25 años de AlmaNatura

Como no sabíamos que era imposible… lo hicimos. Cumplimos 25 años de AlmaNatura, un camino repleto de personas, transformación e impacto positivo en el medio rural, comenzando por el equipo impulsor que ha conseguido fijarse al territorio.

Adentrados en 1997, un grupo de amigos y amigas nos cansamos de esperar a que alguien hiciera algo por la juventud de un pequeño pueblo de la Sierra de Huelva, Arroyomolinos de León. Éramos muy jóvenes y tremendamente inconscientes de como funcionaba el mundo. En aquel tiempo comenzamos a construir una organización, sensibilizados por la falta de oportunidades en el ámbito rural. Aún recuerdo la gymkhana que nos permitiría captar a jóvenes del pueblo. No queríamos pasar de puntillas por este mundo, queríamos aportar y, aún más, transformar el medio rural en un espacio de oportunidades.

Y así comenzó toda esta hazaña, jóvenes inadaptados creyendo en otro mundo posible. El tercer sector nos tentó en nuestros primeros pasos. Desde el año 2000 nos convertimos en una Asociación comarcal que daba cobertura a los 28 municipios de la Sierra de Aracena en Huelva. Recuerdo con cariño la confianza prestada de nuestra primera intervención gracias al Ayuntamiento de Higuera de la Sierra y los primeros encuentros organizados para el Grupo de Desarrollo Rural “Sierra de Aracena y Picos de Aroche”.

Primera acción de dinamización social para jóvenes rurales. Año 1997.

Jóvenes activando a jóvenes, era indescriptible la energía y voluntad de tantas personas que pasaron por AlmaNatura: participantes, monitores, facilitadores, etc. La sensación del momento es que era posible. Era posible continuar en nuestro pueblo a la vez que hacíamos un trabajo por el bien común rural en el ámbito de la cultura, la educación, la tecnología, el medioambiente, etc., teniendo como aliados a centenares de Ayuntamientos que ya veían la importancia de hacer frente al reto demográfico.

Al alcalde de nuestro pueblo, en aquel momento, le costó entendernos. Hace poco, 25 años después, nos dijo: “Con vosotros estaba equivocado, felicidades por todo lo que habéis conseguido”. El periódico local del momento no ayudó, de nombre Cascarrabias alzaba la voz ante las injusticias del mundo rural durante tres veces al año. Eran otros tiempos, Google recién comenzaba y los primeros móviles ni siquiera contaban con el juego de la serpiente. El internet de la época gracias al moden USRobotics 56K nos tenía hipnotizados con sus pitidos cada vez que queríamos conectar con otra parte del mundo.

Y comenzamos a impactar de forma positiva en lo rural, primero como Asociación, después como autónomos, Sociedad Limitada Laboral y hasta el momento como Sociedad Limitada y Fundación. El empoderamiento rural exige mucha voluntad por todas las partes, y es que, mientras algunos saltaban de ciudad en ciudad, muchos nos concentramos en nuestro propósito. 25 años de ilusiones, conversaciones infinitas y amor por nuestro pueblo y nuestros pueblos.

Las despedidas siempre las he llevado mal, y durante todo este tiempo ya podréis imaginar que han sido muchas. Parte del equipo fundador tiró la toalla, nos quedamos sólo mi hermano Israel y yo. Muchas personas de las que comenzaron tuvieron que buscarse la vida lejos de aquí. Pero el destino nos tenía preparado una increíble oportunidad y es que en el año 2005 conocí a Conce Macías, mi mujer, que al entrar en la organización dio un enorme salto exponencial a la organización. Su valentía y enormes virtudes nos permitieron pasar a otra era. Qué alegría sumar una persona al equipo de Dirección que se desvivía, y se desvive, por ser mejores personas y profesionales.

Y llegó 2008, la crisis económica nos fulminó. En aquel tiempo, muy pocos hablaban de la importancia del mundo rural y nuestros servicios comenzaron a pasar inadvertidos entre los pequeños Ayuntamientos a los que atendíamos. El plan se desvanecía, lo público no podía sostener las demandas ciudadanas, había cuestiones (aún hoy) de primera necesidad que estaban por delante de nuestro propósito.

La despedida en 2010 de mi padre y un accidente de tráfico me hicieron pensar con firmeza qué queríamos ser de mayores, que queríamos construir con lo comenzado. Justo aquí redefinimos nuestro éxito y construimos una nueva realidad que pusiera mayor intención, si cabe, a nuestro propósito de “Reactivación Rural”. Y lo hicimos atendiendo a una máxima que es la creación de alianzas públicas y privadas donde cada uno diera lo mejor de sí.

Y un desafío tras otro nos ha impulsado a esta última década. En el año 2013 nos convertimos en la primera empresa B Corp Española, «B» representa «beneficio» para todas las partes interesadas, no solo para los accionistas. Creemos en una economía que utiliza los negocios como una fuerza para el bien colectivo, es por eso que estamos trabajando arduamente para crear un impacto positivo en el mundo rural.

Desde ese año y después de sortear una compleja crisis, nos vimos en otra posición bien diferente, donde sólo el propósito de la compañía sería nuestra principal actividad, eliminando el resto de servicios que no ayudaban a la fijación de población rural. El 100% de nuestra actividad estaría dirigida a nuestro propósito y nuestros nuevos aliados serían privados con vocación de hacer, no sólo de decir que hacen.

Y así hemos caminado durante los últimos 8 años, conociendo a personas increíbles, intraemprendedoras que desde sus organizaciones han liderado de forma valiente el impacto en el reto demográfico Español. Sólo tengo palabras de agradecimiento a las empresas que nos dieron la oportunidad para demostrar que éramos capaces de hacer innovación social con impacto rural. Gracias Javier Viejo de Fundación Vodafone y a Ana Gascón de Coca-Cola España por vuestra valentía a la hora de colaborar con unos inadaptados durante los primeros años del cambio de ciclo.

Después de esta singladura, los últimos años hasta llegar a cumplir 25, han sido intensos, para todos y todas. Hemos conseguido restaurar un antiguo molino de aceite olvidado en nuestro pueblo, hemos puesto en marcha la Fundación AlmaNatura, cerrando el círculo de lo que comenzó en 1997 pero, sobre todo, hemos comprendido que nosotros somos más que un proyecto de emprendimiento. Perseguimos una transcendencia para transformar el sentido de vida en lo rural. Nos permitimos el lujo de replantearnos que es tener éxito y aprendimos que existía el éxito cuando nos preocupamos de las personas más vulnerables de lo rural, cuando asesoramos a personas emprendedoras con sueños como nosotros o cuando ayudamos a una familia ganadera a comenzar un proceso de relevo generacional.

Como no sabíamos que era imposible, lo hicimos. 25 años de caminatas y búsqueda de soluciones a un importante problema, la despoblación rural, al que, si consiguiéramos dar la vuelta, sería la solución a muchos de los grandes desafíos de nuestro presente construyendo ciudades más sostenibles y disminuyendo el consumo desmedido.

Ahora, vamos a por otros 25 años más llenos de sentido y compromiso. Gracias a todas las personas que creísteis en nosotros y que lo demostráis a diario ahora. Gracias por soñar juntos que otro mundo rural es posible. ¡Buen camino!

¡Quiero conocer algunos de los últimos resultados conseguidos!

Subscríbete por mail y recibe más info sobre desarrollo rural

Quiero suscribirme

Responder a Juanjo Manzano Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  1. “SOIS MUY GRANDES”. Me siento muy afortunada por haberos conocido y por tantas y tantas historias compartidas. Siempre ha sido un placer trabajar con vosotros. Desde vuestros inicios, que casi también los míos, es mucho lo que me ha unido a Alma Natura (una amistad forjada gracias al privilegiado trabajo que compartimos juntos). Nunca olvidaré aquella primera actividad con vosotros, el 11 de Septiembre de 2001. Y desde ahí, al cielo con vosotros. Gracias por vuestra confianza. Gracias por tanto, gracias por todo. Un abrazo grande,

    Pili Galván

    1. Hola Pili, millón de gracias por este mensaje cariñoso que nos mandas. Sin duda tu eres parte de todo esto, tu energía, formas de hacer y valentía hicieron que muchos de los jóvenes de nuestra Sierra sientan y vivan hoy día como lo hacen. Ese 11 de septiembre de 2001 fue nuestra primera actividad dirigida a un Ayuntamiento. Estrenarnos en Higuera de la Sierra fue una gran oportunidad y hacerlo con profesionales como tú un gran honor. Gracias por tu complicidad, campamentos de verano infinitos y por creer en estos locos inadaptados. Pronto, celebraremos un encuentro donde reuniremos personas que pasaron por estos 25 años, nos encantaría que nos acompañes. ¡Un abrazo grande! Juanjo Manzano

  2. Buenos días desde Zapatoca,pequeña localidad en la cima del cañón del Cicamocha,Santander,Colombia.
    Gracias por transmitir vuestros logros.
    Recién jubilada,he decidido vivir aquí con mi marido santanderino,y poder colaborar en bien con esta magnífica comunidad.
    Sois el futuro,recuperemos lo pequeño y humano,juntando esfuerzos públicos y particulares.
    Zorionak,felicidades y un fuerte abrazo.. muchas gracias de nuevo,Begoña Agirre

  3. Gran historia de más trabajo y más constancia. Sois un ejemplo a seguir en el mundo rural y específicamente donde os movéis (sierra de Aracena y sur de Extremadura). Yo, que me gustaría montar algo para poder intentar vivir y trabajar allí (la casa la tengo), sois un referente. Ya hablamos en su momento, pero igualmente me gustaría poder hablar con vosotros y conoceros en persona (ando mucho por Linares de la Sierra) y ver la posibilidades que hay para poder emprender en la Sierra.
    Enhorabuena.

  4. Los sigo hace años, han sido y son de gran inspiración al otro lado del Atlántico. Gracias por compartir este relato.
    Me gustaría en algún momento compartir una charla, estamos en caminos y con propósitos muy similares.
    Está bueno que puedan visibilizar el impacto que generan, no solo con las acciones que realizan directamente, sino también con las que se realizan a partir de lo que inspiran en muchos territorios.
    Gracias!
    Un saludo desde Uruguay.

  5. Muchas felicidades y muchos éxitos en los próximos años, siempre segura que lograrán todo lo que se proponen, existe mucha fuerza de trabajo joven que solo espera una oportunidad para trabajar en muchas esferas, sólo se necesita llegar hasta ellos, nunca desaprovechen ninguna oportunidad, a por ellos y el futuro estará más pronto por llegar.
    Mis felicitaciones a todos

También te puede interesar