Desde una gran urbe como Nueva York o desde un pequeño lugar perdido en la Sierra de Aracena, no importa el lugar cuando de emprender y de mejorar las cosas se trata. Personas anónimas que aportan su granito de arena para, desde el lugar donde quieren estar, actuar de forma local y lograr un objetivo global: un mundo mejor. Lo importante es la iniciativa y las ganas de hacer las cosas, porque “la actitud mueve el mundo”. En cualquier caso, estoy hablando de pequeños “héroes anónimos” que luchan cada día de su vida por aquello que quieren, con convencimiento y conocimiento de causa, sabiendo que pocas veces va a ser fácil, pero que el esfuerzo merece la pena seguro.

Es el caso de Lola y Armando. Hace ya 24 años que cambiaron los libros y las horas de estudio teóricas por la práctica. Se pusieron manos a la obra y comenzaron a pasar las 24 horas del día trabajando, viviendo y disfrutando del campo. Una idea que les entusiasmaba a los dos y que sus padres no acababan de ver del todo bien, porque “el trabajo en el campo es muy duro”, aseguran, pero que les ha llevado a poner en marcha lo que ambos soñaban, gracias a su actitud y su voluntad por hacer algo mejor. Ellos mismos han puesto en práctica el modelo de vida que les gustaba y que ahora enseñan a sus tres hijos.

Los cinco viven en la Finca Montefrío, definida por ellos mismos como “un lugar donde encontrarse con la naturaleza… en familia”. Se trata de una granja familiar ecológica que se encuentra en el término municipal de Cortegana, muy cerca de El Repilado, dentro del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche. Un lugar donde ellos hacen lo que les gusta, porque “disfrutar de lo que se hace es lo más importante”, asegura Lola. No importa que sea dentro de una oficina en una gran ciudad o, como es su caso, en plena naturaleza.

“Vivimos en el campo y del campo”. Ésta su máxima, a lo que añaden que “lo importante para nosotros es cuidar el medio que nos rodea, mantener el equilibrio entre lo que obtienes de la naturaleza y lo que tú le aportas a ella”, explica Lola. “Por eso hacemos ganadería y agricultura ecológica, apostamos por una alimentación sana y natural e intentamos aportar nuestro granito, elaborando productos derivados de nuestros cerdos: jamones, paletas, lomo y embutidos”. Unos cerdos de raza ibérica pura, lo mejor que tiene la dehesa y que ellos cuidan hasta el más mínimo detalle, empezando por su alimentación, sana y natural, que producen en su huerta (alfalfa y calabaza) y que completan con la bellota de sus encinas en la época de montanera. Todo ello para obtener productos de máxima calidad, que es su seña de identidad.

A esta actividad agrícola y ganadera, Armando y Lola suman como complemento sus casas de turismo rural, para lo que han rehabilitado los cortijos que tenía su finca y ofrecen, además, actividades en contacto con la naturaleza.

Pero lo importante para ellos no es solo vivir del campo y que ésta sea una actividad rentable, sino “aprovechar los pequeños momentos que el campo te da: escuchar a los pájaros cantar, sembrar y recoger los frutos, criar animales y darles cariño y todo lo que esto te reporta, como sembrar árboles y esperar a que crezcan para que otros también los puedan disfrutar, porque también es importante crear un futuro pensando en los demás”.
Con esta mentalidad positiva y que invita al optimismo habla Lola sobre su trabajo, su vida y su familia, un camino que reconoce ha sido “duro”, pero “como disfrutamos con lo que hacemos y lo pasamos bien, no se hace pesado”.

Escuchándola hablar te das cuenta de lo importante que resulta tener esta actitud para hacer y cambiar las cosas ya que, aunque “también hay momentos difíciles, pero hay que buscar la parte positiva de las cosas y sacar una enseñanza de los malos momentos, porque de lo malo también se aprende”.

 

Personas como ella y su familia son las que hacen falta para que se produzca el cambio, para conseguir un mundo mejor entre todos y para todos. En relación con lo expuesto os dejo un video de la vuelta al campo en el que se identifican diferentes acciones que comienzan a aparecer en todo el territorio nacional. Espero tus comentarios. ¡Feliz verano!

Ha pasado un año desde que eligiéramos el programa formativo executive en formato de Comunidad de Práctica sobre aprendizaje organizativo, liderazgo y emprendizaje organizado por Team Academy Euskadi y dependiente de la corporación Tecnalia.

Y han pasado muchas cosas desde entonces.

Para intentar sintetizar la experiencia, sin aburrir y acercando el meollo de la cuestión a aquellas personas interesadas en realizar un master sobre emprendimiento debemos entender el modelo que nos propone Team Academy. Pues el proceso de crear emprendedores para esta escuela se basa en el famoso “Learning by doing” o “Aprender haciendo”. España cuenta con varias sedes de esta metodología, por un lado la Mondragon Team Academy, que tiene varios Labs donde desarrollan masters/grados y por otro lado Team Academy Euskadi dependiente de la corporación Tecnalia en la cual hemos desarrollado nuestra experiencia.

El modelo de aprendizaje ha sido importado de Tiimiakatemia, creado por Mr. Johannes Partanen, el Centro de Excelencia Emprendedora de la Universidad de Ciencias Aplicadas de JAMK en Jyväskylä, Finlandia y poseen más de 20 años de experiencia promoviendo el emprendimiento desde la escuela.

Después de todas estas “palabros” que malogran el presente post me gustaría hacer referencia a un anterior post sobre “¿Cómo elegir bien un master de innovación y emprendimiento?” escrito en este mismo blog de almanatura y donde identifique una serie de criterios que me parecían de relevancia para disfrutar de una buena experiencia emprendedora y que después de vivir la formación me parece nos ayudaran a explicar mejor lo vivido. Identifico tres puntos:

1. Emprende primero

Esta máxima vale para todos los implicados en la formación, participantes y facilitadores deben conocer el trabajo en la calle como vendedores y emprendedores que se juegan su patrimonio en cada decisión. Creo que el seno de una gran corporación no es el mejor sitio para desarrollar acciones de emprendizaje de este tipo, pues los cargos intermedios no son máximos responsables de las decisiones que pueden acabar afectando a los alumnos/a. Cuando se trabaja con personas la humanidad debe reinar. La deshumanización que provocan ciertas corporaciones debe ser conocida y tenida en cuenta a la hora de seleccionarlas.

2. No hay experiencia sin contenido real

“Si la propuesta formativa es escasamente experiencial: Huye. Si es extremadamente experiencial: Huye también”. Así comenzaba este punto en el anterior post y es que nos ha faltado contenido que afianzar, metodologías que aplicar y técnicas que interiorizar para posteriormente llevar a nuestros negocios. Es insuficiente dejar en manos del alumnado todo, como insuficiente pensar que el alumnado es responsable de su éxito o fracaso. El coach o facilitador está para catalizar la iniciativa no sólo para de forma asertiva asentir con la mirada y anotar el proceso. Así lo creemos pues así nos lo demuestra el feedback de más de diez años formando equipos.

3. On-line y off-line la mejor opción

Existen momentos muy positivos que debemos reseñar, y estos son las sinergias en clase con los compañeros/as consiguiendo la magia que hace que evolucionemos y el aprendizaje acabe arraigando. Contar con compañeros/as con experiencia, comprometidos y llenos de actitud proactiva es crucial para un aprendizaje significativo. Y de esto hemos podido disfrutar a raudales. Buenas personas y excelentes profesionales que han creído en Team Academy para un año de encuentros de aprendizaje donde cada uno ha dado lo mejor de el.

En esencia creemos profundamente en el modelo de emprendizaje basado en el “darse cuenta”, “aprende haciendo” y en el “aquí y ahora” pero en ocasiones se debe poner mucha más carne en el asador. La burbuja emprendedora se infla en España a pasos agigantados (España recibirá 1.900 millones de euros de la UE para luchar contra el paro juvenil desde 2014) y esto puede ser una increíble oportunidad mientras se destine a acciones que mejoren los escalofriantes datos de paro juvenil y no sólo a engordar el bolsillo de miles de consultoras.
No es cuestión de purismo, es cuestión de predicar con el ejemplo, ser honestos con nosotros mismos para ofrecer soluciones a las necesidades que existen entre los más jóvenes a la hora de emprender.

En resumen...

Nuestro paso por Team Academy podría haber sido más enriquecedor y fructífero. El esfuerzo ha sido considerable pues en la mayoría de las ocasiones subíamos en coche desde Andalucía, 2000 kilómetros por seminario para en ocasiones bajar con una importante frustración causada tal vez por nuestras altas expectativas.

Optamos por esta opción ya que huimos de las escuelas de negocio de formato elitista, desgraciadamente los precios de Team Academy, aunque son inferiores a la media, siguen subiendo debido a la importante aceptación de la metodología. También al marketing y al target “cool” al que cada vez más llega la iniciativa. Pues emprender está de moda y esto no ha pasado desapercibido para esta u otras escuelas de emprendedores.

Vender innovación de puertas para afuera es fácil y cómodo pero incomoda mucho más hacerlo en las primeras files de las corporaciones. Filas que deben asumir el cambio al que todos/as estamos sometidos en estos años que corren. Mientras esto no sea asumido de nada sirve vender innovación.

Para nosotros la educación emprendedora es mucho más que un negocio, es una apuesta personal y forma de vida que hará crecer oportunidades a las futuros pobladores de este planeta. Oportunidades que en ocasiones se malogran cuando sólo se ve la rentabilidad y se deja a un lado la energía que cada persona se deja en cada proceso.

También estamos contentos por cuanto ha acontecido, compañeros/as de Leadership Experience, equipo 10&Co de Leadership Adventure y facilitadores que han intentado hacer lo mejor posible su trabajo. El camino continua, esperamos coincidir en la vida y dotar de sentido a cada acción y reflexión de este inspirador año.

“No puede impedirse el viento, pero hay que saber construir molinos”. Proverbio holandés.

Recursos:

Fotos sobre la experiencia en el flickr de almanatura.

Lista de libros excelentes por TAE 2013.

Gracias a lo que se ha llamado el "internet de las cosas". Los aparatos que nos rodean ya son capaces de obtener información del exterior y trabajar con esos datos para una mejor gestión de los servicios de las ciudades, haciendo posible que estén en el sitio, momento y lugar adecuados para los ciudadanos que los demandan.

Por ejemplo, ¿te imaginas un frigorífico que te avise de la fecha de caducidad de los alimentos que contiene? ¿O que las zapatillas que usas para hacer deporte registren las estadísticas de cuánto corres cada semana y a qué velocidad? ¿O que los inodoros analicen tu orina y te recomienden la dieta alimentaria que más le conviene seguir? ¿O que el cepillo de dientes te alertara de cualquier pequeña caries y pidiera cita en tu dentista?

No es ciencia ficción. Se calcula que en 2020, entre 22.000 y 50.000 millones de dispositivos se conectarán a Internet con el fin de proporcionar a los ciudadanos una serie de servicios y aplicaciones inteligentes sin precedentes. Así nacen las Smart Cities

Una Ciudad Inteligente se define como aquella ciudad que usa las tecnologías de la información y las comunicaciones para hacer que tanto su infraestructura como sus servicios públicos ofrecidos sean más interactivos, eficientes y los ciudadanos puedan ser más conscientes de ellos. Es una ciudad comprometida con su entorno, tanto desde el punto de vista medioambiental como en lo relativo a los elementos culturales e históricos.

El concepto de Smart City camina de la mano con el Internet de las Cosas, un mundo digital en el que todo podrá estar conectado, desde dispositivos hasta objetos del mundo físico que habitualmente no disponían de esta conectividad: elementos urbanos, edificios, los coches, los electrodomésticos, los contadores y en general todo aquello que haya que gestionar o controlar.

El pionero proyecto de Málaga

Málaga comenzó en 2009 su propio proyecto de Smart City para convertirse en una ciudad sostenible pionera en el mundo. El objetivo del proyecto era desarrollar nuevos sistemas y tecnologías para reducir el consumo energético de la ciudad, implicando y beneficiando a más de 12.000 clientes del área de la Playa de la Misericordia, en el nuevo Paseo Marítimo de Málaga.

Este modelo parte de la idea de que cambiar el modelo energético sólo es posible si los ciudadanos, empresas y administraciones públicas toman partido.

El éxito de proyectos como éste hace pensar que se irán extendiendo. Lo cierto es que necesitamos ciudades más eficientes que consuman menos energía y materia para sobrevivir. Y la clave no está sólo en la tecnología; las ciudades inteligentes también necesitan ciudadanos inteligentes. ¿Qué actitudes crees que hay que fomentar? Lo hablamos en los comentarios ;-)

 

En aquel verano esperábamos ansiosos las primeras lluvias de septiembre para que tiñeran de verde los campos de nuestra Sierra. Eran los comienzos de AlmaNatura y como si hubiesen abierto las puertas de un universo nuevo ansiábamos descubrir cada rincón del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche para mostrarlo a nuestros potenciales visitantes.

...

Haber leído la historia de Yvon Chouinard en su libro "Que mi gente vaya a hacer surf" de ediciones Desnivel también me ha dado un nuevo empujón para escribir este post después de la conversación que mantuve esta misma semana con @pazinguez en Barcelona. Y es que en ocasiones todo gira para coincidir en un punto, oscilaciones que me llevan a pensar, cómo hace un año, en el sentido y trayectoria de nuestra empresa y el trabajo realizado durante quince años ya.

El más profundo de los valores que nuestra compañía AlmaNatura ha llevado consigo desde los comienzos, siempre ha estado vinculado con ofrecer otras realidades a las personas que se acercaban a la organización (empleados y/o participantes). Siempre hemos luchado por enriquecer personalmente a los que pasaron por aquí, incluso luchando por sus propios empleos y bajando nuestros propios sueldos para que el equipo continuase pese a las dificultades de esta última crisis. Hemos trabajado y trabajamos duro cada día por ofrecer nuevas posibilidades a esas personas que por sus condiciones o lugar geográfico se ven inmersas en una realidad que no les permite desarrollar más sus habilidades humanas.

Pese al esfuerzo e ímpetu de cuantos hemos trabajado en alma natura y lejos de buscar un reconocimiento, nos encontramos en ocasiones con personas que no entienden nuestra proactiva forma de entender el mundo. Comentarios del tipo "los jefes no pueden ser tan buenos" o "no sois la empresa social que tanto vendéis" llegan a nuestros corazones cómo el olor más putrefacto de una sociedad contaminada por el dinero y la envidia.

Cuando comenzamos con esta aventura y lejos de convertirnos en empresarios había una máxima que aún hoy perdura y es seguir viviendo #desdelorural y devolver al medio cuanto nos da a diario. Prueba de ello han sido los numerosos proyectos de acción social que sin remuneración alguna se han desarrollado desde hace más de diez años:

1.- Puesta en valor y reconocimiento de los molinos de agua de Arroyomolinos de León como bien de interés cultural.

2.- Organización de las XXI Jornadas del Patrimonio Serrano en Arroyomolinos de León. Anterior a las cuales nuestro pueblo se encontraba lejos (mentalmente) de pertenecer a la comarca de la Sierra de Huelva.

3.- Formación básica para asociaciones de la Sierra onubense.

4.- Acción Quercus. Acciones de empoderamiento ciudadano para jóvenes de ámbito rural con necesidades socioculturales.

5.- Programas de voluntariado ambiental, cultural, social, etc.

6.- No me cuentes historias. Recopilación y edición de leyendas serranas.

Destino Experiencia cap 9/10: Cala, Santa Olalla del Cala y Zufre from almanatura on Vimeo.

7.- Turismo de Conocimiento. Formación y puesta en valor de los recursos turísticos serranos mediante la grabación y difusión de diez vídeos de las localidades serranas.

 

No seguiré enumerando, pero más del doble de los mencionados han sido nuestra contribución a lo que hoy es la Sierra de Huelva. Cuando no había ni una sola alternativa de ocio juvenil, alma natura impulso las primeras experiencias de campamentos en 1997. Estamos orgullosos de ello como lo estamos de los esfuerzos de trabajadores y voluntarios que se implicaron en las iniciativas. Esta posiblemente haya sido la mejor de las contribuciones realizadas, haber sembrado de oportunidades una Sierra en la cual pocos jóvenes quieren vivir por miedo a no encontrar empleo y vida.

Después de los últimos acontecimientos económicos el esfuerzo desde nuestra pequeña empresa se ha incrementado, contar con un poco de presupuesto para acciones sociales se hace difícil, pero no por ello imposible y una buena muestra es el empeño desinteresado en la formación de empresarios y en el asesoramiento sin horas que han podido recibir tan sólo con solicitarlo y en materia de social media, coaching, PNL, etc.

Seguimos estando aquí, como el primer día. Luchamos por llevar nuestra esencia a las personas que asisten a nuestras multiples iniciativas de innovación social, colocándolas en el centro de nuestras intervenciones y predicando con el ejemplo allí adonde vamos.

Afortunadamente nuestro camino continúa, nada de lo expuesto hubiera ocurrido si tres jóvenes de la Sierra de Huelva hubieran volado a la ciudad en busca de un empleo. Ahora lo que toca es seguir respondiendo a los principios inmutables de nuestra esencia: "Ofrecer oportunidades, abrir nuevas puertas y utilizar este negocio para inspirar a otros a continuar abriendo caminos #desdelorural".

 

En Arroyomolinos de León a 6 de julio de 2013.

linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram