AlmaNatura, Medio Ambiente, Sociedad

Navidad, verde Navidad

Terminemos el año sumándonos al cambio y celebrando unas “eco-Navidades”, sostenibles y con sentido. También en este caso, menos es más. Cuentanos como lo haces para disfrutar de unas econavidades.

Navidad es sinónimo de celebraciones, reuniones, comidas, compras, regalos… Es la época del consumo por excelencia. Pero eso no significa que tengamos que convertir estos días del año en el mes del gasto irresponsable y de las compras sin sentido. En Navidad, más que nunca, es necesario que tengamos en cuenta la idea de consumo responsable y sostenibilidad medioambiental.

¿Qué tal si probamos a cambiar algunas costumbres adquiridas ya como pura rutina? ¿Por qué no intentamos celebrar unas Navidades más “verdes”? Si durante todo el año estamos pendientes de respetar el medio ambiente, controlar el gasto y ser eco-responsables, ¿por qué vamos a dejar de hacerlo en estas fechas?
Estamos en plena Navidad, su ambiente se respira en las calles y en muchos hogares desde hace días y ahora el consumo de casi todo se dispara de forma exponencial: más gasto de luz, de calefacción, de comidas, regalos y todo lo que conlleva estas celebraciones. Entonces, ¿cómo podemos ser más ecológicos en Navidad?

Empecemos por el ahorro energético.

Además de buscar sistemas de calefacción sostenibles y eficientes, es importante utilizarlos con sentido: intentando mantener la casa caliente sin dejar puertas y ventanas abiertas más de lo necesario, regulando la temperatura de los aparatos que utilicemos dependiendo del momento en el que nos haga falta, etc.
Pero también las típicas luces navideñas generan un consumo extra de electricidad en estos días. No hay por qué dejarlas encendidas toda la noche, ni cuando vayamos a estar fuera de casa mucho tiempo. Si, además, utilizamos luces de bajo consumo, el ahorro de energía eléctrica será mayor y podremos conservarlas durante más tiempo, ya que su durabilidad es superior a las de las lámparas convencionales. Esto no implica repetir uno y otro año la decoración. Es cuestión de buscar una forma nueva de colocarlas en cada ocasión y parecerá que estrenamos alumbrado navideño cada año.

eco_navidad

Decorando

Precisamente la decoración es otro de los puntos importantes donde más podemos ahorrar, a la vez que respetamos el medio ambiente. Ahora le toca al árbol. Podemos elegir uno natural, con idea de replantarlo o reciclarlo después, o hacernos con uno de plástico que, aunque tienen un mayor impacto ambiental, puede durar más tiempo. Aquí puedes ver las ventajas y desventajas de cada opción.
En cuanto al Belén, las virutas de madera o el serrín o incluso alguna maceta que tengamos en casa siempre han sido un método más que asequible para montar nuestro tradicional Nacimiento. A la hora de reciclar estos materiales, no tendremos problemas.

Otras ideas ecológicas y económicas para la decoración de nuestro hogar, de la oficina o cualquier salón de celebraciones son, por ejemplo, aprovechar objetos que tengamos en casa y reciclarlos. Las botellas de plástico dan mucho juego, así como el papel de revistas de colores, las latas de refresco, las hojas de árboles secas, o incluso alguna golosina para adornar el árbol. En este punto entra en juego nuestra imaginación. Aquí encontrarás adornos de navidad reciclados y algunas ideas.

Comida

Y es que para celebrar una bonita y agradable Navidad no tenemos por qué disparar el gasto más de lo necesario. Ésta es quizá la época del año en la que más comida se compra y, a menudo, se desaprovecha. No es cuestión de recibir a nuestros invitados con la despensa vacía, pero tampoco hay por qué almacenar provisiones como si alguna catástrofe natural se avecinara. El secreto está en planificar al máximo nuestras comidas y cenas y calcular adecuadamente las cantidades. No en vano, ahora es cuando más nos acordamos de aquellas personas que no tienen qué llevarse a la boca. Seamos, pues, consecuentes con nuestra conciencia y no consumamos por encima de nuestras necesidades. La economía doméstica lo agradecerá.

Regalos

Algo parecido sucede con los regalos. De entre las mil y una posibilidades que nos ofrece el mercado, podemos elegir, sin miedo a equivocarnos, las que consideremos más económicas, saludables y ecológicas. Si además compramos en comercios locales, establecimientos artesanales, etc. estaremos contribuyendo a mejorar la economía de los pequeños empresarios.
Internet nos ofrece múltiples opciones para conseguir lo que buscamos. Incluso hay algún sitio donde nos proponen una guía de regalos “eco” para unas Navidades conscientes. En cualquier caso, es importante planificar los regalos con antelación, fijar un presupuesto, no dejarnos llevar por la vorágine consumista de estos días y, sobre todo, no dejarlo para última hora, porque acabamos comprando cosas inútiles y sin sentido.

¿Se te ocurren otras opciones para disfrutar de unas navidades más sostenibles? Compártelas con almanatura, nos vemos el 7 de Enero en este blog y, sobre todo, pasa unas ¡Felices Fiestas! ;D

 

Otros post que pueden ayudarte:
10 recomendaciones para una navidad sustentable y ecológica
10 consejos para tener una Navidad eco-amigable

Deja un comentario