AlmaNatura, Emprender, Eventos, Formación, Innovación, Turismo

Evento “Turismo en la Era del Conocimiento” #desdelorural

Estrenamos #desdelorural, un encuentro de personas, emprendedores y empresas que tiene como objetivo facilitar el aprendizaje innovador en el ámbito rural.

“El propósito de la vida es una vida con propósito”. Esta frase la he podido leer en un libro que estos días tengo entre las manos [El monje que vendió su Ferrari de Robín Sharma]. Me inspira y me ayuda a focalizar cuando el ritmo de los días se hace impenetrable y acabas hermético sólo haciendo el trabajo que te imponen los clientes.

Creo que ha llegado el momento de hacer algo diferente en el mundo rural, así lo siento y así me gustaría que fuese el camino que emprende #desdelorural. Un encuentro de personas, emprendedores y empresas que tiene como objetivo fomentar y facilitar el aprendizaje innovador en el ámbito rural y sus entornos de influencia. Para conseguirlo se organizarán eventos temáticos bajo una metodología propia creada por Alma Natura, donde puedan compartir conocimiento y experiencias motivadoras que faciliten la cultura emprendedora de una forma práctica e inspiradora.

El primero de estos encuentros se organizará en la Mezquita de Almonaster la Real el próximo 1 de Diciembre de 2012 y girará en torno al turismo y las novedades que harán que tu negocio sea más competitivo y diferente. Puedes inscribirte a través de ticketea mediante este formulario.

Pero lejos de todas estas cuestiones me gustaría reflexionar a cerca de mi propósito profesional. No podemos querer acertar en la diana sin saber sí realmente eso es lo que nos mueve, nos emociona y entusiasma hacer. Después de años de trabajo, aprendizaje y reflexión debo añadir que uno de mis propósitos profesionales (y cada vez más, también personales) es poder acercar ideas a lo rural que mezclándose con el paradigma local nos ofrezca un nuevo prisma de colores con los que crear nuevas realidades que ayuden a las personas que viven es estos espacios.

No sé si voy a conseguirlo, si sé que mi energía va a estar puesta en superar este reto que observo se replica en diferentes zonas rurales de España, y por las que merece la pena trabajar. Un ejemplo de superación y trabajo es Esperanza Díaz, una “almonastereña” que ha creado su propio Restaurante Isabel II en la bella localidad serrana  de Almonaster la Real y de la cual se sienten bien orgullosas sus tres hijas. Os dejo un video para conocerla un poco más.

Pero, ¿A qué aspiramos?

1. Inspirar.
Inspirar a las personas con ejemplos reales de quienes están llevando a cabo cambios desde la comunidad rural. Conseguir visualizar “proyectos tractores” con capacidad de liderazgo para motivar y hacer más viable emprender en lo rural.

2. Encontrarnos.
A través de encuentros informales en espacios singulares, donde primen los valores de cooperación real y donde el aprendizaje se alimente del conocimiento de los asistentes. Nos vemos para trabajar, también para despejarnos.

3. Ofrecer herramientas.
Materializar soluciones aportando herramientas que ofrezcan un desarrollo profesional real y planteen soluciones innovadoras a procesos de emprendizaje rural.

4. Utilizar la tecnología.
Apoyarnos en las “nuevas” tecnologías, las redes sociales y las comunidades on-line, para crear un antes y después en las iniciativas planteadas. Conseguir feed-back de los asistentes e incrementar el conocimiento generado mediante el uso de wikis, páginas en facebook, blogs, etc.

5. Comunicar.
Que otro mundo es posible. Que podemos seguir disfrutando de una vida digna desde un pequeño pueblo, donde el trabajo sigue siendo parte de nuestra vida diaria, sin miedos a los cambios y a la situación económica que impera.

6. A ser sostenibles.
No hacen falta grandes espacios para tener un punto de encuentro, tampoco grandes cenas o regalos del evento. Tan sólo ganas e ilusión por compartir y aprender.

 

Hace un momento paseaba por una zona de huertas cercana a nuestras oficinas, cerca de ellas había molinos que abandonados con el paso del tiempo han quedado relegados a basureros incontrolados. No es una cuestión de sentir lástima, tampoco si es el Ayuntamiento el que debe conservarlos, lo realmente lamentable es ver como dejamos destruir nuestro futuro, sin hacer algo que verdaderamente alimente nuestro presente.

Debemos actuar, planificar acciones y buscar personas que apoyen causas como esta. No podemos salir de esta crisis sin aprender nada, porque si no el mundo rural quedará relegado a unos cuantos espacios con las características de un parque de atracciones, mientras grandes moles de cemento aglutinan a la población mundial.

Deja un comentario