Formación, General, Participación, Sociedad

7 hábitos para una educación fascinante

Los hábitos humanos que necesitamos poner en práctica para educar y acompañar a nuestros jóvenes. La sociedad cambia muy rápido, la educación va un poco más lenta.

No sé si habéis leído el libro “Padre brillantes, maestros fascinantes” de Augusto Cury. Yo lo he leído varias veces (me inspira) y en todas ellas termino pensando lo mismo: “Cada uno de los puntos que aquí se comparten, podrían extrapolarse a cada uno de los sectores de esta sociedad: padres, profesorado, políticos, dependientes, personas empresarias, etc. En él se cuenta que no hay jóvenes difíciles sino una educación inadecuada. Con tan sólo siete hábitos, nos ofrece las pistas para poder crear conjuntamente con nuestros jóvenes, un camino más feliz e inteligente en su educación. ¿Qué te parece?

“Los niños y niñas no necesitan padres impresionantes, sino seres humanos que hablen su lenguaje y que sean capaces de tocar su corazón”

Para profesionales fascinantes

¿Qué es la educación? Existen muchos estereotipos de padres y madres, profesores y profesoras que pueden educar de una manera o de otra pero si nuestro objetivo está en facilitar y acompañar a los más jóvenes en la construcción actual de un camino más fuerte, confiado y feliz, es necesario que escuchemos con atención su versión sobre la nueva educación:

Según Augusto Cury para poder acercarnos un poco más a este concepto, tenemos que seguir estos siete hábitos que os explico a continuación:

  1. Ofrece tu propio ser: Lejos de lo material, comparte tu experiencia, historia y tiempo.
  2. Nutre su personalidad: Ayuda a que no sean esclavos de sus problemas sino que adquieran la responsabilidad de elegir con libertad.
  3. Enseña a pensar: Ofrece la posibilidad de que se puede pensar antes que reaccionar mediente una conciencia crítica y responsabilidad social.
  4. Prepáralos para el fracaso: Detrás de la frustración está nuestra capacidad de sobreponernos, la motivación, la paciencia y la determinación.
  5. Es posible dialogar: No es lo mismo conversar que dialogar. El último abre nuestro corazón y muestra las emociones ligadas a nuestros pensamientos y actos.
  6. Construye historias: Comparte tus aprendizajes y errores, ellos les darán seguridad para buscar su camino.
  7. No perder la esperanza: Aún sabiendo que los jóvenes tienen comportamientos difíciles, es importante no desistir y confiar en ellos.

El caso práctico de César Bona

César Bona es un profesor del colegio público Puerta Sancho de Zaragoza. Después de mucho leer sobre él, me he dado cuenta que muchos de estos hábitos han sido bandera en su labor como educador de los más jóvenes. Para él, sus alumnos/as no sólo son un número en el aula, si no personas con necesidades especiales que deben de ser atendidas por aquellos que tienen más experiencia que ellos.

UN MAESTRO ESPAÑOL OPTA AL GLOBAL TEACHER PRIZE, EL NOBEL DE LA ENSEÑANZA

Sabemos que actualmente, el escenario mental de los jóvenes es distinto a las generaciones pasadas. Por ejemplo, os presento el Síndrome de Pensamiento Acelerado (SPA), producido por el montón de estímulos que recibimos al cabo del día y que provoca síntomas como irritabilidad, aburrimiento, olvidos, falta de atención, etc.. Esta claro que no podemos seguir educando de la misma manera que hace 20 años porque la sociedad, ya no es la misma.

Estos cambios sociales requieren de otras habilidades personales que debemos de poner en práctica para poder hacer frente a las nuevas necesidades educativas. César Bona ha sido seleccionado como candidato para al nobel de los profesores, por su forma de hacer para que los jóvenes sean unos buenos líderes del futuro lejos de la exigencia y más cerca del corazón.

Aquí os dejo uno de sus proyectos, Children for Animals que persigue que sean los menores quienes promuevan en la sociedad el respeto a los animales.

Foto destacada: Splitshire

¿Te interesa el empoderamiento social? ¡Pulsa Aquí!

Comentarios

Isabel dice:

Qué interesante!! Me apunto el libro para leerlo después del que estoy leyendo ahora y que va en la misma línea: THE CHILD WHISPERER, en el que explican como a través del patrón general del lenguaje corporal del niño, su comportamiento y personalidad, podemos aprender a cómo relacionarnos con ellos, respetando su naturaleza y potenciando aquellas características que lo convertirán en un niño más feliz y más cooperativo y un adulto con una buena autoestima y exitoso, entendiendo este concepto en su más amplio sentido.
Gracias por el artículo!!

Isabel yo también me apunto ese libro que compartes para echarle un vistazo y seguir aprendido sobre ello. Me parece interesante lo que comentas de este libro y se complementa perfectamente con la visión del libro de Augusto Cury. Gracias a ti por leerlo y dejarme este otro gran regalo!! Un abrazo.

Pat dice:

Me ha gustado mucho el artículo y el primer vídeo. Es impactante ver a un adolescente hablando así sobre educación, siendo consciente de cosas que deberían ser obvias pero por desgracia la gente no ve. El segundo ya lo había visto. El trabajo de César Bona es muy inspirador para los que aspiramos a ser profesores.

Gracias Patricia por dedicar un poquito de tu tiempo en leer y compartir tus impresiones sobre este post!! El primer video es impactactante y sencillo a la vez. Con tan sólo escuchar las necesidades de los jóvenes podríamos abrir un nuevo canal de comunicación para acompañarlos en la impresionante aventura de crecer y eso a la vez resulta tan difícil cuando los adultos nos obcecamos al creer que lo sabemos todo. César Bona es un ejemplo de que se pueden hacer las cosas difirentes, sólo hay que mirar el mismo camino pero con otros ojos. Buena suerte en tu camino como profesora!! Un abrazo.

Deja un comentario