Soñar es mi particular credo de vida. Soñar lo que quiero ver o vivir, y eso que - lo sé- va en contra de toda recomendación para gestionar expectativas. Me sé muy bien la teoría: es mejor mirar el mundo como es y no como nos gustaría que fuera. Claro que sí. Te ahorras bastante dolor y frustración si lo consigues. Lo que pasa es que hay momentos, personas, sentimientos o deseos que me inspiran transgredir toda esa racional y defensiva conducta por dos razones fundamentales: para disfrutar desde el mismísimo principio y para impulsar nuevas y maravillosas realidades.

Yo soy así, más pasional y visceral de lo que me conviene. Lo bueno es que vivo lo positivo a tope, y lo menos bueno es que vivo lo menos positivo también a tope. Y aunque todo mi crecimiento personal en inteligencia emocional me ha permitido desarrollar herramientas para gestionar las expectativas, no siempre quiero hacerlo. A veces decido soñar lo que deseo aunque me exponga a tremendos batacazos. Primero porque sé que es como vivirlo por adelantado, y además porque es vivirlo dos veces siempre. Sea lo que sea que espero, y pase lo que pase al final, lo más maravilloso es que nunca va a suceder como lo soñé. Y consciente de eso, me arriesgo y me lanzo al vacío de soñar mis sueños, y muy especialmente en año nuevo.

Un día que parece especial, y lo es

Dicen los que no creen en las hadas, que el día de año nuevo es un día igual que cualquier otro día. Que no pasa nada en el paso de un dígito a otro dígito del año. Que 2018 no tiene por qué ser diferente a 2017. Que la Naturaleza, el equilibrio cósmico o los movimientos mareales no entienden de que hayamos decidido poner el fin de un año en un inventado 31 de diciembre. Pero, PERO - así, muy adversativamente-, yo sí creo en las hadas, que son las personas, y creo en los sueños. Y sobre todo creo en la poderosa energía que se genera cuando muchas almas esperan, piensan o sienten en la misma onda. Así que para mí, el próximo 1 de enero sí que es un día muy especial, un gran día para empezar a soñar.

Por eso hoy quiero dedicar este rincón que me prestan cada mes mi queridos amigos de AlmaNatura para plantear un reto a todos los que lean este post: decidid qué sueños van a marcar vuestro año que viene, qué deseos van a movilizar vuestras energías y a canalizar vuestras ilusiones.

Y vamos a hacerlo todos de la misma forma, y a la vez, para que se amplifique el poder transformador de nuestra energía, y para que podamos llevar la contraria a los que no creen en las hadas. Ellos se pierden la magia.

Repercusión más allá de la física en 4 pasos

Nos afectamos unos a otros emocionalmente muchísimo más de lo que imaginamos. La investigación hace ya bastante que pretende demostrar sin lugar a dudas el poder de comunicación entre nosotros y con la Naturaleza más allá de la lógica física. Y mientras consiguen probarlo científicamente, hay tantas evidencias ya de que estamos conectados en una inmensa red de energía que… ¡por qué no aprovecharla haciendo todos estos sencillos 4 pasos!

Sabiendo que nos vamos a apoyar mutuamente, el primer paso es que dediques algún tiempo a pensar, cada cual consigo mismo, ¿cuáles son tus sueños para 2018? ¿Qué quieres conseguir en el nuevo año? Seguro que hay dos o tres que destacan por encima de los demás. No es momento de ponerse a pensar de forma realista. Date un paseo o una carrera, o aprovecha ese momento entre el sueño y la vigilia cuando despiertas, o simplemente cierra los ojos, ponte música… Y cuando tengas tus principales deseos coge papel y bolígrafo y apúntalos.

El segundo paso… Piensa y escribe:¿Qué persona o personas de tu entorno pueden apoyarte en el camino de conseguir tus sueños o tus deseos? Ante esos anhelos que has escrito, ¿quiénes se van a alegrar contigo de que los consigas o quiénes quieren conseguirlos contigo?¿Quiénes son tus pilares? Apunta.

Tercer paso… Escribe ahora qué habilidades, cualidades o recursos tuyos son importantes mantener o potenciar para conseguir eso que has escrito, o para estar cerquita de esas personas que has apuntado. Y tampoco es momento de coger ahora el látigo. Escribe sólo cualidades positivas de ti, esas que siempre te viene bien poner en juego.

Y cuarto paso: comprométete. Primero contigo, así que firma ese papel en el que están tus deseos, las personas importantes y tus mejores cualidades a potenciar, ¿te imaginas algo que pueda garantizar mejor tu bienestar en el año nuevo? Guarda ese papel en algún sitio emotivo para ti, donde puedas volver a releerlo o escribir más si te apetece.

Y ahora, comprométete también con los demás, y cuéntalo. No hay nada más bonito para empezar el año persiguiendo sueños que compartirlos. La magia de la energía de las hadas, que en realidad somos todos nosotros, hará el resto. ¡Feliz año!

¡Subscríbete por email y recibe más info sobre desarrollo rural!

