Creatividad, Emprender, Formación, Innovación

Creatividad aplicada a la innovación social

La creatividad es uno de los pilares que nos inducirán a la creación de ideas innovadoras que den respuesta a las necesidades detectadas como empresa social

La empresa social debe estar continuamente creando nuevas soluciones que cubran nuevas necesidades sociales que están apareciendo en nuestro día a día. Para crear esas soluciones es muy importante que nuestra creatividad este entrenada y lista para ponerla al servicio de cualquier cuestión a resolver.

Por ello, en está ocasión vamos a hablar de la creatividad aplicada a la innovación social y emprendimiento social como herramienta para generar nuevas soluciones a nuevas necesidades sociales. ¡Espero que os sea de utilizad para vuestro día a día!

Nuestro cerebro suele fluir entre dos aguas, por un lado intenta no salirse del área de confort para no tenerse que enfrentar al miedo a lo desconocido, al dolor o la frustración. Por otro lado, existe una energía que emana desde el centro de nuestro ser, que está orientada a la expansión, a la curiosidad de explorar cosas nuevas y asumir riesgos. Todo esto se traduce en una simple elección. Es cierto, que existen muchos obstáculos desde la infancia hasta nuestro entorno laboral, que merman esa elección y crean pocas oportunidades para nuestro lado más explorador. Las ideas que van a transformar paradigmas como ocurre en el emprendimiento social, incorporan una barrera más y es que la decisión de que aporte valor a la sociedad, vendrá de la evaluación social del colectivo foco. Para poder romper esta tendencia, tenemos que pagar un precio que se traduce en esfuerzo, aprendizaje, desaprendizaje y tiempo.

Esfuerzo. Poner en marcha este motor será el resultado del esfuerzo de elegir al principio un camino más complicado. Inventar e innovar son los dos motores básicos del emprendimiento social, sin ellos será imposible desarrollar nuevas ideas y oportunidades.

Aprendizaje. La neuroplasticidad de nuestro cerebro nos permite ser capaces de modificar nuestros conceptos archivados sobre la creatividad y entrenar nuestra mente para aplicar nuestra capacidad creativa en el diseño de ideas que cambien el mundo.

Desaprendizaje. Para impulsar el pensamiento creativo es necesario desaprender y romper barreras entorno a las ideas y juicios conocidos, para crear un escenario virgen donde todas las ideas por muy locas que fueran, sean bienvenidas.

Tiempo. Este es uno de los factores más influyentes en la generación de las ideas, ya que por mucho que nos esforcemos se requiere de tiempo y energía para estimular nuestra mente con estímulos que produzcan una corriente útil creativa hacia algo que puede ser traducido en un producto/servicio real.

A continuación vamos a aprender las claves que nos harán traducir una necesidad en una idea innovadora.

Generando oportunidades

La innovación social es un modelo que implica a personas, organizaciones y a la sociedad en su conjunto, donde el eje fundamental son los usuarios finales y donde se generan oportunidades a nivel individual de una forma sostenible, garantizando un desarrollo personal y social saludable y como soporte que garantice una fusión donde se empodere a la ciudadanía y al emprendedor social.

Una vez localizada la necesidad a través de el mapa de empatía u otras herramientas, es necesario transformarlas en ideas que se traduzcan en oportunidades de emprendimiento social. Generaremos una semilla suficientemente amplia para garantizar el despliegue de numerosas alternativas que surjan de la creatividad, pero debemos de apostar por unos límites que nos sirvan de ayuda. Para ello, os propongo el siguiente ejercicio: “¿Cómo podríamos…?” En él encontraremos tres columnas destinadas el usuario o colectivo foco, la necesidad que hemos detectado en nuestro anterior análisis y el insght que hace referencia a las causas de esa necesidad. A continuación, formularemos preguntas con el cómo que nos darán las pistas para el desarrollo de productos/servicios sociales.

ejercicio_creatividad

1 + 1 = Elefante

Existen muchas técnicas de creatividad y muchos expertos que hablan de ella, como Edward De Bono, Ismael Pantaleón, Guzmán López, etc. Pero lo complicado es materializar una idea en algo real, algo que pueda ser traducido en un proyecto. Amalio Rey y su equipo creo Innobox una caja donde se guardan moldes que puedes aplicar para poder generar ideas valiosas. Aquí os dejo el enlace para que podáis aplicar algunos de los modelos en vuestra idea o bien para que os sirva de estímulo para implementar la innovación como propuesta de valor en vuestras ideas sociales.

 Innobox  por Amalio Rey

¿Te interesa el emprendimiento social? ¡Pulsa Aquí!

Imagen Destacada: pixabay.com

Comentarios

Neus dice:

Qué gran post, ¡me ha encantado! (incluído el vídeo ;p)

¡Muchas gracias Neus! Un fuerte abrazo #desdelorural

Deja un comentario