Desarrollo Rural, Medio Ambiente

Volver al pueblo no es de fracasados

Se necesitan medidas concretas que provoquen un éxodo positivo al mundo rural y permitan conservar el patrimonio cultural y natural en peligro de extinción.

Ayer, como muchos españoles, vi el programa de Salvados en La Sexta, dedicado a la despoblación del medio rural que sufren más del 50% de los municipios españoles. Un programa que bajo mi punto de vista mostró una realidad concreta de una comarca muy concreta. Una realidad que además desde AlmaNatura conocemos bastante bien ya que estamos interviniendo con esas comunidades en dos proyectos: por un lado RuralTIC y por otro GIRAMujeres.

Como joven que vivo en un pueblo de 900 habitantes y como joven que monté mi empresa en el medio rural hace ya 20 años, me cuesta asimilar que la realidad del medio rural sea la que ha mostrado Salvados. Me pongo a pensar en toda esa gente de la cuidad que haya visto el programa o haya seguido el hashtag #TierraDeNadie y haya llegado a la conclusión que en el mundo rural solo hay gente mayor, no hay conexión a internet y por tanto no hay futuro. Ni que decir que las tristes imágenes y música melancólica calaron en la tristeza y en la pena, tal y como leí en muchos tweets en el hastag #TierraDeNadie.

¿Pero cómo hemos podido llegar a está situación?

Si hacemos un poco de memoria, entre los años 50 y 60 hubo un éxodo rural que provocó que muchos pueblos fueran abandonados debido entre otras cuestiones históricas a la construcción de más de 620 presas entre los años 40 y 80 aprox. La construcción de estas presas provocó la inundación de campos de cultivos y la inundación de pueblos enteros que hizo que sus habitantes tuvieran que comenzar una nueva vida en la ciudades más próximas Madrid, Valencia, Barcelona o Bilbao. Ciudades que en un periodo de 20 años triplicaron sus habitantes y supusieron un encontronazo cultural entre los “paletos de pueblo” y los “urbanitas”. Sin duda esto provocó una nueva ordenación demográfica y una realidad social y económica muy distinta a la España Rural donde su economía estaba basada principalmente en el aprovechamiento agrícola y ganadero de sus extensiones forestales.

Las principales consecuencias del éxodo rural fueron:

  • Abandono de pueblos, patrimonio y cultura.
  • Abandono de masas forestales en todo el territorio español.
  • Desarraigo y desapego a la tierra que te vio nacer.
  • Destrucción de una economía y de una forma de vida.
  • Ruptura entre el ser humano y el medio natural.

Sin duda consecuencias que hoy seguimos sufriendo y que socialmente han dejado marcada la sociedad y la ordenación territorial de nuestro país de Norte a Sur y de Este a Oeste. Que este problema de despoblación llegue a los medios de comunicación es una gran oportunidad para encontrar nuevas soluciones a la ordenación demográfica de nuestro territorio que afecta por igual al medio rural por falta de población como al medio urbano por exceso de población. Todo el mundo estará de acuerdo que son dos partes del mismo problema o son dos partes de la misma solución, por ello hay que sentarse seriamente a abordar y proponer soluciones concretas que provoquen un nuevo éxodo al mundo rural. Un éxodo sostenible y paulatino que permita a la población en función de sus intereses personales y profesionales ubicarse en espacios rurales que permitan la repoblación de espacios abandonados.

¿Queremos seguir avanzando?

Dejemonos de sensacionalismo y centrémonos en aceptar que la situación es la que es y debemos pasar página para resolver un problema que nos afecta al conjunto de los españoles, un problema que hay que resolver construyendo un discurso conjunto donde todos estemos representados. Y cuando digo todos, me refiero a personas del medio rural y a personas del medio urbano, por que si problemas de habitantes tiene el medio rural, problemas de alimentación tienen las grandes urbes españolas.

El mundo rural en el que yo vivo es un mundo rural con oportunidades de negocio, donde las personas valoran su territorio, donde tienen calidad de vida y donde a pesar de no tener grandes centros comerciales, de vez en cuando se desplazan a la ciudad a comprar ropa, ir al cine o simplemente disfrutar del patrimonio.

Aportaciones a la despoblación rural

A continuación os desglosamos algunos post muy interesante de acciones concretas que hemos identificado tras nuestra experiencia en el desarrollo de proyectos en el medio rural de distintas partes de España.

¿Cómo generar oportunidades en el medio rural?
Campo – cuidad, el binomio inseparable para el beneficio de todos.
Kit de ayuda para reactivar zonas rurales.

Conclusiones personales

Bajo mi punto de vista los que hemos decidido quedarnos en el medio rural debemos ser ejemplo para aquellos que tienen dudas de quedarse o irse y para aquellos que podrían trabajar desde cualquier lugar con la simple ayuda de una buena conexión a internet. Los que hemos decido quedarnos debemos mostrar los aspectos positivos de vivir en el pueblo (calidad del aire, calidad en la alimentación, casas frescas en verano y calientes en invierno , …), debemos mostrar que vivir en el medio rural te permite ser feliz y hacer feliz a tu familia. Como puse en un tweet ayer: “Volver al pueblo no es de fracasados, volver al pueblo es de listos!!!! ” . Debemos esforzarnos por que lo medios de comunicación no saquen en sus noticias solo el problema sino también las aspectos positivos y las oportunidades reales que te ofrece el medio rural para ser feliz.

Si además quieres mostrarnos tu apoyo, para que el medio rural sea tenido en cuenta en planes de inversión del estado donde además de mejorar las conexiones entre ciudades piensen en infraestructuras básicas y esenciales como son fibra digital para el medio rural y la comunicación de calidad con las ciudades cercanas, puedes firmar nuestra petición que hemos puesto en marcha en change.org.

¿Te interesa el desarrollo rural? ¡Subscríbete por email!

Comentarios

Isa dice:

Totalmente de acuerdo Israel, pero eso tú ya lo sabes…
Es más, no sólo pienso que volver, o quedarse, no es de fracasados, sino de listos, además pienso que los que estamos debemos dejar de quejarnos y saber valorar de verdad lo que tenemos, si no es así nunca se lo podremos mostrar de forma atractiva a los que tiene que salir y no están muy seguros de volver, ni a los que están deseando salir del medio urbano pero no encuentra la forma.
Vivir en el medio rural, en tu pueblo, o en un pueblo que puedes hacer tuyo, no es de paletos, ni de fracasados, ni siquiera de hippies modernos. Vivir en un pueblo es una opción tan válida como otra cualquiera, pero más saludable en todos los sentidos.
A seguir peleando amigos. Besos.

Pues si Isa, vivir una misma realidad nos hace pensar en soluciones similares. Me quedo con el término “Hippies modernos” y con mostrar todas las opciones que tiene el mundo rural para atraer a personas de la ciudad al mundo rural. Es hora de meternos en el fango y poner todo de nuestra parte para traer nuevas historias al mundo rural!!! Gracias por comentar!!! ;)

Ppaloma dice:

Pueden “dejar” los pueblos despoblados a los inmigrantes que abarrotan los campos de refugiados. Tendrían casas y tierras para vivir y cultivar, sería cuestión de matizar muchos puntos, pero podría ser un proyecto a tener en cuenta.

Gracias Paloma por tu aportación, son muchos los que nos han comentado que podría ser una solución para ambas partes, los pueblos no desaparecerían y los refugiados podrían tener un lugar digno donde vivir. El problema es conectar y articular ambas realidades, no parece sencillo pero puede ser viable. Gracias leernos !!!! Abrazos ;)

Maria Solaz Roig dice:

Soy Jubilada.
Vivo en un pueblo por opción.
Me ha gustado el texto.
Lo que ” vivo” aqui es que muchooos pasados de los 70 en edad. Cuidan sus Frutales y sus Huertos. Así como pocos Quarentañeros. Los de menos edad…Ciudad, Luces, “Estudiar ” (?), Mucha Fiesta y pocas Obligaciones.
Lo que hay es que intentar cambiar la mentalidad de muchos ” padres” y de los jovenes.
No soy Pesimista. Soy Realista.

Buenas tardes María: Estoy deacuerdo contigo en que debemos trabajar en sensibilizar y potenciar la vida en los pueblos. Para eso, los que vivimos en los pueblos somos los primeros que debemos sentirnos orgullosos de “ser de pueblo” si no empezamos por ahí, será imposible que los jóvenes vean los pueblos como una opción para ser felices. Muchas gracias por tu aportación. Abrazos!!!

Deja un comentario