AlmaNatura, Economía

Encuentro mundial de Empresas B Corp

AlmaNatura participa en el primer encuentro global del movimiento B junto a 700 empresas de todo el mundo.

21:50 hora española, sobrevolando Río de Janeiro en el vuelo IBE6830 destino Madrid después de nueve intensos días en Chile, concretamente en Puerto Varas y Frutillar. Una zona amable y tranquila donde más de 700 personas de 35 países de todo el mundo nos hemos dado cita por primera vez en un encuentro global al que si tuviéramos que definir con una sola palabra sería: amor.

El movimiento de las empresas B, reúne a empresas que piensan que una economía más humana es posible. En este momento más de 2600 compañías de todo el mundo, desde Australia a Canada, han creado un movimiento capaz de despertar a una sociedad que pese a la alarmante crisis medioambiental sigue en su letargo invernal como si con ellas no fuera.

Durante los días vividos hemos podido descubrir cómo centenares de personas se enorgullecen de contar con un propósito vital, que les recarga cada día para hacer frente a muchos de los objetivos de desarrollo sostenible que Naciones Unidas lanzó desde ahora hasta 2030 y además generando modelos productivos capaces de permitir ganarse la vida sin hacer daño al planeta ni a los seres humanos.

Organización y actividades

Decenas de talleres, conferencias y experiencias han inundado la semana de este encuentro que pasa a ser una cita obligada para las miles de personas que conforman este movimiento. Sigo emocionado con el ritmo, la pasión y la entrega de todos los equipos que han hecho posible un encuentro en el que como decía al principio es todo una demostración de amor hacia los demás. De forma desinteresada han ofrecido lo mejor que tenían para recibir el movimiento en Chile.

He disfrutado de lo lindo junto a Israel Manzano y Conce Macías de un encuentro que comenzaba con una bienvenida multitudinaria y que ya dejaba entrever todo lo que se nos venía encima. La calidad de las empresas sociales expositoras, la claridad de centenares de propósitos y la generosidad de responder a cada pregunta y motivación colocan este encuentro como una de las mejores experiencias que hemos vivido en mucho tiempo.

Tuve la oportunidad de escuchar de nuevo a Gonzalo, Co-fundador de Sistema B y Triciclos, después de cuatro años de que nos conociéramos, también al querido Pedro Tarak y a muchas otras personas capaces de demostrar la importancia de “el valor de estar juntos por encima de estar de acuerdo” (el planeta primero).

Disfruté mucho conociendo las experiencias y buenas prácticas de otras empresas así como con la largas conversaciones de planes de futuro junto a Sistema B y a empresas encantadas de generar puentes entre Latinoamérica y Europa. La música también fue un ingrediente fundamental en esta coctelera donde la clave era llegar al corazón de las mil personas que nos reunimos en el “Teatro del Lago” de Frutillar. Y digo mil personas por que en la tarde del primer día se unieron 300 personas más de la “Región de Lagos” para conocer el movimiento y con el fin de provocar un efecto multiplicador positivo sobre la zona.

Conclusiones y aprendizajes
  1. Solos llegaremos más rápido, pero juntos llegaremos más lejos. Los retos del planeta precisan de la colaboración de todos/as.
  2. Cada gota de agua cuenta para labrar la roca. Pensemos en acciones que perduran por pequeñas que sean, serán mejor que una sola acción de alto impacto.
  3. El encuentro ha sido una experiencia fabulosa, pero y el lunes, que vamos a hacer el lunes desde cada rincón del planeta para transformar la realidad que nos rodea. Durante nuestro lunes hemos lanzado esta actividad a la que te invitamos.
  4. Pedir perdón antes de pedir permiso. Desde que comenzamos el movimiento en 2013 en España hemos sido muy pro-activos, a partir de ahora vamos a serlo aún más.
  5. El movimiento de empresas B de Latinoamérica ha sabido generar un movimiento de liderazgo compartido, es este ingrediente el que llevamos para España.
  6. La música ayuda a expandir mensajes y llegar al corazón, utilicémosla, hagamos de la cultura una herramienta indispensable para que más personas conozcan este movimiento.
  7. Nunca subestimes el poder de un grupo de personas concienciadas dispuestas a cambiar el mundo”. Ya lo estamos logrando, el ejemplo son los miles de impactos positivos generados.
  8. Democraticemos el mensaje para que cualquier persona lo entienda, utilicemos términos fáciles de comprender. Dejemos de hablar de la certificación y concentrémonos en lo importante.
  9. Trabajar la importancia de conocernos desde lo sistémico y contagiar para construir relaciones duraderas y significativas entre la comunidad de empresas B Corp.
  10. Explorar nuevas formas de organizarnos para la creación de valor compartido, un buen ejemplo son las Comunidades B, pronto sabréis a lo que me refiero.

“Las empresas B no se conforman con ser una empresa socialmente responsable, además tiene un propósito claro”

Estos son algunas ideas y aprendizajes pero son muchos más los que explotaban en mi cabeza. Cuando te reúnes con centenares de personas que están construyendo una realidad similar a la tuya te das cuenta de que no estás solo y que en este mundo es importante reconocernos para soñar esta otra realidad. Una realidad de empresas capaces de crear un mundo más humano donde el valor compartido y la empatía reinen. Y como decía Joan Melé, “Es verdad que se generan dos bandos cuando hablamos de empresas B Corp, justo eso es lo que quiero que quede patente”. Y es que hay dos formas muy diferentes de construir los negocios. ¿De cuál eres?

¡Subscríbete por email y recibe más info sobre desarrollo rural!

Comentarios

Ignacio dice:

gracias por compartir esa experiencia!

Un placer Ignacio! Gracias por pasarte por aquí!

Deja un comentario