Existen cuatro grandes frentes a los que damos respuesta desde AlmaNatura para la Fijación de Población Rural: Educación, Salud, Empleo y uso de la Tecnología. Sin embargo a veces no se necesitan grandes proyectos ni inversiones para cambiar la tónica de muchas zonas de España en las que por desgracia el declive rural está provocando un abandono paulatino y sistemático hasta el punto de encontrar zonas donde duplicar la población es que vengan a vivir cuatro personas al pueblo. Y tal como reza este titular: "Más de 4000 municipios españoles están en peligro de extinción", hemos pensado en algunas ideas sencillas a modo de "Kit" para reactivar zonas rurales con un poco de ingenio y voluntad personal. Sin necesidad de inversiones ni grandes proyectos públicos, pero con la certeza de que si colocamos muy bien los ladrillos cada día, el muro a construir puede ser realmente firme y fructífero para las próximas generaciones.


Y si te has quedado con ganas de más, te propongo este post donde puedes ahondar en cómo puedes hacer de tu pueblo un lugar lleno de vida. Pequeñas acciones que suman pese a que para algunos/as lo fácil es que nos fuéramos todos a la ciudad y así resolver la problemática. Fíjate en el comentario que incluyo a continuación:

Una reflexión realmente destructiva, sin argumentación ni sentido de lo que supone el abandono del mundo rural. Ya lo contábamos en esta entrada sobre ¿Por qué es importante fijar población al entorno rural?, te recomiendo su lectura y te invito a que la compartas en tus redes. Hace falta una mayor sensibilización a cerca de un problema que redunda sobre la calidad de vida del resto de personas del planeta.

¿Te interesa el Desarrollo Rural? ¡Subscríbete por email!

Para cuando lean este artículo ya se habrá inaugurado oficialmente el Año Internacional del Turismo Sostenible en la Feria Internacional de Turismo (FITUR). Al hilo de lo que escribíamos en nuestro último post 2017, Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo: retos y oportunidades hemos creído conveniente sumar al análisis de esos desafíos una serie de observaciones sobre los riesgos que puede conllevar una mala, o nula gestión, de los objetivos marcados, no solamente para este año sino para los venideros.

Hace pocos días nuestro compañero Israel Manzano, en su artículo ¿Qué aporta el turismo frente a la despoblación del medio rural?, ya se adelantaba en esta posibilidad de buen uso del turismo y concluía su post de una manera muy acertada al determinar que: «(…) un turismo sostenible poco masificado y bien enfocado a la realidad de la comunidad, puede convertirse en un elemento exponencial de desarrollo y dar como consecuencia la fijación de la población, todo dependerá de cómo utilicemos un recurso tan potente como es el turismo».

Para poder analizar más adelante los riesgos a los que nos enfrentamos debemos tener claro que el turismo, desde hace ya tiempo y por todos sabido, supone un fenómeno económico y social de primera envergadura. La propia Organización del Turismo (OMT) ha estimado que un tercio de los viajeros de todo el mundo elegirá en 2017 destinos turísticos con criterios más sostenibles y que, para casi el 80 %, es importante optar por alojamientos que pongan en marcha iniciativas y prácticas ecológicas.

Por puro criterio matemático, y sabiendo que el pasado año 2016 se cerró con un récord de turistas en todo el mundo (rozando los mil doscientos millones, de los que 75,3 millones llegaron a nuestro país), eso supone que nos enfrentemos con un reto de gigantescas proporciones a todos los niveles: de sustentabilidad de los destinos, de la preservación de los valores patrimoniales y de respeto por la diversidad cultural.

Es ese desarrollo de un nuevo modelo de sostenibilidad turística en sus pilares económico, sociocultural y medioambiental lo que recoge la Carta Europea del Turismo Sostenible (CETS) y, curiosamente, reseña un principio que, en muchos casos se omite u olvida, que es el de que el turismo no solamente debe satisfacer las expectativas económicas y las exigencias ambientales, sino que también ha de ser respetuoso con las poblaciones receptoras. Además, avisa que, para participar en el desarrollo sostenible, el turismo debe asentarse sobre la diversidad de oportunidades ofrecidas por la economía local, garantizando su plena integración y contribuyendo positivamente al desarrollo económico local. Por tanto, si el desarrollo turístico no repercute de forma efectiva en la mejora de la vida de la población receptora e incide en un enriquecimiento sociocultural de cada destino, nos encontraremos ante el fracaso del tan publicitado —y bien intencionado— Año Internacional del Turismo Sostenible.

Y este temor o preocupación no viene de ahora, ni se sustenta en frías estadísticas, sino que, en nuestro país, ya tenemos una muestra de lo que ese turismo sostenible puede minusvalorarse o, en todo caso, no llegar a sus objetivos principales. En el año 2014 el Consejo de Ministros aprobó por Real Decreto el Plan Sectorial de Turismo de Naturaleza y Biodiversidad, una propuesta, sobre el papel, innovadora y prometedora para integrar los objetivos de conservación en la política de turismo e impulsar la puesta en valor de la Red Natura 2000, el mayor conjunto de espacios protegidos del mundo, al que España aporta un 27% de su territorio.

Este Real Decreto, tal y como recoge en su texto normativo, apuesta por la promoción de un «turismo sostenible de naturaleza como valor añadido de la oferta turística española para aunar la conservación del entorno y contribuir a la mejora de las condiciones socioeconómicas de las poblaciones rurales». Si bien este Plan Sectorial refleja la ventaja competitiva que supone la biodiversidad de España con respecto al resto de la Unión Europea, resulta preocupante cuanto menos que bajo el manido término de «turismo de naturaleza», especialmente en espacios protegidos, no se adopten medidas para amortiguar —ya no decimos evitar— los impactos negativos sobre dichos espacios, ni se plantea la limitación de ese desarrollo turístico a ciertas áreas. Tampoco se recoge la exigencia obvia de establecer previamente estudios que analicen la capacidad de carga para determinar el número de visitantes que cada espacio puede soportar sin perjudicar los espacios protegidos.

El Plan Sectorial busca impulsar el turismo de naturaleza como estímulo y mecanismo de desarrollo socioeconómico en lugares con valores naturales destacables (fundamentalmente en los recogidos en la Red Natura 2000). Esta finalidad es muy loable, pero se han de establecer medidas estrictas para que ese turismo de naturaleza no se masifique, ni responda a objetivos meramente lucrativos, sino para que sirva efectivamente para conservar dichos espacios y redunde la actividad turística en la conservación de estos. Muchos de estos magníficos espacios naturales protegidos se encuentran en una situación preocupante en cuanto a olvido por parte de las administraciones que los deben gestionar, no teniendo muchos de ellos planes de gestión y conllevando conflictos en cuanto a los usos privados y de explotación que en aquellos se pueden realizar.

Si gran parte de esos setenta y tres millones de turistas que vinieron a nuestro país van a volver buscando un destino respetuoso con su biodiversidad y por su gran patrimonio natural, debe ser motivo, más que cualquier otro, para implicar a todos los sectores protagonistas en dicha política de sustentabilidad. El no hacerlo provocará, como ya dijimos en el anterior artículo, un deterioro medioambiental, una masificación de los espacios protegidos y un «pan para hoy» para las poblaciones locales.

Si creamos una conciencia crítica y responsable con una mayor aproximación educativa a nuestro rico patrimonio natural, conseguiremos que seamos exigentes con los gestores del espacio protegido y pidamos lo que ya en papel está recogido.

 

«Más de una cuarta parte del territorio de España, es decir, quince millones de hectáreas que albergan casi dos mil espacios naturales de importantísimo valor ecológico, forman parte de la Red Natura2000. A pesar de estas cifras, y de que más del 80 % de la población española vive cerca de uno de estos espacios, tan solo una mínima parte (el 3 %) sabemos qué es y cómo podemos aprovechar sus beneficios y ayudar a su conservación».

¿Te interesa el turismo sostenible? ¡Subscríbete por email!

La inteligencia emocional es la capacidad de reconocer y gestionar las emociones propias y las de los demás para enfocarlas en la consecución de nuestros objetivos. A nivel personal es una valiosa herramienta que hace muy eficaces a las personas, y también felices. ¿Te imaginas una empresa llena de personas emocionalmente inteligentes?

Ese sería en mi opinión el primer paso. Porque estaremos de acuerdo en que una empresa está formada por personas, y por tanto es como son sus personas. Así que una empresa dirigida y formada por personas emocionalmente inteligentes será una organización emocionalmente inteligente. Pensemos que sí y destilemos qué beneficios sacarían las empresas que son así.

David Goleman definió en su libro Inteligencia Emocional las características de las personas que la poseen: saben automotivarse, saben gestionar sus expectativas sobre los resultados, controlan sus impulsos, toleran la frustración y tienen destacadas habilidades sociales para relacionarse con los demás.

Pensemos estas características en una organización, y tendremos las claves de una empresa emocionalmente inteligente:

  1. Sabe automotivarse: Tiene los objetivos claros, y no se deja llevar por los premios o halagos del mercado o sus clientes. Se centra más en su propósito de empresa para definir estrategias desde su interior, su gente, que son el motor de su autoestima y su motivación intrínseca.
  1. Gestiona las expectativas, y sabe posponer los logros, con paciencia. Es capaz de desarrollar el esfuerzo necesario para conseguir lo que decide marcarse como objetivo a pesar de que los resultados sean inciertos o estén lejanos en el tiempo.
  1. Controla sus impulsos, no toma decisiones precipitadas por resultados puntuales o sensaciones concretas. Usa el análisis de datos objetivos y la reflexión colectiva para valorar de forma adecuada las diferentes alternativas.
  1. Sabe tolerar la frustración, así que no se rinde fácilmente ni se deja llevar por la ira cuando no ve sus objetivos cumplidos, sino que aprovecha lo aprendido para replantear sus objetivos y diseñar nuevas estrategias.
  1. Tiene destacadas habilidades sociales para relacionarse y comunicarse en el mercado. Es una empresa empática, se involucra con su entorno social y conoce la realidad y necesidades de sus públicos de interés. Además, tiene un estilo de comunicación asertivo y una filosofía basada en el ganar-ganar.

Hace algún tiempo, relacionaba en otro post la inteligencia emocional con la Responsabilidad Social Corporativa o RSC de las empresas, y ahora la conclusión vuelve a ser la misma: la comunicación coherente de las empresas, hacia dentro y hacia fuera, basada en el autoconocimiento, la valoración de los recursos internos y los objetivos claros, hace empresas eficaces, rentables y responsables.

Por eso, el principal beneficio de una empresa emocionalmente inteligente es ser eficaz comunicándose, consigo misma y con los demás, sus públicos de interés. Exactamente igual que las personas.

¿Te interesaría generar propósito en tu organización? ¡Subscríbete por email!

El Proyecto GIRA Mujeres es la iniciativa con la que Coca-Cola introduce en Europa su compromiso 5by20, un pacto a nivel global en el que busca favorecer apoyo económico y social a 5 millones de mujeres por todo el mundo para el año 2020.

En el contexto específico de España, las mujeres se ven profundamente afectadas por la desigualdad de género imperante en el país, desigualdad que afecta sobre todo a su vida laboral, siendo uno de los colectivos sociales con mayor desempleo, mientras que, a su vez, suponen el principal motor de la economía familiar. Y si nos centramos en la realidad de las mujeres rurales, hay que sumar la menor disponibilidad de recursos para su desarrollo personal y profesional al estar en lugares más recónditos que, por desgracia, no suelen estar en el punto de mira de las políticas públicas.

¿Qué necesitaban?

¿Cómo lo hemos hecho?

El Proyecto GIRA Mujeres lleva años cosechando grandes resultados gracias a Coca-Cola y su preocupación e implicación por las mujeres de todo el país. En esta andadura, diversas entidades y empresas sociales han colaborado para que GIRA Mujeres se haya convertido en uno de los principales proyectos sociales de iniciativa privada en nuestro país. Entre estas entidades, AlmaNatura se encarga de hacer llegar este potente recurso a las zonas rurales, posibilitando que mujeres de pequeños pueblos, reciban un gran impulso para salir de la sensación de monotonía y hastío en el que se encontraban, y sean capaces de tomar las riendas de su futuro personal y profesional y decidir por sí mismas los pasos a dar para una mayor realización personal.

Al igual que AlmaNatura se encarga de la parte rural de este proyecto, otras entidades colaboran en que GIRA Mujeres se haga realidad en otros lugares o con otros perfiles de participantes. Cruz Roja Española se encarga del programa de empleabilidad a colectivos de mujeres en situación de vulnerabilidad, Dona Activa Forum y Fundación Mujeres, hacen su parte en capitales de provincia o municipios en diferentes territorios de España, llegando así a cubrir toda la geografía del país y, por último, ImpactHUB se encarga de GIRA Weekend, realizando diferentes eventos formativos para mujeres emprendedoras en diferentes ciudades.

Este proyecto ha sido diseñado como el “Viaje de la Mujer Emprendedora”, y consta de varias etapas:

  1. Taller “Encuentra tu ruta”: Formación presencial de 10 h. de duración en diferentes municipios de España durante dos días consecutivos.
  2. Formación online “Inicia tu viaje”: Formación de 30 h. a través de una plataforma propia de Coca Cola para seguir su Viaje Emprendedor para seguir definiendo o rediseñando su proyecto.
  3. “Te acompañamos”: Selección de los 10 proyectos más innovadores y con viabilidad de lanzamiento dentro de la cadena de valor de Coca Cola para recibir 6 meses de mentoría. Además, de estos 10 proyectos se seleccionarán a 3 que recibirán 6 meses más de mentoría y 3.000€ de capital semilla para su proyecto.

AlmaNatura colabora principalmente en la primera parada, haciendo llegar el Proyecto GIRA Mujeres a alrededor de 200 municipios rurales en cada edición a través del taller “Encuentra tu ruta”. Gracias a la colaboración y apoyo de diferentes entidades públicas y privadas que buscan el empoderamiento de la mujer rural, realizamos las labores de difusión de los talleres, captación de participantes interesadas en recibir la formación, la reserva de espacios donde llevarlos a cabo en cada uno de los municipios y, por supuesto, de la facilitación de los contenidos.

Para poder adaptar mejor la formación presencial durante los talleres “Encuentra tu ruta”, y que las mujeres que acuden a los mismos se lleven una experiencia más positiva y ajustada a sus necesidades, dividimos estas acciones en función del perfil de las participantes, realizando 20 horas de formación (10 para cada colectivo) en cada municipio:

Si hay algo en lo que intentamos destacar en AlmaNatura, es en la medición del impacto que nuestros proyectos tienen allí donde los ponemos en marcha. Por ello, realizamos además un seguimiento telefónico a todas las mujeres que van participando en los talleres presenciales, para conocer el estado de sus proyectos, así como el nivel de consecución de los objetivos del proyecto.

Logros conseguidos

Durante las dos primeras ediciones ya realizadas del Proyecto GIRA Mujeres, los resultados obtenidos hasta ahora en las zonas rurales han sido:

*La medición del impacto del proyecto se ha realizado a través de llamadas telefónicas a una muestra del 60,5% de las mujeres participantes.

III Edición

Tras los grandes logros conseguidos en las dos primeras ediciones, entre los meses de octubre de 2018 y junio de 2019, llevaremos a cabo la III Edición del Proyecto GIRA Mujeres, en la que tenemos planificadas más de 200 nuevas acciones que realizaremos en:

IV Edición

Para seguir sumando logros conseguidos en las tres primeras ediciones, entre los meses de octubre de 2019 y junio de 2020, llevaremos a cabo la IV Edición del Proyecto GIRA Mujeres, en la que tenemos planificadas más de 200 nuevas acciones que realizaremos en  Andalucía ( Sevilla, Cádiz, Jaén y Almería), Murcia, Castilla la Mancha (Guadalajara, Toledo y Cuenca), Extremadura (Badajoz), Aragón (Huesca, Teruel y Zaragoza), País Vasco (Álava, Guipúzcoa y Vizcaya), Cantabria, Castilla y León (Ávila, Segovia, Soria, León, Burgos, Valladolid, Palencia y Zamora), Ceuta y Melilla, Canarias (Tenerife y Las Palmas de Gran Canaria), Galicia (Pontevedra, Lugo y Ourense) y Navarra.

Consulta si pasamos por tu municipio o alguno cercano desde nuestro enlace de preinscripción y que tu experiencia en GIRA Mujeres comience.

El título de este post me lleva a la palabra "oportunidad". La palabra oportunidad está llena de connotaciones positivas, todo el mundo intenta aprovechar las oportunidades que aparecen por el camino para conseguir un empleo, para vivir una buena experiencia e incluso para conocer a gente interesante. Sin embargo, a una persona que aprovecha una oportunidad lo llamamos "oportunista" y ahí ya las connotaciones no son tan positivas. Según la RAE identifica como sinónimos de oportunista: aprovechado, interesado o ventajista.

En este blog es mucho lo que hemos escrito sobre las bondades del medio rural, paisajes espectaculares, calidad de vida e incluso oportunidades de negocio a partir de las necesidades reales del medio rural. Últimamente y en base a mi experiencia en primera persona, estoy detectando modelos de empresas oportunistas que se aprovechan de las debilidades del medio rural y sobre todo de la necesidad de jóvenes con ganas de trabajar y poder emprender una vida fuera del hogar familiar.

Modelos de empresas que se centran en ganar dinero de una forma fácil, sencilla y rápida. Modelos llamados multinivel que se aprovechan de los círculos de influencia de amigos y familiares para vender productos milagrosos utilizando las redes sociales personales o la proximidad geográfica a ese circulo de potenciales clientes.

Viviendo esto en primera persona, he decidido hacer un listado de oportunidades en el medio rural para que ninguna persona tenga que optar por este tipo de "salidas profesionales". Por suerte el medio rural está lleno de oportunidades para prestar servicios a una comunidad cada vez más envejecida y una tecnología cada vez más desarrollada que hace que el medio agrícola se esté tecnificando a niveles muy avanzados donde se necesita una formación muy específica.

Oportunidades de empleo en el medio rural

A continuación paso a describir aquellas profesiones o servicios profesionales identificados con potencial de desarrollo económico en el ámbito rural.

A lo largo de los últimos años, estos son algunas de la necesidades que hemos detectado en los entornos donde hemos intervenido, sin duda habría que analizar la realidad de la comarca en cuestión y ver cuales de estos servicios están ya cubiertos y cuales son deficitarios o muy precarios y ver las posibilidades reales de negocio. Por último es muy importante que te sientas identificado con la necesidad y realmente te aporte satisfacción a nivel personal, si la necesidad existe en la zona y te sientes identificado tienes muchas posibilidades de tener éxito.

¿Te interesan nuestros proyectos de desarrollo local? ¡Subscríbete por email!

Esta semana tenemos unos de esos acontecimientos mundiales sobre el Turismo tanto nacional como internacional: Fitur, Feria Internacional del Turismo. Fitur 2017 abre un año más sus puertas con el objetivo de multiplicar la participación de stands, de metros cuadrados y de personas que asistirán a la Feria. España con este evento se convierte en la capital mundial del turismo, uno de los sectores productivos de España. El turismo es uno de los principales motores del crecimiento económico y de empleo en España en 2016, creciendo 1,2 p.p. por encima de la media del conjunto de la economía (Datos obtenido del Indice Sintético del producto Turístico Español).

Este año Fitur coge como referencia de la Organización Mundial de Turismo (OMT) que celebra durante el 2017 el Año Internacional del Turismo Sostenible para el desarrollo. La OMT pretende reivindicar el potencial del turismo para construir a un mundo mejor. El sector turístico en los últimos años se está convirtiendo en un pilar fundamental de desarrollo a nivel local.

¿Cuáles son los contenidos del año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo?

Los ámbitos de actuación donde se centrará toda la actividad son los siguientes 5 puntos:

¿Qué aporta el turismo a la despoblación del medio rural?

Durante años el turismo fue promocionado desde distintas entidades nacionales y autonómicas con la solución al problema de despoblación de entornos rurales de toda España. La realidad es bien distinta, por un lado no todas las zonas han sabido poner en valor el patrimonio natural y patrimonial, y por otro lado aún recibiendo turismo no todas las zonas rurales han sabido monetizar esos recursos en desarrollo y prosperidad para el territorio. Un turismo sostenible bien enfocado puede aportar mejoras en los siguientes aspectos:

Es evidente que el turismo es uno de los sectores productivos en alza en todo el mundo y que es una oportunidad histórica para que las comunidades locales aprovechen el turismo como fuente de desarrollo económico y social. Desde mi punto de vista se sigue sin trabajar desde la base o comunidad local, se siguen haciendo intervenciones a gran escala y las acciones de mejora no terminan de llegar al territorio. Las pocas iniciativas que llegan son escasas y de poca calidad. Echo en falta acciones que ayuden a entidades locales a poner en valor sus recursos naturales, etnológicos y patrimoniales, y con poner en valor no me refiero solamente a líneas de subvenciones turísticas que se dedican a invertir en obras de restauración de edificios históricos, sino que también se desarrollen acciones de formación y especialización de las personas que se encuentran en el territorio que serán las responsables de mostrar, comercializar y difundir para que venga el tan ansiado turismo.

Un turismo sostenible, poco masificado y bien enfocado a la realidad de la comunidad, puede convertirse en un elemento exponencial de desarrollo y dar como consecuencia la fijación de la población, todo dependerá de como utilicemos un recurso tan potente como es el turismo. Encuentra más reflexiones a cerca de este tema en el post sobre retos y oportunidades en el año internacional del turismo sostenible.

¿Te interesan nuestros proyectos de desarrollo local? ¡Subscríbete por email!

El emprendimiento social es una fórmula innovadora para favorecer la sostenibilidad económica de las entidades del Tercer Sector y puede suponer un impulso a  este tipo de entidades para conseguir su impacto de una forma autónoma, estratégica y sostenible. Se puede dar respuesta a una misma necesidad social en un determinado colectivo a través de distintas actividades económicas.

La idea central del Proyecto de “Innovación Social para el Emprendimiento”, es movilizar, con formación especializada, el conocimiento y las experiencias de empresas consolidadas para que fomenten un tipo de emprendimiento que favorecezca la inserción socio-laboral de colectivos desfavorecidos.

En definitiva, con este proyecto se pretende poner en marcha una iniciativa en la que  empresas consolidadas, puedan mentorizar a empresas sociales, poniendo en valor su Responsabilidad Social Corporativa.

 

¿Por qué es interesante desarrollar un programa de Responsabilidad Social Corporativa en tu empresa?

¿Cómo puedo participar en el programa para mentorizar empresas sociales desde mi voluntariado corporativo?

La inscripción al programa es gratuito y desde Andalucía Emprende darán difusión de la labor de tu empresa. Las empresas interesadas pueden solicitar su participación en el proyecto desde el 12 al 25 de enero de 2017, ambos inclusive.  Para ello debes mandar un email a Buzón de Emprendedores (emprendedores@andaluciaemprende.es). A las empresas mentoras seleccionadas se les informará de las fechas de formación que van a recibir y de los días asignados para mentorizar a empresas sociales.

¿Más información?

Descarga aquí un resumen del proyecto.

AlmaNatura como empresa social, lleva integrado en su propósito medir el impacto social de sus acciones para poder analizar la huella de sus intervenciones en la mejora de la calidad de vida de la ciudadanía rural y con ello facilitar la Fijación de la Población Rural.

Un ejemplo de ello es el programa RuralTIC en el que se ha llevado a cabo un proceso de medición de impacto social a través de una herramienta diseñada por la Fundación Luis Vives. Esta herramienta mediante una serie de encuestas antes y después de las sesiones, atiende a una serie de ítems que van dirigidos a medir diferentes aspectos relacionados con la dimensión personal, dimensión familiar, de salud, relacional, etc.

A continuación se indica el porcentaje positivo social o nulo que generan las acciones y talleres RuralTIC en sus participantes, desde el estado inicial en diferentes áreas y la mejora de estas después de vivir la experiencia RuralTIC compuesta por dos sesiones consecutivas de 3 horas cada una.

16,25% de impacto positivo en la dimensión personal.

20% de impacto positivo en la dimensión de salud.

20% de impacto positivo en la dimensión ocupacional.

20% de impacto positivo en la dimensión ocio.

60% de impacto positivo en la dimensión comunitaria.

Más información sobre la medición de impacto social

He querido incluir un ejemplo de proyecto concreto ya que se ve claramente el impacto generado sin adentrarnos en demasiada argumentación técnica, no obstante comparto a continuación otros casos de éxito donde se han utilizado métodos y formas de medir el impacto social. Me parece fundamental este tipo de acciones como una forma de legitimar los proyectos de intervención desde el emprendimiento social:

Cómo medir el éxito de emprendiemientos sociales

¿En qué consiste la evaluación de impacto con métodos cuantitativos?

El desafío de medir el impacto social de los negocios

Métodos propuestos para la medición del impacto social

¿Te interesa el emprendimiento social? ¡Subscríbete por email!

linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram