En los últimos años son muchos los kilómetros que hemos realizado por todo el territorio rural Español, donde hemos podido conocer a centenares de colectivos, asociaciones y entidades con o sin ánimo de lucro que están trabajando para evitar que sus pueblos y comarcas desaparezcan.

Colectivos y entidades que tienen amor por sus raíces y que sin duda son conscientes de lo que significa que desaparezca su pueblo. Estos colectivos están apostando firmemente desde distintos ámbitos por la reactivación, por la repoblación o simplemente buscan que ocurran acontecimientos interesantes para que la gente vuelva al pueblo que los vio nacer.

Todos tenemos claro que el problema demográfico en España no tiene una única solución en un territorio tan amplio y tan diverso que representa el 80% del territorio español. La solución tiene que venir desde distintos ámbitos, administración local, participación ciudadana, administración autonómica y estatal, todos son importantes y todos deberían formar parte de una solución coordinada.

En los últimos años, la despoblación del medio rural se ha colado en la agenda de medios de comunicación y eso es una buena noticia, y porque no, una oportunidad para que todo el mundo sea consciente del grave problema que está viviendo el medio rural. Si es verdad, que nos hubiera gustado que esas noticias no se hubieran tratado desde un punto de vista tan sensacionalista, y que hubieran mostrado proyectos reales que hay por todo el territorio Español y que están trabajando para revertir la situación actual de los pueblos.

Por todo ello, hemos mapeado colectivos, asociaciones, empresas, asociaciones, etc. que están trabajando en este sentido y que consideramos que son importantes darles visibilidad por el trabajo real que desarrollan en sus comarcas o zonas de influencia. Estamos seguro que no son todas las que están y nos encantará recibir vuestros comentarios para incluirlas en el mapeo inicial que hemos realizado.

Rasgos comunes de los colectivos / entidades implicados en la reactivación rural

Si analizamos cada una de los colectivos que están trabajando por la reactivación del medio rural podemos identificar los siguientes puntos en común:

Por todo lo expuesto anteriormente, es importante resaltar la existencia de colectivos, entidades y empresas que remen en la misma dirección y compartan los mismos objetivos de desarrollo del territorio, sin duda todos saldrán ganando de los logros y metas conseguidas. No es el momento de esperar recetas mágicas, es momento de pasar a la acción e implicarse en la solución desde tu ámbito de actuación ya sea público, privado o persona individual, todos somos necesarios ante el reto de la despoblación del medio rural.

¡Subscríbete por email y recibe más info sobre desarrollo rural!

Los pasados días 7 y 8 de diciembre, tuve la oportunidad de asistir a las mesas redondas de MosaiCultura 2018, en Torre de Don Miguel (Sierra de Gata, Cáceres), en el marco del I Encuentro por la Innovación Social contra la Despoblación.

Allí, un total de doce ponentes tuvimos un espacio para exponer experiencias y propuestas desde distintos ámbitos, pero con un mismo objetivo: evitar la despoblación rural.
El diagnóstico global ha sido el que sigue:

Por otro lado, de manera más específica, las propuestas locales que han surgido para llevarse a cabo en Sierra de Gata a raíz del encuentro, han sido las siguientes:

Más allá de todas estas conclusiones, y sin dejarlas a un lado, uno de los aspectos más positivos de este encuentro fue la oportunidad de ampliar nuestras redes de contactos, con los que, a partir de este momento, podemos seguir caminando hacia una misma dirección: el empoderamiento y la reactivación rural.

¡Subscríbete por email y recibe más info sobre desarrollo rural!

Tras un año de la puesta en marcha de nuestro Programa de Voluntariado Corporativo, compartimos las acciones y los resultados obtenidos. En el primer año de vida de esta iniciativa, generada desde el Espacio de Innovación Rural AlmaNatura, las acciones se han llevado a cabo para y, sobre todo, con el pueblo. Quizás esto explique la excepcional acogida que más adelante se detalla, y con la que nos sentimos muy satisfechos y agradecidos.

Es importante reflexionar sobre la responsabilidad que tenemos las empresas, grandes o pequeñas, con nuestro entorno cercano. Si bien en AlmaNatura no tenemos un área específica de Responsabilidad Social Empresariales (RSE), como las grandes empresas, sí que podemos resolver necesidades de nuestros grupos de interés (stakeholders) mediante programas específicos. Mi compañero Luis González reflexiona sobre este aspecto tan importante en su último post: RSE en la pyme: un mundo de posibilidades

Inicialmente los objetivos propuestos por el equipo en el año 2018 han sido los siguientes:

1.- Promover acciones a nivel local / comarcal que supongan una mejora en la sociedad.

2.- Dar respuestas a necesidades que identifiquemos en nuestro entorno cercano.

3.- Hacer del Espacio AlmaNatura un lugar de encuentro para la población local y para otras personas que vengan de fuera.

4.- Plantear acciones que supongan una mejora en la cultura de la organización.

5.- Que los miembros del equipo se sientan realizados e integrados con el propósito de la organización.

¿Qué tipo de actividades se realizan dentro del programa?

A principios de año, identificamos con la ayuda de todo el equipo de trabajo, aquellas líneas de intervención que estaban alineadas a nuestro propósito de reactivación de la vida rural y en base a estás líneas se han identificado las siguientes áreas:

1.- Educativa.- Intervenir en el entorno escolar desde la sensibilización y dinamización de la vida en los pueblos.

2.- Ambiental.- Identificar puntos negros de la localidad e intervenir en limpieza y reducción de basura.              

3.- Cultural.- Puesta en valor del patrimonio y acciones de sensibilización con la población local.

4.- Tecnológica.- Atraer actividades de innovación y disminuir la brecha digital de la población local.

5.- Salud.- Mejorar la salud de la población local mediante actividades terapéuticas que integren nuevos hábitos de vida saludable en su día a día.

6.- Asesoramiento.- Gestiones del día a día en el pueblo tanto a personas individuales como a colectivos o emprendedores.

7.- Empleabilidad.- Impulsar proyectos de empleabilidad mediante el asesoramiento de iniciativas en el medio rural.

8.- Eventos Transversales.- Acciones que tocan temas de educación popular alineados a propósito.

Programa Voluntariado Corporativo AlmaNatura 2018 from AlmaNatura
La importancia del voluntariado corporativo

Que las personas del equipo de trabajo estén implicados en objetivos colectivos fuera del día a día favorece la cohesión de los equipos, mejora el clima laboral y mejora la reputación de la marca, entre otras cuestiones. Por todo ello es importante implementar un programa de voluntariado y medir su impacto. A continuación desglosamos los aspectos que mejoran:

Cifras del programa de voluntariado

A continuación desglosamos aquellos datos cuantitativos que han aportado una implicación de los distintos colectivos del municipio y de la comarca y que, sin duda, han provocado una reactivación en la vida del pueblo.

Hemos destinado 181 horas/ anuales del equipo de trabajo a desarrollar acciones de voluntariado.

Reporte y evaluación

Como indican los números, este primer año de voluntariado ha sido muy fructífero, donde se han realizado bastantes acciones que han abarcado a casi todo el espectro de población. La evaluación general es muy positiva, tanto en número como en participación por parte del pueblo. Sin duda, hemos hecho del Espacio AlmaNatura un lugar de encuentro para las personas del pueblo donde poder pasarlo bien, disfrutar y resolver cuestiones de su día a día.

El Programa de Voluntariado ha permitido establecer una relación más cercana entre los distintos grupos de interés de AlmaNatura. Hemos compartido ilusiones, motivaciones y realidades del día a día en el pueblo, de las que hemos extraído aprendizajes que aplicamos con garantía a todos los proyectos de desarrollo rural que ejecutamos por toda España.

Ya estamos trabajando en un nuevo programa anual de intervenciones que hagan que la vida en el pueblo sea activa y participativa.

¡Subscríbete por mail y recibe más info sobre desarrollo rural!

Las pequeñas y medianas empresas (en adelante pymes) son un elemento fundamental del tejido económico y social de España. Tanto es así, que según el último dato del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, recogido en noviembre del recién pasado año, las pequeñas y medianas empresas (aquellas que cuentan con menos de 250 personas empleadas) representan el 98,9% del total del tejido empresarial de nuestro país.

Vemos así como las pymes, junto con la administración pública, vertebran de forma decisiva la economía y, en definitiva, el contexto social que les rodea. Aunque se cree que el papel de las pymes de forma individual tenga poca importancia en términos más globales, su actuación conjunta es vital para la creación de empleo, la protección del medio ambiente, el desarrollo social y económico de las regiones y localidades y, si tenemos en cuenta aquellas ubicadas en territorio rural, también para nuestro propósito, la fijación de la población rural.

Esta realidad pone de manifiesto la necesidad de que dichas empresas se suban al carro de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE), ya que se encuentran en una posición privilegiada tanto para cuidar su entorno de una forma más directa y activa, como para aprovechar ese contacto más cercano con los agentes sociales y económicos que les rodean para construir una sociedad más equitativa y sostenible.

Quienes siguen nuestro trabajo y leen nuestro blog, conocerán sobradamente la multitud de proyectos que llevamos a cabo de la mano de marcas consolidadas como Coca-Cola (GIRA Mujeres) o Vodafone (RuralTIC), proyectos financiados a través de un modelo de RSE con una gran inversión. No vamos a negar que existen acciones concretas de mucho impacto que están al alcance únicamente de empresas que cuentan con recursos suficientes para llevar a cabo proyectos como los mencionados. Sin embargo, la falta de recursos económicos no puede ser excusa para no abordar problemas más cotidianos y desde un punto de vista más próximo a la sociedad, ya que el poder de cambio se encuentra, sobre todo, en la voluntad de hacerlo.

La RSE está al alcance de todo tipo de empresas, y fácilmente se pueden encontrar numerosos tipos de acciones y medidas que una pyme puede aplicar sin ningún tipo de dificultad. Para una pyme, la RSE pasa principalmente por revisar el propio modelo de negocio, que por realizar una acción concreta. En otras palabras, es posible desarrollar pequeños cambios en la propia empresa, que convierta el modelo de negocio en un modelo de gestión y desarrollo que genere un impacto positivo a nivel social y ambiental en el entorno en el que desarrolla su actividad.

Incluso la pyme juega en este aspecto con ventaja, pues los modelos de negocio sostenible en las pequeñas y medianas empresas, son mucho más efectivos e integrales, aprovechando la flexibilidad como una ventaja competitiva de este tipo de empresas. Aunque se cuente con recursos limitados, también el riesgo es limitado, y cualquier acción a llevar a cabo en una pyme, será más susceptible de tener éxito, pues es más sencillo controlar las variables y llevar a cabo las decisiones hacia la sostenibilidad.

Aunque este tema es tan amplio que podríamos escribir decenas de post sobre el mismo, y las medidas de RSE que podrá realizar cada pyme deben proceder del análisis interno y externo de cada caso, me parece más necesario poner ejemplos prácticos de medidas que una pyme puede poner en marcha en su ámbito de actuación, para poco a poco sumarse a la marea de empresas responsables.

Pero antes de todo, el principal paso que se debe dar es identificar a los grupos de interés (también llamados stakeholders) con los que la empresa se relaciona y que se ven en gran parte afectados por la actividad de la empresa (desde trabajadores y trabajadoras, hasta empresas proveedoras, instituciones con las que se relaciona, clientela, etc.). Para ello, mi compañera Lola Pelayo, nos ofrece aquí una sencilla guía que ayudará a las pymes que nos leen a identificar el público destinatario de sus medidas de RSE.

Una vez realizado el paso anterior, nos encontramos con un gran número de personas, empresas y entidades con las que las pymes trabajan día a día, para las que me atrevo a dar algunos ejemplos e ideas de medidas para poner en marcha un nuevo modelo de gestión responsable de la empresa que tenga un impacto sobre ellos:

Empresas proveedoras

Ser una empresa responsable, implica saber cuidar a sus principales aliados y aliadas. Acciones como realizar los pagos correspondientes en su momento o ser lo más transparente posible con ellos, no hará más que mejorar la relación y la confianza con las empresas proveedoras, provocando que ellas mismas funcionen de igual manera con otras empresas con las que mantengan contacto.

Además, sería muy adecuado contar con empresas proveedoras con las que la pyme comparta valores y principios, primando a ser posible aquellas que se encuentren en el mismo entorno de influencia, fomentando así el empleo local y el desarrollo económico de la región.

Trabajadores y trabajadoras

Además de políticas más comunes que impliquen una mayor flexibilidad y conciliación personal y profesional de las personas que trabajan en la pyme, existen otras acciones que además les implicarán en la propia filosofía o propósito de la empresa.

Implantar programas de voluntariado corporativo, como del que ya hemos hablado por aquí largo y tendido, o invertir el tiempo necesario en la formación de las personas que trabajan en la empresa, no sólo convertirá a la pyme en un lugar deseable donde trabajar, sino que además aumentará el sentimiento de pertenencia de esas personas hacia la empresa.

Clientes y clientas

Incluir a los y las clientas en la lucha de la pyme por la sostenibilidad ambiental, puede ser una gran baza que apoye la consecución de este objetivo. Concienciar a las personas que consumen el producto o servicio que ofrece la pyme, sobre el consumo responsable del mismo, e incluso facilitar el retorno de envases o materiales susceptibles de ser reciclados, será de gran ayuda a la reducción de residuos que la empresa pueda producir, pero además incitará a la sensibilización ambiental de esas personas, produciendo un efecto multiplicador muy positivo.

Empresas coopetidoras

En muchas ocasiones la unión hace la fuerza, y la cooperación empresarial es una herramienta cada vez más utilizada para abordar proyectos de mayor complejidad. Como hemos dicho anteriormente, una de las limitaciones que las pymes tienen para aplicar políticas de RSE es la falta de recursos, por lo que la unión de dos o más empresas de un mismo sector (o diferente) en un proyecto común de RSE, multiplicaría su impacto.

Comunidad

La implicación de la empresa en el entorno en el que ejerce su actividad económica, puede ser tan importante como cualquier otra relación con los demás grupos de interés, pues necesariamente se podrá convertir en una entidad de referencia en el municipio o la región. Colaborar con las actividades culturales y lúdicas del pueblo, participar en los consejos sectoriales del Ayuntamiento de la localidad, ser parte activa en las asociaciones empresariales de la región, etc. En resumen, apoyar las iniciativas no empresariales que busquen el desarrollo integral del entorno, para así devolver el apoyo que la pyme recibe del municipio o región para su propia viabilidad, que en definitiva es la esencia de la RSE.

Como podemos comprobar, aplicar políticas de responsabilidad social empresarial en la pequeña empresa, tiene más que ver con una redefinición de los valores de la empresa, que con la disponibilidad de recursos económicos. Lo expuesto anteriormente, son meros ejemplos e ideas que deben ser adaptadas a la realidad de cada empresa, para definir su propia estrategia de RSE. Poniendo el foco en conseguir un modelo de negocio más responsable, se conseguirá un mayor y mejor impacto en el territorio de acción de la pyme.

¡Subscríbete por email y recibe más info sobre desarrollo rural!

Cada vez son más las personas que nos escriben buscando un pueblo. Los conocidos como neorrurales suelen interesarse por las facilidades que existen en algunas zonas rurales a la hora de alquilar o comprar una vivienda, o conseguir un trabajo. Realmente existe una gran demanda de pueblos y, por otro lado, los pueblos necesitan personas que los mantengan vivos. El matching parece obvio.

Lo cierto es que, a pesar de existir un montón de recursos en distintas zonas geográficas y ámbitos: empleo (Abraza la Tierra, Empleo Rural... ), alquiler o compra de vivienda, cesión de tierras, ecoaldeas, asociaciones de repobladores…, no es fácil encontrar de manera ordenada, actualizada y conjunta la información que un neorrural necesita para empezar a dar los primeros pasos que lo llevarán hasta su pueblo ideal.

Ya mi compañero Luis reflexionaba hace unas semanas sobre la importancia de establecer una Estrategia en el ámbito rural, y quizás a través de una estrategia se podría trabajar también esta cuestión para que hubiese una mayor coordinación y a los nuevos pobladores les resultase más fácil acceder a los recursos disponibles.

Mientras el proyecto holapueblo.com sucede, propongo una nueva forma de buscar pueblos a través de una simple pregunta: ¿Qué quiero hacer yo?

Es cierto que los pueblos necesitan personas, y que ofrecer ciertas facilidades los hace más atractivos, pero seamos responsables, si tomamos la decisión de habitar un pueblo y tomamos la actitud de irnos con el que me dé la casa más grande y más barata, realmente no quieres vivir en un pueblo, sino en una casa grande y barata.

Poco a poco voy descubriendo que, a pesar de todos los aspectos en común, las zonas rurales están llenas de matices, y que las realidades de los pueblos distan unas de otras por diversos motivos: geografía, orografía, población, historia, clima… Por ello, es importante que los nuevos pobladores tengan conocimiento del entorno y piensen, de manera honesta, ¿qué pinto yo en un pueblo? Estoy convencida de que, en la mayoría de los casos, saldrán respuestas maravillosas de esta pregunta.

Alguien me dijo una vez que las ideas son de quienes las llevan a cabo, que la idea elige a una persona, pero si ésta no hace nada con ella, se acabaría yendo a otra persona.

El mundo rural está lleno de ideas, porque en todos los campos se puede innovar, porque todos los servicios se pueden mejorar y porque las necesidades, por la otra cara, son oportunidades. El mundo rural necesita personas que se dejen habitar por esas ideas, y que tengan el compromiso firme de trabajar en ellas.

Esto no significa romper con todo lo aprendido en la ciudad o irse al pueblo para nunca más pisar la urbe, nuestros conocimientos y experiencias adquiridas en otras etapas de nuestra vida son también válidas para aportar a los pueblos, independientemente de la procedencia de esas experiencias, sin perder de vista el respeto al entorno y los demás habitantes.

Mi invitación de hoy pasa por tomar una actitud proactiva, por colocarnos en la casilla de salida y empezar a avanzar sin esperar a que nadie tire los dados y dejar que nos muevan. Que a raíz de una introspección seamos capaces de analizar nuestras posibilidades según el entorno, que seamos coherentes con nosotros mismos y actuemos de manera responsable y comprometida en función de la decisión que más nos convenga.

Aprovecho para desearos de parte de todo el equipo de AlmaNatura un año cargado de iniciativas y oportunidades rurales, pueblos vivos y que aportemos valor con cada decisión que tomemos y acción que emprendamos.

¡Subscríbete por email y recibe más info sobre desarrollo rural!

linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram