Guardianes de la tierra: así cuidan los habitantes de los pueblos el medio ambiente

Los habitantes de las zonas rurales se han convertido, a través de su modo de vida, en auténticos guardianes de la tierra y la naturaleza.

Un monte limpio es un monte sin riesgo de incendio. 

Desde hace siglos los rebaños de ovejas eran, en gran medida, los encargados de hacer esa limpieza: pastando se comían la hierba seca, que es una mecha que prende al instante en caso de que se produzca un incendio. 

Hoy en día esas actividades tradicionales se están perdiendo. Esto no solo supone una pérdida de oficios, como te contábamos en este artículo, sino también un riesgo. 

El pastoreo en montes y laderas es solo un ejemplo de cómo las actividades propias del medio rural contribuyen a la conservación del medio ambiente. Pero no es la única. 

España: la mayor biodiversidad, pero también el mayor riesgo

Si hiciera falta dar alguna razón para cuidar el medio ambiente, aquí tendríamos una muy poderosa. 

Según este informe de Greenpeace de 2021, España es el país con más biodiversidad de Europa. Esto no se refiere solo a los ecosistemas y hábitats naturales, sino también a la ganadería y la agricultura. Es el que cuenta con más especies amenazadas en este ámbito. Se calcula que están en situación de riesgo: 

  • el 42% de variedades vegetales;
  • y el 66% de las especies ganaderas autóctonas.

Para revertir esta situación, proteger el medio ambiente y regenerar el territorio es necesario tomar medidas. Pero, ¿quién las está llevando a cabo?

Menos del 0,1% para proteger la biodiversidad

Según datos reflejados en ese mismo informe, el gasto nacional en protección de la biodiversidad es menos que el 0,1% del PIB (en concreto, un 0,08% del PIB, 1 millón de euros). 

Además, la mayoría de estos fondos se está gastando en gestionar residuos, no en protección directa al medio ambiente. 

La pregunta que nos hacíamos hace un instante sigue en el aire. ¿Quiénes cuidan del medio ambiente y su diversidad? 

Según la organización ecologista, los habitantes de los municipios rurales contribuyen un 40% más a la conservación de la biodiversidad que los de zonas urbanas (y, además, un 34% menos al cambio climático).

Los trabajos agroecológicos conservan la naturaleza

Frente a las soluciones que a largo plazo no lo serán tanto (como las macrogranjas, los monocultivos o los grandes complejos turísticos), los trabajos agroecológicos tradicionales suponen una verdadera tarea de conservación del medio ambiente y la naturaleza. 

Además, son el modo de vida de muchas personas, y podrían serlo de más. 

  • La ganadería extensiva, que además de cuidar de la salud de los animales y del planeta, permite la recuperación de especies ahora minoritarias, que no ofrecen márgenes comerciales a la ganadería intensiva.
  • Las tareas agroforestales, que aúnan aprovechamiento y preservación de los bosques.
  • Las actividades de pastoreo, como el ejemplo de AGRO Regenerativa, uno de los proyectos participantes en nuestra iniciativa de emprendimiento social rural Holapueblo.
  • O la recuperación de prácticas agrarias tradicionales y sostenibles

Los habitantes de las zonas costeras también protegen la biodiversidad de los ecosistemas marinos. En España cada vez son más las pesquerías, barcos y empresas de cadena de custodia certificadas con el sello MSC (Marine Stewardship Council).

A través de su forma de vida, los habitantes de las zonas rurales son verdaderos guardianes de la tierra y están llevando a cabo un papel esencial en la conservación del medio ambiente y de la biodiversidad.

¿Quieres convertir tu entidad en guardiana de la tierra? En AlmaNatura te ayudamos a hacerlo.

Conoce nuestros proyectos.

Subscríbete por mail y recibe más info sobre desarrollo rural

Quiero suscribirme

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar