Formación, General, Innovación

Efecto Pigmalión: El arte de educar

Como docentes en educación formal o informal tenemos que ser conscientes como influimos en el desarrollo personal de nuestros alumnos. Crear, identificar y potenciar talento debería ser nuestro objetivo.

En los próximos días comienza un nuevo curso escolar, un nuevo curso lleno de ilusión y alegría por ver de nuevo a los compañeros de clase, ver a los nuevos profesores y estrenar los libros, cuadernos y material escolar que nos va a acompañar a lo largo de todo el curso.

Sin duda hay ilusión, ganas, expectativas y sueños que a lo largo del curso escolar se irán haciendo realidad, unos más que otros. Es sabido por todos que a edades tempranas los niños/as buscan modelos de conducta para construir su personalidad, esos modelos son; sus maestros en el colegio, su padres en casa, sus amigos en la calle, sin duda multitud de factores que influyen en la construcción de su personalidad.

Sabiendo que somos modelos, es muy importante que tanto los maestros como la familia tengan en cuenta el Efecto Pigmalión o profecía autocumplida, efecto inconsciente que todos ejecutamos y que si conocemos de su existencia podemos aplicarlo de forma positiva en la formación de la personalidad de nuestros niños/as.

[Tweet «“Tanto si crees que puedes, como si no, tienes razón” Henry Ford. #AnBlog #Educacion»]

Pero… ¿qué es el efecto pigmalión?

Se define como la capacidad de influenciar de forma positiva o negativa de manera inconsciente sobre el resultado final en función de mis expectativas personales.
El efecto Pigmalión refuerza la creencia que si crees en algo con pasión y esfuerzo se cumplen las expectativas tanto las positivas como las negativas. Esto ha quedado demostrado a  través de experimentos sobre psicología conductual de la mano de Rosenthal y Jacobson.

Por lo tanto todos nuestros prejuicios y hábitos de una manera u otra los trasmitimos en nuestras explicaciones en clase, en nuestra forma de comunicarnos en casa y en nuestro entorno laboral.

Factores que influyen en el efecto Pigmalión.

Ante dos alumnos con niveles de aprendizajes diferentes dependiendo del alumno actuaremos en cada uno de los casos de una forma diferente de forma inconciente.

  • Clima: Un buen clima genera expectativas positivas y esto hace que tanto el lenguaje verbal como no verbal refuercen de forma positiva el aprendizaje.
  • Imput: Se le exige más a aquellos que creemos que tienen más potencial, inconscientemente se refuerza y motiva para que llegue más lejos en la resolución de problemas, sin embargo a aquellos que sabemos de antemano de su bajo potencial no reforzamos e incentivamos su avance.
  • Oportunidad de Respuesta: Según nuestras expectativas al niño de mayor potencial, no nos conformaremos con la respuesta fácil y le ayudaremos a responder de una forma más elaborada y completa.
  • Feedback: Reforzaremos de forma positiva para incentivar la motivación y autoestima del alumno.

Al igual que reforzamos en el plano positivo e incentivamos ocurre lo mismo pero de forma negativa ante alumnos de menor potencial, ¿para qué incentivar y potenciar más si creemos que no pueden dar más?.

¿Cómo convertirte en un Pigmalión Positivo?

Tenemos claro que en un mundo donde las interacciones en nuestro entorno son múltiples y a diferentes niveles (trabajo, familia, amigos, pueblo, ciudad, …) esto nos hace ser influenciadores en mayor o menor medida, por tanto, si esto es así, intentemos ser influenciadores positivos aportando y mejorando en nuestro entorno social.

Claves para potenciar un refuerzo positivo:

  • Acepta y respecta al niño.
  • Reconoce sus posibilidades  y limitaciones.
  • Potencia la comunicación desde un clima agradable y de confianza.
  • Evita los prejuicios de las personas que te rodean.
  • Trata a todo el mundo por igual dándoles las mismas oportunidades.
  • Se Benevolente.
  • Identifica el talento individual y potencia sus resultados individuales y colectivos.
  • Refuerza la autoestima con refuerzos positivos, evita los discursos negativos y represivos, potencia lo bueno de cada situación.

Madres, padres, maestros y todos aquellos profesionales que se dedican a la educación de niños tenemos un gran reto,  convertirnos en influenciadores positivos para construir un mundo mejor lleno de buenas personas.

Comparto algunos recursos interesantes:

Will Smith – Ley de la Atracción – Uso del Secreto.

Javier Urra – El arte de Educar

¿Te interesan las acciones de innovacion social? ¡Pulsa Aquí!

 

Foto destacada: Shutterstock.

Deja un comentario