Cada día nos llega información acerca de la gran cantidad de basura que va a parar a los mares y océanos del planeta. Los que vivimos en entornos naturales podemos, en un simple paseo, encontrar por doquier basura de lo más variada. El abandono de residuos, tanto en entornos costeros como del interior, es conocido como littering. Este problema no sólo ensucia campos, ríos y océanos sino que afecta a la supervivencia de su fauna y supone una grave amenaza para nosotros mismos.

Aunque existen muchas y variadas campañas para concienciar sobre las consecuencias del desecho indebido de pajitas, bolsas, envases de plástico y toallitas higiénicas que provocan atascos en las cañerías de la ciudad, no parece que el ser humano vaya a cesar de generar este tipo de basura. Desde que comencé a transitar los caminos de la sierra en la que vivo me suelo llevar la basura que me encuentro en mis paseos y conozco a muchas personas que hacen lo mismo. Tan sólo hay que acordarse de llevar una bolsa y es seguro que volveremos a casa con la misma repleta de basura. El problema es que estas iniciativas individuales, aunque responden a una educación y responsabilidad ambientales esenciales en los tiempos que vivimos, no son suficientes.

De esta responsabilidad y de la educación como pegamento entre el desarrollo rural y el desarrollo sostenible escribía hace algunas semanas mi compañera Conce Macías. La educación es, una vez más y como en otros tantos ámbitos de la vida, la única solución hacia el cambio real.

Con este propósito nace Libera "naturaleza sin basura", la primera campaña nacional para evitar el littering en nuestro territorio. Se trata de un proyecto de SEO/BirdLife y Ecoembes que tiene como objetivo concienciar a la población para evitar esta mala práctica que supone un impacto tan negativo en la naturaleza.

Un ejemplo de las acciones que componen el proyecto Libera es la campaña #SeTeHaCaido, que trata de concienciar del impacto del littering y de cómo podemos actuar para evitarlo:

Ejes del proyecto Libera

En la página web del proyecto Libera puedes encontrar toda la información sobre el proyecto, tanto para participar como para difundir esta iniciativa. Algunas acciones están dirigidas a colectivos constituidos o asociaciones como la Ciencia Ciudadana, en la que se organizan recogidas en diferentes entornos (campos, bosques, montes, ríos, embalses, pantanos, playas y mares) con el objetivo de caracterizar las basuras encontradas en los ecosistemas correspondientes. También se destinan ayudas compuestas por asesoramiento técnico y dotación económica a proyectos de conservación en entornos naturales.

Un metro cuadrado por la naturaleza

Otra iniciativa muy interesante en la que se puede participar a título individual es 1m2 por la Naturaleza, un encuentro anual colaborativo para recoger basura de nuestros espacios más cercanos. En esta experiencia compartida se demuestra que si cada persona se ocupa de limpiar un solo metro cuadrado, el impacto positivo en nuestro entorno natural más próximo será más que notable.

Además de conocer, difundir y participar en este gran proyecto medioambiental cada uno de nosotros podemos aportar (o mejor dicho, retirar) nuestro granito de arena para mitigar este problema. Aquí van una serie de consejos para reducir el consumo de plásticos y envases que se convierten tan rápidamente en basura:

Ojalá que uno de nuestros propósitos para el nuevo año que se avecina sea el de intentar reducir la basura y residuos que hay en la naturaleza a cero.

¡Subscríbete por email y recibe más info sobre desarrollo rural!

Durante 2017 hemos realizado una importante mudanza que nos ha permitido sumar 60 metros cuadrados más a nuestras oficinas, creando el Espacio AlmaNatura. Por eso, si con una palabra podemos definir el año sería con la palabra creación. No sólo por que ahora contamos con mayor espacio si no por que afianzamos nuestros servicios en más localidades de toda España, llegando a 262 pueblos (frente a los 90 a los que llegamos el pasado año). En cuanto al trabajo con personas que habitan espacios rurales durante 2017 hemos llegado a 5926 personas de las cuales 5090 están ligadas a los bloques que nos permiten mejorar la Fijación de Población Rural: Empleo, tecnología, salud y educación. Los resultados son fabulosos, el esfuerzo por parte de todo el equipo clave para no mermar la calidad de los procesos.

Ha sido un año de esfuerzo y oportunidades, gracias a las cuales hemos conseguido una importante estabilidad de los servicios que van dirigidos a la comunidad rural, concretamente a los pueblos de las provincias de Almería, Córdoba, Huelva, Granada, Zaragoza y Sevilla. En los próximos meses continuaremos abriendo nuevos servicios en otras provincias que necesitan de la reactivación rural para mantener vivos sus pueblos.

Otro de los grandes logros de nuestro año ha sido mantener la plantilla de trabajadores con una media de 17 personas. Gracias a nuestro equipo interno y externo, con propuestas de mejora continua conseguimos una importante estabilidad sin olvidar la importancia de hacer frente a los retos, aprender de cada pequeño fracaso y celebrar los éxitos de cada proyecto (importantísimo en las organizaciones). Así durante 2017 y por segundo año consecutivo, AlmaNatura se ha convertido en una de las mejores empresas para el mundo en "changemakers" y "overall" según la última puntuación de 128 puntos sobre 200 obtenida en la certificación B Corporation.

Lo expuesto sería imposible sin contar con nuestros clientes, colaboradores y entidades estratégicas que han hecho suyo nuestro propósito de reactivación rural. Gracias por un intenso 2017 lleno de oportunidades para las comunidades rurales donde hemos intervenido.

Proyectos destacados. ¿De donde salen las cifras?

A continuación destacaré algunas de nuestras propuestas para ayudar en la Fijación de Población Rural y que nos han permitido conseguir la preciada triple cuenta de resultados (Sociales, Ambientales y Económicos):

Informe de resultados AlmaNatura 2017

Reinvertimos nuestros dividendos en nuestro propósito

Gracias a estos resultados y con el compromiso de ayudar a nuevos pobladores rurales creamos el primer Laboratorio de Innovación Rural con el apoyo de ImpactHUB Madrid y que dará sus frutos a lo largo de 2018. Del mismo modo trabajamos junto a H2I Institute en el reto de atraer jóvenes con talento a las zonas rurales de España. Y compensamos el CO2 generado en nuestra actividad (principalmente por la utilización de vehículos y dispositivos electrónicos) invirtiendo en el bosque Génesis ubicado cerca de Picos de Europa, adjuntamos el certificado de compensación.

Propuestas de mejora para 2018

Analizando los resultados de cambio atribuibles a propósito, vemos claramente en la infografía como el trabajo de empoderamiento en los sectores de educación y salud debemos aumentarlos en los próximos años tal y como contábamos el año pasado. Hemos comenzado a elevar los resultados de estos dos frentes con la creación del Espacio AlmaNatura esperando que a final del próximo año 2018 contemos con un mayor impacto positivo en la salud y la educación.

Hacer sostenible el Espacio AlmaNatura es uno de nuestros grandes retos en el próximo año, y no sólo para nuestro municipio, si no para que otros pueblos disfruten de un proceso de mejora de la localidad mediante la creación de espacios de innovación rural como el que acabamos de crear en Arroyomolinos de León (Huelva). Os contaremos el proceso de aprendizaje vivido en este mismo canal.

A partir de enero de 2018 comenzaremos a mapear nuevos proyectos de desarrollo rural que favorezcan la vida en los pueblos con el objetivo de invertir en aquellos que tengan sentido y favorezcan nuestros resultados de propósito.

 

Mañana celebraremos las metas conseguidas, junto al equipo, en un almuerzo que ya viene a ser tradición y donde recargaremos fuerzas por un mundo rural vivo. ¡Feliz 2018! :)

¡Subscríbete por email para seguir informado de AlmaNatura!

Muchas veces he escrito sobre la necesidad de adaptarse a un mundo cambiante como el que vivimos. Para los problemas que tenemos hoy nos sirven las soluciones actuales que aplicamos, pero los problemas y situaciones que están por venir, no podrán solventarse haciendo lo mismo. Este escenario no sólo nos afecta en nuestro día a día como personas, sino que también se aplica en la gobernanza de un pueblo, en la crianza de una familia, el trabajo de una asociación y, cómo no, en la gestión de una empresa.

Con esta vorágine de rápidos cambios, en las que las necesidades de las personas que consumen van continuamente evolucionando, es importante que la empresa se pueda adaptar a ello con premura y aumentar su resiliencia. Las fórmulas que ayer tuvieron éxito, es muy probable que ya hoy no lo tengan, es por ello que la empresa debe adelantarse y prever las dinámicas que podrán aparecer en el mercado en un futuro próximo, si no estarán destinadas a desaparecer. De hecho, hace un par de años, Richard Foster, un profesor de economía y empresa de la Universidad de Yale (Connecticut, Estados Unidos), predijo que en los siguientes 10 años, aproximadamente el 40% de las empresas más poderosas del mundo, desaparecerán debido a la digitalización de la sociedad.
Esto nos lleva directamente a preguntarnos, ¿qué pueden hacer las empresas para adaptarse y no desaparecer? Por desgracia no existen fórmulas mágicas, y tampoco soluciones fáciles, pero si que podemos encontrar algunas maneras de hacer y pensar la empresa que puede ayudar a mantenerse en el tiempo: el pensamiento crítico.

Como personas, todas tenemos unas formas de pensar e interpretar la información que nos rodea que está muy ligada a nuestra personalidad. Tradiciones culturales, actitudes obsoletas, y manera de hacer las cosas que ya parece que no encajan en pleno siglo XXI, no hacen más que retrasar nuestros avances, incluido el plano laboral y empresarial. El desarrollo del pensamiento crítico dentro de la empresa, es vital para que todos los estamentos de la misma puedan remar en la misma dirección y perdurar en un mundo tan cambiante y globalizado. A continuación, os describo cinco razones por las que el pensamiento crítico puede ser un gran aliado del terreno empresarial.

1. Evitar el sesgo de confirmación: Cuando hemos de tomar una decisión, todas las personas pecamos de favorecer las respuestas que controlamos, que sabemos perfectamente dónde nos van a llevar. Entrenando el pensmaiento crítico, conseguiremos preguntarnos más, plantearnos cuestiones fuera de la norma, lo que nos ayudará a tener respuestas diferentes a los problemas de siempre. Esto además aumenta la adaptabilidad tanto de la persona como de la empresa y ayuda a estar alerta de los cambios inminentes en el sector.

2. Fomentar una cultura crítica y creativa: Ante entornos tan dinámicos, es más importante la flexibilidad que una estrategia totalmente medida, ya que ésta puede quedar obsoleta en semanas mientras que una cultura dinámica responde más improvisadamente a retos diversos. Como vengo destancando en todo el post, el pensamiento crítico es fundamental para obtener diferentes puntos de vista sobre una misma problemática.

3. Potenciar las capacidades de las personas empleadas: Un empleado o empleada con una gran capacidad de pensamiento crítico también es capaz de ver el potencial de las situaciones que afecten al negocio de manera más rápida que uno o una convencional. Esto es principalmente gracias a las habilidades del pensamiento que permite que se vean las oportunidades donde otras personas sólo ven obstáculos.

4. Ir más allá del trabajo: Pensar críticamente significa dejar de ver para comenzar a observar; dejar de oir y empezar a escuchar. Mantener una mente abierta y dispuesta a tener en cuenta aquello que está más allá de la mesa del despacho o del ordenador, es algo vital para poder avanzar con paso firme hacia una mejor y más resiliente etapa en la empresa. Acciones como abrirse a nuevas metodologías que nunca antes estuvieran relacionadas con el mundo empresarial, pensar más en la clientela que en el producto, así como atreverse a fallar y a volverlo a intentar, son mejores formas de repensar la empresa a medida que avanzamos en tiempos inciertos y complejos.

5. Reflexionar: Abstraerse y pensar en lo que hacemos día a día debe ser una herramienta más de trabajo. Una herramienta que nos ayudará a detectar problemas y solucionarlos antes de que afecten a las personas o resultados implicados en los mismos. Cabe destacar también la reflexión en relación al propósito de la empresa. Buscar un sentido a la misma, mirar hacia donde se dirige o quiere dirigirse así como qué papel quiere desempeñar en el contexto que le rodea; son cuestiones clave que la empresa de hoy y del futuro ha de tener en cuenta, pues la coherencia y el compromiso, cada vez son características mejor valoradas entre la sociedad.

Vemos así como el entrenamiento del pensamiento crítico en todos los niveles de una empresa, no puede traer sino mejoras a la misma, tanto a nivel organizativo y de gestión, como a nivel de posicionamiento en un mundo tan competitivo como el de hoy en día.

¡Subscríbete por email y recibe más info sobre desarrollo rural!

Diciembre es casi sinónimo de Navidad. En esta época del año es cuando el consumo se dispara, ya de por sí muy elevado en las sociedades del primer mundo. En Navidad se da el pistoletazo de salida para comprar y consumir con desenfreno y por supuesto participar en todo tipo de eventos, fiestas, reuniones en las que abunda la comida y la bebida. La Navidad es la excusa perfecta, pero el resto del año seguimos consumiendo sin atender a las consecuencias de:

Una alimentación responsable es aquella que elegimos para ser coherentes con nuestra salud, con la sostenibilidad del Medio Ambiente y con la situación social global del mundo en que vivimos. Quizás lees esto mientras desayunas, comes, cenas o picas algo, porque siempre hay algo ideal para “picar” en cualquier momento. Si realmente tenemos en cuenta que comer es algo que hacemos todos, varias veces al día, y el número de millones de seres humanos que habitamos el planeta, veamos que implica, a distintos niveles, la elección de lo que ponemos en nuestro plato:

Salud

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que 1/3 de las enfermedades se deben a causas ambientales, entre las que se encuentran los hábitos alimentarios. Y esta cifra se puede elevar hasta el 40% en el caso de la infancia. Mi opinión es que esta cifra está muy por debajo de la real pero que la OMS, en un ejercicio de responsabilidad, prefiere no alarmar a la población. ¿Acaso no sabemos la relación que existe entre nutrición y salud? ¿No es alarmante el contenido de los carros de la compra en la cola del supermercado? No hace falta ser un especialista en nutrición para saber qué cosas no deberíamos comprar, consumir ni comer. Actualmente tenemos un nivel de salud muy por debajo de las generaciones anteriores, aunque los avances médicos y tecnológicos nos hagan creer lo contrario.

Medio Ambiente

Actualmente España atraviesa una temporada de sequía que está afectando gravemente a la agricultura y a la ganadería. Nadie se hace verdaderamente responsable de un problema que nos atañe a todos. Si bien es cierto que las sequías, huracanes y terremotos vienen completando ciclos naturales en nuestro planeta, la evidencia de un cambio climático que potencia en este tipo de desastres naturales es cada vez mayor. No todo el mundo es consciente de que:

Situación social global

Amigos de la Tierra Europa, junto a la Fundación Heinrich Boll y la Fundación Rosa Luxemburgo han publicado el Atlas de la Comida, una exhaustiva investigación en la que se muestra cómo la producción de alimentos en el mundo está monopolizada por cada vez menos empresas y cada vez más grandes, a lo largo de toda la cadena alimentaria. Según se advierte en el informe esta tendencia amenaza la capacidad de elección de las personas consumidoras, el empleo y las condiciones laborales en la industria agroalimentaria, así como a la producción de alimentos en el futuro.

El pasado mes de septiembre la FAO ha publicado el informe anual sobre El Estado de la Seguridad Alimentaria y la Nutrición en el mundo. Entre los mensajes clave de dicho informe encontramos que en 2016 el número de personas aquejadas de subalimentación crónica en el mundo aumentó hasta los 815 millones (en comparación con los 777 millones de 2015), aunque esta cifra todavía sigue siendo inferior a los cerca de 900 millones registrados en el año 2000. Además, en el mundo concurren múltiples formas de malnutrición, y hay países que registran de forma simultánea elevadas tasas de desnutrición infantil, anemia entre las mujeres y obesidad adulta. Estos problemas se ven agravados por el aumento de las tasas de sobrepeso y obesidad. El exceso de peso y la obesidad aumentan en la mayoría de las regiones en el caso de los niños, y en todo el mundo en el caso de los adultos. En 2016, 41 millones de niños menores de cinco años tenían sobrepeso. La FAO advierte que será difícil lograr el objetivo de un mundo sin hambre ni malnutrición para 2030: conseguirlo exigirá renovar los esfuerzos mediante nuevos métodos de trabajo.

Soluciones

Las soluciones a los retos que se nos plantean en el panorama actual no son nada sencillas. Si el consumo alimenticio de España volviera a los patrones de la dieta mediterránea de antaño, las emisiones de gases de efecto invernadero asociadas a la producción de alimentos bajaría un 72%, el uso de tierras agrícolas se reduciría un 58%, el consumo de energía disminuiría un 52% y el de agua un 33%.

La innovación y los cambios en los sistemas agrícolas deben proteger y mejorar los medios de vida rurales, la equidad y el bienestar social. Mientras se implantan estas medidas y se intenta alcanzar un objetivo que se planteaba como deseable (erradicar el hambre en el mundo) y ya se está convirtiendo en esencial porque va a afectar a un mayor número de personas en el futuro, preguntémonos qué podemos hacer nosotros cada día para ser más responsables con lo que ponemos en nuestro plato. Por nuestra salud, por los demás y por nuestro planeta.

¡Subscríbete por email y recibe más info sobre desarrollo rural!

Continuamos con las reflexiones de mi post anterior donde se plantea la relación entre los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible con nuestro propósito como empresa social: la Fijación de Población Rural.

Objetivo 8: Promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos

Si hablamos de desempleo y nivel de salarios, las zonas rurales presentan niveles muy alejados de las medias nacionales, siendo la falta de oportunidades y las condiciones laborales precarias una de las principales razones de abandono del medio rural. De hecho, según la última Encuesta Anual de Estructura Salarial publicada (para el año 2015), el mapa de Comunidades Autónomas más rurales como Extremadura, Galicia, Castilla-La Mancha, Aragón o Andalucía, presentan salarios medios muy por debajo de la media nacional (23106,30€). Eso unido a la necesidad imperante de mantener un desarrollo económico sostenible, hace de las zonas rurales un buen campo de prueba para instaurar políticas de inversión en I+D+i aprovechando el conocimiento tradicional en sectores como el artesanal, agrícola o ganadero o incluso las nuevas telecomunicaciones para aprovechar el potencial de los pueblos y reducir la brecha salarial e incentivar la generación de valor desde cualquier lugar.

Objetivo 9: Construir infraestructuras resilientes, promover la industrialización inclusiva y sostenible y fomentar la innovación

El mayor hándicap de vivir en un pueblo siempre pasa por la escasez de infraestructuras de todo tipo y en las dificultades que presenta el emprendimiento, y la vida, en general, en dichos territorios. Una inversión en infraestructuras de transporte, telecomunicaciones, servicios básicos (educación, sanidad, administración general,..) disponibles para la población rural ayudaría a la fijación de la población, su integración y fomentaría la localización de las empresas y profesionales en dichos lugares. Es más, en España casi 3000 localidades no alcanzan una conexión a internet de 10MB, herramienta esencial para el desarrollo de las comarcas.

Objetivo 10: Reducir la desigualdad en y entre los países

Como comentábamos en el objetivo anterior, las naciones y zonas más interiores (mayoritariamente rurales) siguen sufriendo grandes desigualdades y grandes disparidades en el acceso a los servicios sanitarios y educativos y a otros bienes productivos. Sin embargo, no debemos olvidar que España, pertenece al lado “amable” de la globalización, donde las zonas rurales de los países menos desarrollados son más abundantes y persisten unas condiciones de vida realmente duras. Apostar por la promoción de lo rural, fijar a su población y aumentar su valor, puede servir de ejemplo o de modelo para apoyar el desarrollo de otros países. Cabe destacar aquí la Cooperación Internacional Local, que puede jugar un papel crucial debido a la cercanía a la población, además de aprovechar la solidaridad y compromiso de los municipios. Destacar que bajo esos principios nace la Federación Andaluza de Municipios para la Solidaridad Internacional, plataforma de cooperación internacional a nivel local.

Objetivo 11: Lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles

Este objetivo aboga por el crecimiento sostenible de las ciudades principalmente haciendo hincapié en los problemas más comunes de las grandes aglomeraciones urbanas como con la congestión, colapso de servicios, escasez de vivienda, contaminación y deterioro del medio. Ya lo dice Joan Clos, exalcalde de Barcelona y actual director de la Agencia de las Naciones Unidas para la Vivienda y el Desarrollo Urbano Sostenible, al creer que las nuevas tecnologías de la información propiciarían la deslocalización de esos empleos. Sin embargo, ha ocurrido exactamente lo contrario, se ha producido una concentración masiva de la población en ciudades. El incentivo a la la repoblación rural cobra vital importancia en un contexto de crecimiento insostenible. Fijar a la población rural, así como atraer a nuevas personas que habiten los pueblos, es la solución más lógica que nos podemos encontrar para evitar esas problemáticas en las ciudades.

Objetivo 12: Garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles

Según la Agenda 2020 de la Junta de Andalucía, la región se está posicionando en los últimos años como región líder en agricultura ecológica más sostenible, que permite reducir los impactos ambientales negativos y ayuda a la conservación de los recursos naturales. Sin embargo el sector encuentra dificultades como la pequeña dimensión de los negocios o la necesidad de investigación y formación, lo cual pone en el punto de mira de nuevo la necesidad de invertir en las zonas rurales como centro de conocimiento para un tipo de actividad cada día más demandada por la población, en lugar de trasladar el valor añadido en las ciudades lejos de las zonas de producción.

Objetivo 13: Adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos

Ya nuestro compañero Isra Manzano mencionaba el año pasado las principales consecuencias que tiene el cambio climático en el planeta, en general, y en los entornos rurales, en particular. De ellos destacamos la gran labor de los parques naturales, comarcas y otras entidades en la conservación del medio y de la fauna autóctona, trabajo que en muchas ocasiones carece de recursos suficientes para ser llevado a cabo. Fijar a la población significa aumentar el número de personas que se preocupan por lo que les rodea, promover que cada vez sean más personas que viven en una mejor consonancia con la naturaleza y que sepan el valor que tiene el medio natural en nuestro día a días, ayudando además a que se compense la huella ecológica que el medio urbano provoca.

Objetivo 14: Conservar y utilizar en forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible

El identificar las zonas rurales con interiores, no podemos olvidarnos del litoral, sobre todo en el que el sector pesquero sigue siendo una fuente importante de ingresos y empleo. Al igual que ocurre con la agricultura ecológica, la Comisión Europea está dando pasos en firme para el fomento de las artes tradicionales de pesca, mucho menos invasivas y que permiten la correcta recuperación de los caladeros.

Objetivo 15: Gestionar sosteniblemente los bosques, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras y detener la pérdida de biodiversidad.

Si nos habéis leido mucho, sabréis que muchas veces hemos dicho que si las personas se van de los territorios rurales el bosque mediterráneo se abandona y con ello se provocan graves incendios y pérdida de masa forestal. Al igual que lo comentado en el objetivo 13, esto provoca que se reduzca la compensación de huella ecológica que consigue el mundo rural respecto al urbano. Después del verano desolador de incendios en toda la península ibérica, vecinos de las localidades gallegas afectadas inciden en la importancia de la despoblación rural y abandono de los campos ya que se deja el monte y los bosques a merced de las llamas.

Objetivo 16: Promover sociedades justas, pacíficas e inclusivas

En un contexto de deslocalización de la producción, inseguridad alimentaria y corrupción sistémica se hace absolutamente necesaria la participación activa de la población en dichos asuntos es el punto de partida para exigir responsabilidades y redirigir el rumbo de nuestra sociedad. En los últimos años estamos viendo como se desarrollan conceptos como la “democracia participativa”, dentro de los cuales están los presupuestos participativos o el asociacionismo, proyectos de participación desde la infancia, e incluso la toma en conciencia de las empresas de su papel como agentes activos de cambio (responsabilidad social corporativa). En un contexto de menos barreras entre los agentes sociales como es en lo rural, la exigencia de responsabilidad y participación se hace mucho más intensa y son un tubo de ensayo ideal para lograr comunidades más justas, pacíficas e inclusivas.

Objetivo 17: Revitalizar la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible

Este último objetivo es un poco más abstracto y alejado del ámbito rural ya que supone una mayor la voluntad de las administraciones e instituciones internacionales en el cumplimiento de todos los ODS, solo así se conseguirá un avance relevante para su consecución. Sin embargo, como hemos podido observar a lo largo de todos los objetivos, es necesario fomentar la cooperación entre todos los agentes, esto incluye a las administraciones locales y a los habitantes de todo el planeta los cuales debemos demandar que los medios y estrategias de desarrollo no dejen en un segundo lado a las zonas rurales.

En definitiva, vemos como las zonas rurales presentan necesidades específicas pero que a su vez disponen de una serie de fortalezas y oportunidades que pueden ser un terreno de juego muy valioso para la consecución de los ODS.

¡Subscríbete por email y recibe más info sobre desarrollo rural!

Lo más emocionante de trabajar en AlmaNatura, son los numerosos retos sociales y ambientales que llegan a nuestro equipo para transformarlos en proyectos que den respuesta a la necesidades planteadas. Hace cosa de dos meses, nos ofrecieron la oportunidad de desarrollar un proyecto que uniera estos dos ámbitos de acción:

La necesidad era muy clara, cada vez más la comunidad juvenil está más desvinculada del territorio y ha disminuido la capacidad de intervención en las actividades planteadas en la conservación del espacio natural protegido. Esto genera una mayor tasa de desconocimiento del territorio donde habitan, falta de concienciación medioambiental y pérdida de identidad territorial. Después de trabajar un par de semanas en la construcción de una idea, surgió el proyecto que desarrollaremos durante 8 meses con la comunidad escolar, concretamente con el colectivo juvenil con edades comprendidas entre 14 y 17 años.

Este proyecto recibe el nombre de "Red Juvenil de Agentes de Cambio Ambiental en el Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche".

¿Qué es un Agente de Cambio?

Son personas que a través de sus acciones o comportamientos generan cambios en la sociedad y/o medio ambiente. Se encuentran insatisfechas con la realidad actual, dejan a un lado las quejas y asumen la responsabilidad de cambiar aquello que no genera un beneficio a la sociedad. Los Agentes de Cambio inspiran con sus acciones a otras personas, están abiertos a generar otras realidades y comprobar si los resultados obtenidos acercan a una realidad más responsable y justa y con ello promover nuevas conductas de influencia positiva para generar un mundo mejor.

Todas las personas estamos involucradas en este reto, haciendo nuestro pueblo más solidario, limpio, ayudando a otras personas a sentirse mejor, a liderar asociaciones, etc. Depende todo de si decides asumirlo, si es sí, eres un Agente de Cambio. ¿Cómo has pensado generar cambios en tu realidad más cercana?

"Sé el cambio que quieres ver en el mundo"

Red Juvenil de Agentes de Cambio Ambiental

Este proyecto se ha diseñado con la vocación de potenciar en 25 jóvenes de 5 centros escolares diferentes su poder de cambiar y mejorar la vida en el medio rural, contando con ellos como eje principal. La prioridad no ha sido generar actividades para ellos sino poner a su disposición medios y espacios de aprendizaje que faciliten su proactividad y la puesta en marcha de sus proyectos propios.

La Red Juvenil de Agentes de Cambio Ambiental será una comunidad juvenil activa para el desarrollo de capacidades y dónde producir cambios positivos en el entorno.

Los 25 jóvenes serán formados en diferentes materias, y contarán con un equipo de Coaches ambientales que les acompañarán fortaleciendo sus habilidades y liderazgo para trabajar con diferentes colectivos representativos en el Espacio Natural Protegido. Su propósito será mostrar y sensibilizar sobre la importancia del territorio y su riqueza social y ambiental además de detectar las necesidades sociales de los diferentes colectivos para que puedan liderar proyectos propios de cambio ambiental.

Seguirán esta estructura diseñada para fomentar las redes y el desarrollo social sostenible, explorando nuevas fórmulas para  que los jóvenes a través de la participación, la actitud proactiva y los conocimientos necesarios puedan valorar y crear alternativas prácticas, viables y sostenibles para sensibilizar y construir nuevas perspectivas de futuro en este territorio rural. Conla esperanza de que sembremos semilla y vean su entorno y los recursos endógenos como una oportunidad de desarrollo personal y profesional. En este mismo blog os contaremos como se desarrolla esta nueva iniciativa. ¡No te lo pierdas!

 

¡Subscríbete por email y recibe más info sobre desarrollo rural!

En uno de los tantos eventos que vamos sobre BCorps, nos contaron un cuento de Jorge Bucay que puede ayudar a entender la importancia de definir un Para qué en las Estrategias de Desarrollo Rural. Muchas son las personas que se ponen en contacto con nosotros para pedirnos ayuda o consejo sobre qué hacer en su municipio. Es complicado cuando no estamos en el territorio pues toda estrategia necesita de un estudio previo para identificar las necesidades de la población. No es cuestión de cortar y pegar y ya está todo solucionado, es más complejo de lo que parece, pero bueno, no me quiero adelantar y daros pistas, antes de nada poneros cómodos/as y leer con atención la siguiente historia.

¿Pones ladrillos o construyes catedrales?

"Un viajero francés cruzaba Miranda de Ebro y avistó una cantera. Se quedó mirando un largo tiempo a tres canteros que afanosos realizaban el mismo trabajo. El primero se quejaba y se paraba constantemente, el segundo silencioso se encontraba ensimismado en la calidad de su trabajo y el tercero al igual que el resto, se encontraba realizando duras tareas pero acompañado de una dulce melodía que tarareaba, lo que transmitía la satisfacción de su trabajo. 

El viajero no entendía la desigualdad de comportamientos por lo que se acercó a preguntar a cada uno de ellos: ¿Qué hace usted?.  El primero le contestó que hacía lo que podía después de tantas horas de trabajo haciendo siempre lo mismo. Maldecía su mala suerte. El segundo contestó que daba forma a las piedras para que pudieran quedar perfectas. El tercero, escuchando a sus compañeros se acercó al forastero y le contestó con gran satisfacción: Estamos construyendo la Catedral de Burgos".

¿Os ha gustado la historia? ¿Con cuál de los canteros te identificas en tu día a día?

Estrategias Municipales como Catedrales

Esta historia me ayuda a contaros que en el mundo del desarrollo rural nos encontramos "canteros" que pueden identificarse como los protagonistas de este cuento. Personas centradas en el Qué Hacer, nos solicitan propuestas sin sentido buscando una acción sin dirección que de alguna manera pueda dar respuesta al vacío en el qué se encuentran y que justifique su posición en cualquier entidad. Ejemplo: "¿Qué podéis hacernos con este presupuesto?".

Nos encontramos en segundo lugar con aquellas personas afanadas en su día a día, amantes de su trabajo que diseñan los Cómo Hacer desde la perspectiva de sus ideales, siguiendo unas líneas de trabajo sin tener en cuenta el objetivo final de su acción y las personas a las cuales debería ir destinada. Ejemplo: "¿Cómo podemos hacer esto que se me ha ocurrido?"

En tercer lugar hace referencia a las personas que tienen la capacidad de ver la utilidad de su trabajo, de generar estrategias municipales que den respuesta a la población, poniendo en el centro de todo el propósito de su trabajo como podría ser "Ayudar a los jóvenes de mi pueblo a encontrar trabajo", "Impulsar el papel de la mujer en lo rural", "Mejorar el impacto visual del municipio", "Posicionar el municipio en el mercado del turismo". Tener un propósito y un Para Qué significa tener una meta clara donde orientar todas las acciones en resultados, no inventar acciones vacías que tan sólo generen impacto puntual en la población. El problema que nos encontramos es que la mayoría de las estrategias municipales están orientadas al turismo. Necesidades sociales hay muchas en tu pueblo, sólo tienes que preguntar y obsesionarte para dar respuesta y soluciones coherentes. El foco no es la actividad sino la solución que plantea. Ejemplo: "¿Qué pasos deberíamos dar para dar solución al problema de basura acumulada que tanto preocupa a mis ciudadanos?"

Muchos municipios emprenden acciones no tradicionales de desarrollo en el plano de la promoción del empleo, la lucha contra la pobreza, la defensa del medio ambiente, la promoción de la cultura, la modernización de la educación y la salud o la mejora de las condiciones de vida de jóvenes y ancianos, eso son estrategias municipales como las más bellas Catedrales. 

Estrategias municipales con propósito

Las Estrategias Municipales determinan por un lado el potencial de recursos con los que se cuenta y por otro lado cuáles son las necesidades que se requiere satisfacer de las personas, comunidades, municipios y sociedad en común. En este sentido, la lógica de formulación de una estrategia de desarrollo rural debe de integrar los siguientes aspectos:

  1. Determinación de un propósito estratégico a partir del conocimiento económico local, análisis de los recursos y potencialidades de la zona, así como las principales carencias que puedan existir para que se desarrollen actividades económicas.
  2. Creación de los medios que involucren a todos los agentes económicos en este proceso.
  3. Impulso de las condiciones generales e infraestructura adecuada para facilitar el diseño de iniciativas que nos ayuden a dar respuesta a nuestro propósito municipal.
  4. Diseño de medidas formativas destinadas a sensibilizar y conocer la estrategia municipal destinada a dar respuesta a un propósito social.
  5. Construcción de acciones municipales encaminadas a dar respuesta a esa necesidad identificada durante un gran periodo de tiempo.

Hamel y Prahalad (2005) cuentan que el propósito estraté­gico es más que simplemente una ambi­ción desbocada, sino que el con­cepto también abarca un activo proceso de gestión, captura la esencia de ganar todos de forma conjunta, es estable en el tiempo y fija un ob­jetivo que merece esfuerzo y compro­miso personal.

¿Está preparado tú municipio para dejar de acarrear piedras y comenzar a construir catedrales?

¡Subscríbete por email y recibe más info sobre desarrollo rural!

 

 

 

 

linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram