La primera vez que escuché hablar de Impact Hub fue en 2009, un año antes de su apertura, cuando Lotfi me hablaba a boca llena de lo que supondría esta nueva comunidad de innovadores sociales para España. Le habíamos invitado como ponente a un evento en Huelva con motivo de Proyecto Lunar, un proyecto para emprendedores creativo-culturales. En aquel momento el concepto coworking aún casi no había aterrizado y menos aún la idea de innovadores sociales con la intención de cambiar el mundo. Así es que ya te puedes hacer una idea de nuestra cara cuando nos contaba lo que pretendían hacer desde Madrid.

A continuación, extraigo de la web de Impact Hub Madrid algunas consideraciones antes de explicar nuestra unión al modelo:

¿Qué es Impact Hub Madrid?

Con sede en el céntrico Barrio de las Letras de Madrid, ofrecen un entorno innovador donde encontrar recursos, inspiración y oportunidades de colaboración para generar un mundo más sostenible.

Desde su nacimiento en 2010, la comunidad de Impact Hub Madrid está compuesta por empresas sociales, emprendedores, start-ups, inversores sociales, profesionales freelance o artistas, que trabajan sobre retos de manera local y global. En este ecosistema encuentran recursos, inspiración y colaboraciones para hacer crecer su proyecto e impulsar sus ideas en cada de las fases en la que se encuentran. Los miembros disfrutan de una plataforma global que te conecta con más de 11.000 emprendedores, así como espacios de trabajo y reuniones, acceso a formación y participación en nuestra programación (charlas, debates, talleres, eventos...). Son parte de una red global de comunidades que favorece la generación de proyectos colaborativos. Impact Hub conecta a personas de todo tipo de profesiones y culturas que comparten una visión común: generar un impacto sostenible con sus proyectos. Personas que ven y hacen las cosas de una manera diferente y tienen pasión emprendedora.

¿Por qué compramos acciones de Impact Hub Madrid?

Y es que unirnos al modelo se ha materializado comprando acciones. Nuestra intención no es otra que multiplicar si cabe el impacto y la forma de hacer. Respirar la energía Impact Hub siempre nos ha inspirado de forma positiva, esperamos que así siga siendo ahora que veremos el modelo desde dentro. Además, nos preguntamos, ¿Podríamos co-crear otros espacios en zonas remotas para la creación de sinergías que ayuden a la fijación de población rural? La comunidad Impact Hub es otro de los grandes alicientes de nuestra unión, pensad que nuestro modelo necesita de redes a las que conectarse, vivir en un pequeño pueblo de 900 habitantes es nuestro sueño pero para impactar localmente hace falta hacerlo con una mirada global.  Creemos que es posible generar un impacto positivo en el mundo a través de los proyectos colaborativos de personas unidas por una visión común. Después de la creación del primer Impact Hub en Islington, Londres, en 2005, Impact Hub ha evolucionado para ser una red global de más de 11.000 miembros presente en más de 70 ciudades que se expande con velocidad. De Ámsterdam a Johannesburgo, de Singapur a San Francisco... Cada comunidad representa un punto de encuentro de programas innovadores, eventos y los más novedosos contenidos.

7º aniversario Impact Hub Madrid

Además, ayer miércoles se celebró el 7º aniversario del Impact Hub Madrid y estuvimos allí. Hemos puesto cara a personas con las que llevábamos hablando hace tiempo, compartido ideas y nos hemos removido con la posibilidad de que otro mundo es posible gracias al potencial de centenares de personas que creen que las cosas se pueden cambiar si cada uno ponemos nuestro granito de arena. Frente al pesimismo, la inacción y la pesadumbre de que el mundo se deshace existe un oasis en el medio de la ciudad y por que no en una comarca rural. ;)

¿Te gustaría recibir más noticias como esta?

Muchas han sido las vueltas que hemos dado en el equipo AlmaNatura para buscar una opción útil y coherente con nuestra actividad de facilitar la Fijación de Población Rural. Nuestro anterior vehículo era una monovolumen diesel que daba un buen rendimiento profesional pero que contaba con altos porcentajes de emisiones de CO2 y que pese a que compensábamos mediante la reforestación de determinadas zonas nos dolía profundamente al existir ya en el mercado otras opciones más ecológicas. La opción elegida ha sido el Toyota CH-R, este modelo al que denominan en revistas especializadas como "compacto, moderno, tecnológico y con un motor híbrido poco sediento" es divertido de conducir y lo más importante de todo nos ofrece unos resultados en emisiones de CO2 de apenas 86 g/km casi un 50% menos de nuestro anterior vehículo diesel. El análisis del ciclo de vida del nuevo Toyota C-HR (motor de tipo 8NR-FTS), en comparación con un modelo equivalente, muestra una disminución de las emisiones contaminantes siguientes: 2,5% de CO2, 34,3% de óxido de nitrógeno y 3,4% de óxido de azufre.  Sin duda la mejor opción hasta que el vehículo eléctrico nos permita una mayor autonomía de kilómetros recorridos a precios razonables. Os presento nuestro flamante Toyota C-HR. ;) A continuación extraigo de "En Buenas Manos", información referente a los coches híbridos por si resulta de interés para otros usuarios.

¿Qué son los coches híbridos?

Son un tipo de vehículo que usa la combinación entre coche eléctrico y el de combustible fósil. De esta forma se pueden disminuir las emisiones de gases contaminantes a la atmósfera y, a su vez, permite mantener un buen rendimiento de los vehículos. Los coches híbridos quizás no sean tan ecológicos como los eléctricos, pero sí mucho más que los convencionales ya que no sólo el uso de los combustibles fósiles es menor, sino que su eficiencia en su aprovechamiento es 44% mejor.

Prestaciones de los coches híbridos

Permiten un nivel de prestaciones similar al de un vehículo convencional pero con un menor gasto de combustible y, por supuesto, de emisiones a la atmósfera. Las prestaciones también serán mayores o menores en función de si es un coche híbrido de gama alta, media o baja. Los coches eléctricos tienen actualmente (aunque está en fase de solución) el problema de su poca autonomía entre recarga y recarga, así como lo lento de éstas. Sin embargo, en los coches híbridos no existe este problema ya que la autonomía es mucho mayor y el tiempo de recarga es el de llenado del depósito.

Ventajas de los coches híbridos
Desventajas de los coches híbridos
¿Cambiamos el mundo con ayuda del coche híbrido?

No hay nada mejor que un mensaje coherente con el que predicar con el ejemplo. Mientras muchos hablan, otros actúan y Toyota es una de esas marcas a las que actualmente debemos una reducción de emisiones de CO2 lo que le ha convertido en líder Europeo. Ya ha anunciado su Sexto Plan de Acción Medioambiental cuyos pilares principales son reducir en un 90% el promedio global de emisiones de CO2 de vehículos nuevos para 2050 en comparación con su promedio global en 2010, lograr emisiones cero de CO2 en sus fábricas desarrollando e introduciendo tecnologías bajas en CO2 y adoptar fuentes de energía renovables así como profundizar en la tecnología del hidrógeno. Desde AlmaNatura apoyamos modelos en los que se actúa, en los que se trabaja con ayuda de la innovación para cambiar a un planeta más verde y donde construir una sociedad futura en armonía con la naturaleza. ¿Comenzamos?

¿Te gustaría recibir la newsletter de AlmaNatura?

Sois muchos los que nos preguntáis como alinear la parte empresarial con la parte social, como aportar valor social y poder ganar dinero dignamente y poder seguir resolviendo problemas sociales. Para dar forma a nuestra idea y aportar una solución real es necesario detectar aquellos factores claves que lo traducirán en un modelo de negocio sostenible, para ello os planteo el uso de una herramienta como el Canva social que utilizada poniendo el foco en lo social da unos resultados estupendos. ¿Preparado/a?

Modelo de Negocios: Describir la lógica de nuestra empresa por la cual crea, entrega y captura valor.

Para que una empresa social funcione, es necesario determinar quién está dispuesto a pagar por nuestro producto/servicio. Es cierto, que en muchas ocasiones los destinatarios son personas con un poder adquisitivo muy bajo pero si el resultado es innovador y sostenible en el tiempo y para ellos, se presenta como algo necesario para mejorar su calidad de vida e incluso en algunos casos aumentar sus ingresos. Si esto es imposible, tenemos que preguntarnos ¿Quién va a pagar por ello? Pueden ser administraciones públicas o entidades privadas pero siguen surgiendo muchas preguntas. ¿Cómo y cuánto van a pagar? ¿Cómo le vamos hacer llegar el producto? ¿Costes de producción? ¿Líneas de ingresos para hacer sostenible el negocio? Emprender no es sólo tener una idea, es crear un motor de cambio donde todas y cada una de las piezas cobren sentido.

La empresa social lleva consigo siempre a debate la ética, pero hemos visto que los modelos de emprendimiento social ofrecen la oportunidad de ganar dinero de forma sostenible para generar beneficios a las comunidades sociales que presentan nuevas y antiguas necesidades que son incapaces de ser atendidas por las administraciones o la responsabilidad social corporativa de las pequeñas y grandes empresas. En función de esto, Kim Alter presenta una clasificación de empresas sociales en base a la integración entre lo social y lo empresarial:

Independientemente de que tipo de empresa social decidamos ser, tenemos que tener en cuenta que es imprescindible tener una triple cuenta de resultados: personas, empresa y planeta.

Modelo de Negocio Social

Existe una herramienta para diseñar modelos de negocios sociales que se denomina Canvas Model. En ella, nos plantearemos cada uno de las aspectos fundamentales que cualquier empresa tiene que tener en cuenta para combinar las tres cuentas de resultados. En el modelo Canvas se utiliza un modelo compartido de lenguaje que permite fácilmente entender como se gestiona una empresa. Para ello, utilizan nueve módulos que reflejen la lógica que una empresa social tiene que seguir para conseguir resultados económicos y sociales. En los diferentes módulos se plantean una serie de preguntas, que os ayudarán a darle forma. Estos 9 módulos son los siguientes:

  1. Segmentos de clientes: Sin nuestros clientes es imposibles que el modelo de negocio funcione pero en una empresa social es muy importante diferenciar los usuarios de los clientes. Su diferenciación es la clave para determinar los canales de conexión entre unos y otros. ¿Para quién creamos valor? ¿Cuáles son nuestros clientes más importantes? ¿Qué tienen en común nuestros usuarios y clientes?
  2. Problema Social: Necesidades detectadas en el colectivo foco. ¿Qué tipo de necesidad hemos detectado? ¿A cuántas personas afectan?
  3. Propuesta de Valor: Este modulo nos dará la clave para determinar para qué somos necesarios. La empresa social surge como una necesidad y no una oportunidad, por ello la propuesta de valor será el nexo de unión entre las personas usuarias y nuestro producto/servicio. ¿Cómo ayudamos a solventar el problema detectado? ¿Es entendible por nuestros usuarios? ¿Cuales serán los elementos que nos diferenciarán?
  4. Solución: El emprendedor social se compromete a crear una solución factible y real al problema social detectado. ¿Cuál es la magnitud del problema? ¿La solución empodera al ciudadano?
  5. Canales: Hace referencia a cómo nos vamos a comunicar con los clientes y personas usuarias y darles a conocer nuestra propuesta de valor. ¿Cuáles son los canales preferidos por nuestros clientes y/o usuarios?
  6. Ingresos: Este es uno de los aspectos más complicados en la empresa social y es lo que hace que una empresa se convierta en responsable socialmente o bien sea actor implicado en el cambio. Obtener ingresos requiere conocer muy bien al sector y por otra parte identificar muy claramente cuánto dinero necesitamos para mantener y vivir de nuestra empresa de una forma sostenible. ¿Estarían dispuestos a pagar nuestros clientes por nuestra propuesta de valor?
  7. Costes: Este módulo nos plantea los costes que necesitamos mensualmente obtener para mantener nuestro negocio social y por tanto seguir aportando a la sociedad. ¿Cuáles son los costes más importantes dentro de nuestra empresa? ¿Cuáles son los recursos más costosos?
  8. Métricas Clave: Indicadores que nos ofrecerá la información necesaria para detectar el estado de nuestro proyecto social y así facilitar la toma de decisiones. ¿Qué indicadores voy a fijar? ¿Cada cuánto tiempo los voy a revisar?
  9. Ventaja Competitiva: Nuestra ventaja competitiva con respecto a otras empresas no sociales, puede ir enfocada a recursos humanos, económicos, intelectuales o humanos. Estos nos colocarán en el mercado de forma competitiva identificando en ellos un valor diferencial que nos proporcionará un lugar mejor posicionado para la visibilidad de nuestro proyecto. ¿Qué es lo mejor que podemos ofrecer al mercado? ¿Qué nos hace únicos?

¿Tercer o cuarto Sector?

La mayoría de las organizaciones públicas o privadas fueron creadas hace ya muchos años, sin embargo, nuestro mundo ha cambiado, las normas culturales no son las mismas y los valores y prioridades de nuestra sociedad son distintos. Todo ello está haciendo que las organizaciones poco a poco evolucionen para adaptarse a las demandas de la sociedad. Algunos de estos negocios privados han dedicado más recursos a proveer más beneficios sociales y medioambientales, surgiendo lo que conocemos como el tercer sector donde se integran ONGs, Fundaciones, etc. Al mismo tiempo algunas organizaciones públicas y/o sociales se han movido hacia estilos de organizaciones nuevas que adoptan estrategias orientadas a la sostenibilidad empresarial y social. Con ellas surge el cuarto sector donde se integran las Empresas Sociales. Según Aspen Institute existen factores que no pueden faltar en el cuarto sector:

Esperamos que la lectura de este contenido te haya servido de inspiración para desarrollar nuevos modelos de negocio o bien transformar tu modelo actual de empresa tradicional en una empresa con un carácter más social y sostenible.

¿Te gustaría saber más sobre emprendimiento social?

He vivido unos años un poco alejada de las tradiciones de Semana Santa, o un mucho quizás. Pero este año he visto dos procesiones. Ha sido por casualidad y seguidas, una detrás de otra el Domingo de Ramos. Ya está. Y después de tanto tiempo, lo que más me sorprendió fue la falta de respeto generalizada que se respiraba en aquella esquina donde me ubiqué con una amiga, y no es que sea yo muy purista con estas cosas.

Quizás sería por el sitio, por la gente desconocida que me tocó en suerte tener alrededor o por la hora, el caso es que no hubo recogimiento, ni silencio, ni nadie detuvo su camino al paso de los titulares de las hermandades que pasaban en ese momento. Más bien al contrario. Tampoco es que la falta de respeto fuera aberrante: nadie gritaba, nadie insultaba, aunque empujar para pasar sí que empujaban, y hasta dando por hecho el permiso para ponerse delante. Lo de las pipas y las cervezas también depende de quién lo considere, a mí no me parece para tanto –bueno que las tiren al suelo sí-.

En fin, a lo que voy. Hasta aquí todo lo escrito es para decir que cuando leí el ataque de pánico colectivo vivido en Málaga el Lunes Santo al paso del Cautivo me dije: madre mía, cómo es el instinto básico defensivo cuando se activa el cerebelo. Y de hecho escribí un artículo sobre ese tema. Pero cuando conocí los hechos de Sevilla y consideré la intencionalidad, de pronto me transporté a mi esquina el Domingo de Ramos y me dije: en la base de todo, por muy diferentes que sean las consecuencias, está lo mismo: la falta de respeto. Y de verdad que no hablo del respeto a Dios, a las tradiciones o al Arte hecho paso. Hablo del respeto a los demás.

El problema es que no somos asertivos

Para mí el respeto es la clave de la convivencia humana, la piedra angular de la relación con nosotros mismos y con los demás. Y ese punto medio en el que encontramos el sano equilibrio entre el respeto al otro y a uno mismo se llama asertividad.

Si miramos el respeto en el dial de las relaciones humanas, vemos que nos movemos entre dos puntos opuestos. En un extremo está el “me respeto únicamente a mí y no respeto en absoluto al otro”, y en el otro extremo está “sólo respeto al otro, yo no importo nada”.

En el primer caso tenemos las conductas agresivas. En el segundo, tenemos las conductas pasivas. Sólo en el punto medio de ese dial, en el equilibrio entre el respeto a los demás y a mí mismo, es donde tenemos las conductas asertivas, esas que nunca provocan estampidas de pánico humanas intencionadamente.

Y ya puestos, la asertividad también pediría permiso para pasar, consideraría que no es muy justo llegar el último y colocarse delante, tendría cierto miramiento con los que están en actitud de recogimiento mientras se toma una cerveza y charla con sus amigos, no destrozaría la estampa del paso cofrade pasando por el medio del cortejo de penitentes, se apartaría para fumar y, en un exceso de sensibilidad ciudadana, llevaría una bolsita para las pipas.

Lo dicho. Una cuestión de respeto.

¡Subscríbete por email para recibir más ideas sobre desarrollo personal!

Son las 00:00 h y en la calle de mi pequeño pueblo todo el mundo descansa, tan solo se escucha el sonido de las 12 campanadas de la iglesia. La jornada en el campo comienza muy temprano y sin duda habrá que madrugar. Aunque está siendo una primavera seca, con las últimas lluvias el campo se muestra exuberante y frondoso.

Una descripción real de muchos de los pueblos de la geografía española que no tienen grandes industrias cerca y donde el sustento principal es la agricultura, ganadería y sector turístico como actividad complementaria. Trabajos como la agricultura y la ganadería que en muchos casos han sido transmitidos de padres a hijos como una forma de vida y que en muchos casos son vocacionales.

Cuando hablamos de vocación siempre se vienen a la mente profesiones como médicos, bomberos, policía nacional, etc. Sin embargo en profesiones tan sacrificadas como el campo de jornadas laborales interminables "de sol a sol" bajo mi punto de vista también tienen mucho de vocacionales.

Foto de: Jesuskyman
¿Qué entendemos por vocación?

La vocación aparece relacionada con los anhelos y con aquello que resulta inspirador para cada sujeto. Se supone que la vocación concuerda con los gustos, los intereses y las aptitudes de la persona. Esa es la teoría, ¿pero cuántos de nosotros podemos decir que trabajamos en lo que nos gusta? o mejor ¿Cuántos de nosotros sabemos lo que nos gusta hacer? Y claro que estás preguntas están muy en boga y también es cierto que no estamos preparados para contestarlas, ni la educación formal nos ha preparado para encontrar los caminos y las herramientas idóneas para saber tomar las decisiones correctas.

Eso sí, llega la época de incertidumbre económica o crisis, y todas las entidades, organismos locales y europeos, comienzan a incentivar el emprendimiento, el emprendedor, el salir de la zona de confort, sin preguntarnos si estamos preparados, si tenemos las herramientas, si sabemos cuales son los riesgos y sobre todo si sabemos cual es la vocación personal que nos mueve. Porque ser emprendedor no es solo no tener jefe ni horarios, ser emprendedor es tomar tus propias decisiones y ser dueño de tu situación económica con todo lo que ello conlleva. Sin duda un reto de altura al que hay que estar preparado.

Estaréis de acuerdo conmigo que no todos el mundo esta preparado para ser emprendedor, pero si además le añadimos el adjetivo "rural", sin duda es un riesgo que se suma más si cabe a la iniciativa emprendedora. Por eso, si eres una persona que está cansada de vivir en la ciudad con una vida estresante y decides cambiar de medio urbano a medio rural tengo que decirte que serás bienvenido al mundo rural. La hospitalidad, unas lechugas del tiempo y unos tomates increíbles de sabor vayas a donde vayas de la geografía están asegurados.

¿Qué aspectos debes tener en cuenta para emprender en el medio rural?

Para que tu experiencia en el mundo rural sea positiva sería interesante que tuvieras en cuenta algunos de los siguientes aspectos:

Si después de tener en cuenta todos estos aspectos decides que quieres intentar la aventura en el pueblo, se bienvenido y se bien recibido. Los pueblos necesitan personas con vocación y con ideas nuevas para hacer del medio rural entornos de innovación. La hibridación de ideas y distintos puntos de vista será sin duda la salvación de muchos de nuestros pueblos.

¡Subscríbete por email para recibir más ideas sobre desarrollo rural!

Hace un par de meses, os hablé en mi post “Participación Infantil para asegurar la existencia de los pueblos”, del protagonismo que han de tener los y las menores en las políticas públicas destinadas a la participación en los pueblos, con el fin de crear los vínculos suficientes para mantener vivos los pueblos y las comunidades rurales. Hoy quiero plantear la posibilidad de ir un poco más allá, de no sólo dejarles participar en los asuntos que les conciernen, sino de hacerles incluso promotores de las propias medidas y políticas de la localidad. Educar niños y niñas realmente inmersos en una cultura emprendedora, sólo reportará beneficios no sólo a su futuro, sino también al presente y al futuro de nuestros pueblos.

El espíritu emprendedor ha ido adquiriendo gran protagonismo en los últimos años, fruto sobre todo de la crisis socioeconómica que llevamos tanto viviendo, y aparece para dar respuesta precisamente a esa situación, como una manera de buscar la salida a la falta de empleo, en la creación por uno mismo o una misma de las propias oportunidades. Así el emprendimiento se entiende ligado a la empresa, al avance económico y financiero. No obstante, aunque quizá de una manera más escondida y menos generalizada, aparecen también a su vez nuevas formas de emprender con un carácter más social, con el fin de construir una ciudadanía más activa y participativa, entendiendo el emprendimiento además como una actitud.

Precisamente durante la infancia y la adolescencia, etapas vitales en el desarrollo de las personas, es donde tenemos que empezar a incluir la educación emprendedora. La participación de los y las menores no puede quedarse simplemente en darles la palabra, debemos permitirles ir más allá. Hemos de comenzar a fomentar el emprendimiento social en la infancia y la adolescencia; invitarles a la acción a través de una motivación social, alentarlos a que se organicen y lideren por ellos mismos iniciativas de transformación social, que se conviertan en verdaderos agentes sociales en su contexto, en el que los adultos ejerzamos un rol de guías y orientadores sin ensombrecer su protagonismo.

¿Por qué es importante la cultura emprendedora en niños/as?

La creación de una cultura emprendedora entre niños, niñas y adolescentes, y darles la oportunidad de poner en marcha sus ideas e inquietudes, es uno de los mayores beneficios que podemos brindarles en la actualidad, así les estaremos dando la opción de:

  1. Influir en el entorno que les rodea: Cuando se implanta una nueva política o medida para la infancia y la adolescencia, seguramente este colectivo no percibirá ningún cambio en su día a día. Por lo general, se darán acciones que los adultos llevarán a cabo dirigida a la protección y la mejora de la vida de los y las menores, pero realmente pocas veces el objetivo de esa medida es consciente de los cambios que pueda suponer. A través de la implantación de la cultura emprendedora desde la infancia, estaremos consiguiendo que los niños y niñas, se conviertan en agentes de cambio social, en protagonistas de los cambios sobre sus realidades y las de sus conciudadanos. Aunque las instituciones y los demás agentes sociales les escuchen y les tengan en cuenta, es necesario que sean los y las menores quienes lideren algunos de esos procesos de cambio que se requieren para llegar a unas comunidades y pueblos más atractivos para vivir, procesos que además partan de sus intereses y necesidades.
  2. Poner en valor sus capacidades: A todas las personas nos gusta sentirnos útiles y escuchadas, nos gusta sentir que formamos parte de una sociedad en la que aportamos lo mejor de nosotras y que, en cierto modo, se nos reconozcan esas aportaciones. En el caso de los niños y niñas no es diferente. No basta tan sólo con la típica condescendencia con la que solemos tratar a los y las más pequeñas, debemos ser capaces de reconocer su valía, sus aportaciones, sus ideas y sus capacidades. Así estaremos criando niños y niñas con más confianza y autoestima, lo que les llevará a aumentar incluso sus ganas de actuar.
  3. Desarrollar sus habilidades sociales y emprendedoras: Habilidades como la creatividad, la resolución de problemas, el trabajo en equipo y la comunicación, son habilidades sociales necesarias para la el crecimiento y la madurez de los y las menores, pero además se trata de capacidades inherentes al emprendimiento. Por ejemplo, la mayor parte de los niños y niñas de hoy, seguramente trabajarán en empleos que ni existen aún, por lo que quizá haya aprendizajes que hoy adquieren que poco les servirán mañana. En cambio, el fomentar el entrenamiento en estas habilidades emprendedoras, estaremos dándoles las herramientas necesarias para aumentar la capacidad de adaptación al cambio, de facilitarles la incorporación a un mundo de transformaciones cada vez más vertiginosas con el que tendrán que lidiar en su adultez.
  4. Desarrollar sus propias sinergias y dinámicas: No podemos entender el emprendimiento social infantil y adolescente como un simple fin a través del cual conseguir unos objetivos de cambio; todo camino de emprendimiento es también un medio por el que niños, niñas y adolescentes podrán protagonizar su propio aprendizaje. A través de la educación emprendedora, podremos permitir que los y las menores puedan vivir experiencias totalmente autónomas, en las que lo importante será sobre todo el proceso y el impacto que creará en ellos mismos, independientemente del resultado. Una acción emprendedora, ayudará a que se creen nuevas dinámicas y sinergias de colaboración y conexión entre sus promotores, donde además se desarrollarán más valores positivos como la convivencia y el compromiso; valores que les serán necesarios durante el resto de sus vidas.

La puesta en valor de la educación emprendedora en la infancia y la adolescencia, no brindará más que beneficios tanto a este colectivo como a sus comunidades. Por un lado, niños y niñas podrán aprender y actuar en el presente, mientras se estarán asegurando un mejor futuro. Por otro lado, también nos ayudará a reinventar nuestros pueblos para hacerlos más atractivos para poder fijar a la futura población, ya que podremos también aprender de sus maneras de hacer y actuar en los mismos.

Tanto desde Almanatura, como desde cualquier otra entidad o administración que desee fijar a la población rural, debemos poner el punto de mira en las necesidades del colectivo de infancia y adolescencia. No podemos pretender que sin haberlo incentivado antes, al alcanzar la mayoría de edad nazcan en esas personas unas habilidades y sentimientos de compromiso con sus orígenes cuando no se les ha dado ningún rol protagonista durante la etapa más importante de sus vidas. Por mucho que nos planteamos día a día qué hacer para que nuestros niños y niñas no abandonen el pueblo, nunca se nos ocurrió preguntarles directamente cómo podemos hacer que se queden, y trabajar conjuntamente en las soluciones que necesitamos para que el futuro de los pueblos esté asegurado.

¡Subscríbete por email y recibe más info sobre desarrollo rural!

Retomando un poco algún comentario que mi compañero Isra recibió en su post “Volver al pueblo no es de fracasados”, hoy quiero hablar sobre la inmigración y los beneficios que pueden suponer a los pueblos. Algunas de las aportaciones que nos han ido haciendo a través del blog, señalan la oportunidad que puede suponer la unión de dos realidades; por un lado la despoblación de los pueblos, y por otro lado la situación de las personas refugiadas; fomentando la acogida de estas personas en lugares en riesgo de despoblación, solucionando así ambos problemas. Las propuestas, que ciertamente suponen una buena idea que madurar para intentar darle salida, me han traído a la cabeza varias reflexiones sobre las oportunidades sociales que implica el aumento de la inmigración en los pueblos.

A diferencia de lo que suele considerarse, cada vez más y especialmente a raíz de este periodo de crisis en el que nos encontramos, se denota una tendencia hacia una sociedad más racista o al menos más explícitamente xenófoba. Sin embargo, las migraciones pueden resultar y (y han sido siempre, especialmente en Andalucía) un elemento esencial para el crecimiento y el desarrollo de las comunidades y los pueblos, enriqueciendo tanto al destino como al origen de la persona que emprende el proyecto migratorio.

Migraciones en España

El hecho de la inmigración en España es algo que no viene desde muy lejos, ya que, realmente, en nuestra historia ha habido más movimientos migratorios de salida del país, emigraciones. Comenzando por la Edad Media con salidas hacia las colonias en América, siguiendo con las grandes emigraciones hacia Sudamérica y el norte de África desde la segunda mitad del siglo XIX, o las salidas hacia otros países Europeos en los años 60 del siglo XX, y finalizando con la actual “fuga de cerebros”, personas con alto nivel de estudios que va a otros países europeos en los que puedan desarrollar más satisfactoriamente sus carreras profesionales. En cambio, la inmigración es un hecho que se viene dando sólo desde finales de los años 90, motivado por el atractivo que suponía España en esa época de bonanza como puerta hacia la Unión Europea. Por desgracia, esta tendencia se viene revirtiendo desde el año 2011, perdiendo cada vez más y más población en el país, provocado tanto por la comentada “fuga de cerebros”, como por la pérdida de atractivo que empiezan a suponer los países del sur de Europa en favor de otros del centro y el norte europeo.

Impacto positivo de la inmigración al pueblo

El principal impacto sería la difusión en el país de origen de una serie de modelos, normas y valores que los migrantes experimentan en el destino. Cuando la persona llega al país de destino y consigue adentrarse en todos los aspectos de la vida cotidiana del mismo, seguramente mantenga el contacto con sus familiares y amigos en el origen. Por lo tanto, se convierte en protagonista y embajador de la dos culturas a las que se expone en su día a día. Además, también favorecerá a las comunidades de origen; un descubrimiento de otras posibilidades y opciones de vida, que podrían ayudar al desarrollo de las mismas.

Al igual que se espera que con el contacto de la persona con su comunidad de origen le reporte ciertos beneficios a ésta, es lógico considerar que la persona también ayude a crear nuevas dinámicas en el destino. Gracias a las migraciones, la diversidad étnica y cultural aumenta con creces en aquellos lugares de destino, donde además también pueden aparecer nuevas realidades demográficas, económicas y culturales. En el caso de los países de Europa por ejemplo, las migraciones ayudan al rejuvenecimiento de la población, ya que se trata de países muy envejecidos y con baja natalidad; situación que se soluciona en gran parte gracias a estos movimientos de personas pues, según los datos del INE más del 52% de la inmigración extranjera en España, es menor de 30 años.

Tomando como referencia los dos párrafos anteriores, me parece importante destacar un impacto más que positivo que las migraciones hacen a los modelos y valores relativos a la forma de vida de parte de los países origen; se trata de los cambios de roles de las mujeres y la salida, aún muy paulatina, del paternalismo característico de muchas culturas. Poco a poco se van feminizando las migraciones, cada vez son más las mujeres que, incluso aquellas que no tienen cargas familiares, emprenden un proyecto migratorio y se trasladan hacia destinos donde encuentran mayor ‘libertad’ que de donde proceden.

La importancia de desmitificar a la población inmigrante

Pero por desgracia, como comentaba al principio, cada vez nos encontramos con más actitudes racistas en nuestra sociedad, pues se tiende a culpar a la persona inmigrante de muchas de las problemáticas más comunes de la clase trabajadora: “los inmigrantes saturan la sanidad y abusa de los servicios”, “vienen porque la sanidad es gratuita y se aprovechan del sistema”, “reciben más ayudas públicas”, “la violencia machista ha aumentado por culpa de los inmigrantes”, etc. Son comentarios que seguramente todas las personas habremos escuchado o incluso dicho, conversaciones que solemos tener que no hacen más que crearnos poco a poco un sentimiento de rechazo absoluto a la persona que viene de fuera. Ideas que distan mucho de la realidad, pero que van permeabilizando en el ideario del ciudadano de a pie que, por desgracia, da por ciertas afirmaciones de ese tipo. Por ejemplo, tan sólo el 6’5% del gasto público en sanidad, es destinado al colectivo inmigrante; tan sólo el 12,6% de las personas usuarias de servicios sociales en España, son de fuera de la Unión Europea; y más del 70% de las personas condenadas por violencia machista son españolas.

Para desmitificar estas y otras graves creencias que pululan por nuestras cabezas, nació hace unos años “Stop Rumores”(de donde además hemos obtenido los datos anteriores), una estrategia de impacto comunicativo y social, promovida por la Federación Andalucía Acoge, que tiene como objetivo luchar, de forma sostenida en el tiempo, contra los rumores y estereotipos negativos que dificultan la convivencia en la diversidad en Andalucía y Melilla.

Su trabajo es totalmente a través de las redes sociales donde, gracias a la formación e implicación de “Agentes Antirumores” que adopten una actitud activa para combatir los rumores y estereotipos en sus entornos locales y cercanos.

Desde Almanatura, os animamos a convertiros en verdaderos “Agentes Antirrumores” y colaborar en hacer la vida un poco más fácil a aquellas personas que tuvieron que dejarlo todo atrás para poder tener una vida.

¡Subscríbete por email y recibe más info sobre desarrollo rural!

linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram