guion:

1. Claridad y concisión.

Hay que transmitir las características principales del proyecto en pocas palabras, de forma directa y concreta. Empieza por definir tu “producto mínimo viable”, eso ayudará en esta tarea.

2. Impacto.

Se trata de expresar pocas ideas, pero bien estructuradas y de forma impactante.

3. Diferenciación.

También es aconsejable incluir lo que realmente diferencia tu iniciativa de cualquier otra que se esté desarrollando. Deben destacarse una serie de puntos que identifiquen la oportunidad que supone apostar por el negocio.

4. Definir el público objetivo y la competencia.

Hay que mostrar con claridad cuál es el mercado al que se dirige el proyecto; demostrar que se conoce el sector en el que se desea entrar, los competidores, y el lugar que vamos a ocupar en ese contexto.

5. Conocer las debilidades.

Debemos conocer también las debilidades del proyecto y tener respuestas y soluciones preparadas.

6. Conectar:

Hay que tratar de involucrar al interlocutor, de hacer que sienta de una forma más cercana la idea.

7. Entusiasmo.

No se puede convencer al interlocutor si no percibe pasión en el proyecto. Hay que demostrar que creemos en él, y que le dedicamos todo el tiempo y el esfuerzo.

8. Contacto posterior.

El objetivo de esta presentación es lograr una reunión posterior para seguir avanzando en la posible inversión. El objetivo no es tanto vender, sino despertar el interés del inversor, que quiera saber más.

Todo ello requiere por parte de la persona que haga esta presentación ciertas dotes de comunicación que, a veces pueden ser innatas y otras habrá que trabajarlas, haciendo también hincapié en otros aspectos como el lenguaje corporal, muy importante en las entrevistas cara a cara, pues no solo se comunica con las palabras, sino también con todo el cuerpo.
En definitiva, al preparar este “elevator pitch” debemos proponernos transmitir el proyecto de forma eficaz, atractiva, directa, sencilla y con entusiasmo, convicción y seguridad.
Además de esta presentación, para que sepan que existimos, cualquier proyecto emprendedor debe contar con un plan de comunicación, algo casi tan importante como el plan de negocio. En este enlace podrás encontrar algunos consejos para elaborar un buen plan de comunicación.

Por último, no puedo dejar de mencionar la importancia de la presencia en internet. ¿Qué va a ser de nuestro proyecto si no estamos en la red? La pregunta, a estas alturas, creo que queda respondida por sí sola. Necesitamos una “identidad digital” de la misma manera que tenemos una identidad física. Por tanto, aquí tenéis 10 razones para gestionar tu identidad digital.

Con estas pinceladas sólo pretendo realizar una pequeña aproximación al mundo de la comunicación relacionado con el universo emprendedor, del que cada día voy conociendo más cosas y al que sigo admirando. Seguro que muchos conocéis más a fondo estos temas y podéis aportar otras ideas. ¿Alguna sugerencia?

¿Te interesa la Innovación Social? ¡Pulsa Aquí!

Foto destacada de la galería de Victoriano Izquierdo en flickr.

"Comunicar bien la idea de un proyecto es clave para que consiga tener éxito. Se puede tener el mejor proyecto, pero si no se sabe transmitirlo ni comunicarlo, nadie acabará por comprarlo. Será una idea más que queda en el baúl del olvido". Son palabras de Agustín Rosa, fundador y presidente del Club Internacional de Oratoria (CIO). Una reflexión que todo emprendedor que tenga entre manos un proyecto que poner en marcha debe tener en cuenta.
Aunque pueda sonar un tanto radical, es una afirmación que ya he oído en múltiples ocasiones: “Si no te conocen, no existes”. Y es que en el mundo de los negocios el éxito de un buen producto o servicio, sea del tipo que sea, depende de una buena promoción.
Pero comunicar no se limita a dar a conocer tus servicios, sino también dirigir este mensaje y saberlo transmitir. Es fundamental que el artífice de una idea sepa transmitir su conocimiento, la viabilidad de su proyecto y, sobre todo, su capacidad de llevarlo a cabo.
Para empezar, habrá que saber hacer una buena presentación a la hora de vender el producto o servicio o de convencer a los inversores para que apuesten por la idea. Es lo que se conoce como “Elevator pitch”, un tipo de presentaciones destinadas a posibles inversores. "Se trata de un discurso breve pero bien estructurado que sirve para transmitir una idea de negocio en cualquier oportunidad que se presente y despertar el interés de quien está en posición de financiar nuestro proyecto". Así lo resume José Cadenas, responsable de startups de Augeo Consulting Group.
Pero no solo habrá que tenerlo en cuenta a la hora de presentarse antes inversores, sino ante todo público al que queramos hacerle llegar nuestra idea. Para ello, es fundamental seguir una serie de pasos como los que resumo en este pequeño guion:

1. Claridad y concisión.

Hay que transmitir las características principales del proyecto en pocas palabras, de forma directa y concreta. Empieza por definir tu “producto mínimo viable”, eso ayudará en esta tarea.

2. Impacto.

Se trata de expresar pocas ideas, pero bien estructuradas y de forma impactante.

3. Diferenciación.

También es aconsejable incluir lo que realmente diferencia tu iniciativa de cualquier otra que se esté desarrollando. Deben destacarse una serie de puntos que identifiquen la oportunidad que supone apostar por el negocio.

4. Definir el público objetivo y la competencia.

Hay que mostrar con claridad cuál es el mercado al que se dirige el proyecto; demostrar que se conoce el sector en el que se desea entrar, los competidores, y el lugar que vamos a ocupar en ese contexto.

5. Conocer las debilidades.

Debemos conocer también las debilidades del proyecto y tener respuestas y soluciones preparadas.

6. Conectar:

Hay que tratar de involucrar al interlocutor, de hacer que sienta de una forma más cercana la idea.

7. Entusiasmo.

No se puede convencer al interlocutor si no percibe pasión en el proyecto. Hay que demostrar que creemos en él, y que le dedicamos todo el tiempo y el esfuerzo.

8. Contacto posterior.

El objetivo de esta presentación es lograr una reunión posterior para seguir avanzando en la posible inversión. El objetivo no es tanto vender, sino despertar el interés del inversor, que quiera saber más.
Todo ello requiere por parte de la persona que haga esta presentación ciertas dotes de comunicación que, a veces pueden ser innatas y otras habrá que trabajarlas, haciendo también hincapié en otros aspectos como el lenguaje corporal, muy importante en las entrevistas cara a cara, pues no solo se comunica con las palabras, sino también con todo el cuerpo.
En definitiva, al preparar este “elevator pitch” debemos proponernos transmitir el proyecto de forma eficaz, atractiva, directa, sencilla y con entusiasmo, convicción y seguridad.
Además de esta presentación, para que sepan que existimos, cualquier proyecto emprendedor debe contar con un plan de comunicación, algo casi tan importante como el plan de negocio. En este enlace podrás encontrar algunos consejos para elaborar un buen plan de comunicación.
Por último, no puedo dejar de mencionar la importancia de la presencia en internet. ¿Qué va a ser de nuestro proyecto si no estamos en la red? La pregunta, a estas alturas, creo que queda respondida por sí sola. Necesitamos una “identidad digital” de la misma manera que tenemos una identidad física. Por tanto, aquí tenéis 10 razones para gestionar tu identidad digital.
Con estas pinceladas sólo pretendo realizar una pequeña aproximación al mundo de la comunicación relacionado con el universo emprendedor, del que cada día voy conociendo más cosas y al que sigo admirando. Seguro que muchos conocéis más a fondo estos temas y podéis aportar otras ideas. ¿Alguna sugerencia?

¿Te interesa la Innovación Social? ¡Pulsa Aquí!

Foto destacada de la galería de Victoriano Izquierdo en flickr.

María Hidalgo trabaja para hacer del mundo un lugar un poco más justo. Por eso empezó con el proyecto de Diseño Social EN+ combinando dos grandes pasiones: la comunicación y las acciones sociales. Desde ahí intenta contribuir a arreglar las cosas con creatividad y empatía. Pone en contacto a personas o empresas con inquietudes sociales y ganas de ayudar y a ONGs con necesidades de comunicación. De esta forma, esos profesionales ayudan con su trabajo y las ONGs con pocos recursos suplen sus necesidades de comunicación social sin ningún coste.

¿En qué trabaja Diseño Social EN+?

Trabajamos en la integración entre diseñadores con inquietudes sociales y ONGs para ayudarles a mejorar la calidad de sus comunicaciones, ya sea desde la formación o desde la conexión entre  diseñadores y las organizaciones.

Junto al desarrollo de proyectos para ONG’s, EN+ sigue una linea de análisis e investigación para la mejora de la comunicación y el diseño social generando grupos de investigación y cursos de formación online especializados en el diseño y la comunicación social.

¿Cómo llegaste a emprender en un proyecto como éste?

Desde sus orígenes, Diseño Social EN+ quiso recuperar el valor del diseño como generador de soluciones y poner éste al servicio de las ONGs y los movimientos sociales. Nuestro objetivo era un empoderamiento en el acceso y aplicación de innovación en el ámbito de la comunicación y el diseño. Comenzamos con la creación de una asociación sin ánimo de lucro y paralela a esta, surgió la necesidad de generar una rama paralela que atendiera de forma profesional las demandas de grandes ONG y emprendedores sociales que desaban contratar servicios de formación y asesoría sobre diseño y comunicación social.

¿Cuáles son las razones que te llevaron a idear algo así?

No es el reparto injusto de los recursos nuestro mayor problema. La mayor escasez no es de recursos, de petróleo, agua potable ni comida, sino de liderazgo en innovación social y del valor necesario para su aplicación. Comprometidos con la realidad -científica, ética y personal-, la sociedad puede encontrar soluciones a la pobreza, cura y prevención de enfermedades, e inestabilidad emocional que nos afectan. Y sin embargo, el sistema establecido aborrece la realidad y la combate sin tregua por miedo a perder su hegemonía. Insistimos en gastar nuestros esfuerzos por exigir o suplicar, a aquellos que no desean cambiar el sistema, que lo hagan. La pregunta es ¿por qué no cambiarlo nosotros?

Maria Hidalgo en múltiples conferencias

La parte principal de vuestro trabajo es ofrecer a ONGs sin recursos colaboraciones de profesionales que quieran ayudarles a mejorar su comunicación y diseño. Digamos que funcionáis como punto de encuentro entre profesionales que quieran ser socialmente responsables y que puedan aportar ideas en comunicación y ONGs que necesitan de estos servicios. ¿Cómo ponéis toda esta maquinaria en marcha?

Actualmente tenemos una red de voluntarios profesionales o bien antiguos alumnos de nuestros cursos que están clasificados según qué labores de diseño están interesados en desarrollar y el tiempo del que disponen para este voluntariado. Al recibir una petición de una ONG nos ponemos en contacto con el perfil que creemos que mejor se adecua. Somos lazo de conexión pero también acompañamos a ambas partes en todo el proceso asesorando en la mejora del diseño o la campaña.

Las colaboraciones de los profesionales dispuestos a ayudar a estas ONGs ¿son 100% gratuitas? ¿Qué se llevan los profesionales que colaborar con vosotros y con esas ONGs? ¿Tenéis que convencerles de participar o vienen convencidos de querar formar parte del proyecto?

Normalmente son 100% gratuitas, pero si la ONG tiene un pequeño presupuesto asignado a esa partida, lo comunicamos al profesional. Al igual que cualquier otro programa de voluntariado el interés es colaborar con una causa que sirva al bien común, más aún en tiempos en los que las ONGs han sufrido graves recortes que acabarán influyendo en el bienestar de todos. Al mundo del diseño se le agrega también el factor de aprendizaje.

Normalmente quienes colaboran son voluntarios que están aprendiendo a diseñar o crear contenido multimedia. La idea es que en lugar de crear una web irreal o sobre un tema comercial o de ocio (que normalmente terminan en una web/blog abandonada en la red), usen ese periodo de aprendizaje en crear diseños sociales que puedan ser útiles para todos. Tenemos la suerte de ser muy conocidos por lo que normalmente son los diseñadores los que contactan con nosotros.

Apelar a la responsabilidad social de particulares y empresas no debe ser fácil. ¿Cómo conseguís hacerlo y convencer a la gente?

Hay más profesionales con ganas de cambiar las cosas de lo que pensamos. De hecho, no sólo de cambiar las cosas, sino sus vidas. Nuestra “estrategia” es simplemente plantear que hay otra forma de hacer las cosas. Son las inquietudes sociales de cada uno lo que hacen el resto.

También hacéis cursos de formación ¿a quién y con qué objetivo?

Tenemos alumnos de un nivel básico y también profesionales de la comunicación social e intentaremos adaptarnos a los dos perfiles. La idea es poder ofrecer un curso de calidad a bajo coste para que pueda llegar al mayor número de personas, ciertos conocimientos clave sobre comunicación y diseño social.

Diseño Social EN+ también está constituido como ONG. ¿Cómo os financiáis? ¿y qué dificultades encontráis para hacerlo?

Diseño Social EN+ no acepta fondos que puedan comprometer su trabajo y se financia gracias a la colaboración de personas que creen en sus proyectos de formación y apoyo al cambio social.

La asociación se gestiona a través de las cuotas que pagan los socios. Establecimos cuotas simbólicas de 1, 3, 5, y 10 euros mensuales con una característica esencial: nunca más de 10. Lo sabemos, tres euros al mes no es mucho, pero es suficiente para sumar esfuerzos y poner nuestro granito de arena al cambio social y poder colaborar con ONGs sin recursos a desarrollar mejor su actividad.

¿Por qué no más de 10€?

Si dispones de más cantidad mensual para poder aportar a la colaboración con asociaciones y ONGs, ¡genial! pero no queremos más de esos diez, ya nos las apañaremos ; ) Preferimos que esa cantidad la dividas y la aportes a otra ONG. Con este dinero se pagan gastos, servidor, actividades de formación gratuita…

Cuéntanos planes de futuro. Ideas por realizar, proyectos pendientes…

Más de los que podemos hacer frente pero todos ellos cargados de ilusión. De hecho, hemos incorporado a una persona más al equipo para poder ayudarnos. Tenemos pendientes colaboraciones con la CONGDE, nuevos proyectos formativos pero el que más nos apasiona es WMOON, un proyecto de innovación social para todos. Será una plataforma online adaptada para cualquier persona con cualquier discapacidad física (estará técnicamente diseñada para ello) o psíquica (aplicaremos la metología de lectura fácil y comprensión lectora) podrá acceder a conocimientos de innovación social y de desarrollo personal y profesional. Internet es la gran herramienta de información y ventana al mundo y el conocimiento. Pero si no adaptamos nuestras páginas y nuestro contenido, estaremos excluyendo a una gran parte de nuestra sociedad.

¿Es momento ahora para el cambio y la innovación social? ¿Por qué?

Parece que los antiguos modelos han entrado en crisis y no funcionan, o les queda poco tiempo de vida. Estamos en el escenario perfecto para dar salida al nuevas iniciativas de innovación y emprendimiento social. Mucha gente ve este momento con pesimismo o incredulidad, pero nosotros pensamos que es una oportunidad única para empezar a creer que otra realidad sí es posible y diseñar juntos una nueva forma de hacer las cosas.

María Hidalgo es CEO y Responsable de proyectos de Diseño Social EN+. Lda. en Comunicación Audiovisual, Master en Cultura de Paz, Conflictos, Educación y Derechos Humanos, formación en Comunicación para ONG: Gestión de Marca, Planificación y Herramientas y Gestor de Comunidad: Social Media Executive (680h). Junto al desarrollo de proyectos para ONG’s, sigo una linea de análisis e investigación para la mejora de la comunicación y el diseño social generando grupos de investigación y cursos de formación online especializados en el diseño y la comunicación social. En la actualidad soy guía didáctico de “Comunicación y Diseño Social” y “Consumo Colaborativo” en Diseño Social En+. Asesor senior en creación de empresas éticas o sociales a partir de técnicas de innovación abierta y uso de Redes sociales y entornos Digitales.

Foto destacada: Blog de Life Behavior.

Para almanatura innovación social es el proceso de diseñar, desarrollar y hacer crecer nuevas ideas que tienen como objetivo cubrir necesidades sociales. Y las necesidades sociales no son únicas ni inmóviles si no que representan un proceso en continuo cambio al que debemos adaptarnos y repensar constantemente.

Producir cambios de comportamiento que generen soluciones a los retos de la sociedad es cuanto menos una tarea digna de admirar. Miles de innovadores sociales se buscan “el pan” y a la vez dan una solución a los retos que se plantean a diario.

Considero que es una increíble forma de vida a la vez que ayudas a otras personas a “tirar para adelante”. Muchas veces cuando hablamos de lo social, las palabras voluntariado y participación se amontonan en nuestro pensamiento. Creemos que si una iniciativa social genera sustento económico no es tal acción social la que se consigue. ¿En serio? Actualmente los mercados sociales son una importante oportunidad de negocio, complementaria -que no excluyente- a las líneas de negocio actuales de muchas empresas. Por tanto, cuando hacemos más social nuestro negocio también conseguimos mayor repercusión económica-social con lo que la innovación social podría considerarse rentable.

Muchas veces escuchamos reflexiones negativas a cerca de las recién denominadas “empresas sociales” sin ver antes sus frutos. Los frutos no pueden pagar una mala gestión, una insostenible gestión que pisa y destruye cuanto ve a su paso para conseguir impacto social positivo. ¿Pero recuerdas alguna acción social que destruya a otra para el beneficio de la primera?

Cuando de innovación social hablamos, hablamos de personas altamente comprometidas con su entorno, donde la escucha activa son los primeros pasos de un proceso que se sabe cuando comienza pero no cuando finaliza. Por tanto, ¿Debe ser la innovación social rentable? Yo diría que si, y además aportar un valor tangible o inmaterial capaz de transformar realidades humanas. Si algo hemos aprendido en esta crisis es que no podemos continuar haciendo las cosas igual y la innovación social nos ofrece una increíble oportunidad más allá de lo conocido como Responsabilidad Social Corporativa (RSC).

El valor social de las ideas generadas en climas de participación activa y de forma desinteresada es indiscutiblemente el mayor que se puede generar (Personas dispuesta a ayudar y pensar en el bien de la humanidad es precisamente lo que nos ha traído hasta aquí). Tan sólo, que cuando las promotoras de ideas ejercen su liderazgo, creatividad y pensamiento además de generar empleo sostenible nos aseguramos de que las inversiones son socialmente viables. El capitalismo pasa a una versión 2.0 capaz de luchar por el interés de las personas por encima de cualquier otro tipo de interés político, mediático o económico.

Al menos así lo considero y así he visto a muchos emprendedores sociales luchar por su idea de cambiar el mundo. Ejemplos de uno u otro lado podemos encontrar a pares, pero lo que no podemos olvidar es que cuando pensamos en personas son ellas el principal objetivo de nuestra acción, por tanto, debemos mantener la rentabilidad de nuestros proyectos para la consecución de nuestros objetivos sociales.

No entender los términos de la rentabilidad económica y social de los proyectos de innovación social es cuanto menos hipócrita. Los consumidores cada vez más concienciados del retorno social de su consumo acabaran eligiendo a las empresas que socialmente responsables luchen dentro y fuera de su universo por medidas de desarrollo sostenible del negocio, promoción del compromiso de sus trabajadores, desarrollo del intraemprendizaje,… sin olvidar la ética y el sentido final de todas las acciones que desempeña la empresa.

Por eso, cuando emprendas en modo social, por favor, se rentable económica y socialmente. ¿Alguna idea que añadir? Seguro que si.

Recursos.-

Libro Capitalismo 2.0

Libro “Que mi gente vaya a hacer surf”

Responsabilidad Social alma natura

¿Qué es la innovación social?

¿Se puede enseñar a crear Innovación Social?

10 lecciones de innovadores sociales que lo están haciendo hoy posible

linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram