Desarrollo Rural, Empleo

Mejoras para la integración de la mujer en el medio rural

La actividad laboral y social de la mujer está consiguiendo frenar la pérdida de población en entornos rurales.

Ha pasado el 15 de Octubre, Día Internacional la Mujer Rural y mucho es lo que se ha escrito sobre este día y sobre la figura de la mujer en el medio rural. Sin embargo, el medio rural sigue sin darle el lugar que merece por todo lo que aporta al entorno donde vive, tanto personalmente como profesionalmente. El medio rural sigue siendo un entorno con una fuerte tradición machista, lo que hace relegar a la mujer rural a un segundo plano, encargada sobre todo de los cuidados y de ayudar en los negocios o en la explotaciones agrarias familiares. Debido a esta situación, nos vamos encontrando cada vez más pueblos muy masculinizados, pues las mujeres son el principal colectivo que emigra a los núcleos urbanos en busca de unas oportunidades que creen que el medio rural no puede ofrecerles.

A continuación desglosamos algunos datos del medio rural, tomados del estudio de 2015 sobre la población rural y urbana realizada por Goerlich y Cantarino (y que se puede descargar aquí):

  • El mundo rural acoge el 20% del la población mundial y ocupa el 89% del territorio.
  • En España el 20,3% de la población vive en el 89% del territorio dedicándose principalmente a la actividad agraria.
  • Estos datos implican que más de 4 millones y medio de mujeres vivan en el medio rural, lo que representa el 9,9% de la población española (teniendo como referencia el último padrón municipal de 2017).

Como podemos comprobar, las mujeres rurales suponen una parte importante de la población en nuestro país, pero no sólo en términos estadísticos, sino que además se encargan de mantener vivo el medio rural, pues son las encargadas de muchas funciones sin las cuales la vida en los pueblos iría desapareciendo a mayor velocidad:

  • Apoyo al negocio familiar: Las mujeres en las zonas rurales dedican aproximadamente 5 horas diarias al negocio o la explotación familiar, pero en la mayoría de los casos, sin estar dadas de alta de forma legal en la Seguridad Social, restándoles el derecho a percibir posteriormente algún tipo de ayuda o pensión por desempleo e incluso una jubilación digna.
  • Encargadas de los cuidados: Además de ese trabajo no remunerado ni reconocido en el negocio familiar, las mujeres también son las encargadas de mantener la unidad familiar, asumiendo las responsabilidades de la familia (personas mayores, familiares enfermos, cuidado de niños y niñas). En este caso, se convierten así en un pilar básico en el entorno rural, pues no sólo se encargan de los cuidados que podrían corresponder a otros miembros de la familia, sino que además ejercen una función de apoyo a la administración pública cuando los servicios básicos de proximidad (centros de salud, residencias de personas mayores, guarderías, etc.) brillan por su ausencia.
  • Mantenimiento de la cultura: Las mujeres son el colectivo más participativo no sólo en el rural, sino en todos los lugares y ámbitos (excepto en las actividades deportivas y en las hermandades religiosas, espacios más tradicionalmente masculinizados). A través del asociacionismo y la participación en las actividades lúdicas o culturales en los municipios, las mujeres están ayudando a conservar y transmitir a las nuevas generaciones los saberes y tradiciones, por lo que se convierten en fundamentales para conservar la identidad cultural y afianzar el sentido de pertenencia.
  • Conservación del medio natural. Al igual que ponen en valor la cultura y las tradiciones del lugar en el que viven, también son las mayores defensoras del entorno que les rodea, manteniendo lugares y parajes conservando y poniendo en valor los recursos naturales.
Mejoras para la integración de la mujer en el medio rural

Es evidente que estás funciones son esenciales para el mantenimiento de la vida en el medio rural, funciones fundamentales que hacen que las personas permanezcan en los pueblos y que por lo tanto los pueblos permanezcan vivos. En base a todo esto es necesario y urgente que las normativas y la vida en el pueblo se adapten a la realidad social y laboral de la mujer en la actualidad. Están son algunas de las mejoras para integrar la figura de la mujer en el medio rural:

  1. Reconocimiento laboral de la mujer en las explotaciones familiares: Un reconocimiento en la que aparezcan como cotitular de la explotación agraria y les permitan tener independencia económica y cotizar de cara al futuro. Existe la Ley de titularidad compartida de explotaciones agrarias que nace con buenas intenciones pero que aún no tiene una aplicación real en todo el territorio nacional.
  2. Beneficios Fiscales: Las cotizaciones de la unidad familiar deben tener un régimen distinto de cotización que se adapte a la dimensión de la explotación que no limite en ningún caso. Es importante que el tipo de cuota a pagar no limite el alta de uno de los dos miembros del negocio familiar. Es imprescindible hacer una discriminación positiva para equiparar las coberturas sociales.
  3. PAC con perspectiva de género: Son muchos estados miembros los que le  piden a Europa que adapte las políticas agrarias a una realidad donde la mujer cada vez es más protagonista y por tanto piden que sean tenidos en cuentas sus derechos.
  4. Flexibilidad laboral: Es importante que las normas laborales permitan compaginar la vida laboral con la vida familiar.
  5. Formación específica y de calidad: La formación que llega en muchas ocasiones al medio rural es una formación alejada de la realidad del medio rural y con metodologías alejadas de las personas. Se echa en falta formación específica para la mujer en el medio rural.

Sin duda la mujer ha roto la barrea y empieza a ser pionera no solo en el sector agrario sino también en otros sectores del medio rural donde son propietarias o donde se organizan en cooperativas exclusivamente de mujeres. Sectores como el turismo rural (alojamientos, restaurantes), transformación artesanal y alimentaria y recuperación de oficios tradicionales, son sectores que están liderando en primera persona a mujeres del medio rural con gran éxito y que están suponiendo una esperanza real para evitar la despoblación de nuestros pueblos.  

¿Qué hace AlmaNatura por la mujer del medio rural?

A continuación os informamos de las próximas acciones que estamos desarrollando desde AlmaNatura dirigidas a visibilizar la acción de la mujer en el medio rural:

¡Subscríbete por email y recibe más info sobre desarrollo rural!

 

Deja un comentario