Desarrollo Personal, Emprender, Formación

Claves para comunicar con impacto

Comunicar es todo un arte que debemos entrenar a la hora de contar nuestros proyectos, también en nuestro día a día. Descubre a continuación cuatro pautas sencillas para hacer llegar tu mensaje de forma ágil.

Puede que mi visión esté un poco distorsionada por mi formación, ¿o deformación?, profesional. El caso es que creo que en esto de comunicar-Nos a veces es más importante el Cómo lo hacemos que el Qué comunicamos. Que se lo digan a algunos políticos de éxito, ¿no?

Ironías aparte, y presuponiendo la dignidad de la comunicación, o lo que es lo mismo, que el Para qué de nuestra comunicación sea consecuente contigo -que te lo crees- y ecológico con tu entorno -que aportas algo-, voy a compartir en este post algunas claves sobre Cómo hacerlo para lograr una comunicación con impacto en presentaciones públicas.

Sobra decir que estamos todo el día comunicándonos. Vivimos en familia comunicándonos. Lideramos a nuestros equipos comunicando. Reportamos los resultados de nuestro trabajo comunicándolos. Nos defendemos asertivamente comunicándonos. Nos proyectamos con comunicación. Así que estas claves te pueden servir en cualquier ámbito. Sin embargo, por aquello de centrarnos, me voy a referir a las que me parecen más importantes en el supuesto de que tengas que presentar tu proyecto, tu empresa, tu producto o a ti mismo ante un auditorio más o menos numeroso.

[Tweet “A la hora de comunicar no dejes nada al azar, improvisar es de locos”]

Partimos de que ya hemos hecho dos ejercicios indispensables:

  • Definir los objetivos de la presentación. Y cuanto más claro, mejor. ¿Qué quieres conseguir? ¿Informar, vender, “vender-Te”, conseguir que se unan a ti o a una causa que tú defiendes? Eso va a condicionar la estructura de la presentación, la selección y orden de los mensajes principales, el lenguaje verbal, el no verbal, y hasta tu forma de vestir.
  • Elegir el mensaje clave, formulándolo por escrito, y estructurar el resto de argumentos alrededor de él de forma clara y comprensible. Es importante también identificar qué argumentos en contra pueden surgir y preparar respuestas para neutralizarlos si fuera necesario.

Y ahora, cuatro claves para comunicar con impacto

Hecho esto, sólo te queda dar forma final a tu presentación y ensayarla teniendo en cuenta al menos estas claves que comparto ahora.

1. Involucra a tu auditorio

Depende un poco del tamaño y de tu mayor o menor soltura manejando los tiempos, pero es muy potente preguntar al auditorio su opinión previa sobre algunos temas clave que vas a desarrollar. De esa forma creas un vínculo desde el principio que te aporta información muy valiosa para avanzar en tu discurso de la forma más efectiva. Eso sí, hay que controlar muy bien el tiempo y tener una máxima: lo que no pueda ser resuelto en 2-3 minutos apúntalo y comunica que lo veréis posteriormente si sobra tiempo, o después de la presentación ya personalmente con quien te ha planteado el tema. Agradece siempre las aportaciones, son regalos que te hacen las personas que te oyen, incluso si no son del todo positivas.
Algo más sobre involucrar a tu audiencia.

2. Toma conciencia de tu postura y úsala

Pon a tu servicio tu lenguaje no verbal y expresa tu mensaje también con él de forma congruente. Permítete liberar tus brazos, tu cuerpo. Sé consciente de ti. Si estás de pie, muévete por el espacio que tienes. Dedícale un momento a identificarlo antes de empezar, como si fuera tu “escenario”. De hecho lo es. Y dentro de ese escenario, acércate lo más posible a tu audiencia. Muévete con seguridad. No te desplaces demasiado rápido cambiando de dirección y mareando a los oyentes, ni te balancees. Es muy facilitador para evitar esto adoptar una postura erguida con los pies ligeramente separados, para poder distribuir el peso por igual en las dos piernas. Y procura no cruzar los brazos, es una postura que inspira “cierre”.

Es bueno que distribuyas la mirada entre todos los miembros del auditorio, mirándoles a los ojos. En auditorios grandes te ayudará encontrar 5, 6 ó 7 miradas cómplices de personas que sientes afines por sus expresiones de aprobación o serenidad, y que “descanses” en ellas para distribuir equilibradamente tu mirada por toda la sala. No te enredes en mirar a esas personas que tienen el gesto contrariado, evítalo en la medida de lo posible, tenemos una tonta tendencia a querer convencer a todos. No es el momento. Además, puede que su gesto no sea por ti.
Algo más sobre Proxemia.

Isra_Manzano_almanatura

3. Aduéñate de la atención del auditorio

Puedes mantener la atención del auditorio sobre todo con dos técnicas bastante efectivas bien repartidas: emplea ejemplos y utiliza el humor.
En el primer caso, cuanto más personales sean los ejemplos más interés generas. Contar lo que has vivido en primera persona te ayuda además enormemente a hacer congruente tu lenguaje no verbal con el verbal y la credibilidad que generas se dispara.

En el caso del humor nada que añadir a lo que sabemos, que es un estilo muy efectivo de comunicación distendida y genera un buen ambiente que facilita tu presentación. Eso sí, no lo fuerces. Si todavía no tienes esta habilidad desarrollada, no la practiques ante un auditorio. Empieza primero entrenándote en el entorno familiar o con amigos, que son un buen termómetro para medir tu gracia, y más benévolo.

Y juega con el volumen de tu voz, no seas plano en las entonaciones. Varía la velocidad de tu discurso. Usa los silencios. Creer en lo que estás transmitiendo te dará seguridad y eso se notará mucho en tu voz. Aprovéchalo.
Más recursos para mantener la atención.

4. Habla para todos

Tómate un tiempo a pensar en el perfil de las personas que te van a escuchar si puedes preverlo, y adapta tu lenguaje a ese perfil. Y en todos los casos, en todos todos los casos, o sea, en todos los casos, ten en cuenta que algunas personas aprendemos mejor viendo, otras mejor escuchando y otras experimentando. Son los sistemas representacionales visual, auditivo o kinestésico por los que percibimos la realidad, y en cada persona predomina más un sistema que otro. Así que hablar para Todos es usar medios visuales, medios sonoros o técnicas vivenciales, y si te lo permite el tema que estás presentando, los tres.
Comunica para todos los sentidos en todas tus presentaciones.

Presentaciones

Y ahora ya sólo te queda ensayar. Es importante también ensayar. Además te recomendaría que le dediques un tiempo a ensayar. Cuando te sientas preparado, es el momento de ensayar con amigos. No olvides después de todo eso, ensayar. ¿Te he dicho que es importante ensayar? ¡Suerte!

¿Te interesa la comunicación? ¡Pulsa Aquí!

Foto destacada: Pexels.com

Deja un comentario