Desarrollo Rural

¿Tiene tu estrategia municipal un Para Qué?

La importancia de construir líneas de trabajo con sentido para la población es clave para mantener vivos los pueblos.

En uno de los tantos eventos que vamos sobre BCorps, nos contaron un cuento de Jorge Bucay que puede ayudar a entender la importancia de definir un Para qué en las Estrategias de Desarrollo Rural. Muchas son las personas que se ponen en contacto con nosotros para pedirnos ayuda o consejo sobre qué hacer en su municipio. Es complicado cuando no estamos en el territorio pues toda estrategia necesita de un estudio previo para identificar las necesidades de la población. No es cuestión de cortar y pegar y ya está todo solucionado, es más complejo de lo que parece, pero bueno, no me quiero adelantar y daros pistas, antes de nada poneros cómodos/as y leer con atención la siguiente historia.

¿Pones ladrillos o construyes catedrales?

Un viajero francés cruzaba Miranda de Ebro y avistó una cantera. Se quedó mirando un largo tiempo a tres canteros que afanosos realizaban el mismo trabajo. El primero se quejaba y se paraba constantemente, el segundo silencioso se encontraba ensimismado en la calidad de su trabajo y el tercero al igual que el resto, se encontraba realizando duras tareas pero acompañado de una dulce melodía que tarareaba, lo que transmitía la satisfacción de su trabajo. 

El viajero no entendía la desigualdad de comportamientos por lo que se acercó a preguntar a cada uno de ellos: ¿Qué hace usted?.  El primero le contestó que hacía lo que podía después de tantas horas de trabajo haciendo siempre lo mismo. Maldecía su mala suerte. El segundo contestó que daba forma a las piedras para que pudieran quedar perfectas. El tercero, escuchando a sus compañeros se acercó al forastero y le contestó con gran satisfacción: Estamos construyendo la Catedral de Burgos“.

¿Os ha gustado la historia? ¿Con cuál de los canteros te identificas en tu día a día?

Estrategias Municipales como Catedrales

Esta historia me ayuda a contaros que en el mundo del desarrollo rural nos encontramos “canteros” que pueden identificarse como los protagonistas de este cuento. Personas centradas en el Qué Hacer, nos solicitan propuestas sin sentido buscando una acción sin dirección que de alguna manera pueda dar respuesta al vacío en el qué se encuentran y que justifique su posición en cualquier entidad. Ejemplo: “¿Qué podéis hacernos con este presupuesto?”.

Nos encontramos en segundo lugar con aquellas personas afanadas en su día a día, amantes de su trabajo que diseñan los Cómo Hacer desde la perspectiva de sus ideales, siguiendo unas líneas de trabajo sin tener en cuenta el objetivo final de su acción y las personas a las cuales debería ir destinada. Ejemplo: “¿Cómo podemos hacer esto que se me ha ocurrido?”

En tercer lugar hace referencia a las personas que tienen la capacidad de ver la utilidad de su trabajo, de generar estrategias municipales que den respuesta a la población, poniendo en el centro de todo el propósito de su trabajo como podría ser “Ayudar a los jóvenes de mi pueblo a encontrar trabajo”, “Impulsar el papel de la mujer en lo rural”, “Mejorar el impacto visual del municipio”, “Posicionar el municipio en el mercado del turismo“. Tener un propósito y un Para Qué significa tener una meta clara donde orientar todas las acciones en resultados, no inventar acciones vacías que tan sólo generen impacto puntual en la población. El problema que nos encontramos es que la mayoría de las estrategias municipales están orientadas al turismo. Necesidades sociales hay muchas en tu pueblo, sólo tienes que preguntar y obsesionarte para dar respuesta y soluciones coherentes. El foco no es la actividad sino la solución que plantea. Ejemplo: “¿Qué pasos deberíamos dar para dar solución al problema de basura acumulada que tanto preocupa a mis ciudadanos?”

Muchos municipios emprenden acciones no tradicionales de desarrollo en el plano de la promoción del empleo, la lucha contra la pobreza, la defensa del medio ambiente, la promoción de la cultura, la modernización de la educación y la salud o la mejora de las condiciones de vida de jóvenes y ancianos, eso son estrategias municipales como las más bellas Catedrales. 

Estrategias municipales con propósito

Las Estrategias Municipales determinan por un lado el potencial de recursos con los que se cuenta y por otro lado cuáles son las necesidades que se requiere satisfacer de las personas, comunidades, municipios y sociedad en común. En este sentido, la lógica de formulación de una estrategia de desarrollo rural debe de integrar los siguientes aspectos:

  1. Determinación de un propósito estratégico a partir del conocimiento económico local, análisis de los recursos y potencialidades de la zona, así como las principales carencias que puedan existir para que se desarrollen actividades económicas.
  2. Creación de los medios que involucren a todos los agentes económicos en este proceso.
  3. Impulso de las condiciones generales e infraestructura adecuada para facilitar el diseño de iniciativas que nos ayuden a dar respuesta a nuestro propósito municipal.
  4. Diseño de medidas formativas destinadas a sensibilizar y conocer la estrategia municipal destinada a dar respuesta a un propósito social.
  5. Construcción de acciones municipales encaminadas a dar respuesta a esa necesidad identificada durante un gran periodo de tiempo.

Hamel y Prahalad (2005) cuentan que el propósito estraté­gico es más que simplemente una ambi­ción desbocada, sino que el con­cepto también abarca un activo proceso de gestión, captura la esencia de ganar todos de forma conjunta, es estable en el tiempo y fija un ob­jetivo que merece esfuerzo y compro­miso personal.

¿Está preparado tú municipio para dejar de acarrear piedras y comenzar a construir catedrales?

¡Subscríbete por email y recibe más info sobre desarrollo rural!

 

 

 

 

Deja un comentario