Hace poco un compañero me hablaba de lo maravilloso de nuestro trabajo en AlmaNatura, de lo fácil de vivir en un pueblo frente a la vida de ciudad. Este compañero vive en Madrid y nos contaba las desventuras de montar una familia en una gran ciudad. Mi reflexión no se hizo esperar, si es mejor la vida en un pueblo, ¿Por qué el 80 % de la población en España se concentra en grandes ciudades? ¿Qué ofrece la ciudad frente a los pueblos? ¿Es el empleo el principal aliciente? o ¿Es que la ciudad sigue viéndose como progreso y el mundo rural como estancamiento o retroceso?

Muchas de las profesiones de hoy día pueden desarrollarse desde un pueblo y cada vez más personas del mundo urbano comienzan a replantearse esta forma de vida que actualizada a los tiempos que corren pueden ser una verdadera oportunidad para nuestra sociedad y para los pueblos que comienzan a languidecer. Pero, ¿Qué debemos tener en cuenta si queremos irnos a vivir a un pueblo? Se me ocurren algunas pistas que no debemos olvidar:

  1. Antes de nada ver las oportunidades de vivienda que brinda el pueblo donde has pensado marcharte.
  2. Contar con carnet de conducir y vehículo propio, por desgracia los servicios públicos de transporte escasean.
  3. Llevar una idea pensada para poder vivir de ella o hablar con tu empresa las oportunidades de teletrabajo.
  4. Disminuir las expectativas en cuanto a los servicios culturales y de socialización.

En este post de ¡Vente al pueblo con cabeza! ya lo contábamos, explóralo para saber más sobre los aspectos a tener en cuenta antes de tomar tu decisión. Y es que nos llegan muchos casos de personas frustradas que no han conseguido generar ese cambio de vida debido a saltarse fases clave en el proceso. Por eso, y después del Primer Lab de Innovación Rural celebrado el pasado 21 de Junio en Madrid planteamos el diseño de una formación adaptada para neorrurales que buscan un cambio vital. La idea se concibe para generar las conversaciones necesarias en favor de facilitar el traslado al mundo rural.

Programa formativo presencial

Colocamos las primeras piedras de lo que será un programa formativo presencial en Madrid para personas interesadas en emprender una nueva vida en un pueblo, un programa que de respuestas a preguntas del tipo: ¿Podré vivir de mi idea desde el pueblo? ¿Qué recursos necesitaré? ¿Cómo puedo encontrar un pueblo para vivir? ¿Qué significa cambiar de vida a un pueblo? etc. Estará dividido en cuatro grandes temas que ocuparán cuatro días de duración siguiendo este esquema (borrador inicial):

Aún no tenemos fecha, aunque posiblemente pasado el verano tengamos más información de este programa inédito en España. Si estás interesado/a puedes dejar tu email en el enlace de aquí abajo y serás el primero/a en enterarte de esta experiencia formativa transformadora.

¡Subscríbete por email y recibe más info sobre formación para neorrurales!

Las últimas semanas hemos estado descubriendo Jaén y su entorno rural, una provincia llena de recursos naturales, culturales / patrimoniales y sobre todo llena de personas que les encanta vivir en sus pequeños pueblos. Han sido unos días llenos de actividad y de conocer las realidades y personalidades de esos pueblos.

Rural Emprende Jaén ha sido un proyecto apoyado por la Fundación Andalucía Emprende y la Diputación de Jaén para 9 pueblos de la provincia de Jaén con menos de 5000 habitantes. En el proyecto han participado alumnos de 1º y 2º de la ESO (12/13 años) colectivos y entidades locales de Campillo de Arenas, Lopera, Cortijos Nuevos, Valdepeñas de Jaén, Rus, Navas de San Juan, Bedmar, Quesada, Castillo de Locubín. El objetivo planteado con los centros escolares ha sido que durante una mañana conozcan las habilidades y destrezas que un emprendedor necesita tener para emprender en su pueblo. Con respecto a los Laboratorios de Innovación Rural el objetivo ha sido crear una red viva de conversación en torno a asuntos que importan, en nuestro caso la revitalización rural generando oportunidades de empleo.

Metodología World Café / Conversación entorno a un café

La conversación del World Café es una forma intencional de crear una red viva de conversación en torno a asuntos que importan. Una conversación de café es un proceso creativo que lleva a un diálogo colaborativo, en donde se comparte el conocimiento y la creación de posibilidades para la acción en grupos de todos los tamaños.

El Café como Metáfora

El World Café es una metáfora. Es una imagen que sirve como guía, un escenario de posibilidades y un conjunto innovador de herramientas y métodos para desarrollar inteligencia colectiva y futuros creativos.

Como imagen guía, el World Café nos ayuda a apreciar la importancia y conexión de las redes informales de conversación y el aprendizaje social a través de los cuales:

“Crear un futuro positivo comienza con la conversación humana. La inversión más simple y más poderosa que cualquier miembro de una comunidad u organización puede hacer para la renovación, es empezar a conversar con otra gente como si las respuestas no importaran”. William Greider

Entidades Participantes

En esas "conversaciones entorno a un café"  hemos buscado en todo momento diversidad territorial. Diversidad Territorial que nos permita generar conversaciones enriquecedoras con el objetivo de conocer el territorio y reflexionar sobre las posibles mejoras desde cada uno de los ámbitos que representan. Finalmente han participado representantes de los Ayuntamientos (Alcaldes, concejalías de Turismo, de Igualdad, participación, empleo, ...), centros Guadalinfos o telecentros, repreresentantes de entidades educativas, agentes de desarrollo local, cooperativas agroalimentarias, movimiento asociativo, etc. En definitiva todas aquellas personas que de una u otra forma son parte importante en la toma de decisiones del día a día en el pueblo. En total han participado 9 centro educativos con 659 alumnos/as y 9 mesas de participación con un total de 211 personas.

Aprendizajes aplicables a otras zonas rurales

A continuación os desgloso aquellos aspectos recurrentes que han salido en las mesas de participación y que podían extrapolarse a cualquier medio rural.

Aprendizajes y mejoras que pueden ser resueltos en muchos casos con la colaboración de todos esos agentes que han colaborado en esas intensas mesas de trabajo con un objetivo en común, hacer de los pueblos espacios de vida y espacio de felicidad para todos los que decidan vivir en uno ellos.

¡Subscríbete por email y recibe más info sobre desarrollo rural!

Desarrollar un estilo de vida de alta calidad y bajo impacto es el slogan de la RIE, la Red Ibérica de Ecoaldeas, que agrupa 12 ecoaldeas y 18 proyectos colaboradores. En su web encontramos la definición: “Una ecoaldea es un asentamiento a escala humana diseñado conscientemente a través de procesos participativos para asegurar la sostenibilidad a largo plazo. Las cuatro dimensiones (económica, ecológica, social y cultural) se ven reforzadas mutuamente. La atención a cada persona es esencial para el desarrollo integral y saludable de la comunidad. El poder de las comunidades humanas para unirse y co-diseñar su propio camino hacia el futuro es visto como una fuerza motriz importante para el cambio positivo"

Para conseguir este estilo de vida de alta calidad y bajo impacto es imprescindible un espacio natural, ya que se trata de vivir en contacto con la naturaleza y a partir de ahí aumentar la consciencia y manejar conceptos como bioconstrucción, ecología, autoconsumo, participación, comunidad, etc. Este estilo de vida coincide con el que muchas personas buscan cuando deciden dejar la ciudad por un entorno más próximo a la Naturaleza, ya sea un pueblo o una aldea.

En España, desgraciadamente, el número de pueblos abandonados no deja de aumentar. Tras el abandono llega el olvido. Quizás esta sea una de las razones por la que algunas personas se establecen en comunidad en pueblos o aldeas deshabitados.

En este último año se han dado dos casos muy llamativos de conflicto entre la Administración y este tipo de comunidades. Muy cerca de aquí, en el Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche, se encuentra El Calabacino, en el municipio de Alájar. Esta pequeña aldea se ha visto inmersa, en los últimos meses, en un conflicto que finalmente parece ir camino de una resolución positiva para todas las personas implicadas.

La historia del Calabacino

El Calabacino quedó despoblada en los años 60 del pasado siglo como consecuencia del flujo migratorio que se produjo desde el medio rural a las ciudades buscando las oportunidades de crecimiento y desarrollo que ofrecía la incipiente industrialización de España. A principios de los años 80 un nuevo movimiento migratorio, esta vez en sentido inverso al anterior, empezó a traer nuevos pobladores que vienen de entornos urbanos buscando en el contacto directo con la naturaleza respuestas y soluciones al modelo de desarrollo urbano que ya se empezaba a percibir como insostenible.

En estos 35 años la aldea ha pasado del estado de abandono total a estar habitada por 115 personas de las que 50 son niños y niñas de todas las edades. En una gran parte los nuevos pobladores son propietarios de las huertas y viviendas que habitan, aunque también hay personas y familias que viven en régimen de alquiler y huertas donde conviven más de una familia. Algunas de estas personas levantaron sus actuales casas sobre suelo no urbanizable o sin licencia de obras y por este motivo tanto los habitantes del Calabacino como el propio Ayuntamiento han estado inmersos en un ajetreo judicial tras la inspección de agentes de Medio Ambiente.

Carcel por recuperar Fraguas

El otro caso relacionado con conflictos de repoblación que últimamente estamos viendo en los medios es el del pueblo abandonado de Fraguas, en el Parque Natural de la Sierra Norte de Guadalajara. Un grupo de seis personas comenzaron en el año 2013 a rehabilitar las ruinas que quedaban desde que el municipio cayó en el abandono en la década de los 60, en un intento de establecerse en un sistema autogestionado. Estas personas están acusadas por la Junta de Castilla la Mancha de delitos de usurpación, daños medioambientales y ordenación del territorio y se enfrentan a una sentencia judicial con penas de cárcel y multa económica además de correr con los gastos de la demolición de las casas reconstruidas.

El debate social está dividido. Por un lado, tenemos el problema de que los pueblos se abandonan. No es fácil que haya personas que quieran volver a repoblarlos dado el ingente esfuerzo que ello conlleva. Por otra parte, tenemos unas administraciones que no favorecen que la vuelta al campo sea fácil o posible debido al cumplimiento de la legislación vigente. Deberíamos ser capaces de encontrar un equilibrio entre los problemas sociales globales y las propuestas ciudadanas dentro de la ley.

En el caso del Calabacino la justicia ha dado una oportunidad estableciendo un plazo de cinco años para que Ayuntamiento y habitantes de la ecoaldea regularicen la situación legal de sus viviendas. Esperemos que en Fraguas también se pueda llegar a un entendimiento para tener un pueblo abandonado menos y un proyecto de repoblación en marcha más.

¡Subscríbete por email y recibe más info sobre desarrollo rural!

Hace pocos días nos ha llegado a AlmaNatura una interesante reflexión de una persona sensibilizada con el tema de la despoblación. José María Sanabria nos cuenta, a través del correo electrónico, cuál fue la mayor dificultad que él y su mujer encontraron cuando, tras su jubilación, tomaron la decisión de irse a vivir a un pueblo: encontrar una vivienda.

Los pueblos pequeños, precisamente aquellos con mayor riesgo de despoblación, están repletos de casas vacías pero inhabitables por el paso del tiempo y la falta de mantenimiento. La mayoría de las viviendas requieren de obras básicas de acondicionamiento para cumplir con unos requisitos mínimos para su habitabilidad.

José María y su mujer buscaban la calidad de vida y la tranquilidad que ofrece vivir en un pueblo pequeño, la cercanía del campo y unas relación más natural con los vecinos. No querían resignarse a vivir “metidos en una jaula” en una ciudad y a pasar su tiempo libre en centros comerciales. La idea parecía bastante sencilla y asequible: encontrar una casita con con terreno en algún pueblo.

Además de la escasa oferta de casas habitables y en buenas condiciones se encontraron con un problema añadido: pocos propietarios están dispuestos a alquilar, por diferentes motivos, desde la desconfianza respecto al cobro (aunque el interesado presente su justificante de ingresos o un informe del banco) hasta la disponibilidad de fechas, ya que numerosas casas sólo se alquilan por temporadas a turistas o a un tipo de usuarios muy concretos, como el profesorado que hace uso de las viviendas de septiembre a junio.

Finalmente, José María y su mujer encontraron una casa en una aldea, sin terreno ni garaje pero con espacio suficiente para los dos. Tras cuatro de habitar esta vivienda, han echado cuentas: entre el alquiler, la cesta de la compra y otros gastos cotidianos han ingresado una cuantía nada desdeñable para el tamaño de la aldea. A lo largo de este tiempo, José María ha reflexionado sobre su propia experiencia: “Si en un pueblo o aldea se alquilaran viviendas a 10 parejas como nosotros, no sólo aumentaría la población del mismo, sino que quizá podrían crearse algunos puestos de trabajo directos o indirectos y, además, durante las vacaciones de verano también aumentaría la población flotante al recibir estas personas la vista de hijos y nietos.” Es un hecho que esto traería un aumento significativo de la actividad en los pueblos, al tener que satisfacer las necesidades de estas personas. Pero lo cierto es que, además de sus ingresos económicos, las personas jubiladas tienen mucho que aportar.

Son muchas las personas en edad de retirarse de su vida laboral que buscan y desean un modelo alternativo a la jubilación “normal”, que poseen unos ingresos suficientes para alquilar una casa pero no quizás para adquirirla en propiedad. Además, a menudo estas personas son los hijos de anteriores generaciones que dejaron sus pueblos para trabajar en la ciudad y quedaron “huérfanos de pueblo”.

Cohousing Senior

Existe otro modelo de jubilación alternativa aún incipiente en España, el cohousing senior, que propone una forma de vida que recupera valores solidarios y de colaboración mutua para personas que viven en proximidad. Se trata de un modelo en el que se crea un entorno físico y social, promovido de forma colectiva, en el que la economía de las personas es privada y las viviendas cuentan con todos los elementos que aseguran la independencia. Es la autonomía las que proporciona plena inclusión en la comunidad.

Dado el número de personas jubiladas que tenemos en nuestro país, que además van en aumento, la búsqueda de diferentes modelos de retiro por parte de las mismas y la cantidad de pueblos que van perdiendo población año tras año, ¿no sería una buena fórmula unir estos dos factores para conseguir un incremento demográfico en los entornos rurales?

Son conocidas las medidas adoptadas por distintos municipios para atraer población, centradas mayormente en ofertar casas a parejas jóvenes o familias con niños, un modelo que en muchas ocasiones resulta poco consistente dada la dificultad que estas personas encuentran para encontrar un trabajo o un modo de vida en zonas rurales con un tejido empresarial escaso. Un problema que desaparece en el caso de las personas jubiladas. Una casa en buenas condiciones de habitabilidad, unos servicios mínimos y, por supuesto, nuestra hospitalidad, son motivos suficientes para atraer población a los pueblos en riesgo de desaparición.

Además sería ventajoso contar con el apoyo de las administraciones públicas, gobiernos locales, comunitarios, diputaciones y ayuntamientos para que se tenga en cuenta a este colectivo para conseguir un aumento de la población en aquellos pueblos o aldeas donde haga más falta tomando medidas como:

En nuestro día a día seguimos recopilando ideas contra la despoblación y agradecemos a José María Sanabria la aportación de sus ideas y reflexiones tan acertadas. ¡Gracias!

¡Subscríbete por email y recibe más info sobre desarrollo rural!

Tras varios meses de trabajo liderando este proyecto, mañana toca a su fin con un emotivo evento de clausura, en el que presentaremos los resultados conseguidos por los y las jóvenes agentes de cambio que han participado en esta primera edición.

La “Red Juvenil de Agentes de Cambio Ambiental” es un proyecto de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio a través del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche, con el objetivo de formar a jóvenes comprometidos con los valores del territorio para sensibilizar a la ciudadanía sobre la importancia de la sostenibilidad ambiental en las zonas rurales.

A través de este proyecto, hemos trabajado conjuntamente con 25 jóvenes de 4 centros escolares de toda la Sierra de Huelva, con la intención de potenciar su poder de cambio y mejora de la vida en un medio como es nuestro Parque Natural, contando con ellos y ellas como eje principal. La Red Juvenil de Agentes de Cambio Ambiental, es así una comunidad juvenil activa para el desarrollo de capacidades y dónde producir cambios positivos en el entorno en el que vivimos.

¿Qué necesitaban?

¿Cómo lo hemos hecho?

Los y las 25 jóvenes han sido formados y entrenados en diferentes materias y habilidades básicas de comunicación y gestión de grupos, así como contenidos de educación ambiental, acompañados del equipo AlmaNatura, para después trabajar con diferentes colectivos representativos en el Parque Natural. Todo este proceso se ha llevado a cabo durante 4 fases, en las que los y las Agentes de Cambio han sido los y las protagonistas principales.

El pasado día 23 de febrero, se llevó a cabo el primer encuentro de Agentes de Cambio Ambiental. Los y las 25 jóvenes pasaron con nosotros dos jornadas en un hotel de uno de los pueblos del Parque Natural, Encinasola, donde comenzaron su formación como Agentes de Cambio. Durante esos días, no sólo empezaron a crearse esas redes de contacto y conciencia de equipo entre las personas asistentes, sino que además dio comienzo su entrenamiento en esas habilidades necesarias para potenciarles al máximo.

Durante los meses de abril y mayo, se llevaron a cabo diferentes sesiones de sesibilización con la Administración Pública, otras personas jóvenes, profesorado de los centros educativos del Parque Natural, y también a las familias y asociaciones. Su propósito ha sido mostrar y sensibilizar sobre la importancia del territorio y su riqueza social y ambiental, además de detectar las necesidades sociales de los diferentes colectivos con respecto al Parque, buscando en todo momento sembrar semilla y hacerles ver su entorno y los recursos endógenos como una oportunidad de desarrollo personal y profesional.

Para preparar las sesiones anteriores, se han llevado a cabo dos eventos tematizados importantes dentro del Parque Natural, para conocer de primera mano esas oportunidades que ofrece el entorno en el que vivimos.

En la primera de las rutas realizadas, con el acompañamiento de un experto en dinamización y emprendimiento en entornos rurales, pudieron visitar diferentes empresas de la zona, donde pudieron ver la importancia que tanto los oficios tradicionales como la innovación tienen en nuestro territorio, además pudieron palpar las oportunidades futuras que pueden tener en sus propios pueblos.

Durante la segunda ruta, además de conocer desde dentro cómo se gestiona la figura del Parque Natural visitando sus oficinas, donde varios técnicos y agentes de medio ambiente les contaron cómo era su día a día, también pudieron disfrutar de la naturaleza que nos rodea. A través del sendero desde Valdelarco al Talenque, vivieron la experiencia disfrutar de las características naturales especiales que tiene un entorno como el nuestro.

Una vez vivido y finalizado todo el proceso de formación, los y las Agentes de Cambio trasladaron lo aprendido a sus compañeros y compañeras en sus institutos. Así, trasladaron a otras personas jóvenes cuán importante es vivir en un entorno como el nuestro, animándoles además a participar en las futuras convocatorias de este proyecto.

Finalmente el evento de mañana, será un lugar de encuentro para finalizar esta primera Red Juvenil de Agentes de Cambio Ambiental, donde se reconocerá el esfuerzo de los y las jóvenes que han participado, el compromiso de los centros escolares y algunas conclusiones que se han recogido durante todas las reuniones con entidades y colectivos.

Logros conseguidos

Me atrevería a asegurar que, desde que nos levantamos por la mañana, hasta que nos metemos en la cama por la noche, todas las personas del mundo aprenden algo nuevo. Sea consciente o inconscientemente, las personas estamos hechas para aprender, proceso que estamos realizando continuamente. Y es que parece que el dicho de “nunca te acostarás sin saber una cosa más”, es de los más reales que he escuchado nunca. Hablando de no parar de aprender y tras varios post dedicados por mi parte a la Educación, uno de nuestros pilares básicos de intervención en AlmaNatura, ya es hora de dedicar aunque sea una pequeña reflexión a los Centros de Personas Adultas, lugares donde se cumple una de las mejores y más ambiciosas metas del ser humano: el desarrollo y la realización personal. Y esto, a través de la Educación.

Como sabréis, las Escuelas o Centros de Personas Adultas, nacen con el objeto de continuar o especializar el proceso formativo de la persona más allá de los años de enseñanza obligatoria en la adolescencia y juventud. Se trata de unos lugares a través de los cuáles las personas adultas pueden desarrollarse persiguiendo cualquier objetivo, ya sea conseguir una capacitación profesional o simplemente realizar un aprovechamiento más inteligente del tiempo libre.

La Educación de Personas Adultas pasa a ser así la educación de las segundas oportunidades, permitiendo a aquellas personas que no pudieron prepararse en la edad que la sociedad marca para ello, así como a aquellas que habiendo tenido esa primera oportunidad, deciden aventurarse en el viaje del desarrollo personal y el empoderamiento autónomo.

A través de este proceso educativo, no sólo se consigue llegar a obtener competencias básicas para poder obtener un título. En un Centro de Personas Adultas se puede aprender inglés o francés, informática, o una titulación básica pero, sobre todo, se abren puertas y se crean oportunidades.

Pero como todo servicio o institución dirigida a mejorar la vida de las personas como individuas, también afectará positivamente a toda la comunidad en la que esté inmersa. De hecho, si existe un lugar donde un Centro de Personas Adultas deja huella y fortalece a todas las personas de alrededor, es en un pueblo. Los recursos educativos en un pueblo son vitales para su supervivencia. No sólo el colegio o el instituto, en el caso en que lo haya, sino también el Centro de Personas Adultas, pues el derecho a la educación y la inquietud de aprender, nunca desaparecen se tenga la edad que se tenga. Así que por eso, he hecho un pequeño repaso de los beneficios que considero que un centro educativo de este tipo trae a un pueblo.

¿Qué beneficios aporta el Centro de Personas Adultas en los pueblos?

La Educación y los Centros de Personas Adultas aportan vida a la sociedad del pueblo, aporta más conocimientos, más igualdad de oportunidades, más justicia para aquellas personas que en su momento no pudieron acceder a la enseñanza o simplemente buscan un mayor y más íntegro desarrollo personal, que ayuda además a conseguir un empoderamiento colectivo. Además, ayuda a alentar a las personas que no creen en segundas oportunidades: para que evolucionen; para que se sientan con una mayor autoestima, llenos de vida y puedan encontrar nuevas vías de acceso a la actualidad; para sentir sus vidas más completas; para estar preparados y preparadas ante los cambios y transformaciones de la sociedad; para un desarrollo de los derechos cívicos de las personas; y para dejar a un lado las desigualdades y la exclusión.

¡Subscríbete por email y recibe más info sobre desarrollo rural!

Los domingos se hicieron para descansar y cómo no para compartir con amigos. Pero este último fue algo más intenso de lo habitual, el afán por aprender y ampliar conocimientos me llevó a la búsqueda incesante de un lugar paradisíaco en el que habían pasado unos días de luna de miel unos amigos . Tengo que reconocer que la historia me fascino desde el primer momento que empezaron a contarla. Un matrimonio comienza restaurando una casa en un pueblo despoblado y termina unos años después convirtiendo el poblado y la regeneración de la zona en centro de turismo donde confort y sostenibilidad van de la mano. Hablamos de un país de más allá del atlántico, Costa Rica, una selva casi virgen, las ruinas del poblado alrededor de la misión de Ujarras y su vínculo con un personaje histórico vinculado a una de las ciudades más antiguas de occidente, Cádiz. Todos los ingredientes para una tarde de charla y donde la imaginación podría campar a sus anchas.

Leyendo el post de mi compañero Isra sobre la identidad de un pueblo “¿Por qué es importante trabajar la identidad cultural de cada pueblo?” y enlazado con toda la historia de Ujarrás, me surgió una duda: ¿Qué hacemos cuando hemos perdido la identidad y no queda nadie para transferirla? ¿Cómo recuperamos un pueblo que ya sufre abandono, decadencia y ruina? Y en definitiva ¿Cómo convertir los pueblos abandonados en recurso turístico generador de empleo?

Es evidente que no tenemos una varita mágica para devolver el esplendor a unas calles abandonadas, ni vida a unas casas derribadas y donde la soledad y la ruina campa a sus anchas pero veamos algunos ejemplos donde se ha conseguido generar empleo y riqueza en lo que antes era ruina y abandono, o como con iniciativas públicas la conservación y la puesta en valor devuelve vida aunque sea de forma temporal:

  1. Granadillas (Cáceres). Nunca fue un pueblo de muchos habitantes, aunque su abandono no fue a causa de que se quedaran sin los mismos, sino que se decidió expropiar esta zona para construir el embalse de Gabriel y Galán, inundando la mayoría de tierras fértiles. Son tantas las joyas arquitectónicas que aún se conservan que, en 1980 fue declarada Conjunto Histórico Artístico y, cuatro años después, fue incluida en el Programa de Pueblos Abandonados. A pesar de que su aspecto actual dista mucho del que tuvo originalmente, al menos se ha conseguido frenar su deterioro. Por las particularidades ya mencionadas, el pueblo admite visitas de martes a domingo, de 10:00 a 13:00 horas y de 16:00 a 18:00 horas. Junto a Búbal (Huesca) y Umbralejo (Guadalajara) se encuentra incluido en el Programa de Recuperación y utilización educativa de los pueblos abandonados del Ministerio de Educación, destinado a alumnos/as que desarrollarán actividades medioambientales, de recuperación cultural y patrimonial durante siete días. Para ampliar información os dejo este enlace.
  2. La Vereda (Guadalajara). Recibió el despoblamiento total en 1954, cuando la construcción del pantano de El Vado la dejó aislada del resto del mundo. Pese a los esfuerzos de los vecinos por construir un nuevo acceso, el núcleo urbano más próximo quedó a 4 horas de camino, por lo que la mayoría de sus gentes decidieron marcharse. Solo resistieron un par de familias, que finalmente fueron expulsadas tras la expropiación de sus terrenos. Para la conservación del pueblo se organizan talleres vinculados con el adobe, el barro, la pizarra, la madera o el hierro y recibe con los brazos abiertos a todos aquellos que decidan pasar un fin de semana o unas vacaciones diferentes aunque, eso sí, sin posibilidad de alojarse allí por el momento. Para conocer de primera mano las posibilidades que ofrece el lugar, la mejor opción pasa por ponerse en contacto con la Asociación Cultural de la Vereda, que da la bienvenida a todas aquellas personas que estén interesadas en participar en sus proyectos de recuperación.
  3. Lanuza (Huesca). Este pueblo aragonés fue expropiado para la construcción de un pantano que iba a anegar el casco urbano . Finalmente no fue así y sus vecinos terminaron comprándolo para rehabilitarlo. Mas de medio millón de euros para salvarlo de la desaparición. Su compacto núcleo de piedra y pizarra se proyecta hoy como un pintoresco enclave turístico y además desde hace más de veinticinco años como marco del prestigioso Festival Internacional de las Culturas “Pirineos del Sur”.
  4. Valdelavilla (Soria). Curioso es el caso de este municipio que contaba con 60 habitantes en los años 50 y en 1968 quedó totalmente despoblado y que en la actualidad, gracias a la iniciativa privada ha sido casi totalmente restaurada y rehabilitada como centro de Turismo rural. La localidad y su entorno poseen especiales características climáticas, arquitectónicas, paisajistas , una peculiar flora marcada por el especial microclima y su abundante fauna .
  5. Os teixois (Asturias). Esta aldea asturiana cuenta con un patrimonio preindustrial muy interesante. Envidiada desde el siglo XVIII por sus avanzados sistemas de aprovechamiento hidráulico, era prácticamente autosuficiente hasta bien entrado el siglo XX. De hecho, en 1936 contaba incluso con su propia central eléctrica, que le permitía abastecer de energía a todas sus casas en unas fechas en las que la iluminación eléctrica en muchas otras localidades era todavía una quimera. Conscientes del valor de todos estos prodigios, las autoridades locales decidieron frenar su deterioro en 1989, mediante un ambicioso plan de recuperación que en 2005 concluyó con la declaración de todo el conjunto etnográfico que representa como Bien de Interés Cultural. Abierto todos los días de 11:00 a 20:00 horas, el complejo alberga un mazo, en el que se estiraba el hierro; varios batanes, telares, una rueda de afilar, un molino y una presa. A todo ello se suman sus hórreos tradicionales y sus típicas casas.

Otros ejemplos de pueblos abandonados en proceso de recuperación turística aunque menos avanzado los tenemos también en Armejun (Soria), Santi Petri (Cádiz),etc. He seleccionado solamente algunos ejemplos pero está claro que muchos de los pueblos abandonados reúnen todas las condiciones para convertirse también en destinos turísticos con inversiones público-privadas: granjas escuela para aprender bioagricultura, pueblos enteramente ecológicos donde podamos ver aplicadas las últimas tecnologías verdes, museos etnográficos y centros de interpretación de artesanías prácticamente en desuso o incluso interpretación de la vida en el mundo rural, una buena gastronomía, actividades de tiempo libre, cultura y naturaleza, etc... Hay así mismo quien ya ha emprendido ese viaje de modo permanente como ya contó nuestra compañera Marta en el post.... “Los nuevos pobladores del entorno rural”.

¡Subscríbete por email y recibe más info sobre desarrollo rural!

El Día Mundial del Medio Ambiente fue establecido por la Asamblea General de Naciones Unidas en su resolución del 15 de diciembre de 1972 y se celebra desde 1974 el 5 de junio de cada año, fecha con la que se dio inicio a la Conferencia de Estocolmo en 1972, cuyo tema central fue el Medio Ambiente.

En los pequeños municipios el medio ambiente es nuestra realidad diaria, nuestra relación más estrecha desde que nos levantamos hasta la noche. Y más aún si vives de el, como muchos ganaderos y agricultores que son los primeros afectados cuando el clima se vuelve en su contra por efecto del cambio climático. Y es que en el medio rural, el día del medio ambiente es todos los días. Es sorprendente ver mi a mi madre separar la basura sin haber escuchando nunca de reciclado o economía circular. Lo que si tiene claro es que las sobras de la comida son esenciales para sus gallinas.

La vida sencilla junto a la tierra tiene justo eso, que todos los días son el día del medio ambiente. Protagonista principal de la vida de las personas que viven en un pequeño pueblo y de donde los recursos endógenos son la base de la economía. Por eso en este día del medio ambiente, comparto algunos dibujos reflexivos sobre la importancia del medio ambiente para los pueblos. Podéis utilizarlos para celebrarlo y recordar que si destruimos el medio ambiente nos destruimos a nosotros mismos.

¡Subscríbete por email y recibe más info sobre desarrollo rural!

linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram